Un intérprete, un traductor y un oso polar entran en un bar…

A veces leer anuncios de trabajo relacionados con nuestra profesión te hace dudar: ¿estoy leyendo la sección de chistes?

Soy consciente de que estamos en una época de crisis y que todo trabajo es bueno pero es que hay algunas cosas que claman al cielo. Lo que me indigna no es que la gente acepte o no un trabajo, eso lo puedo entender por mil razones, pero me sorprende que después de tantos años y con el considerable número de facultades de traducción e interpretación que hay en España, muchos de los responsables de contratación no sepan lo que es un intérprete o un traductor.

No voy a entrar en las diferencias entre intérpretes y traductores, no es el momento y no viene al caso.

Sin embargo, hoy he leído un anuncio en el que se piden intérpretes y ya no me he podido contener. No conozco los detalles de la oferta, de hecho, es posible que esté bien y solo sea un problema de redacción de la misma, pero es que la oferta es cuando menos un reflejo de la falta de información que aún existe sobre la profesión. Os dejo un par de ejemplos para que podáis opinar.

“[...] si resides en esa zona y se te dan bien los idiomas no te puedes perder esta oportunidad.”

Lo primero que pensé fue que querían animar a la gente. Luego te pones a leer el resto de la oferta y básicamente piden profesionales que puedan interpretar en consecutiva en juicios y gente que sepa realizar traducciones de temática jurídica. No se menciona en ningún momento el título de traductor o intérprete jurado, ni la titulación universitaria, ni siquiera el graduado escolar.

“[...] Si tienes disponibilidad horaria y titulación académica oficial de alguno de los idiomas mencionados[...]“

Una titulación académica es mejor que nada, pero me sigue pareciendo un requisito escaso. Pero pocas líneas después me encontré con esto:

“Y si no tienes titulación pero hablas alguno de esos idiomas a nivel nativo, también puedes inscribirte.”

Repito, no conozco los datos de la oferta en sí, por eso no puedo comentar sobre si es una buena oportunidad o no. Es el anuncio lo que ha me ha sorprendido. No piden nada, basta con hablar el idioma o ser nativo. Si lo comparas con los requisitos de los intérpretes judiciales de otros países, incluso con la calidad que ofrecían en España hace unos años, es realmente una mala señal.

Parece mentira que a pesar de la cantidad de personas que se graduan al año de TeI, sigamos tan escondidos. No sé si será fallo nuestro o no, pero no viene mal recordar que ofrecer una buena calidad en interpretación y en traducción lleva años de formación, trabajo, esfuerzo y sí, un muy buen dominio de los idiomas de trabajo.

About these ads

21 responses to this post.

  1. Hola Aida,

    justo esto que comentas es lo que me encontraba yo cada dos por tres en sitios como infojobs. Pasaba de ofertas tipo: a) Requisitos: Licenciatura en TeI, Máster, 5 años de experiencia y conocimientos sobre fusión nuclear (esto último por exagerar, pero algo así era); a b) Requisitos: Graduado escolar, 3 años de experiencia en el mundo de la traducción o bien 5 años de residencia en un país angloparlante o.O…¿me lo explique?

    O nos pasamos, o no llegamos, y todo esto, en mi opinión, es debido al desconocimiento y a las pocas ganas de pagarle al César lo que es del César. Entiendo que estamos en crisis, pero creo sinceramente que uno de los grandes defectos de la sociedad española es la falta de…coraje. Pero esto ya es otro debate muy distinto, será que acabo de ver a Rajoy diciendo que el rescate no es una idea tan descabellada.

    Me gusta que se siga “protestando” por cosas como esta, me da la sensación de que especialmente en España hay demasiada ignorancia sobre esta y otras profesiones, mientras en otros países parece que somos más conocidos.

    Gracias por la entrada :-)

    Responder

  2. Posted by Lluís on agosto 5, 2012 at 12:46 pm

    Aida, ¿cómo estamos? :)

    Este anuncio huele a oferta de una de esas empresas queridísimas que prestan servicios a la administración de justicia y cuerpos policiales. Y sí, te puedo confirmar al haber trabajado para ellos en el pasado que les da igual la titulación de la gente que envían a interpretar a servicios tan sensibles como pueden ser vistas orales, juicios, etc.

    Bueno, se ha hablado mucho de estas empresas y por la red hay anécdotas de lo más variopinto (como mandar a los juzgados a gente sin su propia situación laboral regularizada).

    A mi me resulta muy triste, no solo por el hecho de que hayan empresas sin escrúpulos que publican este tipo de anuncio. También por el hecho de que detrás tenemos a una administración pública de lo más cutre que externaliza estos servicios en condiciones de risa.

