Londinium, IAPTI y los scones de crema

La semana pasada viajé a Londres para asistir a la primera conferencia internacional de IAPTI (Asociación Internacional de Profesionales de la Traducción e Interpretación) que tuvo lugar en el hotel Hilton London Kensington el sábado 5 de octubre.

Interesante lista de ponentes
Interesante lista de ponentes

En los últimos años he acudido a varios congresos de traductores en España y desde Lisboa no asistía a un evento internacional fuera de mi país, me pareció interesante escuchar las opiniones de profesionales en activo en otras partes del mundo, para saber más sobre lo que pasa en sus ciudades y mercados, así como para aprender de sus aciertos y problemas.

Bienvenidos al congreso de IAPTI
Bienvenidos al congreso de IAPTI

Dado que el programa era de lo más completo y solo teníamos un día, la jornada arrancó a primera hora con un ligero desayuno mientras nos repartían documentación, una bolsa y una chapa.

Traductores e intérpretes al inicio del día
Traductores e intérpretes al inicio del día

La ciudad fue elegida para rendir homenaje y dar voz a los intérpretes que están defendiendo una condiciones de trabajo justas frente las tarifas que se ofrecen a los intérpretes judiciales en Reino Unido desde que el Ministerio de Justicia firmó un acuerdo con un proveedor que cambió por completo las reglas del juego. Madeleine Lee y Eileen Ford nos explicaron lo que había ocurrido en 2010 y lo que se estaba haciendo para resolver la situación.

Al ver los problemas que planteaba el nuevo acuerdo, los intérpretes se pusieron en contacto con el ministerio que respondió: “We understand your concerns, but we do not share them” (Básicamente: comprendemos vuestra preocupación pero no somos de la misma opinión). Una cosa que quedó clara es que el ministerio había sido informado de todo, no pueden decir que no sabían de qué iba el tema.
Un buen número de intérpretes tomó la decisión de no seguir trabajando con esas condiciones a modo de protesta.
Lo que dijeron los intérpretes
Lo que dijeron los intérpretes
La respuesta del ministerio
La respuesta del ministerio

Además de informar y negarse a aceptar las condiciones, los intérpretes se unieron en un esfuerzo para dar a conocer la situación a través de redes sociales, los medios de comunicación y blogs. Uno de los blogs que recomendaron consultar es el de PIA – Professional Interpreters’ Alliance. Como en toda huelga, algunos intérpretes sí aceptaron y otros han pasado más 615 días sin trabajar. Lo cierto es que debido al caos producido por esta decisión, algunos juzgados pueden contratar a sus propios intérpretes independientemente del acuerdo con la agencia encargada de ofrecer el servicio.

Parte de los problemas que se han generado
Parte de los problemas que se han generado
Todo el tema salió de nuevo en la mesa redonda dedicada al tema peliagudo por excelencia: las tarifas. Lo que más me gustó fue que en la sala había gente de muchos países y es increíble ver que las cosas no son mucho más diferentes en Argentina, Estados Unidos o Islandia.
Esta semana el blog Interpreter Diaries ha publicado una entrada sobre la interpretación en los servicios públicos en Holanda que vale la pena leer: The death of the healthcare interpreting in the Netherlands. Parte de esto se trató en esta mesa redonda y no tenía la menor idea de cuál era la situación en este país, de hecho, pensaba que era justo la contraria.
En una mesa sobre tarifas salió a relucir la ley de la competencia que ata de pies y manos a las asociaciones a la hora de informar a los socios sobre las realidades del mercado.
la foto (37)

Uno de los problemas que casi todo el mundo tenía era el tema de la “profesionalización” de la profesión. Es decir, si el cliente no nos considera un servicio serio, es lógico que no entienda el motivo por el que tiene que pagar determinada cantidad que considerará elevada. Un cirujano te pide una suma importante pero sabes que ha tenido que hacer al menos 8 años de carrera, especializaciones, etc. Es una información que compartimos todos, sabemos que es complicado llegar a ser cirujano y que tienes que ser un buen profesional para conseguirlo. Nosotros dedicamos tiempo, dinero y esfuerzo a formarnos y a mejorar, no debemos vendernos barato, es importante que entendamos lo que somos para poder transmitírselo al cliente, el cambio empieza por nosotros.

Muchos clientes asumen que si hablas otra lengua puedes traducir o interpretar, lo hemos leído, visto y escuchado muchas veces. Varios intérpretes contaron anécdotas muy reales:

– Why are you complaining? You only have to translate (¿Por qué te quejas si solo tienes que traducir?) – a un intérprete al que no le habían facilitado la información previamente para que preparase el tema.

– It is ok as long as you can speak a bit of foreign (Nos vale si eres capaz de hablar un poco en un idioma extranjero. Básicamente si hablas como un guiri te contratamos).

A mi me pasa con bastante frecuencia que el cliente al terminar me pregunta:

– ¿A qué te dedicas?

– A interpretar y traducir.

