I ♥ interpreting

Hay días de esos en los que te planteas cambiar de rumbo, dejarlo todo y poner un puesto de churros en la plaza mayor de Salamanca (me forraba) y otros en los que al terminar una serie de interpretaciones miras el calendario al llegar a casa y ves que aún te quedan varias por hacer y que hay dos de ellas que te apetece mucho hacerlas, no por lo que te vayan a pagar (aunque ayuda), sino porque el tema te gusta y el sitio donde vas a trabajar es interesante.

Luego he visto en el Twitter una foto que ha colgado una chica, era el botón encendido del escritorio o pupitre del intérprete. Junto a la foto ha escrito: Me encanta interpretar. Y lo he entendido, compartido y me han entrado ganas de vivir en una de esas películas en las que la música sube, aparece gente guapa con trajes de colores chillones de debajo de los cojines y la pila de ropa por doblar y te cantan las maravillas de la profesión a ritmo de canción del verano.

No es necesario cantar (desafinar en mi caso) para demostrar afecto y yo quiero dedicar una entrada a las cosas que hacen que me guste la interpretación, porque señoras y señores, no hay vuelta atrás: I ♥ interpreting

– Por la comunicación (me siento útil al ayudar a la gente a comunicarse)

– Por las cabinas portátiles con moqueta en las paredes cuyas puertas son trampas mortales.

– Por las cabinas del Caixa Forum, del Reina Sofia, del Palacio de Congresos, entre otras.

– Por las risas con los compañeros en los descansos y a veces durante alguna ponencia surrealista.

– Por poder entrar allí donde nunca me dejarían pasar si no fuera la intérprete.

– Por las tarifas que nos aplican (no hay que negarlo).

– Porque interpretar es como llevar a tu cerebro al gimnasio para neuronas, es cansado pero vale la pena.

– Porque he podido interpretar a personas que me han emocionado.

– Porque me siento genial cuando llegó a un hotel y saltó: soy la intérprete (aunque todos busquen con la mirada a Nicole)

– Porque es un trabajo del que me siento orgullosa.

– Por los desayunos en los hoteles y salas de reuniones (algunos han sido increíbles)

– Por los ponentes buenos (aprendo mucho)

– Por los ponentes malos (también aprendo)

– Por las anécdotas.

– Por los técnicos de sonido (son un encanto)

– Por los compañeros de cabina (lo mejor sin duda)

– Por esas excursiones cuando vas a interpretar a otra ciudad (Ej: los hoteles con vestidos de novia fantasma)

– Porque engancha, si lo pruebas no puedes vivir sin interpretar.

– Por trabajar de nuevo con Myriam, María y Vanessa (son geniales)

– Porque quiero interpretar la gala de los Oscar en el Plus y trabajar en la feria del comic de Barcelona.

– Por la consecutiva (y los cuadernos de notas)

– Por los bolsillos porta-micrófonos.

¿Por qué os gusta la interpretación? No seáis timidos/as, es hora de decirlo en voz alta, nos gusta. Si queréis dejar vuestros motivos en los comentarios o si tenéis la necesidad de redactar vuestra propia carta de amor en vuestro blog enviadme el link para incluirlo en la entrada.

Si no os gusta, quizás esto os anime a darle una segunda oportunidad.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

28 thoughts on “I ♥ interpreting

  1. ¡Me ha encantado esta entrada! A mí me gusta interpretar por los cinco segundos antes de encender el micro. Por la mezcla de remolinos en el estómago y adrenalina. Por cómo llega la calma anímica a la que pronuncias la primera sílaba. Subidas, bajadas, diálogos internos. Que sí que puedo, que no puedo, que estoy pudiendo. Sentir que se está librando una batalla, la mayoría de las veces, contra el propio miedo. Ganarla a veces, perderla otras veces, pero pelearla siempre. Y, cuando callan los diálogos internos, transformarse en otra. Ponerse en otra piel con otras voces. Aprender, desaprender, intentar comunicar. Saber que siempre se puede mejorar. Y que todo pase tan rápido y de repente se haya acabado y te vayas a casa con el trabajo hecho. Y volver a tener ganas de los próximos cinco segundos antes de encender el micro.
    Engancha.

    Me gusta

    1. Maya, gracias por tu respuesta, me parece una forma maravillosa de expresar lo que es esta profesión.
      A mi en esos cinco minutos se me duermen hasta los dedos de la mano esperando que la cosa empiece. No suelo desayunar antes de una interpretación porque mi estomago se niega y es empezar, ver el micrófono encendido y me relajo, los dedos vuelven a ser los de siempre (y me entra un hambre jejeje).
      Sí que engancha.

      Me gusta

    2. Una explicación preciosa que a estudiantes de Traducción e Interpretación como yo nos hace volver a plantearnos la interpretación y saber que hay gente que disfruta con ella. Gracias

      Me gusta

  2. Me encanta la interpretación porque la hacéis otros… jejeje. Aunque entré en el mundo de la comunicación con una cabina de interpretación en el corazón, poco después descubrí que lo que más me apasiona en esta vida (a nivel profesional) es la tradu audiovisual. Sin embargo, es genial ver que hay gente que vive su trabajo con ilusión y motivación. Gracias por el entusiasta artículo: es “un poquitoo contagioso” 😉

    Un beso desde Granada.

    Eva M. Higueras.

