La curiosidad necesaria

Desde niño te advierten de los efectos nocivos de la curiosidad, todos sabemos lo que le pasó al gato, pero en este sector es una parte fundamental del trabajo. Un intérprete o un traductor curioso tiene ventaja. Nunca sabes de qué va a tratar el próximo encargo, así que todo lo que acumules en tu carpeta de cultura general te puede ser útil.

Esos días que hay menos trabajo o que básicamente te dedicas a esperar una respuesta a un presupuesto, siempre puedes ponerte a curiosear otros temas para ir descubriendo vocabulario y historias. Hace unos meses estaba aburrida y me metí en Tumblr para pasar el rato. La jerga propia de algunas redes sociales es de lo más divertida, si eres usuario de Tumblr te suenan cosas como: Feels, Majestic, What is air? Ship wars y similares. No parece información muy práctica pero siempre hay cosas interesantes en todas partes. Buceando entre fotos de Beyonce en concierto y Sherlock Holmes encontré una historia que desconocía, la de Kathrine Switzer, la primera mujer que se apuntó y completó una maratón, la de Bostón en 1967 (no hace tanto). El texto venía acompañado de unas imágenes que me impactaron.

Intentaron echarla de la carrera pero su novio y su entrenador la ayudaron
Intentaron echarla de la carrera pero
su novio y su entrenador la ayudaron

A raíz de ahí, se despertó mi curiosidad y busqué a esta mujer para saber más sobre ella, el motivo por el que se había apuntado a la maratón y, sobre todo, cómo había acabado todo. Me gustan las historias y saber el final de las mismas, vamos que tengo alma de cotilla y de friki, lo que explica la siguiente imagen-consejo:

Algún purista de las películas me dirá aquí que Gandalf recomendaba correr a sus amigos, así que ya os podéis imaginar que no he elegido esta escena por casualidad, porque esta entrada va de maratones y de ser curiosos siempre, no solo durante un proyecto, porque nunca sabes qué tema te tocará después.

Apenas unas semanas después de esa tarde que pasé investigando la historia que encontré en Tumblr me tocaba  ir al congreso internacional de IAPTI en Londres y 5 minutos antes de embarcar me llamó un compañero para ofrecerme una interpretación. Acepté y le pedí que me mandase toda la información, que ya la miraría en el hotel en cuanto llegase. La conexión gratuita y de alta velocidad de mi habitación era como un animal mitológico, el de la recepción aseguraba que existía pero la realidad era muy distinta. Aún así logré descargar el vídeo promocional del evento en el que iba a trabajar y cuál sería mi sorpresa cuando me encontré de nuevo con Kathrine Switzer.

A los cuatro días ahí estaba, en un hotel del centro de Madrid cara a cara con la primera mujer que había completado la maratón de Bostón, una persona muy amable y que me confesó nada más conocerme que no había dormido mucho porque le preocupaba si el intérprete iba a ser capaz de transmitir bien su mensaje. Cuando nos sentamos a hablar antes de la presentación, le sorprendió que conociese tan bien su historia, le expliqué que un intérprete profesional siempre estudia el tema antes del trabajo (si le dejan) para poder ofrecer la mejor calidad posible y que, en este caso, además de la cantidad de información que me habían facilitado desde la organización, ya había investigado por mi cuenta antes.

Vistas durante las entrevistas
Vistas durante las entrevistas

El evento era la presentación del maratón femenino 261 Women’s Marathon, del que ella es madrina y que se celebrará en Mallorca el 30 de marzo. Si no me equivoco aún estáis a tiempo de apuntaros si os interesa: 261wm.com. Además también participaron otros dos grandes ejemplos de mujeres deportistas como son Nuria Fernández y Vanessa Veiga.

Al ser una sala con prensa y luego una serie de entrevistas individuales, no valía la pena montar una cabina, así que trabajé con un maletín infoport y en consecutiva con notas. El técnico de sonido me dejó elegir el sitio para colocar una mesa y me prestó un soporte para que el micrófono no fuese un estorbo.

