Archive for the ‘interpretación’ Category

Entre nominados está la intérprete

Decidí dejar de dar clases el verano pasado después de casi ocho años y ahora que ya estamos en plena época de premios de cine es cuando más lo echo de menos.

Todos los años aprovechaba la conocida como Award Season en inglés para llevar vídeos a clase con discursos de agradecimiento de lo más pintorescos y creo que aún existe el grupo de antiguos alumnos afectados por tener que interpretar el discurso de inicio de los Oscar en el que Hugh Jackman canta y baila.

 

La culpa fue de Hugh

La culpa fue de Hugh

 

La primera vez que fui consciente del trabajo de un intérprete fue en una retransmisión de la gala de los Oscar en directo, una madrugada hace miles de años (Matusalén y yo no nos perdemos los Oscar casi nunca). De hecho, si echamos un vistazo a Twitter el día después de una gala de este tipo, siempre hay comentarios sobre los intérpretes, cosa que no suele pasar a diario. Vale, es verdad que esos comentarios suelen ser todo menos positivos, pero poco a poco.

Uno de los problemas es que mucha gente que ve estos programas no sabe distinguir entre interpretación y doblaje. No es lo mismo si tienes el guión delante y tiempo para repetir algo si no ha quedado perfecto, que si te enfrentas a un presentador dispuesto a soltar una media de 3 chistes por frase a toda pastilla a eso de las dos de la madrugada (hora española) sin avisarte previamente de por dónde pueden ir los tiros.

Los críticos-cinéfilos de Twitter opinan que es un trabajo muy fácil y les animo a que prueben a hacerlo en directo, sin desfallecer y sin guión. Es complicado, si bien a su favor juega que es una de las cosas más divertidas que te pueden encargar y el trabajo con el que soñamos muchos intérpretes. Es uno de los objetivos que tengo en mi plan a largo plazo: interpretar los premios Oscar.

Cuáles son los elementos clave que debe tener en cuenta un intérprete ante un reto de este tipo:

La voz. Siempre es importante para un intérprete pero más si te van a escuchar en la tele o en la radio. La voz lo transmite todo y además debe sonar bien, segura, con buena entonación y excelente vocalización.

La velocidad. Si este es uno de los puntos en los que tenéis problemas, las galas televisadas no son el trabajo ideal. Si un ponente ya habla rápido en cualquier circunstancia, en la tele las cosas van aún más deprisa. El tiempo es oro y un programa de esta categoría es un AVE hasta el final de trayecto.

Los chistes y referencias culturales más o menos locales. Hay escándalos que conocemos todos, independientemente de nuestro lugar de residencia, pero hay bromas sobre políticos de un país que ya exigen un nivel de cotilleo internacional más experto. Las bromas son un campo minado en las entregas de premios. Algunas las entiendes pero no te da tiempo a traducirlas correctamente, otras las entiendes pero al ser juegos de palabras se van a perder en tu idioma y finalmente, hay bromas que no entiende ni el público, mucho menos tú.

 

 

Ahora, interpreta eso.

 

La preparación. Como pasa con cualquier trabajo, nada sale bien sin horas y horas de estudio previo. Los intérpretes tenemos que preparar el glosario para cada proyecto y una gala de este tipo no es una excepción. Por lo pronto tienes que tener un listado con todos los títulos en inglés y al lado la correspondiente traducción al castellano que le han otorgado en tu país (en mi caso: España).

No todas las películas tienen el mismo nombre en castellano. En 1991 en España se vio el Silencio de los corderos y en Argentina, Colombia y Venezuela se estrenó el Silencio de los inocentes. Eso por no mencionar que la elección de la traducción de los nombres de las películas es en ocasiones todo un misterio.

 

Clarice...

Clarice…

 

Este año he interpretado en directo para un canal de televisión el anuncio de las nominaciones a los Oscar (me voy acercando al objetivo profesional antes mencionado). Dudo que nadie de los que lo hayan escuchado se imaginen la preparación que eso conlleva. Tienes que consultar todas las quinielas que se publican y preparar fichas de todas esas películas dentro de cada una de las categorías. En directo la idea es evitar las sorpresas o el riesgo de quedarte en blanco, así que cuanto más prepares el material, menos opciones habrá de que digan una película que no te suene de nada.

Este año en concreto he tenido que pelearme con las traducciones de los nombres de algunas de las películas. Unos se quedaban en inglés sin más, otros en inglés con un subtítulo en español entre paréntesis, otros eran un híbrido entre los dos idiomas y otros en castellano. Vamos, había de todo como en botica.

 

Una de las quinielas consultadas

Una de las quinielas consultadas

 

Solo entre los posibles nominados a mejor director nos encontramos con:

– Boyhood (momentos de una vida)

– Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia

– The imitation game o descifrando enigma (sí, este es su título en España)

– El gran hotel Budapest

– Selma

– Whiplash

– El francotirador

– La teoría del todo.

 

Menos mal que pusieron el nombre completo en inglés

Menos mal que pusieron el nombre completo en inglés

 

Pero lo mejor viene cuando juntas estos nombres tan cortitos y fáciles de pronunciar con la velocidad a la que se anuncian las nominaciones en televisión. Este año por primera vez se han leído las 24 categorías con todos sus nominados en menos de 45 minutos. Imaginaos lo bien que te vienen estas traducciones cuando te toca la nominación a mejor actriz de reparto.

 

Otra de las quinielas

Otra de las quinielas

 

¿Es divertido interpretar las nominaciones a los Oscar? Mucho, va a toda caña y vives con el terror de pronunciar mal el nombre de Benedict Cumberbatch pero es una experiencia muy recomendable si además de ser intérprete te encanta el cine. Eso sí, no estaría mal conocer al que decide las traducciones de los nombres de las películas e invitarle a un té con tarta para charlar tranquilamente.

