Un taller de traducción en Tarazona

Me encantan las novelas de ciencia ficción, por lo que soy una fan incondicional de los que las traducen, dado que sin su trabajo no habría podido descubrir algunos de los libros que más me gustaron durante la infancia.

La semana pasada, Manuel de los Reyes, uno de estos traductores, habló en Barcelona sobre su experiencia con este género. Aún se pueden leer las ideas principales en Twitter (#APTIC_CF).

Este verano, él fue uno de los profesores de los talleres de traducción que tuvieron lugar en Tarazona. Le comenté que iban a celebrarse estos talleres a una de mis antiguas alumnas, Nina Pantelic, porque sé que comparte mi pasión por la fantasía y la ciencia ficción. En agradecimiento por la recomendación, me ha enviado esta crónica sobre su experiencia del curso que espero os guste.

Crónica sobre un taller de traducción celebrado en Tarazona

 

A medida que las hojas empiezan a caer junto con las máximas de temperatura, a menudo recuerdo con cariño esos escasos e intensos días dedicados a la traducción del pasado mes de julio. Quizás debería echar la vista atrás un poco.

 

Todo empezó hace unos meses cuando envié un mensaje a mi antigua profesora de interpretación a través de una red social, un mensaje que no tenía nada que ver con este tema. Ella mencionó un taller de traducción que se iba a celebrar en un par de semanas y que, en su opinión, podría ser de mi interés. En efecto, el precio estaba bien, se ofrecía la opción de alojamiento para los participantes y el lugar donde se iba a celebrar era Tarazona, una localidad preciosa que había visitado de paso hace un tiempo y a la que siempre había querido volver. Además, uno de los organizadores del taller era la Casa del Traductor, sobre la que apenas había oído hablar y de la que sabía muy poco, a pesar de que ese nombre figuraba en varias de las publicaciones que leí al estudiar traducción. Lo único que conocía en ese momento era que se encontraba a una hora de distancia de mi nueva casa en Zaragoza.

 

Tarazona
Tarazona

 

Acababa de pasar la fecha límite para las inscripciones, pero con la ayuda del personal de la Casa del Traductor y, sobre todo, de los principales organizadores, ACE Traductores, pude ser el miembro número 14 del grupo con el que compartiría cuatro días llenos de traducción y de nuevas amistades. Durante los días antes del inicio del taller, mantuvimos un contacto constante entre nosotros y con Ana Mata, intercambiando correos sobre cómo organizar el transporte, así como la división de compañeros de habitación y de los grupos de traducción. Los participantes debíamos dividirnos en dos grupos con el mismo número de estudiantes. Cada grupo tendría un traductor profesional al frente. Nos dieron la opción de elegir entre Gema Rovira y Manuel de los Reyes, pero como los dos son excelentes, basé mi decisión en la sugerencia que me dio mi antigua profesora de interpretación y me quedé en el grupo de Manuel.

 

Nina 2

 

Todos llegamos el domingo por la tarde, muchos nos dedicamos a conocernos un poco antes de llegar al Seminario de Tarazona, un edificio antiguo, enorme y precioso que aún se utiliza y en el que tuvieron lugar las comidas de los siguientes tres días que estaban incluidas en la pensión contratada.

A la mañana siguiente nos presentamos oficialmente durante el desayuno y a pesar de que algunos ya nos conocíamos de la tarde anterior, al inicio del taller casi todos nosotros no nos conocíamos de nada. Había alumnos de primer año de la universidad, traductores recién graduados y profesionales que tras una década de trabajo habían descubierto que la vida les llevaba por nuevos caminos cuando encontraron que lo que realmente les apasionaba era la traducción. La mayoría eran de España y tenían el español como lengua materna, pero no era la única que provenía de otro país; lo que fue un alivio, puesto que sabía que no estaría sola a la hora de traducir a un idioma que no es mi lengua materna. Simplemente iba a tener que esforzarme más.

 

Habían contratado transporte para que pudiéramos ir y venir del Seminario a la Casa del Traductor, aunque algunos optamos de vez en cuando por el paseo de 25 minutos y, a menudo, nos quedábamos en Tarazona a comer o cenar para probar los platos de la zona.

 

Nina 3

 

Los días del taller fueron intensos, con sesiones de mañana y tarde. La primera mañana nos recibieron en la estupenda Casa del Traductor, un edificio renovado de tres alturas, que incluye aulas, un amplio salón con puertas de cristal que dan a un balcón desde el que se pude ver el pueblo y, en la planta de arriba, hay una zona de habitaciones privadas para futuros talleres de traducción, que aún están en las últimas fases de construcción. Tras la presentación del personal y de los organizadores, nos pusimos manos a la obra.

