Las intérpretes del invierno

No hace mucho tuve la fantástica experiencia de trabajar junto a una cabina de ruso. Hasta ese momento solo había compartido sala con cabinas de francés, alemán, italiano, polaco y portugués. Claro que el mundo no se acaba en un puñado de lenguas y era un verdadero placer aprovechar los descansos, mientras mi compañera trabajaba con soltura, para escuchar un poco la interpretación de inglés a ruso de Ksenia y Alexandra. Además de ese pequeño disfrute, friki donde los haya, conocí a dos intérpretes encantadoras, no me pude contener y les pedí que formasen parte del blog.

 

Alexandra y Ksenia durante la entrevista
Alexandra y Ksenia durante la entrevista

 

– ¿Qué hace una chica rusa como tú en una cabina como esta? ¿Cómo has acabado en Madrid interpretando?

K– Yo voy a contar una historia larga, si se puede. Me llamo Ksenia Mazheyko, soy de Ekaterimburgo, una ciudad preciosa, muy bonita, en el norte, norte, norte, más al norte que Santander. Empecé a trabajar en traducción casi desde que acabé la carrera, aunque estudié filosofía y tras varios años con esa experiencia decidí subir el nivel y hacer un máster. Así que vine y cursé el máster en Alcalá de Henares. De hecho, es el mismo máster que hizo Alexandra. En este máster una de las profesoras me dijo: Ksenia, una día harás interpretación simultánea y te gustará. Eso fue lo que pasó, un día hice cabina y me gustó. Por eso estoy hoy en esta cabina.

 

– Alexandra, misma pregunta, ¿qué haces en esta cabina?

A– Yo hago lo mismo que Ksenia, interpretar. Mi nombre es Alexandra Malyshenko y soy de Vladivostok, que es donde termina el Transiberiano, está en Asia, en el extremo más oriental de Rusia, más allá del norte del Ekaterimburgo de Ksenia.

 

– Y más al norte de Santander…

K– No, al norte no.

A– Más allá, pero al este. Cuando empecé la universidad, me puse a pensar en qué quería hacer, dado que todos en mi familia son traductores de chino y japonés, porque está al lado. China está a cuatro horas en autobús. Por lo que yo pensaba, bueno, hay opciones de estudiar inglés, francés, alemán y español. ¿Qué lengua estudio? El francés no me gusta, con alemán trabaja una amiga y no quiero hacerle la competencia, ya hablo inglés, así que decidí estudiar español.

 

-No es que esté precisamente al lado. Si China está a cuatro horas, España debe estar…

A– A quince horas en avión de distancia. Pero, por esta elección tan poco frecuente me dieron una beca de filología hispánica y vine a estudiar dos años de la carrera a la universidad en Alcalá de Henares. Aún no había crisis y nos pagaron la beca, el billete de avión, el alojamiento y la matrícula. Cuando regresé a Rusia no había trabajo en mi ciudad con esta combinación, hay si trabajas con chino y japonés. Así que volví a Madrid a hacer un máster, el mismo que hizo Ksenia pero un año después. Me quedé, no sé el motivo pero estaba buscando, pensando si me iba a Latinoamérica, me quedaba aquí o si estudiaba otra cosa y me salió un trabajo de simultánea a través de nuestro profesor del máster, Antonio, que nos daba clases de simultánea aunque no estaba en plan de estudios, porque es un máster de traducción en los servicios públicos. Él consiguió darnos las clases y ha sido lo que más nos ha servido, mira, aquí estamos las dos interpretando.

 

Alexandra en acción
Alexandra en acción

 

-¿Cómo veis el mercado de la interpretación con ruso en Madrid?

K– No sé cuál será la palabra correcta. Había mucho mercado de interpretación con ruso en el 2011, porque era el año dual España-Rusia, por lo que se celebraron muchos eventos culturales, científicos y políticos en ruso. Creo que fue el año en el que más trabajé en simultánea. Desde entonces, con la crisis la actividad empresarial no es igual de activa y diría que, incluso, el último año o año y medio hago más traducción e interpretación con la combinación inglés-ruso en España que con español-ruso. Diría que el mercado de la interpretación con ruso tiene mucho potencial. Deberíamos esperar a que acabe la crisis, se aclare la relación entre la UE y Rusia y después renacerá el interés comercial.

 

– ¿Hay mucha gente trabajando en Madrid con ruso?

K– Conozco a Alexandra, que es mi compañera de cabina de siempre. También conozco a un par de chicas más. En realidad, no hay tantos intérpretes profesionales.

A– Sí, por ejemplo, cuando hace falta buscar intérpretes, porque algunos clientes me piden referencias de gente en Valencia, Barcelona, siempre cuesta. Hay mucha gente que habla ruso, gente de Rusia que lleva aquí diez o veinte años, pero cuando les ofrecen una simultánea, te dicen que no. Incluso gente que ha estudiado la carrera, que rechazan el trabajo porque piensan que les falta todavía más preparación, sienten que no son capaces de hacerlo.