 

En cabina con la chuleta cerca

En cabina con la chuleta cerca

Una intérprete entre libros

Lo bueno de ser intérprete es que te permite tocar distintos temas mes a mes. Puedes hacer un congreso médico, seguido por la presentación de una carrera popular, tras lo que llega un seminario sobre pienso para mascotas y una conferencia centrada en la protección de la vida marina.

Todos tenemos un algo que nos gusta: leer, cocinar, hacer submarinismo, la alfarería, etc. Cuando te toca un encargo que versa sobre ese tema, el proyecto se convierte en algo más. Por una parte es casi un regalo, van a pagarte por estudiar sobre uno de tus pasatiempos favoritos, sobre el que ya sabes muchas cosas. Por otra parte, como es algo que te gusta mucho, quieres que quede perfecto. Los fallos duelen siempre pero duelen el doble si se producen en uno de tus temas.

Si te gusta leer, ser la intérprete de escritores durante las entrevistas con prensa y luego durante la presentación del libro a los lectores es siempre una experiencia curiosa. La primera parte, las entrevistas, te permiten conocer al autor y, sobre todo, al libro en profundidad. Es casi como volver a las clases de filología en las que la profesora te desmenuzaba la novela sin contarte realmente lo que pasaba pero dándote pistas de qué deberías ver, en qué fijarte y cómo podrías enriquecer la lectura abriendo tu mente a más opciones que la de una lectura superficial de la trama.

Muchos pensarán que además este tipo de proyectos son un caramelo por la escasa preparación que conllevan. ¿Qué vocabulario puede usar? Es un autor, va a hablar de su libro. No hay nada técnico a simple vista. Sin embargo, sí que puede ser técnico o complicado si nos limitamos a aparecer con el cuaderno de notas y poco más. Sabemos que van a hablar del libro, así que por lo pronto tenemos que leerlo. No vale echarle un ojo a las primeras páginas y cotillear el final. Os advierto que los autores se dan cuenta en segundos si una persona ha leído su libro o no. En todas las entrevistas que he hecho hasta ahora de este tipo (y ya son unas cuantas), los autores siempre han sido capaces de saber si el periodista había leído el libro entero, partes sueltas, la reseña de Goodreads, la nota de prensa o ha visto el vídeo de un booktuber.

 

Martin Parr habla de su libro de fotografía

Martin Parr habla de su libro de fotografía

 

Las editoriales o la empresa que organiza las entrevistas o la presentación suelen enviarte un ejemplar días antes, aunque a veces compensa pillar una copia propia antes porque algunos libros pueden llegar a las 800 páginas y requieren su tiempo. Los libros pueden tratar sobre cualquier cosa, así que pensar que no hay terminología específica puede resultar una trampa al final para el intérprete.

Una de las últimas autoras que he interpretado presentaba un libro con páginas plagadas de referencias a barcos y a partes muy concretas de cada una de las embarcaciones mencionadas.

De hecho, una de las mejores cosas de ese trabajo fue la oportunidad de charlar un rato con la traductora de la novela. Ella estaba encantada de ver intérpretes en acción y yo quería felicitarla por un trabajo de documentación que debió ser de lo más complicado y que me vino de perlas para preparar el glosario. Antes de empezar la presentación, nos pusimos a comparar impresiones sobre los glosarios que habíamos usado para preparar el trabajo y  nos lo pasamos genial.

Muchas veces se invita al traductor del libro a estos actos. Me parece un gesto fantástico y es muy interesante el momento en el que autor y traductor se conocen en persona. Si te pasas meses conviviendo con la obra, no está de más disfrutar al ver la presentación y la reacción de los lectores en la sala.

 

En la Central con la autora y la presentadora

En la Central con la autora y la presentadora

 

En ocasiones a alguno le sorprende que la traductora y la intérprete no sean la misma persona. En otra presentación con público, varios se acercaron al final a felicitarme por la traducción del libro y cuando les expliqué que no era yo, les pareció curioso y a uno hasta feo que la traductora no fuera también la intérprete esa tarde. No todos los traductores son intérpretes y hay muchos intérpretes que no traducen.

Lo que sí es frecuente en las entrevistas, aunque pueda no parecerlo, es que el periodista comente la calidad de la traducción con el autor. Me ha pasado varias veces, que se menciona lo buena que era la traducción en la entrevista, sin que ese comentario se vea reflejado necesariamente en el artículo que luego se publica. Los escritores están interesados en eso, les encanta escuchar que la traducción es buena y no es raro que te pregunten lo que opinas al respecto.

Una de las cosas que más me ha gustado hacer es interpretar lecturas, es decir, cuando el autor además de responder preguntas y hablar sobre el proceso creativo, decide leer fragmentos de su obra. Lo ideal es saber qué va a leer antes y dejar marcadas las páginas para poder seguir la lectura sin problemas. Más que interpretar, lo que te toca hacer es leer en voz alta y con un poco de maña la traducción al castellano, casi podríamos decir que se trata de un doblaje literario. Los lectores en esos casos suelen ponerse los cascos al inicio para saber por dónde ha empezado (suelo indicar bien la página y el párrafo al comenzar) y luego se los quitan para poder seguir el castellano en el libro al tiempo que escuchan la voz del autor.