 

Cada uno de los dos grupos recibió un paquete de hojas, que eran los textos que ibamos a traducir esos días. Luego, nos subdividieron en grupos de dos y de tres en momentos puntuales, dado el número total de alumnos. Pasamos los siguientes días trabajando con los portátiles, diccionarios y con el cerebro que echaba humo. Mi grupo en concreto tenía seis cuentos cortos individuales que a la vez estaban entrelazados y trabajábamos con un par de ellos en cada sesión. Manuel nos explicó datos sobre el autor para que pudiéramos entender lo que pensaba y comprendiéramos mejor su estilo al escribir. También analizamos la estructura de los cuentos en el formato online interactivo, dado que este era otro recurso al que teníamos acceso. Creo que mi compañera de traducción y yo tuvimos suerte, dado que congeniamos de inmediato y pasamos esos días trabajando en una cierta armonía. Durante esos días, trabajamos con los cuentos, dejando por la tarde que los otros grupos revisasen nuestras traducciones hasta que terminamos. Otra de las cosas que tuvimos que aprender fue a gestionar la revisión de las traducciones de los otros alumnos, dado que para esto nos asignaron a un nuevo miembro en el grupo y, en ocasiones, uno se ocupaba de revisar la traducción de un texto que ya conocía. Sin embargo, de este modo pudimos ver el estilo de los otros participantes y tuvimos acceso al trabajo que había llevado a cabo otro de los grupos durante la mañana. Hay que tener en cuenta que por las mañanas nos enfrascábamos en nuestro propio trabajo y apenas interactuábamos con el resto.

 

Por las tardes la actividad era igual de frenética, recibíamos cursos intensivos sobre el mundo de la revisión, cómo se debe presentar una sugerencia sobre una traducción, cómo funciona el diseño, cuáles son las partes importantes del proceso y hasta qué punto el traductor puede influir en el producto final. En dos ocasiones tuvimos el privilegio de escuchar a gente que trabaja en el sector editorial: una de estas personas trabaja en España, la otra en Estados Unidos. También les planteamos preguntas al final. Durante la última tarde, vimos un diseño de prueba del aspecto que podrían tener nuestras traducciones, incluyendo la información sobre los autores que habíamos recabado todos juntos.

 

Nos explicaron el funcionamiento de la revista Granta
Nos explicaron el funcionamiento de la revista Granta

 

No quiero decir con esto que solo nos limitamos a trabajar. Uno de los participantes organizó una visita guiada a la preciosa catedral de Tarazona y a toda la localidad. El tercer día nos fuimos a comer con el grupo al completo y, la gran mayoría, incluyendo a los profesores, se reunía al final de las sesiones para charlar y conocernos todos un poco mejor, no solo como traductores sino también como amigos. La ceremonia de despedida del jueves resultó agridulce, porque vivimos días muy intensos y provechosos. Nos prometimos mantener el contacto y lo hemos hecho.

 

nina 4

 

Al echar la vista atrás, a menudo las mejores experiencias llegan de forma accidental. Si no hubiera enviado un mensaje a mi antigua profesora no me habría enterado de la existencia del taller y ahora viviría una vida más pobre si pienso en los contactos obtenidos, el conocimiento adquirido y las amistades que nacieron allí. Si alguien me preguntase ahora si volvería a hacer el taller, mi respuesta sería sí, pero con la única diferencia de que esta vez sería la primera en inscribirme.

 

[Todas las fotografías utilizadas son propiedad de Elisa María Castillo]

Publicado por

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

7 thoughts on “Un taller de traducción en Tarazona

  1. ¡Estupenda crónica! Fueron unos dias estupendos y yo también los recuerdo con mucho cariño. Trabajar con Nina me encantó, tradujimos muy a gusto, además el texto era precioso y suponía uno de esos retos que solo pueden salir bien gracias a la ayuda de los profesores y los otros compañeros. La mezcla de edades y experiencias era muy interesante y definitivamente repetiría sin dudarlo.

    Un abrazo para Nina y para los compañeros del taller que lean esto.

    😊 Carmen

    Me gusta

  2. Perfecta la crónica de Nina Pantelic, cómo se nota que te gusta la ficción y la fantasía porque la narrativa es tan envolvente que, de verdad, me sentí como si hubiera participado en el taller de Tarazona. Pena que estoy muy lejos, pues vivo en Brasil, me hubiera gustado muchísimo haber participado.
    Gracias por compartir tus impresiones y experiencias!

    Me gusta

    1. Hola, Diana! Gracias por lo comentarios. Para mi el mayor reto fue, sin duda, traducir a un idioma que no es mi lengua materna, sabiendo bien que siempre iba a ser la más débil (lo digo no porque quiero aparentar modesta, es que es la realidad). Es un hecho que me hizo sentir que tenía bastante desventaja, pero tuve la suerte de trabajar con Carmen (hola, Carmen!) que nunca me hizo sentir inferior, y estaba siempre dispuesta a escuchar a mis sugerencias (algunas bastante ridículas!). Los textos que nos tocaron me gustaron bastante, pero voy a esperar unos días más antes de decir los títulos y los nombres de los escritores…luego os lo cuento! Saludos desde Zaragoza y un abrazo especial a Aida!

      Me gusta

      1. Muchísimas gracias, Nina, por tu rápida respuesta. Espero que tengas mucho éxito como traductora literaria! Y gracias a Aida, por sus publicaciones siempre tan oportunas y agradables!

        Saludos desde Brasil!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s