Intérpretes por el mundo: Suiza – Berna

No me había olvidado de las entrevistas a intérpretes en otras partes del mundo, sencillamente ha sido imposible publicar en las últimas semanas debido a la carga de trabajo pero ya tenemos la nueva entrega lista y en esta ocasión viajamos a Suiza de la mano de Scilla Di Donato.

En cabina, lista para trabajar en 3,2,1...
En cabina, lista para trabajar en 3,2,1…

– Durante dos años y medio has trabajado como intérprete pero tienes más años de experiencia profesional como traductora, ¿Por qué decidiste empezar a trabajar como intérprete? ¿Qué fue lo que te motivo a dar el paso? ¿Podrías contarnos un poco sobre la formación que recibiste en interpretación? 

Esta es la historia que cuenta como el fútbol y la policía me llevaron a ser intérprete…

Llevo más años de los que puedo recordar trabajando como traductora, de manera autónoma y en plantilla para varias empresas. A partir del año 2005 empecé a trabajar a tiempo parcial como traductora en plantilla para la policía de Berna en Suiza. Un día, me pidieron que fuese la “traductora” durante una sesión centrada en la revisión de la seguridad y organización de la Eurocopa del año 2008 (oficialmente, Campeonato Europeo de Fútbol de la UEFA o UEFA EURO 2008™), dado que Berna era una de las ciudades que iba a albergar el campeonato. En aquel momento no tenía ni idea de lo que suponía interpretar. Me pidieron que hiciera la “traducción” directa e inversa del inglés, alemán, francés y neerlandés, dado que eran los idiomas que hablaban los miembros del equipo de revisión. Menos mal que domino esos 4 idiomas…pero, como todos ya sabréis, el saber el idioma no te convierte en intérprete. De todos modos, la cosa salió (demasiado) bien y de repente yo era  *la* “traductora” para todas las reuniones sobre seguridad que iban a tener lugar en Berna con motivo del campeonato. La policía de la ciudad anfitriona contaba con la colaboración de agentes de policía y especialistas en hooligans  que venían de Francia, Italia, los Países Bajos y Rumania.

Cuando terminé este proyecto tan complicado pero al mismo tiempo tan interesante, tuve claro que necesitaba formarme para estar preparada en caso de que me volviese a encontrar en esa situación.

Buscar clases de interpretación por la tarde en Suiza fue imposible. De modo que opté por la mejor alternativa disponible: un curso de introducción a la interpretación judicial en tribunales en  ZHAW (más información en este enlace: http://www.linguistik.zhaw.ch/en/applied-linguistics/institutes-centres/institute-of-translation-and-interpreting/continuing-education.html).

El curso fue muy interesante y pensé que me encontraba preparada en caso de tener la oportunidad de interpretar de nuevo.

Mientras tanto, nuestra profesora (siempre le estaré agradecida por esto) pensó que yo tenía algo de talento y me sugirió que me convirtiese en intérprete de conferencia. Esto suponía tener que hacer el examen de admisión e iniciar un máster a tiempo completo a la edad de 38 años, además de dedicar 4 horas tres días a la semana para ir y venir a clase, sin dejar de lado mi trabajo con la policía.

Realizar el curso en el ZHAW en Winterthur (cerca de Zurich) fue obviamente una excelente decisión. Me ofrecieron un curso hecho a medida para mi combinación de idiomas (tan solo eramos 3 estudiantes con francés como lengua A y era la única que trabajaba con la combinación de neerlandés-francés, por lo que mis profesores tenían que venir en un vuelo desde Paris y Bruselas dos veces al mes). Además estaba la ventaja de tener instalaciones de última tecnología a nuestra disposición y trabajar en grupos pequeños, lo que hizo que el aprendizaje fuera eficaz y de gran calidad.