 

El libro preparado en cabina

El libro preparado en cabina

 

Cuando Siri Hustvedt vino a presentar el libro Ocho viajes con Simbad a Madrid, me firmó el libro que podéis ver en cabina (con los post-it preparados) y la dedicatoria es una de mis favoritas:

 

Somos los que reinventamos palabras a otro idioma

Somos los que reinventamos palabras a otro idioma

 

Finalmente, trabajar con escritores normalmente supone hacer muchas entrevistas: con prensa escrita, con blogs especializados, para la radio y también en televisión. Cada medio tiene sus necesidades y manías a la hora de usar a los intérpretes en las entrevistas. No es posible aburrirse. Por eso, lo mejor es tomarse el trabajo en serio y leerse el libro de arriba a abajo, porque en cualquier momento te pueden sorprender con una pregunta con truco. No hay trabajo fácil pero los libros al menos plantean retos muy interesantes.

Otro de los autores para los que he trabajado en los últimos meses fue invitado a La aventura del saber y me permitió conocer nuevos estudios y cabinas. Eso sí, la velocidad a la que se interpreta en la televisión siempre te deja sin aliento. Por si os apetece cotillear la entrevista, os dejo el enlace: Entrevista a Thomas Harding.

 

Moda en cabina a lo Audrey

Lo bueno de las vacaciones de navidad es que te deja tiempo para ver las exposiciones que de lo contrario acabas por perderte debido al trabajo. En esta ocasión he aprovechado para ir a ver al culpable de las expectativas que tiene mi madre sobre la moda de las intérpretes en cabina.

Givenchy

 

Cuando mi madre vio Charada se imaginó que todas las intérpretes iban igual de divinas que Audrey Hepburn con esos abrigos de colores vivos, guantes largos y sombreritos blancos.

 

Los guantes en consecutiva no son muy prácticos

Los guantes en consecutiva no son muy prácticos

 

No se puede ir a interpretar en vaqueros, pero lo más normal es elegir ropa sencilla y cómoda, elegante pero bastante discreta. Te suelen recomendar no llamar la atención, elegir colores como el negro, gris, azul marino y marrón.

Hay ahora una exposición en Madrid en el Thyssen-Bornemisza de vestidos de Givenchy, que diseñó todo el vestuario de Hepburn en Charada, por lo que me pareció una buena idea ir a echar un vistazo, por si acaso me daba ideas para renovar el vestuario profesional cara a la nueva temporada.

 

Ligar e interpretar a la vez es solo apto para expertas

Ligar e interpretar a la vez es solo apto para expertas

 

La exposición arranca con modelos más sobrios y adecuados para una cabina:

 

Con el gris siempre aciertas

Con el gris siempre aciertas

 

– Colores que no destacan y líneas rectas. Los bolsillos son ideales para llevar bolígrafos de repuesto y meter el micrófono de mano en las consecutivas. La ausencia de mangas puede ser positiva en una cabina-horno y encima viene con un fular ya incorporado. Una intérprete no puede ir sin una bufanda o pañuelo por la vida. Cuidar la voz es fundamental.

Audrey 4

- El abrigo marrón tiene el largo perfecto, el vestido a su lado tiene un escote que no recomendaría en consecutiva y que en cabina puede venir bien si hace un calor excesivo. Los sombreros peludos no los veo pero seguro que mantienes las orejas calentitas al salir del proyecto.

Como Audrey es uno de los ganchos de la exposición, dada la estrecha relación que mantuvo con el diseñador y el hecho de que es un icono de la moda imitado hasta el desvarío, había piezas de las películas que ella interpretó.

Arreglada pero informal

Arreglada pero informal

 

– Elegante es elegante pero lo veo demasiado fresquito y sobre todo el antifaz complicaría mucho ver la presentación del ponente. Este no lo usó en Charada (lógicamente).

 

El clásico

El clásico

 

– Lo sé, lo sé, la boa de plumas rojas no entra dentro de la definición de ropa sencilla y que no llame la atención. El gorrito rosa tampoco pasa la prueba pero el vestido negro del fondo es el de Desayuno con diamantes y una es un poco mitómana, así que paciencia.

 

La intérprete que se mimetizaba

La intérprete que se mimetizaba

 

– Una de las cosas que me ha gustado de la exposición es el hecho de que han incluido cuadros que pueden recordarnos a la inspiración de algunas de las creaciones de Givenchy. En este caso, pensé que si el cliente quiere intérpretes que realmente pasen desapercibidos (como pasa en ocasiones), podríamos ir de camuflaje y mimetizarnos con el entorno. Este es un camuflaje florido y fashion.

 

Audrey brilli

 

- En algunos trabajos nos invitan a las fiestas que se celebran tras el congreso. Si puedes irte a casa, normalmente prefieres esa opción, pero algunas de las fiestas a las que me han invitado han tenido lugar en trabajos en los que estoy desplazada fuera de Madrid. No viene mal tener un vestido negro de gala. Obviamente no creo que pueda hacerme con un modelo de Givenchy, pero soñar es gratis.

Y lo que está claro que no voy a necesitar ni en cabina ni en consecutiva son los sombreros que adornan el final de la sala.

No los veo muy útiles

No los veo muy útiles

 

Alguno se preguntará tras leer esta entrada si las vacaciones y la tranquilidad no estarán teniendo el efecto contrario al esperado. Nada de eso. Me encanta mi trabajo, este ha sido un buen año, con cabinas muy interesantes, consecutivas de las que una hace encantada y nuevos retos, pero unos días de descanso vienen de lujo. Ya lo decía la pobre de Audrey en la película, si a una no la dejan respirar de vez en cuando:

 

“Me está dando un chungo”

¿Más vale lo conocido que lo bueno por conocer?

Sé que el dicho es «más vale malo conocido que bueno por conocer», si es que ya lo decía Kylie Minogue en sus años mozos: mucho mejor el diablo que conoces (la letra de esa canción es un tema aparte para generar debates de horas si uno se molesta en prestarle atención).

