Ponga un mute en su vida

La relación entre el intérprete y el micrófono es compleja. Es nuestro instrumento de trabajo y cuando nos toca interpretar sin micrófono le echamos de menos. Sin embargo, el micrófono es terrible a la hora de guardar secretos.

 

Pequeño pero matón
Pequeño pero matón

 

¿Cuántos telediarios se han frotado las manos al ver que a un político, director de cine o entrenador de fútbol le pillaban en un renuncio con el micrófono encendido? Todos nos podemos acordar de al menos uno de esos grandes momentos y de lo que pensamos: ¿Es que no podía darse cuenta y apagar el micrófono?
Los intérpretes tenemos un gran aliado para estas cosas: el botón mute o botón para la tos. En la lista de artículos necesarios para la interpretación simultánea de AIIC lo mencionan como uno de los elementos que debe formar parte del pupitre o panel del intérprete.
Polaroid (22)
Prácticamente todos los modelos con los que he trabajado cuentan con este botón. Desde que empiezas la formación te familiarizas con él, a veces con el riesgo de pillarle demasiado cariño. Se supone que su uso debe limitarse a esos momentos en los que el intérprete necesita beber agua rápidamente, debe hacer una consulta puntual a su compañero, mover papeles en la cabina o toser.
Cuando me explicaron esto la primera vez en cabina me pasó lo mismo que me sucedió durante el primer concierto de música clásica al que asistí. Basta que me digan que no puedo toser hasta el descanso para que me pique la garganta como nunca antes. Menos mal que en cabina no es absolutamente necesario esperar al descanso para toser como si fueses la protagonista de La Bohème, para eso tienes el ya famoso botón.
Si tan solo la vida tuviera un botón mute
Si tan solo la vida tuviera un botón mute

 

Lo siguiente que aprendes sobre el botón es que si vas a usarlo lo mejor es que lo pruebes antes de empezar a trabajar porque cada pupitre tiene su sistema, en algunos basta con pulsarlo una vez, en otros se trata de una palanca que debes subir o bajar, en otros hay que mantenerlo pulsado. Algunos pupitres indican con la luz del micrófono si este ha quedado o no mudo pero en otros debes confiar en que la tecnología no te falle.

 

El mute es el botón pequeño junto al de encendido del micrófono
El mute es el botón pequeño junto al de encendido del micrófono

 

Entre palancas y ruedas está el botón mute
Entre palancas y ruedas está el botón mute

 

El clásico

 

Nuevamente el botón junto a la palanca del micrófono
Nuevamente el botón junto a la palanca del micrófono

 

Foto0260

 

Los técnicos siempre te recuerdan que existe para evitar los comentarios a destiempo o los ruidos molestos que pueden escaparse desde cabina. Un intérprete una vez me preguntó si no sería más útil apagar el micrófono en determinados momentos en lugar de fiarnos del mute, puesto que había tenido una mala experiencia en la que creía que el micrófono estaba silenciado y dado que el botón había pasado por tantas manos, no hizo bien su trabajo y toda la sala se enteró de lo rico que estaba el croissant que se estaba zampando en un descanso entre ponentes. Me pareció que su idea no era mala pero es útil salir de cabina y ver las cosas desde el otro lado. Cuando apagamos y volvemos a encender el micrófono en cuestión de segundos o de escasos minutos el público percibe un pequeño sonido en los cascos, no llega a ser un chasquido en la mayor parte de los casos pero si se da cuenta de que has apagado el micrófono. ¿Es eso algo malo? No necesariamente, pero si lo hacemos muchas veces durante una jornada puede resultar molesto. Es mejor usar el mute.

Vale, esa parte ha quedado clara, pero ¿y si no hay botón de mute? ¿Es esa una posibilidad?

¿Ha visto el botón de mute por algún sitio?
¿Ha visto el botón de mute por algún sitio?

 

Sí, en muchos casos vamos a trabajar en cabinas que no son las estándar con sistemas más antiguos o simplemente diferentes. Por ejemplo, en la radio puedes trabajar en consecutiva o en simultánea pero no es habitual tener este botón. No pasa nada, solo hay que acordarse de que todo se emite y tener cuidado con los carraspeos, toses, etc. Lo bueno es que no suelen ser interpretaciones muy largas, por lo que no plantean grandes problemas.

 

Cuando interpreté a este caballero  ninguno de los dos podíamos toser en antena
Cuando interpreté a este caballero
ninguno de los dos podíamos toser en antena

 

En algunas de las cabinas de la televisión no hay opción mute ni nada similar. En el momento en el que el técnico te indica que empieza a grabar ya no hay marcha atrás, te toca tener cuidado con los papeles, la voz, los posibles ruidos y además interpretar correctamente. Es verdad que impone un poco al principio, pero como la interpretación exige mucha concentración, rápidamente se te olvida y te lanzas a la piscina.

En otras cabinas de televisión sí tienen una opción silenciadora pero es necesario mantener pulsado el botón todo el rato si quieres que el micrófono esté mudo. No parece nada del otro mundo, pero imaginad que empieza la retransmisión y el ponente da una vuelta, saluda a los asistentes con gestos de aprecio (pero sin palabras), un grupo de jóvenes del país le da la bienvenida con un espectáculo de danzas tradicionales que dura quince minutos y durante todo ese tiempo tu micrófono está encendido. En ese instante te puede picar la garganta o puedes sentir sed o simplemente no quieres que se escuche el ruido que hace la silla en la que estás sentado cuando te mueves. Así que no te queda otra que pulsar el botón (“la seta”) con ganas.

 

La seta y los post-it
La seta y los post-it

 

Nadie quiere oír al intérprete toser antes del discurso
Nadie quiere oír al intérprete toser antes del discurso

 

Siempre que estoy en una cabina me acuerdo de la anécdota que cuenta George Clooney de sus años mozos, cuando iba de extra al programa de noticias de su padre y se sentaba en la parte de atrás, en las mesas de redacción que se ven de fondo y hacía que tecleaba algo. El actor confesó que cada vez que lo hacía sentía terror de liarla en directo, pensaba que en cualquier momento le podían grabar poniendo caras o diciendo tacos.
El consejo que se suele dar es: usa el botón mute para la tos o beber agua, evitar comentar nada en cabina y si tienes que pedir ayuda a tu compañero usa una hoja de papel para anotarlo. Si el ataque de tos es digno de una opera lírica pide a tu compañero que se ocupe de la cabina un rato y sal a toser fuera. El micrófono de cabina es un ser indiscreto y no perdona.
P. D.: El blog ha sido nominado a los premios Community Choice de Proz 2014, muchas gracias por vuestro apoyo y este año, aunque no hay candidatos todavía en todas las categorías sí se ha notado el esfuerzo de la comunidad para demostrar el trabajo de los intérpretes, los blogs, los profesores y los ponentes. También estoy nominada como profesora y ponente, lo que me ha hecho mucha ilusión. Muchas gracias tanto si gano en algo o no.

 

Publicado por

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

5 thoughts on “Ponga un mute en su vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s