Sinceramente, nunca me he arrepentido del esfuerzo y el sacrificio que supuso estudiar (tuve que dejar de lado la vida social durante dos años). Descubrí mi vocación (algo tarde). Sigo trabajando como traductora y me parece que las dos profesiones se complementan. Estoy segura de que ser traductora me ayudó al prepararme para ser intérprete y que mi trabajo en la interpretación me ha convertido en una traductora más rápida y segura de mis decisiones.

– Has trabajado a tiempo parcial con la policía de Berna y ahora has decidido ser autónoma a tiempo completo, es un cambio interesante. ¿Qué puedes contarnos sobre el mercado de la interpretación en Suiza (desde el punto de vista de una autónoma)? ¿Dónde sueles trabajar más: en tu ciudad, en todo el país/ Europa? ¿Cuáles son en tu opinión los temas más habituales en los proyectos de interpretación? ¿Cuáles son tus áreas de especialización?

El mercado de la interpretación en Suiza es bastante interesante, dado que existe un sector privado y las instituciones, nacionales e internacionales (la ONU entre otras).

Trabajo principalmente para el sector privado y, en ocasiones, para el sector público con algún encargo para el parlamento suizo (como se puede ver en la foto) en Berna, lo que es bastante emocionante y también representa un reto.

La mayoría de mis proyectos tienen lugar en Berna, Zurich y las ciudades y salas de conferencia que existen a medio camnio entre las dos, ocasionalmente también trabajo en Montreux y Lausanne.

La mayor parte de los clientes me contrata para congresos de empresa, que suelen realizarse en 2 o 3 idiomas en Suiza. También trabajo para las federaciones deportivas, los sindicatos y las ONG. Por lo que los temas son muy variados y diversos (seguros, deportes, medio ambiente, educación, marketing, gastronomía y el sector del automóvil…). Esta amplía gama de temas es el motivo por el que me encanta este trabajo. Puedes ver desde dentro todo tipo de entornos laborales, conocer a personas de todas las profesiones y, durante un día, eres la experta en un tema sobre el que no sabías nada la semana pasada…

En el parlamento suizo
En el parlamento suizo

– ¿Haces tanto consecutiva como simultánea? ¿Qué piden los clientes? 

Casi todos los proyectos que recibo son de interpretación simultánea. Tengo suerte porque en Suiza hay muchas salas equipadas con cabinas bastante modernas. Por supuesto, en ocasiones nos toca usar el infoport portátil ( o bidule, que es como lo llamamos aquí) para los trabajos con menos asistentes.

Las únicas veces en las que hago consecutiva es en las interpretaciones para la policía. Ahora hago menos de esos encargos, pero cada cierto tiempo me llaman mis antiguos compañeros, puesto que les gusta poder confiar en una profesional a la hora de interrogar a los testigos, víctimas o acusados. Creo que a menudo no se valora este área de trabajo como debería, dado que exige mucho al intérprete y no cuenta con ese aire de prestigio que sí tiene la interpretación de conferencias. Además, con frecuencia te encuentras que los que llevan a cabo la interpretación para la policía no son profesionales, por eso suele tener mala reputación.

De hecho, estamos intentando solucionar el problema con un programa de formación para profesionalizar la interpretación judicial y para la policia en Berna. Estoy preparando un curso ahora con otro compañero. Lo primero que vamos a hacer es ofrecer un curso de formación intensiva de un día de duración para los que no sean profesionales pero que ya estén trabajando como intérpretes para la policía o en los juzgados. El objetivo es proporcionarles una formación básica en consecutiva y darles las pautas esenciales sobre la ética de la profesión y ayudarles a comprender el papel que desempeñan.

Soy consciente de que no es más que un grano de arena pero tenemos que empezar por algún sitio. Dentro de un año veremos si los resultados son satisfactorios y podemos dar el siguiente paso con este programa…

– Suiza tiene cuatro idiomas nacionales, de los que tres son idiomas oficiales. Esto debe representar un reto y crear un entorno interesante para los intérpretes. ¿Podrías explicarnos un poco cómo es la situación? ¿Es necesario trabajar con los tres idiomas oficiales o tan solo es una buena idea hacerlo? ¿Qué idiomas son en general los más demandados por los clientes? 

