Muerte por PowerPoint y la generación digital

Seguramente a todos os suene lo de “Muerte por PowerPoint”, la frase creada por Angela R. Garber que hace referencia a las presentaciones que se basan en el uso de diapositivas de PowerPoint capaces de aburrir y dormir al más interesado de los públicos.

La chica morena es la única que logra dormir con los ojos abiertos
La chica morena es la única que logra dormir con los ojos abiertos

El uso del PowerPoint entre los ponentes está muy extendido, es raro encontrarse con uno que no use diapositivas para presentar un producto, defender una medida o explicar un concepto. De hecho, en ocasiones he escuchado a ponentes que aseguran que no tener un PowerPoint es una mala señal. Sin embargo, no vas por el buen camino si crees que al tener un PowerPoint de 50 diapositivas, todas ellas llenas de datos, cifras y párrafos enteros del Decameron ya está todo hecho.

Algunos oradores depositan demasiadas esperanzas en la capacidad de cualquier ser humano de prestar atención sin pausa  a diapositiva tras diapositiva con fondo blanco, letra enana negra o gris dibujando filas y filas de información densa y en ocasiones mal redactada para que así entre más contenido.

Si yo había pedido susto...
Si yo había pedido susto…

Tal es la situación que se ha generado una corriente anti-PowerPoint. Scott Adam, autor de Dilbert habla también de este fenómeno y lo denomina el “Envenenamiento por PowerPoint”.

image

La semana pasada trabajé como intérprete en el Gamification World Congress (#GWC13) con mi compañera de cabina Esther Moreno y escuchamos en varios casos como los propios ponentes protestaban contra el uso mal entendido del PowerPoint y nos demostraban las nuevas tendencias en ayudas audiovisuales para mejorar cualquier presentación y hacerla atractiva.

Antes de seguir, algunos os estaréis planteando si es mejor o peor interpretar una ponencia en la que se usen presentaciones en PowerPoint. Bueno, desde el punto de vista del intérprete el PowerPoint suele ser un gran aliado, sé que suena contradictorio con todo lo que he escrito antes pero dejad que lo explique.

Muchas veces cuando estás preparando una interpretación no tienes más material que el programa del día y con eso no basta para elaborar un glosario realmente práctico. Así que cuando los ponentes empiezan a enviar sus presentaciones en PowerPoint lo que hacen es facilitarte el trabajo y asegurarse de recibir una interpretación de mayor calidad. Las diapositivas nos permiten ver el vocabulario que va a usar ese ponente, puede incluir algunas de las citas que quiere leer, cifras relevantes, enlaces a otros documentos, imágenes que nos ayuden a entender conceptos. En definitiva, esas ponencias nos resultan muy útiles.

Además, sabes a lo que te vas a enfrentar cuando lees en el programa que el ponente tiene 15 minutos y luego te llega un archivo con más de 50 diapositivas. Ese ponente va a ir a toda velocidad o va a saltarse varias. Normalmente suele ser lo primero, así que te preparas haciendo algo de práctica de velocidad en casa para llevar el cerebro bien entrenado.

A estas alturas de la entrada muchos estarán preguntándose si estoy a favor o en contra de las presentaciones en PowerPoint. La respuesta es sencilla: si se usan bien, estas presentaciones son eficaces y muy útiles para los intérpretes. Nos permiten seguir el hilo del discurso, comprobar las cifras que escuchamos al leer la pantalla y nos ayudan en la preparación del glosario. Si no se utilizan bien pueden generar charlas pesadas, con demasiados datos y referencias. El público tiende a desconectar al cabo de unos minutos pero nosotros debemos mantener el nivel de concentración y siempre cuesta más cuando la presentación es demasiado densa.

Sin embargo el mundo de las ponencias está evolucionando. Ya lo comenté en una de las entradas que escribí sobre TEDxCibeles el año pasado. La revolución digital y de las redes sociales no solo ha cambiado nuestra manera de relacionarnos sino que ha modificado el modo en el que nos comunicamos y expresamos nuestras emociones. Ya no nos basamos tanto en la palabra escrita. La imagen, el vídeo y el sonido han acabado por encontrar su lugar en nuestras conversaciones.

Nikhil explicó que los alumnos se aburren en clase con ayuda de Barney
Nikhil explicó que los alumnos se aburren en clase con ayuda de Barney

Nikhil Goyal usó imágenes más propias de Tumblr para exponer sus ideas en TED y me resultó de lo más interesante. Lo primero que pensé fue que era muy joven y es lógico que aproveche el mismo tipo de comunicación que usa para hablar con sus compañeros de clase, sus amigos, etc. Sin embargo, es una tendencia que no deja de sorprenderme y que claramente empieza a no ser la novedad, más bien todo lo contrario.

La segunda parte de esta entrada se publicará en breve y se centrará más en la parte audiovisual de las presentaciones.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace siete años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

10 thoughts on “Muerte por PowerPoint y la generación digital

  1. ¡Hola, Aida! La verdad es que las diapositivas pueden ser un gran aliado del intérprete, porque además, existe el ponente “lector” que se limita a leer lo que tiene escrito en la diapositiva, lo cual facilita bastante el trabajo del intérprete.
    Sin embargo, si nos ponemos en la piel del espectador, cuando el ponente se liminta a repetir lo que tiene escrito en una presentación de letra diminuta en blanco y fondo azul marino puede resultar aburrido y bastante soporífero.
    ¡Espero con ganas la continuación de la entrada!

