Mi amor por la consecutiva no conoce fronteras

Estoy dando por supuesto que todo el mundo conoce las diferencias entre consecutiva y simultánea, dejaré aquí un par de enlaces para aquellos que tengan dudas y así seguir poder adelante con la entrada: la explicación de la APETI y la definición de consecutiva de la AIIC en España (me encanta la foto del pobre intérprete en cuclillas entre los mandatarios cómodamente sentados)

Lo único que me falta en la consecutiva es la figura del compañero, porque generalmente a los trabajos de consecutiva vas solo, salvo si hay otro intérprete de una combinación de idiomas diferente a la tuya, pero no es habitual hacer consecutivas de varios idiomas a la vez porque es demasiado complicado, se pierde mucho tiempo y el resultado al final dista mucho de ser perfecto.

Aparte de esa carencia, que en algunos proyectos se nota más que en otros, la consecutiva nos da una serie de cosas que enriquecen mucho la experiencia laboral. Al inicio del curso a algunos de mis alumnos les da respeto lo de hablar ante un público que te observa directamente, es decir, sin cabina de por medio. A mi eso me da igual, desde pequeña me han enseñado a hablar en público y en parte me molesta más estar en cabina y que la gente me mire descaradamente o se ponga a dar toquecitos al cristal (me siento como la langosta de una marisquería). Hay que perderle el miedo a interpretar sin ese cristal que nos “proteja” del evento. Encerrados en la cabina nos perdemos muchas de las cosas que pasan en sala. La interacción con los ponentes es mucho más fácil y en ocasiones cercana cuando trabajas a su lado con el micrófono en la mano. Además, al estar en el estrado puedes resolver dudas con una mirada al ponente o incluso (si realmente lo necesitas) preguntarle cosas o pedirle que te repita un dato o cifra.

Pero aparte de todo eso, al estar en sala puedes interactuar con el público antes, durante y después de la interpretación. Eso es algo que la cabina limita mucho. Cuando trabajo en las exposiciones puedo hablar con los periodistas, los comisarios, con casi todo el mundo y es una de las mejores partes del trabajo.

La consecutiva debería recibir más afecto. No voy ni siquiera a entrar en la eterna lucha sobre si con la consecutiva logramos un resultado mucho más preciso, ni a debatir el hecho de que lógicamente la consecutiva requiere calcular el doble de tiempo para cada intervención. No, lo que voy a contaros es la faceta que más me gusta de la consecutiva, la que me permite conocer a gente interesante en mi trabajo.

Ya sabéis que en junio trabajé como intérprete para el festival de Photoespaña, que es uno de los proyectos que más me gusta y tuve la enorme suerte de coincidir de nuevo con un periodista estadounidense que ya había asistido el año anterior. Os dejo el enlace del artículo que publicó sobre el festival (www.popphoto.com).

Pues como no tenía cabina, entre exposición y exposición pudimos hablar y me comentó que su mujer trabaja para un museo en Nueva York, la Frick Collection. Cuando viajé a la Gran Manzana dos meses después, su mujer nos regaló entradas y ha sido uno de los mayores placeres de todo el viaje, ese museo tiene una de las mejores audioguías que he escuchado. Cuenta la historia de la sala, de las pinturas, los artistas, los cuadros, la época, la historia del coleccionista y el motivo por el que se compró cada pieza, salpicándolo todo de anécdotas y cuentos, como la historia de Ludovico que se enamoró y tuvo que esperar hasta que a Cosimo de Medici se le pasara la perra de casar a su amada con otro (imagen propiedad de la Frick Collection). Existe incluso un artículo en The New York Times sobre este retrato, os dejo el enlace aquí: My friend Ludovico

La consecutiva me regaló la oportunidad de conocer esta colección y en ocasiones nos permite comunicarnos mejor con las otras partes del trabajo (ponentes y público). La comunicación con el cliente es un tema que quiero desarrollar pero esa ya es harina de otra entrada.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

8 thoughts on “Mi amor por la consecutiva no conoce fronteras

  1. A mi me tira la simultánea por aquello de la inmediatez, el no poderse quedarse en silencio… aunque bien es cierto que la consecutiva espabila una barbaridad al estar de cara al público y ser más visible .)

    Me gusta

  2. http://tibonidas.wordpress.com/2011/10/26/traducir-con-el-corazon-para-romper-fronteras/ Ése que está de pie en la última foto es un servidor en su primera consecutiva para el público y simultánea para el autor… Nunca pensé que el trabajar bajo tanta presión (los ponentes, el público, las cámaras, los profesores, todos los presentes que seguramente saben mucho más francés que yo) tuviera un punto “adictivo” o por lo menos interesante. Si la experiencia en cabina me gustó, ésta me ha encantado. Un saludo ! 🙂

    Me gusta

    1. Es la mejor de las fotos, qué bien. Parece un evento de lo más interesante y poder trabajar en esa compañía es la mejor experiencia posible.
      Te veo muy bien encaminado, gracias por compartir esta foto y el momento conmigo y con el blog

      Me gusta

  3. Cuando empecé la carrera, mi hermano siempre me decía: “Pobre, mira cómo vas a tener que trabajar” cuando veíamos a dos políticos reunirse y a la pobre intérprete (siempre lo decía cuando era una mujer con traje de falda y sus taconcitos, porque sabe que odio las faldas y los tacones).

    Así que hemos decidido que, cuando empiece a trabajar de intérprete, pasaré a la historia por ser la que consiguió sillones presidenciales para los intérpretes. He dicho xD

    Y yo también prefiero la consecutiva a la simultánea. Es mucho más interesante, justamente por esa interacción con el mundo exterior (a la cabina).

    Un saludo

    Me gusta

    1. Si te anima, yo solo voy a las interpretaciones con falda o vestido en verano, porque hace un calor a veces en Madrid. Pero a día de hoy aún no he tenido que interpretar nunca con tacones. El calzado siempre debe ser cómodo, igual que la ropa porque no puede distraerte. Las que llevan tacones es porque se sienten cómodas o no se han enterado que no es necesario.
      Un buen pantalón de traje y camisetas o camisetas de colores neutros y no necesitas más.
      Ya lo de la silla va a ser más difícil pero ojala lo consigas.

      Me gusta

      1. Jejeje Bueno es saber que los tacones no son obligatorios xD
        En cuanto a lo de la silla, a ver si empiezo en el mundo y me pongo a ello 😉

        Muchas gracias por el blog, me encanta poder ir viendo tu día a día.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s