Suiza, que tiene el alemán, el francés y el italiano como lenguas oficiales, ofrece el terreno perfecto para que el intérprete pueda jugar. Por supuesto, muchos suizos son bilingües o al menos tienen unas nociones básicas de una segunda lengua. El cuarto idioma nacional es el retorrománico (también llamado rético o romanche), que habla una pequeña minoría de ciudadanos bilingües y que, por ese motivo, es irrelevante para los intérpretes desde un punto de vista objetivo. Por otra parte, el inglés cada vez ocupa un lugar más importante en la sociedad suiza, puesto que la población que habla francés y alemán lo emplean como lengua franca si no dominan la otra lengua oficial. Por ahora, el impacto de este idioma en la interpretación es reducido, muchos son consciente de que sus conocimientos del idioma son demasiado limitados para poder comunicarse de manera adecuada y sin restricciones.

En el sector privado, la mayor parte de los congresos se celebra en alemán o francés, el italiano lamentablemente queda relegado, porque la mayoría de los que hablan italiano también domina otra de las lenguas nacionales. En jornadas corporativas suelen poner una cabina de francés/alemán (con inversa) y a menudo incluyen también una cabina de inglés si el cliente es una empresa multinacional.

En el parlamento suizo, los debates del consejo nacional se llevan a cabo en varias lenguas y se interpretan de forma simultánea en todos los idiomas oficiales. Así que tenemos cabina de italiano, francés y alemán. Es posible seguir los debates en directo a través del streaming en internet en los tres idiomas usando este enlace: http://www.parlament.ch/E/SESSIONEN/WEBTVLIVE/Pages/default.aspx.

– Al hablar de Suiza resulta imposible no pensar en las Naciones Unidas. ¿La ONU ha ayudado a que la gente (el cliente) sepa y comprenda mejor lo que es un intérprete? 

Está claro que tener en Suiza organizaciones internacionales como la ONU, FIFA, UEFA, el COI y muchas otras ONG ha contribuido a dar visibilidad a la profesión. Aún así, igual que pasa en el resto del mundo, la interpretación sigue siendo un misterio para la mayoría. Por eso, es importante explicar a los clientes el motivo por el que trabajamos en pareja, la utilidad que supone tener la documentación y obtener tanta información como sea posible antes un proyecto, etc.

– ¿Qué puedes contarnos sobre las condiciones de trabajo en Suiza? ¿Cómo se acuerdan los términos de pago y detalles del proyecto? ¿Os facilitan material? ¿Es necesario ser miembro de alguna asociación específica? 

Prácticamente todos los profesionales trabajan de acuerdo con las normas marcadas por AIIC, incluso si no son miembros de la asociación. Así que tenemos un contrato por escrito con el cliente y, si todo va bien, nos pagan en un plazo máximo de 30 días.

En cuanto al material de investigación, eso depende del cliente. Algunos nos envían las presentaciones en Power Point o los discursos días antes, pero lo más frecuente es que te llegue todo la noche antes de la interpretación o que no llegue nada.  A mi me parece que ayuda hablar con el cliente después del proyecto, para recalcar lo útil que ha sido tener acceso al material de estudio antes del congreso y explicar que eso ha mejorado la calidad del trabajo.

En Suiza hay varias asociaciones para traductores e intérpretes. Soy miembro de DÜV – Interpreters’ and Translators’ Association, que también tiene agencia propia.