Un mini maletín infoport
Un mini maletín infoport
Kathrine con los cascos seguía la presentación en castellano
Kathrine con los cascos seguía la presentación en castellano

Lo bueno fue que la organización calculó muy bien el tiempo de ensayo, lo que permitió realizar varias pruebas de sonido y explicar a todos los que iba a hablar cómo iba a funcionar la interpretación, dado que iba a mezclar susurrada pura con infoport  y consecutiva con notas para la sala.

Resultó muy interesante el cambio del micrófono del infoport al micrófono de sala dependiendo de si interpretaba al español para la mayoría de los asistentes o susurraba al inglés al micrófono de solapa para Kathrine.

Al fondo, se ve a la intérprete (camisa blanca) y su mesa de trabajo
Al fondo, se ve a la intérprete (camisa blanca)
y su mesa de trabajo

Una de las palabras clave del evento fue Fearless (sin miedo). Viene grabado en el otro lado de la pulsera que Kathrine regaló a algunas de las asistentes (incluida la intérprete), para recordarnos que no debemos tener miedo a dar el paso y hacer cosas que otros nos dicen que no debemos o no podemos hacer.

Para dar fuerzas
Para dar fuerzas

Dedico esta entrada con especial cariño a todos los traductores que forman parte de los TraduRunners.

Enlaces de interés:

Web de la maratón: www.261wm.com

Página en Facebook: 261WM

Cuenta en Twitter: @261wm

Tres intérpretes en una cafetería

Se termina el año y es hora de pensar en las luces y las sombras del 2013. ¿Se han conseguido los objetivos? Difícil pregunta, con una respuesta que varía dependiendo del mes.

Al inicio del año, los propósitos no se huelen ni por asomo los giros que va a ofrecernos la trama de nuestra historia en los siguientes 12 meses, así que cualquier objetivo que nos fijemos tendrá que ser flexible por necesidad.

Se han abierto puertas que ni siquiera imaginaba, se han cerrado otras que daba por seguras.

Los posos del té no dan muchas pistas
Los posos del té no dan muchas pistas

En 2013 el blog ha recibido dos menciones, lo que es muy positivo. Pero quizás una de las cosas que más me ha gustado este año ha sido la posibilidad de contar con tantas voces en esta bitácora: entrevistas a intérpretes de otros países, a compañeros de cabina, entradas sobre moda, sobre editoriales, etc. Gente con una vivencia similar y a la vez tan distinta.

Gracias por vuestra colaboración y vuestro tiempo, el blog no sería el mismo sin vuestra ayuda, por eso no quería dejar escapar estos últimos días sin daros las gracias.

Esta tarde he podido compartir un té con dos de las voces del 2013. Una viene de Perú, es la de Viviana Tipiani (Intérpretes por el mundo: Lima) y la otra es la de la intérprete y traductora italiana, residente en Madrid, Eleonora Montanari (Interpretar con estilo).

¡Por las voces del 2014!
¡Por las voces del 2014!

Déjame que te hable de los grupos

Sé que no le gusta a todo el mundo, al fin y al cabo es una película de tres horas, pero El paciente inglés es una de mis favoritas y contiene la que, en mi humilde opinión, es una de las frases de ligoteo más curiosas de la historia: “Déjame que te hable de los vientos”.

Como ya sabe todo traductor e intérprete, el contexto lo es todo: la pareja en cuestión está atrapada en el camión de la excursión por el desierto en medio de una tormenta de arena. A la luz de la linterna, el conde húngaro decide lanzarse al ataque con esta frase y una narración histórico-festiva en un intento de enamorar a la mujer que ya tiene más que interesada por sus huesitos.

¿Qué tiene que ver todo esto con la entrada de hoy? En realidad nada, pero a estas alturas, ya deberíais conocerme.

Churri, déjame que te hable de los grupos.
Churri, déjame que te hable de los grupos.