    Enfins :D

    Responder

  3. Lo más triste será cuando a esas personas que se les dan “bien los idiomas” comuniquen mal o exploten por nervios ante la presión…o bien puede que tengan el “don” natural y se desarrollen de ahí en adelante, todo puede pasar. Quizás llegará el dia en que el mercado sepa la diferencia y el montón de problemas que se pueden ahorrar si contratan a un profesional de la interpretaciòn o la traducción, mientras les siga saliendo bien con la gente no calificada que lleguen a contratar, entonces sòlo seabrirá el paso a una serie de practicantes “líricos” como les digo yo, que quizás con el tiempo se vuelvan mejor que cualquier otro certificado. Lo he visto suceder.
    Yo sí tengo certificación suficiente en México y me alegra saber que puedo seguir estudiando, aprendiendo hasta que muera yo o mi cerebro. Lo que suceda primero.
    @gravitaniamex

    Responder

  4. No, no creo que sea solo un intento de ser amigables en el anuncio, desgraciadamente. Esto lo hemos visto ya unas cuantas veces (no hace falta que mencione quién suele poner este tipo de anuncios), y no valoran ni saben qué significa interpretar, menos aún en juzgados, que es incluso más importante que la persona esté preparada.

    El caso es que la profesión del traductor a veces se confunde, pero la del intérprete aún más. A diario me dicen a mí si soy intérprete o traductora —para mucha gente ambas cosas son lo mismo, por cierto— que si «sólo sé dos idiomas» y que si soy bilingüe para desmpeñarlo. En ningún momento hablan de mi formación como traductora o intérprete, por ejemplo.

    Cara a la galería, lo que parece es que necesitamos ser bilingües y conocer todos los idiomas posibles… y ya está. Dos errores garrafales.

    En fin, lo demás ya está dicho. «Yo no dar cacahuetes a monos».

    Un beso, guapa. ;-)

    Responder

    • Sí, cada vez que digo que soy intérprete me cae la pregunta: ¿Cuántos idiomas? Se les ilumina la cara, esperan que diga algo así como siete o diez. Cuando digo que principalmente trabajo con dos y ocasionalmente con tres, me miran decepcionados. Algunos hasta me responden: muy pocos.
      No me importaría tener 5 lenguas de trabajo pero interpretar no es hablar idiomas, es dominar áreas específicas, comprender los giros, etc. Llevo años trabajando con el inglés y aún me queda tanto por aprender.

      Responder

  5. Posted by Alfonso on agosto 6, 2012 at 8:41 am

    Esto es un tema muy antiguo. Cualquiera hace de traductor o de intérprete. No se pide titulación, se piden resultados. La falta de un colegio que pudiera hacer fuerza nos deja con el culo al aire. ¿Intérprete jurado? ¿Para qué? Si ya vienen jubilados a comisaría a atender a los detenidos. Si Paquillo, el hijo de doña Conchita, es vecino de uno cuya novia estuvo de vacaciones en Londres al año pasado…

    Y luego cuando entregas una jurada directa, viene el notario a querer legalizar la firma… demencial. Después de licenciarme en traducción e interpretación y tras doce años de ejercicio profesional como traductor jurado e intérprete de conferencias he visto de todo… ¡y lo que me queda por ver!

    Responder

  6. Posted by Sandra Jiménez on agosto 6, 2012 at 8:59 am

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que se ha dicho por aquí, pero también hay que tener en cuenta (y no lo defiendo para nada, que conste) que la normativa actual no exige ser traductor jurado, ni tener una titulación universitaria. Tan sólo ser conocedor del idioma… De ahí la exigencia mínima para este tipo de trabajos. La aceptación de estas condiciones depende luego de las agencias o empresas que colaboran con intérpretes que van a trabajar para la Admón., que por cierto no todas son iguales y no hay que generalizar. Por otro lado, habría que ver la opinión de muchos traductores jurados sobre los Licenciados en TeI, nos ponen a caer de un burro. En muchas ocasiones nos tiramos piedras sobre nuestro propio tejado. Qué lástima.

    Responder

    • Interesante punto de vista.
      Es verdad que en parte los problemas vienen de casa, nos pasamos la vida en guerra interna. Si pasa con los licenciados de TeI, ya ni te comento lo que me dicen por ser licenciada en filología.

      Responder

  7. La sociedad, y a veces ni nosotros mismos, nos damos cuenta de imprescindible rol que desempeñamos. Suena algo prepotente decirlo, pero sin nosotros, en muchos ámbitos la civilización volvería la Edad Media.

    Responder

  8. ¡Hola a todos!