Que no decaiga el ochenterismo

Que no decaiga el ochenterismo

 

Pero, seamos un poco serios, ¿es eso cierto? ¿Tendríamos que aplicarlo también a la cabina?

Como ya he comentado en entradas anteriores, en consecutiva suelo trabajar sola, pero en cabina en cuanto el proyecto supera las 2 horas vas con otro intérprete y el concabinato es una de las mejores cosas que ofrece esta profesión.

Habrá alguno que se pregunte aquí: ¿qué es el concabinato?

 

concabinato.

(Del lat. concabinātus).

1. m. Relación puramente profesional entre dos o más intérpretes en un espacio reducido conocido vulgarmente como cabina.

2. m. El acto de compartir cabina y proyecto de interpretación con otro profesional. 

Advierto desde este instante que esta no es la definición del RAE, ni de ningún diccionario (puesto que no figura en los diccionarios que he consultado).

 

Esta es una definición fría, limitada, porque en realidad compartes mucho más tanto si todo sale bien como si las cosas se tuercen.

Con una persona con la que trabajas a gusto puedes hacer las cosas de manera más fácil. La mayoría de los intérpretes tenemos manías cuando entramos en cabina, nuestras rutinas al preparar los temas y con la edad a menudo estas se acentúan. Poder trabajar con una persona que es compatible con tus pequeñas manías ayuda. Aunque tampoco viene mal lo que siempre recomienda el intérprete de la moto: flexibilidad, calma y mucha paciencia. Ser generoso con el compañero solo da buenos resultados.

Si realmente formamos un equipo, todo resulta más sencillo: hacer la división del trabajo, echarnos un cable y servir de apoyo el uno al otro, etc.

 

En equipo

En equipo

 

Si hay problemas es mejor hacerles frente con tu compañero o compañera y hay que tener en cuenta que la cabina siempre es un todo. Esto quiere decir que al cliente le da igual si es un intérprete o el otro el que no lo ha hecho del todo bien. Si uno falla, el cliente se queja del servicio en general, por lo que esa idea del intérprete excesivamente individualista y mal compañero es realmente poco práctica (si bien, me comentan que existir, existen).

Todo esto proviene de una pregunta que me ronda la mente desde verano. En agosto se celebró en Berlín el congreso anual del FIT (International Federation of Translators) y Twitter se llenó de información, opiniones, datos y comentarios de compañeros de todo el mundo. Tras una de las ponencias, varios plantearon esta cuestión: ¿Qué haces cuando te ofrecen trabajo?

– A) Insistes en interpretar con gente que conoces y con la que sabes que el concabinato funcionará para satisfacción del cliente.

– B) Recomiendas a un compañero como si nada para ver si puedes compartir cabina con alguien conocido.

– C) Te arriesgas y dejas que el cliente, la agencia o el destino te empareje con un desconocido.

Si me lo permiten voy a añadir el punto C.1) ¿Investigarías al desconocido antes de dar el «sí, quiero» ?

Y por investigar me refiero a preguntar a compañeros de confianza si le conoce y cuál ha sido su experiencia.

Suelo hacer mucha consecutiva y en cabina casi siempre trabajo con gente a la que conozco bastante, si me gustaría pensar que estoy abierta a nuevas aventuras, pero reconozco que la seguridad de saber que tengo a mi lado a alguien que saca el trabajo es una garantía nada desdeñable. Sin embargo, la mayoría de intérpretes que comentaron ese tuit me animaron a replantearme algunas cosas.

– ¿No limitas mucho tu red de contactos si solo trabajas con 4 o 5 personas?

– ¿No pierdes oportunidades futuras por miedo a lo desconocido?

– ¿No deberíamos lanzarnos a la piscina de vez en cuando?

 

Ahora que hay cascos para nadar,  veo las intepretaciones en remojo como opción futura

Ahora que hay cascos para nadar,
veo las intepretaciones en remojo como opción futura

 

La respuesta a las preguntas planteadas parece obvia pero no lo es tanto. Si no arriesgas nunca, difícilmente vas a evolucionar. Nuevos compañeros suponen nuevos retos, también nuevas puertas a las que llamar y, quizás, hasta nuevos amigos.

Aún así, un compañero con el que hay confianza viene bien, porque hay momentos y trabajos en los que necesitas contar con un as bajo la manga. Cuidado, un buen concabinato no significa que los dos intérpretes sean #BFF (Best Friends Forever) y se dediquen en los descansos a hacerse trenzas el uno al otro. Son dos profesionales que trabajan en equipo y que se pueden complementar (en lo tocante a especialidades).

Ocasionalmente puedes salir de cabina con un amigo, puesto que son muchas horas, post-its, sudor y lágrimas en un espacio pequeño.

Lo que es muy curioso es tener que explicar el concabinato a alguien totalmente ajeno a la profesión.

Hace un año, el intérprete de la moto, harto de que lo mencionase, me compró el libro de Moderna de pueblo con dedicatoria. Fue todo un tema tener que explicarle que era eso de la compañera de cabina, creo que la idea no quedó del todo clara y que debió imaginarse que somos como una pareja de guardia civiles que hablan como cotorras sobre cómics dentro de una caja de madera.

 

Intérpretes por el mundo: Brasil

Brasil es un país que ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años. Hoy en día, nos encontramos con ponentes brasileños de todos los sectores: negocios, académicos, política y científicos. No es de extrañar entonces que Brasil y China sean los dos países que más se han mencionado en la mayoría de proyectos de interpretación en los que he trabajado estos últimos tres años.