Las diferencias que nos explican en la universidad entre la consecutiva pura y el enlace se desdibujan como las marcas en la arena cuando nos enfrentamos a la realidad del mercado laboral. Aunque cada vez hay más clientes que saben muy bien lo que contratan y lo piden de manera acertada, aún nos encontramos con muchos casos en los que la diferencia clásica a la hora de pedir un tipo de interpretación u otro es la presencia o ausencia de cabina. Es decir, que si saben que no van a necesitar cabina piden un intérprete de consecutiva y luego el tipo de trabajo y el modo en el que quieren que se desarrolle el acto serán los que te indiquen si es un enlace, una consecutiva con notas clásica o una susurrada despistada.

Hay pistas que permiten saber a qué te vas a enfrentar pero normalmente la flexibilidad y la capacidad de hacer frente a casi todo serán las herramientas clave del intérprete.

De cualquier modo, si el trabajo requiere ser la intérprete de un grupo que va a visitar varios centros, empresas, museos, obras, etc., es decir, una intérprete en ruta, lo más probable es que acabemos haciendo un poco de todo: consecutiva en algunos centros, enlace con mucha frecuencia, susurrada en momentos puntuales y de guía turística el resto del tiempo.

El micrófono del autobús acaba siendo tu amigo.  A la derecha tenemos....
El micrófono del autobús acaba siendo tu amigo.
A la derecha tenemos….

Trabajar con grupos es uno de los proyectos más cansados pero también más gratificantes. Puedes poner en juego casi todas las técnicas y en ocasiones acabas escuchando y hablando más lenguas de las que conocías al empezar el proyecto. Normalmente formas equipo tanto con la persona de la organización que lleva las riendas del asunto, como con los integrantes del grupo. Por supuesto, mantienes tu imparcialidad profesional, pero al no tener una cabina que nos separe de oradores y público, podemos interactuar con todas las partes. Además, este tipo de trabajos suelen durar al menos dos días y, a diferencia de una interpretación normal en sala, aquí pasamos muchas horas con el mismo público, al que acabas bastante unida, porque donde vaya el grupo vas tú. Son horas de presentaciones, charlas, talleres prácticos, visitas guiadas, autobús y paradas estratégicas para comprar botellas de agua y encontrar los aseos. No solo interpretas sino que acabas hablando con todos, explicando un poco cosas sobre la ciudad, sobre la cultura española, recomiendas sitios para ir a cenar, tiendas para los regalos a la familia, te cuentan de dónde vienen, qué idiomas hablan, practicas un poco de checo y mejoras tu pronunciación al decir “Jó napot!” (¡Buenos días! en húngaro, ahora empezáis a ver la relación con la introducción).

Esta es una guía pero las intérpretes de grupo  trabajan de forma muy similar
Esta es una guía pero las intérpretes de grupo
trabajan de forma muy similar.

Tras la primera visita, el grupo sigue a la intérprete a todas partes y en muchos casos la consecutiva es muy rápida, con pocas notas, porque parte del discurso se da en movimiento, mientras alguien enseña un centro o un taller y tú sigues al orador y el grupo se encarga de colocarse en semicírculo alrededor de la intérprete para no perder detalle.

He trabajado con muchos grupos, algunos incluso repiten año tras año, como los periodistas de Photoespaña, que ya me conocen, saben muy bien cómo es la dinámica y en cuanto entran en una sala me buscan para poder seguir la presentación en el idioma que necesiten.

Este tipo de interpretación es uno de los motivos por los que me declaro amante de la consecutiva. Trabajar con grupos te permite entrar en contacto con personas de culturas muy diversas. Además, la gente del grupo aprende mucho también sobre el trabajo del intérprete, es muy habitual que te hagan preguntas y así, poco a poco, mejoramos la visibilidad de la profesión.

Yo acabo cansada pero muy contenta con el trabajo realizado y por los regalos que me hizo el último grupo, creo que a ellos también les gustó la experiencia.

Bombones para la intérprete
Bombones para la intérprete.

La clave en este tipo de proyectos es ser muy flexible, estar dispuesta a echar un cable, tener en cuenta que al ir y venir en autobús el tráfico puede cambiar los horarios y es algo impredecible, así que sabes a qué hora empiezas pero no siempre a qué hora vas a terminar. Es necesario, como de costumbre, prepararse bien el tema porque te ganas la confianza del grupo en la primera visita y a partir de ahí, aunque no puedes bajar la calidad ni un momento, ya trabajas más relajada porque el grupo si puede y lo necesitas te va a echar un cable.

