La nostalgia en blanco y negro

Sé que se termina el año y parece el momento oportuno de hablar de ese deseo que a veces nos invade de echar la vista atrás y de pensar, aunque sea solo durante unos segundos que todo tiempo pasado, fue mejor.

Ayer tuve la oportunidad de interpretar la presentación del libro Los inconformistas del fotógrafo Martin Parr editado por La Fábrica en una de las fantásticas tardes culturales organizadas dentro de las actividades del Club Havana 7 Cultura Abierta.

El libro en el taburete de la intérprete
El libro en el taburete de la intérprete

Lo bueno de llegar con tiempo es que consigues tener algunos minutos a solas con la persona a la que vas a interpretar y eso siempre ayuda.

Johnny vigilaba el cuaderno de notas antes del acto
Johnny vigilaba el cuaderno de notas antes del acto

Martin Parr no solo es un fotógrafo con un público fiel e interesado, además sabe aprovechar a su intérprete y jugar con los elementos.

A mucha gente no le gusta demasiado o incluso nada tener un intérprete de consecutiva porque piensan que se pierde tiempo, que parte del público se aburre mientras espera a la interpretación y que la otra parte se ve obligada a escuchar la información dos veces. No están del todo desencaminados, la consecutiva es útil para ciertos casos y hay que saber encontrar el equilibrio entre información y eficacia.

El artista me preguntó cómo iba a interpretar para preparar el discurso en base a eso. Salió muy bien, prácticamente todas las intervenciones eran tan breves que no era necesario tomar notas, bastaba con anotar las palabras clave o los nombres de otros artistas a los que mencionaba. En ocasiones solo me daba parte de una frase, unas palabras y cuando le miraba sorprendida me decía: “mujer, estoy dotando al momento de cierto dramatismo”.

Jugaba con la interpretación para crear un efecto en el público y trabajábamos en equipo. Él creaba la atmósfera, yo transmitía la información tal y como él quería. A ratos se detenía para hacer comentarios, tras la interpretación de una frase que requería especial mimo, me miró y dijo:

– ¿He dicho todo eso en inglés?

– Sí.

– Bueno, no se fíen de la traductora. Ahora, traduce eso.

– No se fíen de la traductora.

(Risas de los asistentes)

Pero estaba claro que tanto él como el público se fiaban de mi trabajo. A partir de ese momento, cada vez que terminaba yo una intervención decía totalmente convencido: Correcto.

Aida2

El libro que se presentó es una obra llena de nostalgia, con fotografías en blanco y negro de finales de los setenta que documentan la vida en una pequeña localidad con unas interesantes capillas inconformistas pero con pocos parroquianos. No son solo el recuerdo de una comunidad tradicional, tal y como dijo Parr, dan la impresión de ser instantes de un mundo casi medieval por lo lejano que nos parece ahora. El artista contó que son fotografías en blanco y negro puesto que en la década de los 70 si querías que te tomasen en serio no podías plantearte otra opción.

También recomendó la exposición Only in England, que se puede visitar en Londres en la galería Media Space y en la que se muestran las fotografías que aparecen en este libro junto con la obra del artista que le inspiró para crearlas: Tony Ray-Jones.

Es un gran coleccionista de libros de fotografía y se habló del creciente interés que despiertan estos libros en países como España. Yo misma ya tengo algunos en mi estantería.

Como decía al inicio, esta presentación formó parte de las actividades culturales que organizan La Fábrica y Club Havana 7 en Madrid y que continuarán a lo largo del mes de diciembre.

2013-12-02 19.07.46

Tratan temas tan interesantes como los que muestra el cartel y eso no es todo. Después de unos años en los que parece que no es posible beber nada que no venga de un menú selecto de gin-tonics, ayer fue la primera vez que vi el espectáculo que ofrecen al terminar la tertulia al preparar un “serve” de ron con canela y naranja en medio de la sala en la que se muestra parte de la exposición Celebrities de Mary Ellen Mark.

John Bellushi no parece muy emocionado con el ron
John Bellushi no parece muy emocionado con el ron

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

One thought on “La nostalgia en blanco y negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s