    Me gustaría añadir un apunte que no se nos debería pasar por alto. Es cierto que ofertas como la anterior son desmoralizadoras para muchos traductores; que existen muchas empresas (sobre todo españolas) que no saben ni les interesa qué es ni a qué se dedica un traductor/intérprete; etc, etc. Pero no deberíamos seguir cayendo en el engaño de la “titulitis” que nos han metido en la cabeza en la Universidad (y habla una licenciada en Traducción e Interpretación).
    Me hace mucha gracia aquello del intrusismo en la profesión. Dudo mucho que haya gente buena dedicándose en serio a la traducción/interpretación en empresas que merezcan la pena. Si estamos hablando de “empresas Manolo-made-in-Spain” por mí se pueden quedar con todos nuestros primos que han pasado tres meses en Londres y están “traduciendo”. No es ahí donde los traductores de verdad quieren trabajar y no debería preocuparnos.
    Además, a mí personalmente, la Universidad me sirvió de bien poco. Si bien solo para certificar que soy licenciada, que no por ello mejor que otros que no tengan el título.

    En fin, no sé qué pensáis.

    Saludos,
    Sara

    Responder

    • Hola Sara,

      Estoy de acuerdo en que solamente tener título no es una garantía pero algo es algo. Yo soy licenciada en filología porque no tenía la opción de TeI en la pública cuando estudié la carrera y me enfrento a muchas puertas por eso, así que entiendo a lo que te refieres.
      Todos tenemos que empezar en algún punto y se aprende mucho en el trabajo pero en este caso, al tratarse de intérpretes para juicios me sorprende que no se mencione nada acerca de experiencia ni formación (ya sea universitaria o no), etc. No sé, a mi personalmente me da mucho respeto el tema. No he trabajado en ese ámbito precisamente porque no quiero arriesgarme a cometer errores. Quiero hacer cursos prácticos sobre el trabajo en juzgados, el Institute of Linguists ofrece varios cursos de un día sobre este tema y es una de esas cosas que tengo en la lista de deseos.

      Responder

      • Posted by Sara Villaescusa on agosto 6, 2012 at 5:01 pm

        Gracias por tu respuesta ;) Claro, a eso mismo me refería. Tú misma eres un ejemplo de profesionales que no tienen un título de traductor. Y como bien dices, interpretar no es cosa fácil. Si hay quien lo hace de manera regular y continuada y sigue ahí, será porque tiene experiencia y vale, ¿no? Con lo fácil y barato que está el despido hoy en día… Y no es, ni mucho menos un desprecio a los licenciados (entre los que repito me encuentro), pero creo que nos han adoctrinado bastante en la Universidad.

      • Bueno, lo cierto es que cursé un máster universitario en traducción e interpretación al terminar la licenciatura porque sí quería tener formación y un título pero sigo haciendo cursos dentro y fuera de las universidades, siempre hay algo más que puedes aprender o mejorar. La titulitis es un fallo pero en algunos contextos necesitas algo para hacer una criba durante la selección.

      • Posted by Sara Villaescusa on agosto 6, 2012 at 5:09 pm

        Sí, en eso estoy de acuerdo. Desde mi punto de vista, es de lo único que sirve, para pasar la criba como dices. Después de la universidad llega la vida real, y cuando más tiempo se tarda en incorporarse al mundo laboral, peor, Porque es cuando nos damos cuenta de que la parte académica está muy bien, pero muy alejada de la realidad. Y estoy contigo en que siempre hay algo que aprender.

  9. Posted by Carolyn on agosto 8, 2012 at 9:15 pm

    Leí de un caso en EEUU que se había llamado a una intérprete de renombre y conocida para asuntos judiciales y como la crisis pega en todo el mundo, no quiso dejar ir el trabajo, entonces, mandó a su marido a hacer el trabajo. Por supuesto, en algún momento el juez se dió cuenta que el pobre hombre titubeaba, que no sabía lo que hacía y al preguntarle, confesó que había llegado por ella, ya que él no tenía otra cosa que hacer.
    Imagino que algunas veces en las agencias….llegan a los mismos extremos. Asumen que si eres nativo o semi-nativo en uno o dos idiomas, puedes “hacerle” de intérprete. Es una tragedia realmente, pero bueno, con la experiencia de un mal intérprete, llegan a saber y a reconocer que es necesario tener a alguien que sabe lo que está haciendo y que puede hacer lo que se requiere en un caso dado. Pero creo que esto sucede aquí, como en el caso que dejé de ejemplo, en EEUU y en la China….No es exclusivo de un país ni de un entorno. Debemos cambiarlo, pero no se como….

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.662 seguidores