La nostalgia en blanco y negro

Sé que se termina el año y parece el momento oportuno de hablar de ese deseo que a veces nos invade de echar la vista atrás y de pensar, aunque sea solo durante unos segundos que todo tiempo pasado, fue mejor.

Ayer tuve la oportunidad de interpretar la presentación del libro Los inconformistas del fotógrafo Martin Parr editado por La Fábrica en una de las fantásticas tardes culturales organizadas dentro de las actividades del Club Havana 7 Cultura Abierta.

El libro en el taburete de la intérprete
El libro en el taburete de la intérprete

Lo bueno de llegar con tiempo es que consigues tener algunos minutos a solas con la persona a la que vas a interpretar y eso siempre ayuda.

Johnny vigilaba el cuaderno de notas antes del acto
Johnny vigilaba el cuaderno de notas antes del acto

Martin Parr no solo es un fotógrafo con un público fiel e interesado, además sabe aprovechar a su intérprete y jugar con los elementos.

A mucha gente no le gusta demasiado o incluso nada tener un intérprete de consecutiva porque piensan que se pierde tiempo, que parte del público se aburre mientras espera a la interpretación y que la otra parte se ve obligada a escuchar la información dos veces. No están del todo desencaminados, la consecutiva es útil para ciertos casos y hay que saber encontrar el equilibrio entre información y eficacia.

El artista me preguntó cómo iba a interpretar para preparar el discurso en base a eso. Salió muy bien, prácticamente todas las intervenciones eran tan breves que no era necesario tomar notas, bastaba con anotar las palabras clave o los nombres de otros artistas a los que mencionaba. En ocasiones solo me daba parte de una frase, unas palabras y cuando le miraba sorprendida me decía: “mujer, estoy dotando al momento de cierto dramatismo”.

Jugaba con la interpretación para crear un efecto en el público y trabajábamos en equipo. Él creaba la atmósfera, yo transmitía la información tal y como él quería. A ratos se detenía para hacer comentarios, tras la interpretación de una frase que requería especial mimo, me miró y dijo:

– ¿He dicho todo eso en inglés?

– Sí.

– Bueno, no se fíen de la traductora. Ahora, traduce eso.

– No se fíen de la traductora.

(Risas de los asistentes)

Pero estaba claro que tanto él como el público se fiaban de mi trabajo. A partir de ese momento, cada vez que terminaba yo una intervención decía totalmente convencido: Correcto.

Aida2

El libro que se presentó es una obra llena de nostalgia, con fotografías en blanco y negro de finales de los setenta que documentan la vida en una pequeña localidad con unas interesantes capillas inconformistas pero con pocos parroquianos. No son solo el recuerdo de una comunidad tradicional, tal y como dijo Parr, dan la impresión de ser instantes de un mundo casi medieval por lo lejano que nos parece ahora. El artista contó que son fotografías en blanco y negro puesto que en la década de los 70 si querías que te tomasen en serio no podías plantearte otra opción.

También recomendó la exposición Only in England, que se puede visitar en Londres en la galería Media Space y en la que se muestran las fotografías que aparecen en este libro junto con la obra del artista que le inspiró para crearlas: Tony Ray-Jones.

Es un gran coleccionista de libros de fotografía y se habló del creciente interés que despiertan estos libros en países como España. Yo misma ya tengo algunos en mi estantería.

Como decía al inicio, esta presentación formó parte de las actividades culturales que organizan La Fábrica y Club Havana 7 en Madrid y que continuarán a lo largo del mes de diciembre.

2013-12-02 19.07.46

Tratan temas tan interesantes como los que muestra el cartel y eso no es todo. Después de unos años en los que parece que no es posible beber nada que no venga de un menú selecto de gin-tonics, ayer fue la primera vez que vi el espectáculo que ofrecen al terminar la tertulia al preparar un “serve” de ron con canela y naranja en medio de la sala en la que se muestra parte de la exposición Celebrities de Mary Ellen Mark.

