Las tiendas cerradas en Bucarest y las mujeres en Portugal

El jueves pasado fue la tercera jornada con Photoespaña en Madrid, ahora ya solo me queda la rueda de prensa  en la inauguración de OpenPhoto en Cuenca. Este año no vamos en autobús, PHE11 se ha modernizado y vamos en el AVE, con lo que se perderán tradiciones tan divertidas como comer bocadillos con la prensa por el camino pero ganaremos en rapidez y comodidad (no se puede tener todo).

Del último tramo de exposiciones que he podido ver hay algunas cosas que me gustaría recomendar. Empezamos la jornada en el Instituto Cervantes con una rueda de prensa enteramente en castellano, como de costumbre pedí permiso a la gente del Instituto para montar mi English-Speaking Corner al fondo y cuando llegaron las cámaras de televisión y vieron ese espacio les pareció el sitio perfecto. De modo que me tocó interpretar en susurro entre las cámaras y medio agachada porque la salita se llenó y tenía gente que no quería oír la interpretación detrás de mi. Pero tome nota de todo para luego poder resumir lo básico a los miembros de la prensa extranjera que huyeron de esa esquina incómoda y luego volvieron a buscarme al final de la rueda de prensa para enterarse de algo.

La exposición que se puede ver en esta sala es una de las más duras que he visto expuestas en el Cervantes. Todos los años se pueden obras de artistas de diferentes países latinoamericanos, generalmente con una temática más o menos similar pero en este caso es como si las comisarias hubieran decidido subir el volumen de la exposición un poco más de lo habitual. Las imágenes que se muestran de Venezuela son muy difíciles de ver, uno de los fotógrafos muestra la dureza de las morgues populares y el vacío en los rostros de los familiares que van a identificar a sus desaparecidos. El tema es el Peso y la Ligereza, que alude a que la exposición nos da con una maza de vez en cuando y luego nos ofrece obras de instantes de tranquilidad como las mujeres menonitas en Méjico o el pueblo onírico de otra de las artistas que sacó fotos de un pueblo que huye de la modernidad y se refugia en un pasado inexistente en una cápsula del tiempo, protegido de ese mundo exterior en el que los presos venezolanos se tienen que coser la boca para que no les maten.

No he hecho fotos de esta exposición porque me pareció especialmente dura.

La siguiente parada era el Museo de la Ciudad y la temática era la ciudad de Bucarest. Yo no soy una experta pero sí que me gustó una cosa, el vídeo que se puede ver al final de la exposición, es un proyecto de Mircea Nicolae. Este artista rumano prepara intervenciones para denunciar cosas de un modo genial. La serie que se puede ver es una selección de su proyecto en el que denuncia que Bucarest está lleno de tiendas vacías (closed shops), abandonadas y que la ciudad está en un estado muy similar al de estas tiendas. Por eso hace cosas como entrar en una de esas tiendas y montar un escaparate con la ropa que su ex dejó en su casa al largarse. La tienda parecía recobrar la vida pero duró poco porque la policía entró y limpió la tienda. Tiene otras intervenciones urbanas geniales como cuando denuncia el estado lamentable de un edificio estatal, para demostrar la ridiculez de lo que pasa con el edificio extrae uno de los adornos en forma de flor de la pared y lo mete en una caja y lo envía por correo ordinario a Kirguistán (ya, yo también me pregunto si no había un sitio con un nombre más difícil de escribir). Luego nos cuenta en el vídeo que el paquete fue retenido en Rusia y finalmente devuelto a Bucarest. Cada intervención es mejor que la anterior, si pasáis por este museo subid a la exposición aunque solo sea por este vídeo y si no estáis en Madrid echadle un vistazo a su blog, hay una intervención en Venecia que me ha encantado. Cuenta que al estar en la ciudad del amor se sintió muy solo, no tenía nadie a quien dar besos y con quien salir en las fotos, por eso al ver un cartel en blanco donde iban a poner el nombre de una calle, él decidió dejar un mensaje copiando a la perfección el estilo de estas señales. El mensaje en rumano era: “All by Myself” (Blog de Mircea Nicolae)

Después de este interesante vídeo llegamos a la última parada de la semana: Matadero Madrid. Aquí hay tres exposiciones abiertas al público. La primera está en la sala Abierto X Obras, se llama “Hombres Sentados“. En esa sala el año pasado ya teníamos una instalación con vídeo y poca luz (la de las botas), pero es que este año la instalación tiene demasiado ruido y absolutamente nada de luz. Si tenéis claustrofobia o no os gusta la oscuridad, directamente no entréis en la sala. Causa un poco de angustia.

 

 

La segunda es “Bello Público” de Ajo, está expuesta en las paredes de la sala central del Matadero, al lado de la sala que se suele destinar al teatro. Son las fotografías sacadas desde la taquilla del teatro Alfil, todas con los nombres de los retratados (algunos son famosos y otros solo lo son para la taquillera-fotógrafa) pero me pareció un bonito gesto que a todos los trate igual, porque todos son público y tal y como va la cosa cualquiera que sepa apreciar la cultura y el arte se merece un mimo.

 

 

De la tercera exposición no tengo fotos, se trata de un vídeo de Susana da Sousa Dias, en el que mujeres que estuvieron en la cárcel durante la dictadura de Antonio de Oliveira de Salazar en Portugal cuentan su historia mientras vemos las fotografías o retratos que hizo la policía de ellas. Algunas son muy jóvenes, otras no tanto, pero sus relatos son terribles. A pesar de la dureza de las historias, el vídeo mantiene siempre el mismo tipo de retratos, por lo que tienes que usar tu imaginación para entender lo que cuentan y eso es lo que realmente me pareció duro. No es un vídeo para ver cuando tienes un día tristón pero impresiona.

 

Y después de tanta exposición llegó el turno de la verdadera expresión del arte a mediodía: el canapeteo.

 

 

 

Publicado por

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

2 thoughts on “Las tiendas cerradas en Bucarest y las mujeres en Portugal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s