El español en las redes sociales (parte II)

Elvira Bartolomé comparte con nosotros la segunda parte de la crónica:

Por la tarde Judith González Ferrán y Álvaro Peláez presentaron un taller en el que expusieron algunas de las dudas más frecuentes en nuestra lengua. Ambos volvieron a recalcar que los medios sociales tienen una gran responsabilidad ya que cualquier error que aparezca en Internet llegará a mucha gente en tan solo unos segundos. Por desgracia, muchos creen que si algo aparece publicado en un medio escrito, obligatoriamente debe ser correcto. Es lo que suele suceder con la práctica generalizada de buscar en Google cómo se escribe una palabra. Según Judith González Ferrán, “muchas instituciones tienen la labor de educar. Twitter no está para educar, pero tampoco para deseducar. La calidad informativa siempre conlleva la calidad lingüística porque la lengua es el medio de comunicar”.

Todos los que trabajan con la lengua han de acudir a las fuentes que les aportarán la solución a las dudas que les surjan en español. Una forma útil y rápida es accediendo al servicio de consultas de la Fundéu. Muchas veces no nos responderá con la solución que necesitamos, pero nos proporcionará las distintas opciones que existen y cuál se recomienda usar.

A continuación resumo algunos de los usos incorrectos que expusieron en el taller:

Queísmo y dequeísmo

El dequeísmo consiste en el uso de “de que” con aquellos verbos que tienen un complemento directo. Algunos ejemplos los podemos encontrar en las siguientes oraciones en las que aparece en rojo lo que es incorrecto:

Me sorprendió de que viniera.

Me dijeron de que no habíamos ganado.

Algunas expresiones no llevan “de” como es el caso de “a no ser de que”, “a medida de que” y “una vez de que”. También hay que tener cuidado con algunos verbos que pueden ir seguidos de “de” o no. Tal es el caso de “advertir”. Si significa “avisar”, entonces debe ir con “de”. Si, por el contrario, queremos decir “darse cuenta de algo”, no se debe emplear la preposición. Por este motivo, la oración “las autoridades advierten que fumar es perjudicial para la salud” es incorrecta. Lo que se dice aquí es que “las autoridades se dan cuenta de algo”, no que “ponen en conocimiento algo”.

El queísmo es justamente el fenómeno contrario y se produce cuando se suprime la preposición “de” cuando es necesaria:

A pesar de que trabajó duro, no lo consiguió.

Estoy seguro de que vendrán.

Gerundio

Esta forma no personal del verbo se emplea para expresar simultaneidad. Dos usos incorrectos son los siguientes:

Posterioridad:

En la oración “Nació en Bilbao, licenciándose en Medicina en la universidad de Salamanca”, no se ha utilizado correctamente el gerundio. La acción de licenciarse se produce después de nacer. En su lugar se debería haber dicho: “Nació en Bilbao y se licenció en Medicina en la universidad de Salamanca”.

Especificativo:

Si decimos: “Los niños careciendo de recursos están totalmente desvalidos”, estamos atribuyendo al gerundio la función de adjetivo cuando lo normal es que funcione como adverbio. Lo correcto en este caso habría sido “Los niños que carecían de recursos están totalmente desvalidos”.

Imperativo e infinitivo

Muchas veces se utiliza el infinitivo como si fuera un imperativo. Este uso solo es correcto cuando se trata de una orden generalizada como en “No fumar”. Es incorrecto en los siguientes casos:

Ser amables.

Decirme lo que habéis pensado.

Continuará…

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.662 seguidores