– El networking parece ser el santo grial del sector, ¿estás de acuerdo? ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Claro, ser miembro de una asociación o pertenecer a una agencia no te garantiza trabajo. Aquí pasa lo mismo, el networking es la receta del éxito. Mientras estudiaba tuve la suerte de tener profesores que además eran profesionales en activo y me ayudaron a entrar en el mercado, fui compañera de cabina en sus proyectos y algunos me contrataron en varias ocasiones hasta que nos convertimos en compañeros habituales. Es de gran ayuda contar con este tipo de apoyo cuando empiezas. Luego, por supuesto, la calidad de tu trabajo es tu mejor activo. Suiza es un país pequeño y todo se sabe en poco tiempo. Cuando un cliente está satisfecho con el trabajo volverá a llamarte y te recomendará a otras personas. Es cierto que esta es un arma de doble filo: si un día no aciertas, todo el mundo se enterará…

Aún no he diseñado una estrategia de networking. Ni siquiera estoy en las páginas amarillas. Hasta ahora, el contacto directo con clientes y con otros compañeros de profesión ha dado sus frutos.

 

– ¿Qué es lo más curioso (raro) que te ha pasado en el trabajo?

Siempre escuchó las anécdotas divertidas de los compañeros y parece que tienen un montón. Es verdad que debido al estrés que pasamos en cabina, a veces ocurren situaciones extrañas y graciosas, pero son casi “bromas privadas” y pueden no ser tan divertidas para los lectores.

En lugar de eso, déjame que te hable de un trabajo que me emocionó mucho y además fue todo un reto:

Después de dar un discurso sobre la motivación, los deportes y el equilibrio entre vida laboral y personal, el ponente, que había sido político en Suiza, empezó a responder las preguntas del público. Era mi último turno de la jornada, mi compañera de cabina ya estaba recogiendo sus cosas y preparándose para irse. Todo iba bien hasta que una pregunta del público generó una respuesta inesperada y muy personal. El ponente, que acababa de publicar su autobiografía, empezó a contar la muerte reciente e inesperada de su hijo y el modo en el que esto estaba afectando su vida y la de su mujer. Fue tan sincero al hablar de esta tragedia conmovedora que todo el mundo en la sala empezó a llorar. La cabina estaba situada de tal modo que podía ver tanto al público como al ponente. En ese momento, al ver a todas esas personas emocionadas y al darme cuenta de lo que estaba diciendo, tuve que hacer un esfuerzo para no llorar y me costó mucho que no me fallase la voz. Pulsé el botón Mute, cerré los ojos, respiré hondo y volví a empezar, en un tono de voz más bajo, más cerca del micrófono y concentrada en la respiración. Eso fue lo que me permitió terminar esa intervención. Después, me di cuenta de que probablemente esa era la única situación para la que no me habían preparado durante el curso de formación.

– ¿La crisis económica ha afectado el mercado en Suiza? Si es así, ¿de qué manera? 

No puedo hablar sobre todo el mercado suizo, pero en mi zona, las cosas parecen estar bastante estables ahora mismo. De vez en cuando un cliente rechaza un presupuesto porque le parece muy caro. Pero no puedo saber si está relacionado con la crisis o si se trata únicamente de un intento de negociar tarifas. De todos modos, nunca bajo las tarifas para conseguir un trabajo; eso generaría un impacto negativo en la profesión. Nunca le pedimos al dentista o al cirujano que baje los precios, porque esperamos que nos ofrezca un servicio profesional. No veo ningún motivo por el que este razonamiento no se pueda aplicar también a los intérpretes y traductores.

– Ultima pregunta, una un poco más personal: ¿Por qué eres la “intérprete escurridiza”? 😉

Creo que los intérpretes son escurrizos por definición. Somos fantasmas, tan solo una voz en los oídos de la gente, generalmente somos invisibles…y aún así fundamentales. Es un tipo de trabajo perfecto para mi personalidad extrovertida y tímida. Me encanta estar dentro de la cabina, lejos de los ojos del público y, a la vez, saber que me prestan toda su atención.

Igual que los actores, nos convertimos en la voz del ponente, así que lo que hacemos es relevante, pero quiénes somos no tiene la menor importancia.

Otra contraducción que hace que este trabajo sea tan fascinante…

eaKJ29Ph
Una cabina con vistas (muy apetecibles)

Publicado por

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s