    Me gusta

  3. Me encanta el post! Me siento completamente identificado… muchas veces nos sentimos tentados a hacer aquello que nos daría más dinero o mayores beneficios económicos. Pero la realidad es que esta vida hay que vivirla al máximo. Hay que disfrutar cada momento, y eso sólo podemos lograrlo si hacemos lo que nos gusta y lo hacemos con pasión…

    La diferencia la hacen todas esas pequeñas cosas que comentas. Todos esos pequeños detalles… que para cada uno de nosotros son distintos, pero en esencia, son iguales. 🙂 Gracias por compartir!

    Me gusta

    1. Exacto, el dinero está muy bien pero disfrutar del trabajo también es un lujo. Los actores (intérpretes) no son los únicos que pueden decirlo, a mi me gusta mi trabajo y veo que no soy la única. Pensamiento positivo para el viernes!

      Me gusta

  4. A mí me encantaría interpretar; eso sí, no creo que esté preparada para la simultánea. Pero sí, me gusta hacer interpretaciones de enlace, cosa que hago durante una semana seguida, sin descanso y, encima, gratis, cada vez que voy con mi novio a Mallorca a ver a mi madre. ¿Por qué me gusta? Porque me siento poderosa, pero no poderosa, en plan «Muhahahaha, soy el rey del mundo y tú eres mi plebeyo». No. Me siento poderosa porque veo que, sin mí, mi madre, mi hermano y mi padre, sin mí, no podrían comunicarse sin mi novio (aunque mi padre y mi hermano lo intentan, y chapurrean inglés, pero me acaban pidiendo ayuda). Sería porque me siento útil y siempre me ha gustado (demasiado) ayudar a la gente.

    Me gusta

    1. A mi la opción de comunicar a la gente es una de las cosas que más me motiva de la interpretación pero también de la traducción. Lo que dices, sentirte útil, que es una de las sensaciones más positivas que hay.

      Me gusta

  5. Suscribo tu post palabra por palabra y nos dejas poco que añadir a los demás. Para mí lo mejor es la relación con la compañera dentro de “la caja”: Las miradas de “qué ha dicho”, las palabras anotadas en una hoja en letra incomprensible que te salvan la frase, empiezas tú o empiezo yo? Yo también amo la profesión y me encanta saber que somos muchos.

    Me gusta

  6. Me temo que la sintomatología de la interpretación es muy similar al de una drogodependencia, jejejeje. Pero, donde esté alguna de vosotras (o de vosotros), la Nicole no se come una rosca; perdón, quise decir una palmerita… 🙂

    Me gusta

  7. Querida Aida, adoré tu post y aunque en un principio no supe qué añadiría a tu lista, recordé lo que sentí esta semana en mi primera intepretación, algo que definitivamente, unido a lo que tú ya expusiste, me hace amar la interpretación también: sentí que estaba en casa, era lo mío, estaba hecha para eso. Una extraña sensación de familiaridad unida a la sensación de descubrimiento de aquél que pisa una tierra olvidada después de toda una vida…

    ¡Gracias por tus consejos y por este blog que siempre leo con mucha alegría!

    Me gusta

  8. *Porque interpretar es abrir una ventana y echar un vistazo a un universo paralelo que ni sabías que existía…

    *Por el subidón de hacerlo bien a pesar de que han estado hablando de los estados financieros de una empresa y gracias a todo lo que has estudiado

    *Por esos días que no sale tan bien y sabes que te queda muucho por aprender, pero el reto que tienes delante es apasionante y te apetece afrontarlo.

    *Por la limpieza intestinal que me proporcionan la tonelada de nervios, que luego compenso con buffettes como el de la foto (los croissants mini son los mejores).

    *Porque estoy conociendo a gente entusiasta, dinámica, interesante y maravillosa dentro de esta profesión.

    *Porque me encanta salir de mi rincón de traductora, calzarme los tacones y la americana y ver qué pasa en el mundo de ahí fuera.

    *Porque me encanta que mis hijos me miren con cara de embobados cuando les explico que mi trabajo es ayudar a que dos personas que no hablan el mismo idioma se entiendan.

    *Porque me encanta meterme donde no me llaman y tratar de aprender de todo un poco y, como decía Aida, luego tener unas ganas enormes de dar el coñazo a los demás contándoles lo que he aprendido.

    *Y porque es una profesión que te permite dejarte los cuernos dos días trabajando a tope para luego, como hoy, tomarme un día libre y disfrutar de un paseo en bici por la Casa de Campo con la sensación de que me lo he ganado…

    Y ya.

    Me gusta

  9. Pues me alegro de que te haya gustado la entrada y que la experiencia en la interpretación fuera tan buena. Si te has sentido en casa es que has caído en las redes de esta droga (disfrútala)

    Me gusta

  10. ¡Uf! Cuántas cosas buenas nos brinda esta profesión, eh 😀
    Poco más puedo añadir… quizás el hecho de conocer a gente diferente, el ir y venir, la improvisación que es tal cuando eres tú quien está trabajando y quien controla la distuación (o descontrola a veces… jejejeje), abstraerse, dejarlo todo de lado, el subidón inicial y las posteriores horas de “vuelo sin motor” con un globo encima que pa qué 😉

    Me gusta

  11. me quedo, sobre todo, con la razón del “enganchamiento”, porque es verdad, yo no podría vivir sin hacerlo.
    y es que es como una montaña rusa, se desprende adrenalina.
    Hay malos momentos, pero los hay aún mejores.
    yo también digo I (L) interpreting!

    Me gusta

  12. Tengo muchas ganas de sentir esos nervios, esa pasión y amor por la interpretación algún día, y sobretodo vivir todo ese tipo de experiencias que nos cuentas! Espero haber acertado en mi elección 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s