– ¿Haces esto a menudo?

– Sí, bastante, es mi trabajo.

– ¿Y de esto se come?

Quedó claro que es nuestra responsabilidad educar a los estudiantes y al cliente. Quejarse en Twitter y en blogs que solo leemos los del gremio no sirve de mucho.

Otro de los temas clave de la conferencia fue la ética en el trabajo. Arrancamos la mañana con la charla de Mona Baker que nos recordó que todo lo que hacemos tiene implicaciones éticas y hay traductores que no trabajan para ciertas empresas por ese motivo. Dijo que las aulas en la universidad enseñan la traducción en un entorno demasiado neutro en el que no se mencionan los posibles dilemas éticos. También apuntó que no es cuestión de enseñar un código ético en clase, más bien es favorecer la existencia de debates sobre estas cuestiones para que cada uno tome sus propias decisiones.

Mona Baker en acción
Mona Baker en acción

El debate sobre ética continuó en varias sesiones pero a veces se confunden las líneas que separan la ética de la imparcialidad del intérprete. Es algo que ya he debatido con compañeros en las últimas conferencias y que planteó un par de conversaciones interesantes en el Encuentro Lucentino que se celebró en Alicante el otoño del año pasado.

Otra de las sesiones de la mañana que me gustó fue la de interpretación médica. Hay varios tipos de situaciones en las que podemos hablar de interpretación médica. La primera que imaginamos es la que entra más en la carpeta de interpretación en los servicios públicos: un paciente en una consulta, etc. Pero hay más opciones. Yo trabajo en conferencias de temática médica en la que se explican tratamientos, nuevos dispositivos, fármacos, ensayos clínicos o conferencias de tipo más divulgativo organizadas por asociaciones o centros de salud.

De lo que se habló aquí fue de los intérpretes que tienen el amargo deber de dar malas noticias a los pacientes con cáncer en centros muy especializados en Estados Unidos.

Maria Karra nos habló de su experiencia en Estados Unidos con pacientes griegos y trató los tabús y las diferencias culturales que hay que tener en cuenta cuando trabajamos con enfermedades. Hay países en los que decir que tienes cáncer no plantea un problema, pero hay personas de otros países que se pueden sentir ofendidas. ¿Cuántas veces hemos leído en la prensa que alguien murió de una larga enfermedad o después de años de lucha contra la enfermedad?

El poder que conferimos a las  palabras va asociado a cada cultura
El poder que conferimos a las
palabras va asociado a cada cultura

En este tipo de interpretaciones es importante prepararse psicológicamente, mostrar un cierto nivel de empatía y ser muy preciso con el vocabulario, dado que el paciente está muy pendiente de cada palabra que interpretamos. Aquí realmente somos conscientes de nuestra función, nosotros permitimos que se produzca la comunicación, la generamos. Es un servicio que se ofrece tanto al hospital como al paciente, de ahí la necesidad de ser imparcial y no tomar parte.

Maria nos recomendó conocer bien los fármacos, no es nuestro trabajo encontrar equivalentes de un fármaco en los países de las lenguas de trabajo pero sí saber lo básico para tener contexto.

Si vas a dar malas noticias usa un tono de voz neutro, no dejes ver tus emociones, es lógico que las tengas pero no es el lugar ni el momento. Transmite seguridad, no cambies nada para hacerlo más agradable, debes ser muy preciso. Cuida el lenguaje corporal, ten en cuenta los silencios.

Nos dejó una lista de referencia que puede ser útiles para los intérpretes que se enfrenten a este tipo de casos: IMIA Code of Ethics, NCIHC National Code of Ethics, CHIA Standards of Practice, IMIA Standards of Practice.

Una de las mejores cosas fue la comida. Bueno, los lectores habituales ya saben que me puede el dulce y teníamos una selección de tartas deliciosas pero, en realidad, a lo que me refiero es que durante la comida compartí mesa con gente a la que no conocía de diferentes países y continentes y me encantó la conversación tan fluida que tuvimos sobre formación, situación de los intérpretes en el mercado y opciones de cambio. A mi lado tenía a dos intérpretes que además son profesoras así que os podéis imaginar todo lo que teníamos en común para tratar entre raviolis de setas y tartas con sabor a petit-suisse de fresa.

Scones de pasas con crema
Scones de pasas con crema

Por la tarde le tocó el turno a las charlas más enfocadas al marketing para traductores y autónomos de la mano de dos ponentes expertas en la materia: Valeria Aliperta y Marta Stelmaszak.

Valeria y todo su arsenal de tarjetas  antes de la charla
Valeria y todo su arsenal de tarjetas
antes de la charla

Valeria explicó la importancia de tener una buena imagen profesional, cuidar los detalles y esforzarse por causar una buena impresión a través de nuestras tarjetas profesionales, un logo hecho por un diseñador, artículos de regalo al cliente o una web con nuestros servicios. Los logos bien hechos ocultan mensajes, los colores usados e incluso el nombre que le pongamos a nuestra empresa puede ayudarnos o resultar perjudicial. Si vamos a dar el paso hacia el marketing de nuestros servicios, lo mejor es dedicarle tiempo y hacerlo bien.

