Barcelona con “C” de conferencias y “V” de venderse

Tal y como ya comenté hace unos meses, este otoño he asistido a la tercera conferencia de ProZ en Barcelona, que se ha celebrado en el hotel  Catalonia Duques de Bergara, enfrente de la Plaza Cataluña, un sitio inmejorable para poder ver un poco de la ciudad en los descansos de la comida y además el hotel era precioso.

Hace ya seís años, cuando yo vivía en Barcelona y tenía que hacer todas las paradas de una de las líneas de tram para ir a Sant Joan Despí a trabajar como traductora de una agencia especializada en temas técnicos, nunca imaginé que regresaría a la ciudad condal para asistir a conferencias invitada por uno de los centros para los que trabajo y con la palabra intérprete escrita en la etiqueta identificativa que he llevado al cuello durante todo el fin de semana. En aquel entonces lo único que quería era la oportunidad para poner en práctica lo que había aprendido en clase pero en la agencia no se terminaban de fiar y la respuesta era siempre que me quedase donde estaba, que la traducción de manuales se me daba bien y no era necesario experimentar, que las cabinas las carga el diablo. Seis años más tarde y muchas cabinas después, solo puedo alegrarme del día que compré el billete de tren de vuelta a Madrid sin un duro y con muchas bolsas llenas de diccionarios para iniciar la aventura de la interpretación.

Bien, una vez terminado mi momento “Do you remember this?”, pasemos al tema de esta entrada que es la conferencia de ProZ. El tema en esta ocasión era: “Aspectos prácticos de la traducción” y creo que sí se tocaron. Xosé Castro centró su ponencia en la necesidad de venderse y reforzar la profesionalización de la profesión (aunque suene a galimatías, en el fondo es eso).

Otra parte de la conferencia se centró en los programas gratuitos de software de código abierto, los FOSS, que puede ser muy útiles a los traductores. Esta parte de la conferencia me resultó muy interesante, fue como volver al primer día de universidad, ahí sentada en el sótano de la facultad de filología en la Complutense (cuando el techo de la C1 aún se estaba cayendo a trozos sobre los estudiantes) y darme cuenta de que todo el mundo había leído ya unos veinte libros más que yo. No he aprovechado todo lo que debería las herramientas de software, si es que hasta hace dos semanas seguía contando las palabras de los .pdf a dedo y ojo (una pérdida de tiempo imperdonable). En parte se debe a esta idea errónea de que todo el software útil es caro y poco “user-friendly”. En los tweets que se escribieron en la sala durante las conferencias, uno de los asistentes se llevaba las manos a la cabeza al ver que la gran mayoría de traductores allí reunidos no usaban herramientas de traducción asistida, ni nada más allá de Internet y el teclado. Yo creo que sé el motivo, insisto, a mi en la universidad me enseñaron a hacer búsquedas terminológicas con pantallazos (slides) y apuntes de papel, las clases de Trados que he pagado me han costado un ojo de la cara y encima sigo teniendo cuadernos llenos de dudas, tengo la sensación de que todo el software que puede ser útil en mi trabajo me va a suponer una inversión económica importante (por lo tanto, he de pensar mucho si realmente es necesario) y que además perderé tiempo en aprender a usarlo. Al final siempre que pienso en software llego a la conclusión: lo compro y aprendo a usarlo en cuanto tenga un poco de tiempo libre. Pero el tiempo libre es difícil de atrapar y cuando lo consigues sueles optar por pasarlo con las amigas o en uno de esos aviones tan bonitos que tiene Iberia para ir a descubrir mundo.

Otro de los puntos fuertes de la conferencia fueron las redes sociales, las de tipo más lúdico, como Facebook y las más profesionales, LinkedIn. Fue interesante que uno de los ponentes, Sergio Alasia de Qabiria, recordarse que LinkedIn no es Facebook para adultos, porque hay gente que piensa que sí. Sin embargo, para mi fue la primera conferencia a la que acudo en persona y a la que además asistí desde Twitter. Antes tenía una cuenta que no usaba nunca y terminé por borrar, hace poco decidí darle una segunda oportunidad al pajarito y me ha encantado poder disfrutar de la “inside information” y los comentarios de los asistentes. Porque a veces lo más interesante de estas reuniones es poder conocer todos los puntos de vista, no todos opinamos lo mismo, es respetable, pero también enriquecedor, te obliga a salir de tu burbuja y ver el mundo a través de otros ojos.

En resumen, lo mejor de la conferencia: la lista de sitios interesantes a bucear en Internet, la lista de herramientas a poner a prueba “en cuanto tenga tiempo” (estas navidades a comer el pavo con el netbook en las rodillas), el cocktail y los desayunos (soy yo, tengo que mencionar la comida en mi blog) y la ponencia sobre fiscalidad, obligaciones y derechos del traductor autónomo, ese gran perjudicado. Esa conferencia habría resultado demoledora si no hubiera tenido los comentarios de los demás en el twitter. Grande el ejemplo de una traductora quemada al oír todo lo que debemos hacer para poder intentar cobrar la baja por accidente o enfermedad. Ella proponía el caso de una traductora que tiene que quedarse hasta las dos de la madrugada trabajando en un texto pero, claro, el sueño la vence y cae sobre el teclado, desplomándose de la silla y rompiéndose el codo en el proceso. La pregunta era: ¿se considera eso accidente laboral? La respuesta: No.

Conclusión: hay que aprovechar más los recursos informáticos, Internet, las redes sociales, hay que ducharse para no asustar a los vecinos y al de Telepizza (dicit Xosé Castro), es necesario ser profesional, ahorrar para las vacas flacas, pagar religiosamente a hacienda y colocar almohadones blanditos alrededor de la silla por si las moscas. (Si eres chica lo de quedarte embarazada ya es otro cantar)

Comentarios post-conferencia: me ha encantado conocer gente tan interesante de este sector, pero me da pena que la interpretación no haya recibido ni un solo minuto, ha sido la hermana pobre e ignorada y me encantaría ver más ponencias sobre interpretación en el circuito internacional.

Publicado por

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s