Además, cuando pienso en los grandes eventos internacionales que ya han tenido lugar en Brasil o en los que se celebrarán en este país en un futuro cercano, lo primero que me viene a la mente es la palabra mágica: intérpretes.

 

Ahora mismo tengo miles de preguntas sobre el mercado, las nuevas oportunidades y las opciones de formación disponibles, pero sé muy poco sobre Brasil. Por ese motivo, cuando uno quiere respuestas, lo mejor que puede hacer es preguntar a los expertos.

 

El blog cuenta con la ayuda de dos intérpretes profesionales: Richard Laver (PT y EN A; ES C) y Raquel Schaitza (PT A; EN B). Los dos llevan interpretando más de 20 años y en los últimos tres años se han centrado también mucho en la formación. Ellos, van a dar respuesta a nuestras preguntas y además compartirán información sobre buenas oportunidades de formación para los compañeros que ya trabajan con portugués o los que aún necesitan un poco más de ayuda (los que tienen portugués como lengua “D”), así como opciones para los intérpretes brasileños que tienen ganas de mejorar sus destrezas.

You can read the English version of this interview here: English

- Primera pregunta: ¿Nos podéis contar el motivo por el que tomasteis la decisión de convertiros en intérpretes? ¿Dónde recibisteis la formación? ¿Cómo era el mercado en Brasil cuando empezasteis?

Raquel:

Si ahora apenas hay algunas oportunidades de formación en un país como el Brasil actual, imaginad lo complicado que era hace 27 años en Curitiba, que es donde yo vivo. Diría que empecé a trabajar al estilo Nuremberg, en una conferencia sobre ciencia forestal debido a que mi marido trabaja en el sector y los organizadores sabían que yo era traductora, por lo que llegaron a la conclusión de que también podría hacer interpretación simultánea. Aunque les avisé que ese no era el caso, insistieron en que tenían poco presupuesto y no podían pagar los vuelos necesarios para traer profesionales de Rio o São Paulo (el presupuesto era tan limitado que la transmisión se hizo a través de una estación de radio pirata). Estaban dispuestos a contratar a  cualquiera interesado en enfrentarse al reto. Bueno, encontré a otro intérprete cualquiera, mi gran amiga Patricia Tate, que ahora es una intérprete AIIC y reside en Rio. Juntas nos estrenamos cabina y por lo menos nadie nos abucheó. Al principio no trabajaba más de 10 días al año, pero esto fue mejorando de manera gradual. Abrí mi propia empresa de interpretación y fuimos los únicos intérpretes en nuestro mercado durante varios años. Mientras tanto y hasta la fecha, siempre he buscado oportunidades de formación para compensar mi falta de inicial de estudios formales. Es más, esta es la razón por la que empecé a formar intérpretes: quería que aprendiesen en el aula lo que yo tardé años en aprender sobre la marcha. Me habría sentido mucho más segura si hubiera podido recibir formación universitaria. Eso por no mencionar el hecho de que los intérpretes con una formación adecuada suelen entender la profesión de forma más seria y esto no solo les beneficia a ellos, sino que es positivo también para los compañeros, los clientes y el mercado en general.  

 

Richard:

Mi madre es intérprete y en parte por eso nunca quisé ser dedicarme a la interpretación. Cuando empecé, el mercado estaba en un excelente momento dado que muchas de las empresas públicas estaban siendo privatizadas y la mayoría habían sido adquiridas por empresas extranjeras. Esas adquisiciones dieron lugar a muchos días de cabina. No contaba con formación universitaria pero gracias a que trabajé con grandes intérpretes al inicio y durante muchos días seguidos, puedo decir que obtuve lo que se conoce como una formación en el puesto de trabajo.

 

- Ahora que os conocemos un poco mejor, ¿qué podéis contarnos sobre la evolución del mercado para los profesionales autónomos en el país estos años? Los negocios entre Brasil y el resto del mundo no han hecho más que crecer en estos cinco años, eso ha tenido que dejar marca en nuestro sector.

 

Raquel:

Sí, en realidad el 99% del mercado es autónomo. Richard y yo trabajamos en distintos entornos, pero en mi caso, en el sur de Brasil, el mercado ha crecido mucho, aunque los clientes saben muy poco sobre la interpretación profesional. Casi todos son como mi primer cliente hace casi 30 años, es decir que están dispuestos a contratar a cualquier que hable dos idiomas. Por supuesto, quieren pagar lo menos posible. Por lo que tenemos que trabajar mucho en educar a los clientes y el problema no se centra tanto en las condiciones de trabajo, porque normalmente no hay que pelear por las cabinas, los horarios o la necesidad de tener dos intérpretes. El problema es que encuentran con facilidad a alguien que habla dos idiomas y se ofrece a hacer lo mismo (o eso se supone) por un 30% menos de lo que cobra un profesional. Es complicado convencer al cliente que NO es lo mismo. Así que tenemos que competir tanto con profesionales como con amateurs y esto nos obliga a tener habilidad para negociar y ciertas destrezas de negocios que no siempre tenemos. Una cosa interesante en la que me he fijado a lo largo de los años, es que antes trabajábamos principalmente para conferencias internacionales de alto nivel, pero ahora hay muchas reuniones pequeñas que contratan intérpretes. Estas son empresas que, por ejemplo, en el pasado no habrían traído nunca a un extranjero a impartir formación a los empleados pero que ahora lo hacen. Me encanta este tipo de trabajos en los que realmente nos necesitan y valoran nuestra labor.

