Por esos maravillosos profesores

Inicio de curso y no he podido evitar acordarme de aquellos profesores que marcaron las decisiones que me han llevado hasta donde estoy (al menos por ahora). Todos nos acordamos de los profesores horribles que hemos tenido, de aquellos que no sabían ni de qué iba la materia y de los que aparecían en clase con mallas rosas neón porque venían de clase de aerobic (y era un profesor). Pero a veces lo que más me gusta cuando me reúno con antigos compañeros de clase es recordar a aquellos que me convencieron de que esto de la traducción y la interpretación era lo mío.

¿No tenéis a nadie en mente? Yo sí.

1. Traducción: me licencié en filología inglesa en la UCM hace mil años. Matusalén puede dar fe de ello. De la profesora que más y mejor me acuerdo es de Ana Antón Pacheco y sé que no soy la única. Sus clases de literatura eran increíbles, se ganó mi admiración total el día que nos explicó Moby Dick con ejemplos de Expediente X. Consiguió que me leyera el libro y que atormentase a mi mejor amiga con la serie (aún no se ha recuperado).

Esta profesora además es traductora y no precisamente de novelas fáciles de entender o de transferir a otro idioma. Recuerdo la clase en la que nos contó que había traducido El ruido y la furia de Faulkner y oficialmente se convirtió en mi heroína.

2. Interpretación: cuando terminé el máster de traducción sabía que no quería entrar en una cabina en mi vida. No tenía dudas al respecto. Yo no había nacido para interpretar. Pero una amiga me animó a hacer un curso de interpretación para quitarme el mal sabor de boca. Acepté y mi profesor, el señor Sampere, me enseñó con infinita calma y paciencia. Un día me dijo muy serio: ¿sabes que eres buena? Ya es hora de que te lo creas. Me mandó de prácticas a la embajada holandesa y descubrí mi amor por la consecutiva.

¿Qué habría sido de mi vida sin esa clase? Seguramente no habría ido por ahí como una loca con un bolígrafo, un cuaderno de tapas duras y un micrófono en el bolsillo. Todo lo que me habría perdido.

Además me dio un consejo que me sirvió de mucho, me dijo que estudiase húngaro, lo hice (un año) y me contrataron para el primer trabajo profesional como intérprete precisamente porque estaba estudiando húngaro.

No es posible dar clases magistrales todos los días, los profesores son seres humanos, se cansan y pillan catarros como todos los demás. Pero ahora que he estado al otro lado sé que les debo mucho y que me ayudaron a encontrar un camino que me encanta y del que me queda mucho por recorrer.

Yo sigo aprendiendo de mis alumnos, de los que tengo ahora y de aquellos que he vuelto a ver después del curso.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace siete años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

17 thoughts on “Por esos maravillosos profesores

  1. La verdad es que al igual que te cruzas con profes que dan pena, los hay que son una caña. Yo me licencié en la UAB y recuerdo con especial cariño a mi profe de catalán de primero, la Sra. Barenys, todo un personaje, menuda y ya con sus años encima… pero una pasada 🙂

    Me gusta

  2. Yo he tenido varios profesores que me han marcado:
    La primera, mi profesora de francés del los seis años de instituto, que fue la que me inculcó el amor por las lenguas extranjeras (sobre todo por el francés, evidentemente), y la que consiguió que me diera cuenta de que para ESO estaba hecha yo. Cuando le dije que quería estudiar Traducción e Interpretación se puso toda contenta y me ayudó a preparar las pruebas de acceso, tanto en nuestras horas lectivas, como en LAS QUE ELLA TENÍA LIBRES para sus cosas. Nunca podré agradecerle lo suficiente todo lo que hizo por mí. Aún seguimos en contacto por Internet.

    El profesor de español de primero de carrera. Ay, qué hombre. Gracias a él soy mucho más crítica con mi propio idioma. Me cuestiono todo lo que escribo, leo o escucho. Escribo, corrijo, reescribo y vuelvo a corregir. Y me encanta.

