La toma de notas en las ruedas de prensa

Una de las cosas que más interés genera en los alumnos en clase de interpretación es el tema de la toma de notas. La verdad es que mi primera profesora de interpretación puede matarme por lo que voy a decir pero, la realidad es que no soy muy fan del tradicional bloc de notas. Lo siento pero no me gusta, yo prefiero comprarme mini cuadernos con tapas duras (llenas de colorido) y con hojas de un papel sobre el que el bolígrafo se puede deslizar a toda velocidad. Me gustan las hojas casi cuadradas porque hago mi propia división de las notas y apenas uso ideogramas o símbolos porque me aclaro mejor con mis flechas, mis números y las 3 primeras letras de las palabras que necesito.

Tengo buena memoria (aunque a veces no lo parezca) y cuando estoy trabajando necesito solo pequeños puntos que me permitan anclar las ideas al papel y uso las flechas para conectarlos. Cada persona tiene sus trucos y manías a la hora de tomar notas, yo desde luego tengo un sistema muy personal pero que me funciona a la perfección, pierdo muy poca información (si es que pierdo algo) y no tengo ningún problema cuando un ponente se emociona y se olvida de mi presencia durante más minutos de lo habitual. Es mirar las hojas y tengo todo lo que necesito para trabajar.

Esta semana (como ya sabréis) he trabajado en las ruedas de prensa de Photoespaña 2011 y un fotógrafo ha sido muy amable y me ha hecho fotos mientras trabajaba, las fotos me encantan y además me ofrecen la oportunidad de explicar algunas de las “sorpresas” con las uno se encuentra en las consecutivas de este tipo. El fotógrafo en cuestión tiene un blog que os recomiendo si os gusta la fotografia y si encima estáis en Madrid pues os ofrece un resumen actualizado de la oferta cultural de esta ciudad:  Fotoblog

Primera modalidad de toma de notas en ruedas de prensa: sin atril.

– De pie, sin ningún apoyo y al lado del ponente (en esta caso el comisario general de PHE11 Gerardo Mosquera y el que hablaba Hou Hanru, comisario de la exposición del ICO). Por este motivo me gustan los cuadernos pequeños con tapa dura.

 – Si el cuaderno no es muy grande ni pesado además me permite usar las manos al transmitir la información para que la interpretación sea un poco más dinámica. (Atención al momento grabadora. Es habitual cuando interpretas en este tipo de ruedas de prensa que algún periodista se quede siempre cerca del intérprete para grabar únicamente la interpretación.)

Segunda modalidad de toma de notas en ruedas de prensa: con atril o micrófono.

– Aquí no teníamos un atril pero sí un micrófono fijo (despliegue de medios pero se trata del Círculo de Bellas Artes). Lo normal sería permitir al intérprete aprovechar el atril para tomar las notas y luego el micrófono fijo para transmitir la información (en ocasiones así ha sido, pero en mi experiencia he de decir que las que menos). En esta ocasión, como es bastante habitual, me pasaron un micro de mano (mucho más incómodo y pesado) para que lo utilizase durante la interpretación. En principio no tiene dificultad alguna usar un chisme de estos pero tiene truco, porque hay que tenerlo “a mano” para interpretar mientras a la vez escribimos las notas y ahí es donde se complica la cosa. Normalmente en invierno llevo pantalones con bolsillos amplios para guardar ahí el micro mientras escribo, así puedo usarlo apenas termina de hablar el ponente. Pero el miércoles pasado tocaba la inauguración oficial del festival con la asistencia de la reina y además arrancaba la mañana con desayuno en la tienda Loewe, por lo que era día de ir con vestido y tuve que tomar las notas sin bolsillos:

Pero salió todo muy bien, aunque a este paso me va a salir chepa.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

9 thoughts on “La toma de notas en las ruedas de prensa

  1. ¡Hola Aida! Gracias por compartir tu experiencia con esta interpretación. ¡Qué suerte que alguien se acordara de la intérprete y te tomaran fotos! 😀
    Lo de la toma de notas tiene su qué. Recuerdo que en clase de consecutiva nos metían bastante caña con el tema y parte de la evaluación eran nuestras notas, que teníamos que pasar a la profe. Después, con la práctica y al igual que tú, creo que cada uno va utilizando el sistema que más le convence. Yo tampoco soy muy partidario de los ideogramas. Aunque una de las técnicas que aprendí que sigo usando cuando tengo ocasión es la de dividir la hoja en columnas que corresponden a cada una de las ideas o “párrafos” del ponente.
    ¡Saludos!

    Me gusta

  2. Yo también divido las hojas pero no en el tipo de columnas que me enseñaron, más bien son mis columnas torcidas de toda la vida, pero sí, algunas cosas de las que aprendí en clase me siguen resultando útiles, otras no las he usado jamás en el trabajo

    Me gusta

  3. Gracias por compartir esta experiencia. Me parece muy interesante ya que mi memoria al escuchar cosas es malísima, y en las clases de interpretación, a pesar de que lo escribía TODO, seguía olvidándome cosas (muchas veces muy importantes). Por eso decidí que lo mío no era la interpretación, sino la traducción 🙂 Y qué conste que disfruto interpretando si es de enlace. Me gusta mucho, pero soy incapaz de escuchar un discurso durante 5 minutos y acordarme de todo (casi diría que me acuerdo de más cosas si no tomo notas).

    Me gusta

  4. No eres la única, yo he tenido alumnos que trabajan mucho mejor sin notas, porque tener que escribir les distrae demasiado. Cada uno funciona de forma diferente y tiene sus trucos, de ahí que las notas de cada intérprete sean un mundo

    Me gusta

  5. Muchísimas gracias por compartir tus experiencias, Aída :D. Me ha parecido muy interesante lo que cuentas sobre las modalidades y, aunque a mí también me maten mis profesoras de interpretación te doy la razón en que para ese tipo de ocasiones es infinitamente más cómodo llevar un cuaderno de tapa dura. Y lo del micro… genial lo de los bolsillos, no había caído en eso :D. Lo que pasa es que yo tengo memoria pez, y de hecho suspendí las dos asignaturas de interpretación consecutiva que tuve en la carrera xD. Sin embargo, en la de cabina me encontraba mucho más cómoda, y la de enlace tampoco me disgusta del todo. Aunque definitivamente, me pasa como a Curri, lo mío es la traducción :).

    ¡Un saludo y sigue compartiendo tus experiencias con nosotros!

    Me gusta

  6. Los bolsillos son grandes aliados, hay que usar lo que tienes a mano. En la carrera no se me daban bien las clases de interpretación pero al terminar hice un curso para mejorar mi técnica y en las prácticas me enganchó la adrenalina de la interpretación. Sin embargo, la traducción es my first love y es imposible olvidar el primer amor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s