 

 

 

– Es bueno que al menos la gente no se lance a la piscina sin contar con una buena preparación. Pero, si uno quisiera continuar con su formación, con el ruso con idioma de trabajo, ¿hay opciones: máster, cursos, centros privados, seminarios? ¿Hay algo en España y en Madrid? ¿Hay oferta o es algo muy limitado?

A– Hay una empresa de traducción que hace cursos de simultánea y tiene la opción de ruso. Me hablaron muy bien de ellos, pero cuando les escribí me dijeron que por el momento no van a organizar nada.

 

la foto 6

 

– ¿Y en las universidades? En la de Alcalá de Henares obviamente tienen ruso como idioma de trabajo.

K– Si hablamos de cursos de máster, cuando estaba buscando un programa para cursar, solo encontré uno con la combinación principal español-ruso, que era el de la universidad de Alcalá de Henares y que fue el que hice. También había un par de programas más, si mal no recuerdo uno lo ofrecía una de las universidades de Barcelona con ruso como lengua C o D junto con español e inglés. La oferta es muy limitada.

A– Y el precio.

K– Eso, es otra cosa a tener en cuenta, ¿cuánto cuesta? Primero es que se ofrezca pero luego tienes que ver el precio y decidir si puedes hacerlo.

A– Había un curso muy interesante con ruso-español en una universidad privada en Madrid, no recuerdo cuál, pero era un año de curso y costaba alrededor de 10.000€, así que primero pensé en hacerlo pero luego vi el precio y no era posible.

 

– ¿Creéis que sería interesante plantear cursos, seminarios, talleres prácticos a las universidades para que más gente pueda incluir el ruso como lengua de trabajo? ¿Os veis como futuras profesoras el día de mañana?

K– Esto dependerá del mercado, si hay demanda saldrá oferta formativa, naturalmente, no tendría nada en contra de ser profesora pero en un futuro. Durante los primeros años de mi carrera profesional daba clases de español además de traducir e interpretar y acabé algo cansada. Ahora ya no doy clases, solo me dedico a la traducción, pero en un futuro no me importaría volver a hacerlo, sobre todo si son clases de traducción.

A– ¿Clases de traducción? Creo que sería interesante, es más interesante dar una clase de traducción que dar clases de lengua. Creo que si lo comparo con España, no es que piense que sea un punto débil, pero me parece que en Rusia se enseña mejor la traducción. Otra cosa es que los rusos que traducen aquí ya vienen preparados, no necesitan cursos adicional, bueno, de simultánea puede que sí. De hecho, a mi me gustaría hacer más cursos. Los españoles que dominan el ruso como para poder hacer simultánea no son muchos, al menos yo conozco pocos.

 

 

– Hablemos de los organismos internacionales. El ruso es una de las lenguas oficiales de la ONU, ¿hay opciones? ¿Hay mucha gente interesada en esas plazas?

K– Sí hay oferta en el ámbito internacional, además de en la ONU. Pero si vamos a hablar de las Naciones Unidas, se convocan exámenes para traductores de ruso cada tres o cuatro años, si no me equivoco. No sé, dicen que hay casos de intrusismo, aunque tampoco nos podemos fiar de todo lo que se dice, a pesar de que son exámenes oficiales, pero es complicado entrar. Además, está el problema de que los primeros seis meses si pasas las pruebas te toca trabajar en la sede de Nueva York y luego te podrían mandar a cualquier parte del mundo. Las condiciones climáticas de algunos países no siempre se corresponden con la capacidad de adaptación de tu organismo, eso da miedo. A mí, personalmente, me costaría.

 

– Ahora, al más puro estilo televisivo, ¿qué es lo que echáis de menos de Rusia?

K– El invierno.

 

– ¿El invierno? ¿Has oído hablar de Salamanca?

K-Sí, he oído hablar de Salamanca, conozco la ciudad y me encanta pero el invierno ruso es blanco, echo de menos ver el mundo blanco, reluciente.

 

– Eres como la intérprete de Invernalia (Winterfell).

A– Es que es un concepto de invierno diferente al de aquí. Allí es invierno cuando nieva, no hace frío, sales a ver lo bonito que está todo pero no sales a la calle. Estás feliz porque sabes que como ha nevado se han cerrado las carreteras y que te tienes que quedar en casa. No hay que ir a la universidad, ni a trabajar. Pillas la manta, ves la tele, te preparas un té. El concepto de invierno tiene que ver con estar en casa, tranquilamente. Cuando sales ves lo bonito que está todo.

K– Hasta el aire, el olor, es diferente. Echo mucho de menos el sonido de la nieve recién caída bajo los píes, es impresionante.