    Y por supuesto, mi primera profesora de interpretación. No sé qué tenéis los intérpretes, pero sois todos un amor. Un verdadero AMOR. Ella, siempre sonriente y con infinita paciencia, nos enseñó a todos las técnicas básicas de interpretación consecutiva y simultánea. Nos contó todas sus experiencias, tanto de estudiante, como de intérprete profesional. Y lo que más valoro de ella es que fuera franca conmigo; que me conociera TAN BIEN; que con sólo hacerle una mínima pregunta, ya me solucionara el problema. Que supiera perfectamente cuáles eran mis fallos y las razones por las que los cometía. Y que no sólo se centrara en mis errores, sino también en mis éxitos. Que cada vez que iba a verla a su despacho, diera en el clavo con todo lo que decía sobre mí. Su cercanía.

    Ay, que lloro.

    Ya está. Un hurra por los profesores. Luke Skywalker sería otro Luke Skywalker si no hubiera existido Obi-Wan. =)

    Me gusta

    1. Qué respuesta tan bonita. Yo tuve una profesora de refuerzo en el instituto cuando cambié de país y centro que era profesora de filología en la universidad. Ella me enseñó mucho sobre literatura en inglés, gracias a ella me hice fan de Shakespeare y por ella hice filología. Cuando le dije por carta que iba a especializarme en traducción se alegró un montón y lo que dices es verdad, nunca podré agradecerle todo el tiempo que me dedicó.

      Me gusta

  3. No sé quien eres, pero no sabes cómo agradezco tus palabras sobre mis clases. Me he jubilado (voluntariamente) y estas cosas son las que hacen que nunca olvidaré los años en la UCM. Muchas gracias y mucha suerte. AAP

    Me gusta

    1. Muchas gracias por aquellas clases, hice filología inglesa hace unos diez años y me encantaron. Hablando con otras compañeras todas coincidíamos en que eran las que más nos gustaron. Me alegro de que haya leído la entrada en el blog, siempre había querido acercarme al despacho a agradecerle esas clases.

      Me gusta

    2. Me gustaría añadir que no sólo tus clases de licenciatura eran buenas. Las de doctorado siempre llenas de contenido, de comentarios certeros. Años después de doctorarme, en parte gracias a ella, recuerdo sus clases vividisimas: y pesar del cansancio de una larga jornada de trabajo y del frío y la noche cerrada a la salida, recuerdo acudir a ellas sabiendo que iba a sacar mucho de ellas.
      Juan Matarranz

      Me gusta

    1. Si hay que hablar de entusiasmo en clase, tú sales ganando, he conocido a pocas personas con tu nivel de energía y de ganas por las mañanas (con un chiquitín en casa). Gracias María y ahora toca encontrarse en las cabinas!

      Me gusta

  4. Yo recuerdo a una profe de inglés del cole que era MUY exigente. Todos la odiaban y a mi me fascinaba cómo hacía que todo tuviese sentido.
    En la carrera, Esther Borrego. Primer día, primera clase y me dejó enamorada de la lengua española, de su gramática y de su sintaxis. Lo mismo con Eugenio De Lorenzo, que me demostró que para ser un hacha en inglés no hacía falta ser nativo de la lengua. Sigue siendo una inspiración para seguir currando.
    Y en interpretación, gente como tú, que disfruta lo que hace y se lo transmite a los alumnos. En mi caso has conseguido que ame la profesión más si cabe. Gracias.

    Me gusta

  5. Creo que hasta los profes más chungos algo tienen que aportar, ¿no? Aunque solo sea lo que hay que desaprender ;-). Ya en serio, he tenido la suerte de tener algunos profesores estupendos en varias etapas de mi vida escolar, por ejemplo una profe que tuve en EGB que se empeñaba en hablar durante toda la clase en inglés cuando nadie más lo hacía. Fue ella la que me animó a ir a Inglaterra por primera vez y creo que por eso quise estudiar posteriormente Traducción e Interpretación. Pero hay muchos más…
    Ahora que yo también estoy dando clases, aprendo aún más que cuando era alumna, tanto de mis alumnos como de otros compañeros.¡Es apasionante!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s