Elegir un logo
Elegir un logo
Algunos ejemplos
Algunos ejemplos

Marta nos habló de la necesidad de conocer al cliente objetivo, al tipo de cliente al que le podemos ofrecer un servicio: ¿qué quiere? ¿Qué necesita? ¿Qué le gusta? En ocasiones lo primero que tenemos que hacer es cambiar la mentalidad y el enfoque para empezar a avanzar.

Las 8 cosas que necesitas para ser genial
Las 8 cosas que necesitas para ser genial

Y nos planteó un ejercicio útil: ¿Qué debemos eliminar, reducir, aumentar o empezar en nuestro negocio para llegar al objetivo que nos hemos marcado?

Y nos planteó un ejercicio útil: ¿Qué debemos eliminar, reducir, aumentar o empezar en nuestro negocio para llegar al objetivo que nos hemos marcado?

La única pena era no poder asistir a dos charlas a la vez. Tres salas en activo a la vez y tan poco tiempo. Me perdí la fantástica charla de João Roque Dias (aunque la seguí a través de Twitter).

Esta conferencia me ha permitido descubrir a gente como Sergio Viaggio y Geoffrey Buckingham, que expresaron su opinión de un modo impresionante.

Al final de la jornada se realizó un sorteo de cursos, tazas, webinarios y una licencia de MemoQ. Fui la afortunada ganadora de un webinario (aunque aún no me han escrito por lo que quizás había otra Aida en la sala y yo me levanté a saludar por error).

Sorteo
Sorteo
Sé que llegados al final de la entrada muchos se preguntan: ¿los scones estaban tan ricos como para ser incluidos en el título?
Sí, lo estaban, a media tarde casi todo está bueno pero ir a Inglaterra y no comer scones debería ser delito.
2013-10-06 16.29.37 (2)

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace siete años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

10 thoughts on “Londinium, IAPTI y los scones de crema

  1. Aída: completísimo resumen; me encantó que lo complementaras con las fotos. Compartimos algunas charlas, pero lamentablemente, entre disertaciones, cafés y scons, no pudimos hablar personalmente; ojalá pueda ser la próxima. Respecto del tema ético, creo que planteás un punto interesante; creo que el conflicto que podría darse entre mantener nuestra imparcialidad profesional y nuestros prinicipios éticos al mismo tiempo podría hallar una salida en esas estrategias de las que hablaba Mona Baker (y que van desde rechazar un trabajo por razones éticas hasta buscar algún tipo de distanciamiento discursivo cuando ya estamos metidos en el asunto y nos damos cuenta de que algo choca con nuestros principios). Por supuesto, en traducción e interpretación no existen ni el “siempre” ni el “nunca” y todo depende de la circunstancia. Es un debate que está empezando y ya era hora. La profesionalización de la traducción e interpretación también implica una deontología, que es precisamente lo que está faltando. ¡Saludos!

    Me gusta

    1. Siempre que puedo incluyo imágenes, creo que enriquecen cualquier entrada, te transportan al lugar o la situación (hasta cierto punto).
      Sobre lo que comentas de la ética y la deontología, en efecto, estoy de acuerdo. Este tipo de cuestiones parecen fáciles y no lo son. Muchas veces al interpretar o al traducir se nos plantean debates y nos faltan herramientas para tomar nuestras propias decisiones.
      Me resultó muy interesante escuchar las opiniones de los asistentes, no son temas que suelan tratarse en las conferencias a las que he asistido hasta ahora.

      Me gusta

  2. ¡Buenas tardes! ¡Genial! Muchísimas gracias, Aida, y muchísimas gracias a los participantes.
    Aida, esa frase en inglés es mejor traducirla así:”Comprendemos su preocupación y no la compartimos.”

    Me gusta

  3. Cristina, porque según las reglas de imagen profesional y personal es correcto usar la conjución “y”, y no “pero”. Porque el uso de “pero” borra la primera parte de la frase. Y el verbo “to share” significa “compartir”. Besitos.

    Me gusta

    1. Yelena, ¿entonces eres partidaria de alterar sin más la oración, con todo lo que implica, en aras de unas supuestas reglas? ¿Y cómo es que, de ser así, te parece criticable la traducción de “share” que hace la autora de esta bitácora?

      Que conste que soy la primera en reconocer que este no es el sitio más adecuado para enredarme en debates teóricos.

      Me gusta

      1. Siento meterme en un debate sobre traducción, pero la entrada trata sobre un congreso en Londres y simplemente añadí una traducción a una cita literal para aquellos lectores que no hablen inglés, dado que no quería alterar la cita. La intención nunca fue dar una clase de traducción. Entiendo que nos apasiona nuestra profesión pero estoy de acuerdo con Cristina.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s