El ponente que no estaba ahí

Hace unos meses mientras trabajaba con el intérprete de la moto en un congreso sobre el futuro de la economía en diversos sectores nos tocó interpretar una mesa redonda en la que el director de una conocida cadena hotelera anunciaba que ahora sus instalaciones contaban con una nueva tecnología: el holograma.

Si uno se crió en los ochenta recuerda las series y películas que hablaban del papel que iban a jugar los hologramas en nuestro día a día. Antes de las Monster High y de Hannah Montana, las niñas de los ochenta veían a Jem y los Hologram. Todos nos acordamos del holograma de la princesa Leia pidiendo ayuda.

Eres mi última esperanza, Obi Wan Kenobi
Eres mi última esperanza, Obi Wan Kenobi

 

Pero luego la moda de los hologramas desapareció de las pantallas, era una de esas cosas como los patinetes que volaban en Regreso al Futuro con la que habíamos soñado pero que no tenía pinta de hacer acto de presencia en la realidad.

 

Los coches no vuelan pero las gafas horteras  sí se venden en las tiendas
Los coches no vuelan pero las gafas horteras
sí se venden en las tiendas

 

De repente, empezaron a volver de la mano de las películas de super héroes o de personas atrapadas en el solitario aislamiento irónico de la sociedad de la comunicación.

Chaval, tú no eres Obi Wan
Chaval, tú no eres Obi Wan

 

Por eso, cuando escuché que un hotel en Madrid iba a empezar a ofrecer la tecnología de los hologramas para conferencias internacionales me encontré dividida entre la friki que llevo dentro y la persona que ha vivido el chasco de los 80 y que aún espera que los patinetes que vuelan se vendan en navidad.

Al salir se lo comenté al intérprete de la moto: ¿crees que esto pasará? ¿Vamos a interpretar hologramas? ¿Nos convertirán en hologramas a nosotros? (la respuesta a esta última es bastante fácil de adivinar).

Si habéis seguido las noticias hoy sabréis que la respuesta a la primera pregunta ya sabemos que es afirmativa y entonces llegó Hugh Jackman.

Hoy se ha presentado la película Chappie del director Neill Blomkamp en Madrid en ese hotel, con presencia del actor Hugh Jackman y el director en versión holograma. Los comentarios en Twitter y en varios blogs de los afortunados que han podido asistir en directo son muy interesantes. Todos están de acuerdo en que ha salido muy bien, que ha sido como si les hubieran tenido en sala porque el discurso se oía con nitidez y respondían preguntas.

¿Cuál es la diferencia entre esto y las vídeo conferencias que se incluyen muchas veces en los congresos? Pues en teoría parecen pocas pero vamos a mirarlo en detalle.

Hace unos años, el cantante Bono tenía que dar una charla en TED pero por compromisos previos no podía desplazarse, se utilizó una pantalla para proyectar lo que se dijo que era su holograma, aunque en realidad era una videoconferencia con buena calidad de audio. El propio cantante bromeó sobre esto al inicio de su discurso asegurando que de cintura para arriba estaba en TED y de cintura para abajo estaba en otro congreso.

 

No siento las piernas
No siento las piernas

 

La diferencia entre ese primer intento y lo que ha tenido lugar hoy es que no es un vídeo pregrabado, en el que la conversación solo puede ser unidireccional en la mayor parte de las ocasiones o un vídeo en streaming con los problemas de calidad de audio que suele plantear. Esta vez, se podía ver y escuchar a los ponentes como si estuvieran allí, se les podían plantear preguntas y ellos sabían lo que estaba pasando en sala.

 

Foto de nochedecine.com
Foto de nochedecine.com

 

¿Qué supone esto para los intérpretes?

– En primer lugar es un tipo de interpretación remota que reduce muchos de los inconvenientes de las tecnologías que se están empleando en esta técnica hasta ahora. Mejora la recepción del audio y puedes interpretar en sala desde la cabina o en modo consecutivo como con cualquier otro ponente de carne y hueso.

– El hecho de que la interpretación no se hace desde casa (PC, tablet o móvil) supone que las tarifas que se aplican son las estándar. Puede no parecer importante, pero es una de las luchas en el campo de la interpretación remota.

– Abre la puerta a muchas opciones que habían ido desapareciendo del mercado tras la crisis por el tema de costes. Antes era bastante común que vinieran actores y directores a presentar las películas a Madrid. Se preparaban grandes preestrenos en la Gran vía y los periodistas se encargaban de entrevistar a las estrellas durante horas. Mucho de eso se perdió por el coste que supone desplazar a los actores constantemente con cada largometraje que se estrena. Muchas franquicias realizan una rueda de prensa en Londres y si la prensa española quiere entrevistar a los actores, pueden viajar y organizarse en Londinium con intérpretes locales si no dominan bien la lengua de Shakespeare.

¿Es algo que vayamos a ver en todas partes en breve? No hay forma de predecir el futuro, por lo pronto acaba de pasar de promesa a realidad y los próximos meses podremos ver si la tecnología es interesante para los organizadores de eventos o demasiado cara para resultar rentable en todos los casos.

¿Qué perdemos si se instaura el holograma como un elemento más de nuestro trabajo? La posibilidad de entrar en contacto con algunos ponentes. Aunque hay casos en los que jamás logras hablar con el ponente de carne y hueso, pero siempre está bien tener la opción de plantear dudas o de conocer gente a la que admiras. Sin embargo, no veo que esto sea un problema muy serio, al menos desde la barrera (todo hay que experimentarlo en primera persona antes de opinar).

 

Luke, esta puede ser mi única oportunidad de interpretar a Hugh
Luke, esta puede ser mi única oportunidad de interpretar a Hugh Jackman

 

Si queréis leer más sobre la presentación de Chappie en Madrid os recomiendo pinchar en este enlace

Una pena que anoche se diera a conocer la noticia de la muerte de Leonard Nimoy, nos queda mucho futuro por explorar: larga vida y prosperidad.

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

One thought on “El ponente que no estaba ahí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s