El maestro traductor y las puertas

Hace poco me concedí un regalo de cumpleaños de los que me encantan: una entrada para ir a ver la obra de Ibsen El Maestro Constructor que se ha representado en The Old Vic en Londres durante los últimos meses con un reparto de lujo encabezado por el fantástico Ralph Fiennes.

The-Master-Builder
Hasta el cartel es interesante

 

Lo más curioso es que aunque la obra no es actual ni tiene nada que ver con nuestra profesión me fue imposible no pensar en nuestro mercado. No quiero destripar nada a nadie que pueda verla representada en un futuro pero la historia trata sobre un maestro constructor que se enfrenta a una crisis profesional y personal al llegar a una cierta edad (no hace falta entrar en detalles). Ha dedicado su vida a su verdadero amor: su trabajo. Es un autodidacta que se esforzó en su día por aprender todo lo posible para poder dedicarse a la construcción pero que reconoce, a veces de forma voluntaria y otras no tanto, que necesita a su aprendiz que sí que sabe de esas cosas de cálculos y herramientas que requiere un edificio moderno.

95292
Soy un intruso motivado con un becario que sabe de AutoCAD. ¿Os suena de algo?

No le ha ido mal, su pasión y dedicación ha suplido otras deficiencias y se ha rodeado de gente válida para seguir avanzando, pero por supuesto su éxito recibe críticas diversas. Unos opinan que es un intruso, sin formación, sin auténtico talento que sencillamente tuvo suerte. Otros le admiran como si se tratase de un dios romano. La única que le mira sin una opinión clara es la sufrida esposa que espera que termine el proyecto que tiene entre manos, a pesar de que sabe que siempre habrá otro detrás.

¿Qué hace un maestro traductor, perdón, constructor cuando ya no le quedan proyectos? Excelente pregunta y algo que da mucho miedo a los autónomos. La eterna lucha entre la experiencia que aportan los años y la fuerza de lo nuevo es el motor que mueve esta tragicomedia sin cesar. Halvard Solness no quiere retirarse, tampoco quiere construir más iglesias pero no considera que haya llegado la hora de dejar paso a las nuevas generaciones. Su aprendiz es un chaval lleno de talento pero al que aplasta constantemente para que no se emocione y quiera atreverse en solitario. ¿Qué será de todo su esfuerzo y de sus sacrificios personales si llega alguien mejor preparado y se queda con el mercado? ¿Quién va a querer a un constructor que en realidad no tiene título de arquitecto ni nada por el estilo? ¿Cómo se detiene a la marea que se empeña en llegar?

Ragnar, su aprendiz, maldice por las esquinas que nadie le de una oportunidad, duda de si tendrá verdadero talento y vive en una eterna lucha entre la admiración que siente por su maestro y las ganas que tiene por ocupar su lugar y demostrar que es mejor. Reconozcamos que el que se llame Ragnar es un punto a su favor. Además, lo que muestra este aprendiz es algo que nos suena a todos o casi todos. Ese momento en el que sales de la carrera o del máster con todos los títulos bajo el brazo y te das de bruces con la realidad del mercado. La de veces que nos hemos pegado con las palabras “experiencia obligatoria” antes de conseguirla.

Lo curioso es que cuando ya llevas unos años, ya tienes la dichosa experiencia y te sigues esforzando por tener oportunidades empiezas a ver claros los dos puntos de vista, entiendes tanto a Ragnar como a Halvard. Lo difícil que es empezar y lo complicado que es permanecer una vez las cosas han empezado a funcionar.

Entonces entra en escena una chica (que está como un cencerro) y que representa la volatilidad, creatividad y el abanico infinito de posibilidades de la juventud.

master-builder-large_trans++7Ie8PkSw6zJj0WOAbK6siXg3Ouow98s8W0eJJv1ZTcU
Hilda, me caes bien ¿sabes usar Crados?

No desvelaré más detalles de la trama, tampoco es necesario, pero hay una conversación que me dejó poso (como dice mi compi de cabina Esther Moreno):

Halvard le explica su mayor miedo al médico de la familia:

SOLNESS. – Usted lo verá, doctor; usted verá a la juventud llamar, impaciente, a la puerta de mi casa.

DOCTOR. (Sonriendo). — Bueno, ¿y después?

SOLNESS. — Después, todo habrá concluido para el constructor Solness.

Y luego se lo cuenta a Hilda, que representa a esa juventud arrolladora, que le da una respuesta que no se espera:

SOLNESS. – (…) Se lo diré: ¡Empieza a darme mucho miedo la juventud!

HILDA. -¿Es posible que tenga miedo a  la juventud?

SOLNESS. -¡Oh! Sí, lo tengo. He aquí por qué vivo encerrado en mi casa. La juventud vendrá a llamar a mi puerta, querrá venir hacia mí…

HILDA. -En este caso, creo que sería mejor salirle al encuentro, y abrirle la puerta de par en par.

SOLNESS. – ¿Abrirle la puerta?

SOLNESS. — ¿Abrirle la puerta?

 

Lo de cerrar puertas es una lucha imposible e innecesaria, pero no viene mal un poco de empatía. Recordar los inicios, respetar la experiencia y admirar los broches de oro a carreras que han costado muchos años de batalla. El mercado nos necesita a todos en 1892 (fecha en la que se publicó la obra) y en 2016.

master-builder-ensemble-large_trans++rWYeUU_H0zBKyvljOo6zlpPHkRvugymKLtqq96r_VP8
Se ha venido arriba (esto solo cuenta como spoiler para los que han visto la obra) 

 

 

Publicado por

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace más de once años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

One thought on “El maestro traductor y las puertas

  1. Hola, Aida. Es un placer conocerte a través de tu blog. Gracias por esta maravillosa entrada. Yo, de momento, me encuentro en la situación de la aprendiz. No por edad, no, porque ya estoy en la cuarentena, más bien porque hace unos meses que me quedé en paro y he decidido tomarme en serio el dedicarme a lo que siempre me ha apasionado y para lo que me he estado preparando los últimos años. Mi amplia experiencia con los idiomas parece que no juega a mi favor, porque hasta ahora siempre he trabajado para otros como secretaria (llegando a secretaria de presidentes y CEOs). Mi reto, de momento, crear mi página web para darme a conocer e intentar que el mundo me vea como algo más que secretaria y que alguien pueda entender, como yo, que ambas profesiones en el fondo tienen mucho de común.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s