Rostros, retratos y la identidad europea

Ya es primavera, así que además de pedir el voto para el listado de mejores blogs (si no habéis votado, todavía se puede), toca hablar del festival internacional de fotografía Photoespaña que se celebra todos los años en Madrid durante el mes de junio.

Acabo de arrancar mi participación en la edición de este año pero ya tengo cosillas que contaros. El tema que engloba el festival en 2016 es “Europas”, dado que no parezca que exista solamente una. Nunca fue tan necesario reflexionar sobre lo que supone ser europeo y lo que significa para cada país y cada uno de nosotros.

20160531_105521[2]
Escribir una leyenda
La exposición llamada Rostros. Fotografía de retrato en Europa desde 1990 se puede visitar desde hoy en CentroCentro Cibeles (el edificio del ayuntamiento).

Es un recorrido por el arte de la fotografía de retrato que vive un nuevo impulso desde el inicio de la década de los noventa. Antes de eso, los fotógrafos más reconocidos por su trabajo con retratos eran casi siempre de Estados Unidos. En una consecutiva fluida con el comisario de la muestra, hemos visto obras de más de 30 artistas que se preguntan qué es eso de la identidad europea, ¿existe una sola? Pero van más allá y plantean cuestiones como los límites entre lo público y lo privado ahora que la cultura del selfie ha desdibujado las fronteras entre lo que pertenece solo a la esfera privada y lo que es apto para consumo de masas. Uno de los artistas, afincado en Bruselas incluso hace retratos de personas que pasean por la calle, camino al trabajo o a la compra. Personas anónimas que ni siquiera saben que las están retratando y eso genera un montón de dudas. ¿Es lícito fotografiar a alguien sin su consentimiento? ¿Si estamos en la calle nuestra imagen, nuestro retrato, pasa a ser de dominio público? Los intérpretes a veces tenemos esta duda. No es que se mueran por hacernos fotos, más bien lo contrario. En las presentaciones los periodistas siempre te piden que te apartes (aunque eso vaya en contra del buen devenir de la consecutiva que tienes entre manos) y la mayor parte de las veces tú preferirías no salir, porque no estás posando precisamente mientras tomas notas.

20160531_123056[1]
Yo pasaba por aquí
Una de las cosas que comentó el comisario sobre esa fotografía del ciudadano anónimo es que el retrato realmente robado (no preparado de ninguna manera) lo que muestra es ese momento realmente personal y único en el que nos olvidamos de controlar la expresión, nos quitamos la máscara facial que proyectamos a posta, porque estamos rodeados de una masa desconocida que nos permite (irónicamente) ser más nosotros mismos.

Ahora, volviendo a las fotos que te pueden hacer y luego publicar mientras trabajas en una consecutiva, yo creo que pasa un poco lo mismo. En una sala rodeada de prensa, artistas y técnicos de sonido, la única opción que tienes de hacer bien tu trabajo es concentrarte mucho en lo que escuchas, lo que dices y en el modo en el que lo dices, pero olvidas que además de escucharte la gente también te ve. Es verdad que no somos lo que han venido a ver pero el lenguaje corporal es clave en todas las facetas de nuestra vida y en este trabajo cara al público más.

0ZmMPwmg
Foto cortesía de Paco Posse (su Blog de fotografía)

Algunas de esas imágenes “robadas” me han ayudado a ver detalles que es mejor corregir. De ahí aprendí que siempre es mejor meter el micro de mano en el bolsillo del pantalón o vestido que dejarlo en el suelo y hacer un poco de yoga para hacerme con él entre intervenciones (los micros de mano, los muy desgraciados, ruedan por la sala como campeones).

Lo mejor fue la serie en la que cada marco incluye 12 retratos de personas elegidas por la calle sencillamente porque todas vestían igual o de manera muy similar. Cada persona se dedica a cosas diferentes y es de estratos diversos de la sociedad pero han sido “agrupados” por su forma de vestir. Interesante. ¿Podríamos agrupar a todos los intérpretes? ¿Seríamos como una banda de cuervos siempre de negro y gris? En realidad creo que no, porque aunque hay ciertos criterios generales, luego cada uno los adapta a su personalidad.

20160531_123107[1]
Si te dicen que una gabardina beige es original, ya sabes…

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace siete años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s