A– El color del cielo cuando nieva.

 

– ¿Volveríais a Rusia a trabajar?

K– A trabajar probablemente sí, a vivir es algo más complicado. Ya tengo familia y casa aquí, tengo limitaciones para volver por eso. Pero, si por casualidad, a mi marido le mandan por trabajo a Rusia, seré la primera en animarle.

 

-Y la idea de ir a trabajar a Rusia, ¿se piden intérpretes? ¿Os llegan  peticiones de presupuestos de clientes en Rusia que necesitan intérpretes de español y que no encuentran a nivel local? ¿O los gastos de desplazamiento lo complican todo?

K– Sería bastante complicado, además la demanda de traducción e interpretación ruso-español en Rusia tampoco es muy elevada y en caso de grandes eventos, como los Juegos Olímpicos de Sochi, se solicitaron intérpretes y estos llegaron desde Moscú y San Petersburgo. En estas dos ciudades hay cursos de formación extraordinarios, de los que salen traductores e intérpretes muy profesionales. Por lo que la demanda para este tipo de eventos está completamente cubierta.

 

-Hay determinadas combinaciones de idiomas en las que los clientes están dispuestos a trasladar a los intérpretes de un país a otro. Pero, imagino que el coste del billete de avión no ayuda.

A-También hay que tener en cuenta que hay gente bien preparada, es lo que ha dicho Ksenia. La competencia en el mercado de traducción de Rusia es más tensa que aquí. La única vez que fui a un congreso en Rusia me quede impresionada con la calidad de los intérpretes, lo hacían perfecto, cada entonación, cada  palabra, cada punto y cada coma. Eran jóvenes, les preparan bien, trabajan bien y tienen cursos adicionales. Además te preparan de otra manera, salen muy bien formados. Pero curiosamente en Rusia se paga menos.

 

– ¿Gente muy bien preparada pero con tarifas más bajas?

A– Las condiciones de trabajo son diferentes en algunos casos. Aquí es normal tener pausas, descanso para la comida, tener un compañero en cabina y no trabajar más de un máximo de horas por día. En Rusia las condiciones no son malas pero sí son mejorables. Una amiga trabaja allí para una empresa y a veces hace simultánea ella sola con combinación de tres lenguas en reuniones de negocio.

K– Pero ten en cuenta que la vida en Moscú, aunque es cara, tiene muchas ventajas. Si una empresa te lleva a trabajar a Moscú te ayuda con transporte, formación, vivienda. Vas a vivir muy bien. Si os ofrecen trabajo en Moscú, puede ser una oferta muy interesante.

 

– Hemos hablado de la formación para traductores e intérpretes, pero si comparamos la universidad en España y en Rusia desde el punto de vista de precios, ¿la matrícula es asequible o si quieres una buena formación tienes que pagar?

K– La formación especializada en interpretación se consigue después de la carrera, con un máster y ahí siempre vas a tener que pagar bastante. Las pruebas de acceso son muy duras, si no has terminado con unas notas buenas en un colegio concreto o en una universidad determinada, se complica mucho que puedas entrar en el curso. Incluso aunque el dinero no sea problema, porque las plazas son limitadas y la gente que acaba estos cursos pueden entrar casi directamente en la Comisión Europea, porque con la preparación que tienen van a experimentar menos problemas a la hora de aprobar el examen, lo mismo pasaría con la ONU. Esta gente casi está fuera de la competencia, en el sentido que hay pocos profesionales que les puedan hacer competencia, ya están a otro nivel.

 

-¿Qué idiomas suelen incluir estos cursos? ¿Inglés, francés, chino?

K– El inglés es la lengua principal en todos los cursos, luego sería francés o alemán y últimamente también hay cursos con español, chino y árabe, ya que son las lenguas oficiales de la ONU.

A– En mi caso se estudia más chino, para francés no hay nada y el chino es uno de los idiomas más fuertes. Chino, japonés, coreano, también suelen incluir el hindi, un año sí y un año no. Aunque yo quiero defender que no hay solo cursos de máster, las carreras también son buenas, en Moscú salen bien preparados. Cuando estaba en Alcalá había gente de mi ciudad y de Moscú y se notaba la diferencia. Por ejemplo, nosotros para aprender español cantábamos canciones, teníamos conversaciones de tipo informal, pero ellos ya tenían una preparación, con un montón de vocabulario, listas de palabras, mucha teoría, estaban muy bien preparados.

 

– ¿Hablas chino?

A– No.

– Toda tu familia traduce del chino.

A– Ya, pero yo no les hago la competencia, hablo español. Además en los pueblos de la frontera en China hablan ruso, por lo que no hace falta.

 

La cabina de ruso y al lado se intuye cuál es la cabina de inglés
La cabina de ruso y al lado se intuye cuál es la cabina de inglés

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s