 

Richard:

Brasil ha crecido mucho en los últimos años y esto se ve en el mercado y, por tanto, en el número de intérpretes. El número total de días de trabajo está aumentando para un mayor grupo de intérpretes. Creo que tenemos los mismos problemas que se ven en casi todos los mercados del mundo, en los que los clientes pueden encontrar servicios más baratos ofrecidos por intérpretes no profesionales que hablan idiomas, pero carecen de formación y a veces tienen muy poca experiencia. Un número importante de brasileños no son bilingües y creo que nuestro trabajo se valora, pero no vendría mal que clientes y el público en general comprendiera la diferencia entre un intérprete que es profesional y uno que no lo es.

 

- Ya hemos mencionado los eventos internacionales, la Copa del Mundo tuvo lugar este verano y los Juegos Olímpicos se celebrarán en Río en 2016. ¿Qué nos podéis contar sobre esto?

Raquel:

Voy a dejar que Richard responda esta pregunta, él vive en Río, trabajó para la FIFA durante la Copa del Mundo en julio y ya está trabajando en los eventos que se están organizando para los Juegos Olímpicos de 2016.  Mi papel es intentar ofrecer oportunidades de formación para que tengamos más intérpretes profesionales, en lugar de «hablantes de lenguas extranjeras», preparados para trabajar no solo para las olimpiadas, sino para cualquier cliente que necesite interpretación en Brasil.  

 

Richard:

 Un año antes de la Copa del Mundo, me entrevistó uno de los principales periódicos de Brasil y mencioné que no pensaba que este tipo de eventos nos fuera a dar más trabajo. Muy pocos intérpretes trabajaron durante o para la Copa del Mundo porque muchos de los hoteles y los organizadores estaban tan ocupados que apenas se dedicaron a organizar otros congresos durante ese periodo de tiempo.

Creo que la situación será muy parecida, salvo quizás en otras zonas de Brasil, donde las Olimpiadas no tengan el mismo impacto que en Río. Así que, a diferencia del mundial de fútbol, quizás si se celebren otras conferencias.  

 

- Vamos a volver a uno de mis temas favoritos: la formación de intérpretes. ¿Qué podéis contarle a los lectores sobre la formación en Brasil en estos momentos?

Los programas más tradicionales en Brasil los imparten las Universidad Católicas en Río  y en São Paulo. Los dos programas figuran en el directorio AIIC. Otro programa de formación lo ofrece una escuela privada,  Associação Alumni. Aparte de esto, hay varios programas como los de la Universidade Estácio de Sá y programas cortos de formación como los nuestros.

Raquel imparte un curso de Introducción básica a la interpretación de conferencias en Curitiba, los datos sobre el curso de 2015 se anunciarán en breve en esta web:  www.versaobrasileira.com.

Richard y Raquel impartirán la segunda edición de Curitiba HITs, dos programas de formación de intérpretes muy intensivos. Uno está dirigido a intérpretes brasileños con portugués A y escasa experiencia, pero con muchas ganas de hacer más prácticas y recibir buenas correcciones.  (http://www.versaobrasileira.com/inscricao-modulo-5/).

El otro es un curso pensado para intérpretes extranjeros con portugués C, que se ven expuestos cada vez más al portugués de Brasil en cabina. Aquí podéis encontrar más información: http://aiic.net/events/172/aiic-professional-development-course-portuguese-c-workshop-09-feb-2015.

Además de todo esto, vamos a ofrecer otro HIT de corta duración justo antes de la Asamblea AIIC que se celebrará en Addis Ababa. Así que si alguien tiene pensado asistir, esta podría ser una oportunidad excelente: http://aiic.net/events/173/aiic-professional-development-course-hit-your-portuguese-c-target-13-jan-2015.

 

Algunos estudiantes de intérpretación en acción en la cabina durante un taller intensivo de portugués A mientras el resto se prepara para dar feedback

Algunos estudiantes de interpretación en acción en la cabina durante un taller intensivo de portugués A mientras el resto se prepara para dar feedback

 

Compañeras con experiencia trabajando con portugués C mientras una intérprete novata de Portugués A observan. Una intérprete que aprende de su experiencia y rellena el formulario utilizado en las sesiones de feedback

Compañeras con experiencia trabajando con portugués C mientras una intérprete novata de Portugués A observa, aprende y rellena el formulario utilizado en las sesiones de feedback

 

 

 

- Suelo pedir a los entrevistados que nos cuenten qué tipo de interpretación es la que más hacen (consecutiva o simultánea) y que combinación de lenguas es la que más demandan los clientes en su ciudad.

 

Raquel:

Personalmente, me gusta más la simultanea y solo trabajo con inglés< >portugués. Así que esa es la combinación que más hago. Somos un mercado con retour, por lo que solemos trabajar tanto inversa como directa. La consecutiva es un reto dado que nunca he recibido la formación adecuada, por lo que acaba convirtiéndose en interpretación intermitente o de «diálogos» más que una consecutiva comme il faut. Junto con Daniele Fonseca, una compañera en São Paulo, Richard y yo hemos realizado una encuesta informal sobre la interpretación en Brasil utilizando las redes sociales y los resultados muestran que, con diferencia, los clientes demandan sobre todo PT/EN en todo el país.

Richard:

Se supone que la combinación PT/EN representa el 90% del mercado y casi todo es en simultánea. Vivimos en un mundo dinámico que se mueve a toda velocidad, esa es una de las razones por las que los clientes optan por la simultánea. En mi caso no prefiero un tipo de interpretación más que otro y hago consecutiva con bastante frecuencia puesto que interpreto entrevistas en directo para la televisión.

 

- Richard y Raquel son miembros de AIIC.  Richard es el miembro del consejo AIIC para Brasil y además trabajar con los nuevos intérpretes en las actividades VEGA.