    Leticia

    Me gusta

    1. Exacto, esa es la contradicción. Por una parte eres intérprete y te resultan útiles, pero también eres público y a veces es difícil mantener la concentración cuando la charla es demasiado aburrida.

      Me gusta

  2. Hola, Aída:

    Me ha parecido muy interesante tu entrada. Yo, recientemente, me leí el libro “Presentation Zen” de Garr Reynolds, que es considerado actualmente uno de los especialistas más importantes en el ámbito de las presentaciones. Menciona precisamente esto que tu comentas sobre “la muerte por Power Point”, y da otro tipo de consejos y propuestas para realizar presentaciones más visuales y menos cargadas de texto (de ahí viene la coletilla “Zen” del título).

    A mí, personalmente, siempre me ha parecido muy útil apoyarme en una presentación de Power Point, pero desde hace un tiempo estoy aplicando nuevos métodos para eliminar texto y hacer presentaciones que sean más minimalistas. A fin de cuentas, no podemos olvidar que el protagonista de una presentación es el ponente, y que lo que verdaderamente tiene importancia es lo que diga esa persona, no lo que refleje la pantalla. No podemos olvidar que la información que aparece en la pantalla debe de ser simplemente un apoyo visual, y no la protagonista de la charla (porque, si no, casi que sería mejor enviar la presentación y que la gente la leyera en su casa, ¿no?) :-).

    Un saludo,

    Rafa

    Me gusta

    1. Muy interesante, tengo que comprar el libro. Al trabajar con ponentes he desarrollado una gran curiosidad por el tema de las presentaciones y las técnicas para hablar en público.
      Coincido en que el ponente es la estrella, la gente acude a escuchar su mensaje y si quieres que lean algo basta con colgarlo en una web o en proporcionarles copias en papel para que lo lean después.

      Me gusta

  3. Gracias por otra entrada relevante y interesante. Yo también he leído el libro de “Presentation Zen” y como Rafa, se lo recomiendo altamente. He usado sus métodos para mejorar mis presentaciones con mucho éxito. Usar más imágenes que palabras no le ayuda mucho al intérprete es cierto pero para eso está la sección de notas, las cuales se pueden compartir fácilmente.

    Mientras estoy completamente de acuerdo con emplear más lo visual sobre lo escrito, mi formación como maestra me dice que cada uno aprende de una manera distinta y no todos captan la información cuando está principalmente auditiva. Hay que encontrar un punto común.

    Me gusta

    1. Lo tengo ya en la cesta de la compra. Muy interesante el comentario sobre las formas de aprender y captar información de cada persona. Estoy de acuerdo que no todo el mundo aprende con estímulos visuales. Desde luego ser un buen ponente es complicado, quizás por eso valoramos tanto cuando nos toca uno en una conferencia.

      Me gusta

  4. Interesante post. En mi opinión la clave está en que el contenido de las diapositivas sirva para no perder el hilo, pero que nunca se convierta en el eje principal de una presentación. Un secreto es crear frases abiertas con los títulos de cada diapositiva y que estas formen frases completas al tomar varias diapositivas encadenadas.

    Me gusta

  5. A mí me parece estupendo que el ponente se apoye en Powerpoints y se los haga llegar al intérprete, pues siempre proporciona un hilo sólido del que tirar para elaborar glosarios y conocer a grandes rasgos el tema de su charla.
    El que es buen ponente tratará de hacer llegar un mensaje claro a los asistentes, no de bombardearles con información. Y el mal ponente…siempre prefiero que se apoye en una diapositiva abigarrada que ya conozca que que lea un discurso para mí desconocido a toda velocidad y sin mirar al público (que los hay, y muchos, sobre todo los políticos que utilizan material escrito por terceros).

    Así que tanto si el ponente es bueno como si es malo, contar con información previa siempre ayuda.
    Y luego están los que escriben 20 líneas de texto por diapositiva con la disculpa de “esto luego se lo entregamos a modo de material, para que puedan profundizar en casa”….

    Como espectadora, estoy convencida que un buen powerpoint con un guión de la charla al principio (si procede), imágenes relevantes, buenos esquemas/gráficas y un puñado de palabras clave para ayudar a fijar conceptos es realmente útil.

    Me gusta

  6. Precisamente el pasado lunes escribí un artículo al respecto en mi blog defendiendo a PowerPoint de las críticas que recibe. Creo que los verdaderos culpables son los malos presentadores que utilizan esta herramienta (o cualquier otra) sin criterio alguno.

    http://www.presentable.es/software/el-pueblo-contra-powerpoint-turno-de-la-defensa/

    Antes de criticar a la herramiente, uno debe ser honesto consigo mismo y admitir que quizás deba aprender a presentar correctamente. Si este es el caso, quizás este curso online gratuito pueda ayudar.

    http://www.presentable.es/curso-de-presentaciones-online-gratuito/

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s