Cuenca 2010

La jornada de Cuenca en Photoespaña siempre es diferente a todas, en primer lugar es quizás la más agotadora física y mentalmente pero también tiene un sabor distinto, probablemente proporcionado por el precioso entorno del casco histórico de la ciudad y por el hotel donde nos alojamos todos los del festival. Sí, quizás sea eso, el hecho de que ese día no nos separamos en ningún momento y la magia de la noche que siempre ayuda.

La jornada arrancó en El Aguila, que es un sitio que a mi me encanta por muchos motivos: la sala de exposiciones es amplia, se nota muy nueva y ofrece muchas opciones, es casi como las casa de los libros de Harry Potter, que se adapta una y otra vez dependiendo de lo que le pida el artista o el comisario de turno y luego el recuerdo que tengo de la cabina en la que interpretamos durante los Reencontres Internacionales hace 2 años. Es que me gustó tanto esa interpretación que no se me olvidará nunca.

Este año igual que el pasado, es en esta sala donde se celebra el visionado de Portfolios del premio Descubrimientos PHE-Brugal dentro del marco del festival, entre otras cosas, el ganador del premio obtiene una exposición en solitario en el festival del año siguiente, el ganador del 2008 tuvo su exposición en 2009:

En el 2009 fue Alejandra Laviada la que ganó el premio PHE-Epson y por ese motivo este año presenta su exposición en El Águila. Toda la primera planta es para sus series de composiciones con objetos aparentemente cotidianos. Como estás escobas personalizadas por los barrenderos. A simple vista son todas iguales pero ella explicó que tienen pequeños detalles que las diferencian. Es como la serie de fotografías que muestran como las sillas conservan la huella de las personas que se sentaron en ellas para trabajar. Los detalles que parecen algo insignificante pero que no lo son.

En El Águila en la tercera planta, mientras nosotros seguíamos el recorrido de la obra de Alejandra Laviada, tenía lugar el visionado de los portfolios de los jóvenes artistas que aspiran a ganar este premio. Muchos de los artistas y los expertos de todo el mundo no hablan el mismo idioma y por eso mis alumnas estaban haciendo prácticas como intérpretes de enlace. He de reconocer que me lleno de orgullo cuando veo que lo hacen bien y que lo disfrutan. Suelo tener mucha suerte con los grupos de alumnos, siempre me tocan personas llenas de ganas y es solo cuestión de orientar, tener mucha paciencia y escuchar a la gente.

Me felicitaron por el buen trabajo de las chicas, la verdad es que es todo merito de ellas. Yo solo me limité a mirar desde lejos y como vi que no necesitaban mi ayuda, volví con el grupo de prensa abajo, ya con la mente puesta en el autobús de mediodía. Teníamos que llenar el bus con los miembros del equipo y de la prensa que nos acompañaban a Cuenca, pero no podíamos olvidar la hora que era y por eso teníamos cajas de bocadillos y botellas de agua.
Un voluntario de Photoespaña y yo nos dedicamos a hacer de azafatas de autobús repartiendo las bolsas con la merienda, una parte menos glamourosa del trabajo del intérprete pero es que después de una semana formando parte de Photoespaña, ya te sientes una más y si hay repartir bocadillos pues se reparten y no pasa nada.

Una vez llegamos a Cuenca el hotel nos esperaba a todos (y eramos bastantes) y este año tuve mucha suerte porque me tocó una habitación genial, con cama doble, baño enorme y unas vistas, he hecho esta foto, aunque se ve fatal por la calidad de la cámara y el tiempo que hacía en Cuenca.

Debería hablar de las exposiciones y de lo preciosa que es la ciudad, porque el recorrido es realmente impresionante, pero hoy solo quiero comentar que aunque es una jornada intensa que no me perdería por nada, el nivel de agotamiento que tengo a la vuelta es tal que solo pienso en dormir y en hablar lo menos posible.
En el autobús de regreso a Madrid un periodista portugués me hablaba de su blog de fotografía, de su trabajo en un periódico de calidad y de la sección de arte, me impresionó todo lo que hacía y lo feliz que se le veía, entonces me dijo la palabra mágica que también mencionaron en la conferencia de Lisboa: Pasión. Esa es la clave que hace que todos los esfuerzos, las agujetas y hasta las ojeras valgan la pena. Si no sientes pasión por lo que haces no lo harás con ganas, no le dedicarás el 100% de tu energía y, sobre todo, no lo disfrutarás del mismo modo cuando salga bien.
Yo no puedo evitarlo, no me imagino haciendo otra cosa. Esta es la vida que siempre quise, si bien me imaginaba que sería más rica y trabajaría menos horas, pero no se puede tener todo.

Prometo hablar mañana de OpenPhoto Cuenca.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

2 thoughts on “Cuenca 2010

  1. Hola,Me alegro de que hayas comentado en mi blog, así te he podido "descubrir". A mí también me gusta conocer la opinión de la gente sobre las exposiciones, y como lo habitual es que en lugar de darla reescriban las notas de prensa, cuesta encontrar blogs donde leer una opinión sincera.Te he agregado, así que seguimos en "contacto".Un saludo

    Me gusta

  2. Gracias por "descubrirme", realmente acabo de estrenar el blog aunque llevaba tiempo con ganas de hacerlo pero es que lleva mucho tiempo poder hacerlo medianamente bien y actualizarlo.Seguimos en contacto y desde luego te sigo leyendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s