2016-09-27-02-42-52

Debates e intérpretes

Hace casi cuatro años entrevisté a Daniel Sánchez, la voz en español del presidente Obama durante todos estos años y hablamos de lo que supone trabajar en los debates de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos: Yo soy Obama. Pero cada periodo electoral es diferente, viene marcado por la personalidad de los candidatos y el clima político, económico y social del mundo en ese momento.

tumblr_mccc50dmke1qg4blro2_500
Las cosas cambian

¿Quién nos iba a decir hace cuatro años que Estados Unidos tendría su primera candidata a la presidencia de uno de los dos grandes partidos? Había mucha expectación cara al primer debate electoral este año y desde luego no defraudó a la hora de dar titulares. Ya se han publicado algunas entrevistas a los intérpretes de Trump (Traducir el debate y Producir en español), pero por ahora no he visto ninguna a las intérpretes de Hillary.

¿Cómo se prepara uno para una interpretación de este tipo?

No queda otra que estudiar, como pasa con cualquier proyecto. Aquí sabes que tienes que tener en cuenta otros factores como el horario. Los debates se emiten en directo y eso en hora española significa empezar a interpretar a las tres de la madrugada. Son 90 minutos sin interrupciones y son realmente intensos, porque incluso cuando está hablando el contrario, no puedes relajarte. Si Trump está definiendo una política o acusando a Clinton de algo, tienes que saber qué está diciendo, dado que la respuesta de tu ponente va tratar el mismo tema o va a responder directamente a la acusación de turno. Aquí trabajas cada uno de los 90 minutos.

Eso por no mencionar el hecho de que un intérprete nunca descansa del todo en las pausas, porque lo lógico es ayudar al compañero anotando palabras que se atascan o números.

Otra de las peculiaridades de esta interpretación es que tenemos que ser tres en cabina y aquí tres no son multitud pero el espacio es reducido.

En la esquina izquierda del cuadrilátero teníamos a Daniel Sánchez, curiosamente en el mismo lugar que Donald Trump. En el centro estaba yo y a mi derecha Alberto Cartier que se encargaba de interpretar al moderador del primer debate: Lester Holt.

Diseñamos un plan estratégico de notas, en el que yo anotaba cifras a Dani y Alberto me las anotaba a mi para tenerlo todo en hojas de papel separadas y no mezclar datos. De todos modos, las notas se pasaban en silencio por la mesa. La colaboración es fundamental en un trabajo a esas horas y con ese nivel de tensión en el discurso. El compañerismo siempre da buenos frutos pero si somos tres en una cabina, es aún más importante.

200_s1

 

Ya lo decía la secretaria Clinton, las palabras son importantes y la terminología puede llegar a ser bastante específica en estos debates. Se habla de leyes, de juicios, de personas concretas, de incidentes, etc. Puedes estudiarte la política y la legislación estadounidense durante días y siempre te sorprenderán con algo que no te dio tiempo a ver. Para eso es especialmente útil combinar el estudio y los conocimientos de los tres intérpretes. Si a ti no te suena, es posible que a uno de tus compañeros sí y te lo anote o le de tiempo a buscarlo en Google. Lo ideal es tenerlo todo bien atado pero también tener capacidad para adaptarte cuando las cosas se complican de forma inesperada. La velocidad en televisión siempre va a jugar en nuestra contra, es parte del reto.

Desde luego, a esas horas y con esa velocidad, si no estudias no sacas el debate. Aquí la preparación es clave. Nosotros hemos seguido atentamente las primarias, incluso antes de saber si sería Hillary Clinton o Bernie Sander, ya escuchábamos los discursos, leíamos los programas.

sanders10

 

Una vez que quedó claro quién sería el candidato del partido Demócrata, nos dedicamos a estudiar lo que se decía en las convenciones de los dos partidos de julio. Dado que es igual de importante aprenderte el discurso de tu candidato como el del opuesto. En el debate no solo tienes que saber qué tipo de anécdotas suele contar Clinton, si habla rápido o hace pausas, si usa citas y en caso afirmativo, si es de las que prefiere las citas de los clásicos o de las películas, si menciona muchos nombres o muchas estadísticas, etc.

En esos meses de estudio, vi que Hillary Clinton tiene una serie de frases que se repiten y, por tanto, es necesario tener preparadas, suele mencionar a su padre y la fábrica de cortinas, a su abuelo y la fábrica de encaje (esa aún no ha salido), habla de sus nietos, de los derechos de las mujeres, de la baja por maternidad, del techo de cristal y de la conciliación familiar. Todo eso lo tenía en los post-its con los que decoré la cabina (con permiso de mis estupendos compañeros). También sabía que usa citas bastante cultas y usa palabras en latín en ocasiones (no salió en el primer debate, pero quedan otros dos).

También es cierto que el programa electoral que tiene en la página web es muy completo y es fácil ver todos los temas individualmente y conectados entre sí. Eso por no mencionar la enorme cantidad de vídeos breves que ha subido en redes sociales con algunas de sus propuestas y las principales acusaciones que le dedica a su contrincante. Sin embargo, a pesar de ese océano de información disponible, fue capaz de sorprenderme inventándose un nuevo término: “Trumped up-trickle down economics”

200_s2
Nunca es tarde para crear nuevos términos

La opción de economía de goteo no basta y “trump up” además de ser un juego de palabras con el apellido del candidato y su amor por bautizar con el mismo a todas sus empresas se puede llegar a traducir como algo inventado, falso o “fabricated”. Si te aparece en una traducción tienes tiempo para darle todas las vueltas que quieras y encontrar una solución creativa, pero en televisión y en directo, el proceso es más complicado.

Al menos tuvo el detalle de regalar grandes momentos durante el debate a los intérpretes:

200_s3

Otro de los problemas con lo que no contábamos eran las interrupciones constantes. Menos mal que estábamos todos en la misma cabina y hacíamos un esfuerzo para no interrumpirnos demasiado. Sí que queríamos transmitir el hecho de que se interrumpían pero si tienes el audio original de fondo y a eso le sumas el ruido que generan dos o tres intérpretes pisándose, el resultado es un caos que nadie quiere escuchar. Aquí le han dado mucha caña al moderador, si bien no le envidiaba el trabajo. Ahora toca ver qué hacen los siguientes.

giphy1
Yo venía a moderar

Al inicio reconozco que los nervios jugaban en mi contra. Era mi primer debate electoral, cosa lógica por otra parte (nunca antes habían tenido candidatas a la presidencia) y había estudiado mucho, pero con el paso de los minutos me encontré más cómoda con el ritmo. He anotado cosas que quiero mejorar para el siguiente debate y cosas que me han gustado.

200_s
Me he preparado para ser su intérprete y creo que eso es algo positivo

En la siguiente entrada dejaré hablar al señor Trump, perdón, a Daniel, que ya he consumido mis dos minutos de tiempo. El turno de palabra del moderador llegará después del segundo debate, porque todos queremos ver qué pasa tras las críticas que ha recibido Lester. Eso sí, no pensarías que iba a terminar esta entrada sin incluir el gif del primer debate.

hillary-trump
Buen debate a todos

Published by

Aida

Soy una traductora e intérprete de conferencias desde hace siete años, trabajo principalmente en Madrid para agencias y clientes diversos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s