 

Richard:

Brasil es un país enorme y la encuesta que antes hemos mencionado nos lleva a pensar que hay aproximadamente 500 intérpretes y que la mayoría no ha tenido acceso a cursos formales de interpretación. Por lo tanto, decidimos que teníamos que crear actividades que nos permitieran ponernos en contacto con estos intérpretes para hablar con ellos sobre AIIC, condiciones de trabajo, etc. A las charlas VEGA, que se han organizado en muchas regiones de Brasil, han acudido más de 500 estudiantes, intérpretes que están empezando y profesionales de la interpretación en general. El interés creciente en estas charlas durante los últimos años muestra que la gente deseaba tener más información.  

 

Richard da una charla VEGA

Richard da una charla VEGA

 

- Hemos mencionado AIIC pero, ¿hay otras asociaciones profesionales en Brasil?

 

Otra de las asociaciones que tenemos en Brasil es APIC, la Asociación de intérpretes de conferencia profesionales. Dado que la fundaron intérpretes que residían en São Paulo, al principio la «P» hacía referencia a «paulista», que significa «del estado de São Paulo» en portugués. A medida que la asociación creció y los compañeros de todo el país empezaron a interactuar más, decidieron cambiar el nombre para dar cabida a los intérpretes de todos los estados. Muchos compañeros son miembros de AIIC y APIC, pero hay algunos intérpretes que solo son miembros de una asociación.

 

También existe otra asociación de traductores e intérpretes llamada ABRATES.

 

El ponente invitado en el taller de portugués C hablando sobre arte brasileño

El ponente invitado en el taller de portugués C hablando sobre arte brasileño

 

- ¿Queréis compartir una anécdota o historia con los lectores?

 

Raquel:

Siempre cuento la misma historia puesto que si fui capaz de sobrevivir a esa experiencia, los intérpretes que empiezan ya saben que pueden superar cualquier obstáculo. La ponente dijo que el primer proyecto social que había financiado Rotaract era la construcción de unos aseos públicos en Nueva York. No me preguntéis cómo es posible, pero en lugar de aseos (restrooms en inglés) escuché restaurantes. Recuerdo que durante un segundo incluso pensé «¿Qué quiere decir con eso? Hasta donde yo sé todos los restaurantes están abiertos al público», pero llegué a decir «restaurante» en portugués justo antes de darme cuenta de que en realidad hablaba de «aseos» . Mi compañera de cabina no podía creer lo que oía. Por supuesto, tuve que corregir lo que había dicho y algunas personas del público se echaron a  reír. La ponente se detuvo y preguntó qué era lo que encontraban tan gracioso sobre los proyectos sociales de Rotaract. Le pedí a los que me escuchaban que uno le comentase (por favor) en inglés a la ponente que había sido un error ya corregido por el que el que la intérprete se había disculpado. Lo que quería era pasar página lo antes posible.  La ponente siguió con la charla, pero los brasileños que seguían la intérpretación se fueron de la sala pensando que estaba algo loca, dado que cuando aprendemos inglés normalmente nos enseñan las palabras bathroom o toilet para decir aseo pero rara vez la palabra restroom. Así que muchos se fueron a casa preguntándose cómo narices había podido confundir toilet con restaurante.

 

Richard:

Una vez me llamaron para que fuera a interpretar a la estación de la policía federal en el aeropuerto internacional de Río, habían arrestado a unos extranjeros por tráfico de drogas. Los interrogatorios iban bien, se llegaron a los detenidos y todos los agentes de policía se marcharon a hacer otras cosas. En ese momento, un agente que había estado de servicio en otro lugar, pero que se había enterado de que habían detenido a unos extranjeros, entró y me vio sentado solo y sin esposas, por lo que se puso a gritar que me tumbase en el suelo. Nada de lo que yo le decía le convencía de que yo no era más que el intérprete hasta que regresó otro de los agentes y le explicó, entre preocupado y muerto de risa, que yo «solo» era el intérprete. El agente se disculpó y todo terminó bien pero aún hoy me parece divertido, aunque esos 2-3 minutos se me hicieron eternos.

 

Estudiantes, observadores y formadores disfrutan de una caipirinha tras el curso (Raquel en primera fila a la derecha)

Estudiantes, observadores y formadores disfrutan de una caipirinha tras el curso (Raquel en primera fila a la derecha)

El síndrome de la cabina vacía

Lo sé, parezco un telediario en verano, me acabo de inventar un síndrome que no existe, pero es el nombre con el que he bautizado un sentimiento experimentado en varias ocasiones en los últimos meses.

¿Qué es? Pues todo esto tiene que ver con el concabinato o la ausencia del mismo. Según los estándares profesionales que explica la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencia (AIIC), en la interpretación simultánea es necesario tener una cabina para cada par de idiomas y en cada cabina debe trabajar un equipo de intérpretes compuesto por dos profesionales y, en ocasiones, incluso tres, con el fin de garantizar una cobertura adecuada y la calidad necesaria.

 

 

El lugar de trabajo

El lugar de trabajo

 

Los estándares AIIC también recomiendan contar con al menos dos intérpretes en consecutiva y en susurrada debido al agotamiento físico y mental que provoca el prolongado esfuerzo de concentración que requieren estas modalidades de interpretación.

Ahora bien, el mercado nos plantea una realidad que no siempre se adapta a las recomendaciones y que además varía de un país a otro y entre diversas ciudades.

En Madrid es bastante habitual que solo se contrate un intérprete para una jornada completa de consecutiva o de susurrada. El año pasado en el taller de consecutiva que se impartió durante el congreso de Asetrad, Tony Rosado comentó que en Estados Unidos en consecutiva sí suelen trabajar en pareja.

