Los gastos de cancelación

Hace muchos años, en una facultad muy lejana (a diez paradas de metro) mi primera profesora de interpretación me dijo que en los presupuestos debía incluir siempre los gastos de cancelación de un proyecto de interpretación. Entonces no entendía muy bien el motivo por el que debía incluir esos gastos en el presupuesto inicial, más que nada porque no había empezado a trabajar y desconocía el funcionamiento del mercado. En aquella ocasión, los gastos de cancelación solo los asociaba con los hoteles y las reservas de avión.

Cuando empecé a trabajar los incluí tal y como me habían enseñado pero los clientes en cuestión me animaron a eliminarlos de la ecuación y finalmente dejé de presupuestarlos, pero son necesarios.

¿Qué son los gastos de cancelación en un presupuesto de interpretación?

Básicamente son un seguro y una señal de buena fe por parte de la empresa o cliente que te pide que reserves una mañana, una jornada o una semana para una interpretación. Al enviar el presupuesto incluyes una tarifa mínima que cobrarás si finalmente dicha interpretación no se realiza y te avisan con x días de antelación. Igual que las reservas de un hotel. La tarifa por cancelación no suelen pedirla muchos clientes, algunos directamente la rechazan pero es una gran idea que debería extenderse en el mercado. De hecho ayer hablando con una compañera intérprete de Barcelona, Maya Busqué, comentamos las tarifas.

Si la cancelación del servicio acordado se produce entre 3-2 días antes de la interpretación se factura el 50% del total presupuestado y si se cancela con 24 horas de antelación se suele pedir desde el 70% al 100%.

Si además hablamos de desplazamientos entonces generalmente hay que incluir en los gastos de cancelación el importe de los billetes de tren, bus o avión y los gastos de cancelación de la reserva del hotel u hostal.

¿Por qué nos interesa?

Muchas veces un cliente te pide un presupuesto meses antes del evento, acepta dicho presupuesto y tú lógicamente reservas esos días para ese cliente. Pasan las semanas y recibes otras ofertas de trabajo casualmente para esas mismas jornadas. Ley de Murphy, si tienes una interpretación el día seis de enero, te llamarán tres agencias más ofreciendo interpretaciones para ese mismo día. Tú las tienes que rechazar (a pesar de lo interesantes que puedan ser) porque ya has reservado esos días para el primer cliente. ¿Y si ese cliente decide a última hora que no necesita intérprete para el evento? ¿O si el evento no se realiza o carece de fondos para tener intérpretes? Estas cosas pasan, a mi me han pasado con relativa frecuencia. Al final te quedas en casa el seis de enero pensando en las otras ofertas que has rechazado y que ya no puedes aprovechar.

Si al menos tenemos la tarifa de cancelación no lo perdemos todo y a menudo el cliente se replantea hacer determinados cambios de última hora precisamente para no pagar esa tarifa sin recibir a cambio el servicio.

Otro ejemplo también muy claro y en el que presupuestar gastos de cancelación me parece básico es el que comentaba antes de las interpretación con desplazamiento. Si el cliente te ofrece una interpretación en Sevilla para dentro de un par de semanas, una vez que ha aceptado el presupuesto (con gastos de viaje incluidos) lo que haces es adquirir el billete de tren o bus (si no conduces o no quieres conducir) y reservar una noche de hotel (o más de una dependiendo del caso). Imaginad ahora que el cliente te manda un mail cuatro días antes diciendo que finalmente no van a necesitarte. Sevilla es una ciudad preciosa, pero francamente no es plan de irse de vacaciones de ese modo. Lo suyo es cobrar al menos un mínimo para poder cancelar el hotel o para poder tener fondos para la excursión.

¿Es frecuente que cancelen una interpretación después de que se acepte el presupuesto?

No es lo más frecuente del mundo pero pasa, muchas veces consideras que un trabajo ya es seguro, te han enviado la aceptación del presupuesto, has intercambiado un número considerable de correos electrónicos y luego dos días o una semana antes deciden que no pueden o no quieren tener interpretación. Son cosas que pasan, no todos los días pero sí de vez en cuando.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

4 thoughts on “Los gastos de cancelación

    1. En los proyectos grandes, en la traducción de un libro, solo que en ese tipo de proyectos no me he encontrado con casos de cancelación después de recibir la aprobación del presupuesto. Sería interesante saber si hay traductores que lo aplican o se han visto en situaciones en las que habría valido la pena aplicarlo.

      Me gusta

      1. Pues yo estoy en este momento precisamente en ese caso: me acaban de cancelar una traducción muy grande un día y medio después de comenzar y no sé bien qué compensación pedir, aunque me ofrecen ese posibilidad. Un 10% del presupuesto total, un 5%…? Más? Qué me recomendarías?
        Muchas gracias!
        Un saludo.
        Ricardo.

        Me gusta

      2. Difícil darte una respuesta exacta, más que nada porque nunca me ha pasado en traducción pero desde luego sí deberías pedir una compensación, al menos por el día y medio de trabajo. Puedes pedir un porcentaje o hacer un cálculo del trabajo ya realizado y cobrar eso.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s