 

Consecutiva con público en La Central  (mis cuadernos de notas no son muy estándar)

Consecutiva con público en La Central
(mis cuadernos de notas no son muy estándar)

 

Me encanta la consecutiva y las ventajas que ofrece, pero trabajar un par de jornadas sola hace que mire el sofá de casa con mucho más cariño. Acabas agotada y se echa mucho de menos el poder tener a un compañero que te brinde apoyo y tiempo de descanso de tanto en tanto.

En simultánea muchas agencias aplican la norma de las dos horas. Es decir, si la cabina no dura más de dos horas contratan solo a un intérprete. Esto no siempre es así, pero sí hay agencias que calculan que si la interpretación dura menos de esas dos horas no es necesario contar con dos. En el momento que supera las dos horas se entiende que es necesario contratar un par de intérpretes.

Hasta aquí no he contado nada realmente nuevo. Lo que me ha animado a escribir esta entrada es una tendencia que ya surgió hace unos años pero que se mantiene: hacer cabinas selectivas o solitarias.

Nuevamente os preguntaréis: ¿de qué está hablando? Se trata de proyectos de interpretación en los que te ofrecen trabajar en un congreso sin compañero, en turnos que no superan las 2 horas, a pesar de que el congreso es de día completo como mínimo.

¿Cómo es eso posible? ¿Solo interpretas 2 horas y el congreso sigue sin interpretación después?

Más o menos es eso. Algunos organizadores por motivos de presupuesto o por el motivo que sea, calculan que aunque el congreso dure 7 horas, solo hay 2 o 3 ponentes extranjeros que no hablan español. Los ponen a todos en el mismo panel o en una mesa redonda, se interpreta ese panel y al terminar la parte de preguntas y respuestas, abandonas la cabina.

 

Cabina para uno

Cabina para uno

 

No hay ningún problema en teoría, hay casos en los que contar con solo un intérprete tiene lógica: por ejemplo las entrevistas o intervenciones en la televisión o radio no duran demasiado (muchas veces no llegan ni a 45 minutos).

 

la foto 2 (4)

 

Pero el síndrome de la cabina vacía tiene que ver con esas otras ocasiones en las que vas a interpretar el panel con ponentes extranjeros y luego te marchas, dejando a su suerte el resto de la jornada a 2-3 personas en la sala que no hablan español. Una vez, mientras me disponía a irme durante la pausa del café, se acercó el experto de Sudáfrica invitado a dar una charla para preguntar qué iba a hacer él si se iba la intérprete y se quedaba la cabina sola en espera de que el técnico pudiera desmontarla al final del día.

Entiendo que los presupuestos de un evento tienen limitaciones que los intérpretes no conocemos, sé que esta opción no es perfecta, aunque también comprendo que permite que se siga ofreciendo interpretación en muchos congresos que de lo contrario no podrían contratar el servicio o buscarían tarifas mucho más bajas. Aún así, cada vez que me toca una cabina selectiva (a este ponente se le interpreta y a este no), pienso en el ponente extranjero que se va a quedar solo ante el peligro en cuanto me marche.

Una tableta en cabina

Ya he publicado entradas en el pasado sobre algunas de las aplicaciones que uso en cabina e incluso sobre la posibilidad de hacer la toma de notas con la tableta pero sigo en fase de aprendizaje. Hay intérpretes que constantemente nos descubren nuevas opciones, vale la pena seguir en Twitter a gente tan interesante como el Intérprete de la Tableta (@TabTerp) y el pasado fin de semana durante la conferencia de la ATA en Chicago se habló mucho sobre herramientas para intérpretes.

Si sentís curiosidad aún se puede consultar lo dicho en Chicago buceando en el hashtag #ATA55. Una de las charlas que despertó mi curiosidad fue la de @allinportuguese, que habló de herramientas y juguetes para intérpretes y que gustó mucho por lo leído en las redes sociales.

El 18 de diciembre imparto un webinario para Asetrad junto con la fantástica Maya Busqué sobre la relación entre tabletas e intérpretes hoy en día y queremos añadir más información y no limitarnos únicamente a lo que ya utilizamos en cabina, en consecutiva y fuera de la cabina. Algunas de las aplicaciones que he comentado en el blog aparecerán pero me encantaría saber la respuesta a las siguientes preguntas para orientar mejor el webinario y seguir descubriendo opciones.

– ¿Trabajáis con tableta en cabina?

· Si la respuesta es que sí:

¿Podéis contarnos si estáis contentos y si es algo que recomendaríais?

· Si la respuesta es que no: ¿Motivos?

– Toma de notas con tableta: ¿Sí o no?

– ¿Cuál es la aplicación que más os gusta o mejor resultado os ha dado?

Yo daré respuesta a estas preguntas en el webinario y posteriormente aquí. Ahora mismo en el mercado hay gente que ha entrado ya en cabina con la tableta como herramienta de trabajo, compañeros que dieron el paso al netbook y no les ha compensado aún seguir avanzando y los que prefieren usar los diccionarios electrónicos que parecen calculadoras.

Para intérpretar realmente solo necesitas saber hacerlo, practicar, preparar el tema lo mejor posible y mantener la calma en cualquier circunstancia pero hay muchos “juguetes” que ayudan y es un poco lo que vamos a comentar con los asistentes al webinario.

 

 

Netbook, tableta, diccionario electrónico y post-its  en pacífica coexistencia

Netbook, tableta, diccionario electrónico y post-its
en pacífica coexistencia

 

Nota: sé que en el programa han puesto mal mi apellido, pero encontraremos una app para arreglar eso.