John Bellushi no parece muy emocionado con el ron
John Bellushi no parece muy emocionado con el ron

Ver o no ver

La visibilidad es uno de los temas en los blogs de traductores e intérpretes. Recientemente leí una conversación entre profesionales en una conocida red social sobre qué es lo que realmente decir cuando pedimos “ser visibles”. Muchos opinaron que lo que se busca es que nos encuentren los clientes potenciales y luego nos contraten. Otros se preguntaban si no tendría más que ver con un deseo de notoriedad dentro del propio gremio profesional. La cuestión me pareció interesante.

Lo que quiero la mayor parte de las veces es aportar un poco de luz, que se sepa qué hacemos para que cuando le pida a un cliente la documentación o la ponencia no sufra un ataque de desconfianza y se ponga a dudar si soy una espía de la competencia.

Hay que tener claro que la invisibilidad necesaria, la visibilidad profesional y la posibilidad de ver son cosas diferentes.

Pero esta no va a ser una entrada de lamentos constantes, hoy os traigo cabinas que parecen sacadas de un teatro de la opera o de una sala de música de cierto nivel porque tienen categorías como: visibilidad reducida, visibilidad cero y Mordor.

1.

Cabina con pantalla
Cabina con pantalla

Esta primera imagen puede asustar a más de uno y da la impresión de ser un anuncio de móntese su propia cabina.

Sin embargo, a pesar de lo que pueda parecer y aunque el intérprete no veía directamente (lo hacía a través de la pantalla), este es un ejemplo de visibilidad positiva. El ponente dedicó tiempo a explicar a su intérprete todo lo que iba a decir, a resolver dudas de terminología y a conocerle. Cuando el intérprete (con moto) le dio las gracias por el detalle, el ponente contestó: “Gracias a ti. Sin tu trabajo solo sería un tío que dice sinsentidos en el escenario”.

Al arrancar su presentación, cuando supo que no podría ver a su intérprete por el lugar en el que se había montado la cabina, dijo al público: “Antes de nada, quiero que sepáis que hay una persona aquí muy importante, aunque no podéis verla, que hace un trabajo increíble y sin la cual no podría comunicarme con vosotros, es mi intérprete…”

2. 

Carteles que avisan
Carteles que avisan

Las imágenes las ha enviado María Baile desde Corea donde está interpretando estas semanas.

A simple vista esta cabina promete. Todos nos quejamos del calor que pasamos en las cabinas y que parecen saunas, así que este cartel es muy realista y encima le da un toque más positivo: interpretas y recibes tratamientos propios de un balneario al mismo tiempo.

Pero, esta entrada trata sobre la visibilidad, no sobre la temperatura dentro de la cabina.

En este caso, María tenía paredes, techo, puertas y muchas botellas de agua pero…

Cabina con vistas a la salida de emergencia
Cabina con vistas a la salida de emergencia

3.

No sigas la luz
No sigas la luz

Esta es una cabina dentro de un teatro, bueno, en realidad es una cabina dentro del escenario de un teatro. Mi compañera y yo disfrutamos de unas jornadas en las que el tema era interesante y el cliente nos había facilitado bastante material para preparar glosarios detallados pero no podíamos ver lo que pasaba al otro lado del escenario puesto que estábamos detrás de la pantalla en la que se proyectaban las ponencias.

Aquí teníamos mucho espacio, nada de ruido pero si se apagaba la lampara de la cabina nos rodeaba una oscuridad similar a las de las Minas de Moria.

Menos mal que los técnicos de sonido son nuestros grandes aliados, nos colocaron dos pantallas: una dentro de la cabina para ver las ponencias y otra fuera para ver de lejos al ponente. No era la “visibilidad” ideal pero en peores batallas hemos luchado.

La luz azul es del conjunto de pantallas
La luz azul es del conjunto de pantallas

Ver la sala aporta información que puede ser muy útil para el intérprete. En ocasiones la sala no es demasiado grande o hay muchos asistentes y nos meten en la sala de al lado, en un cuarto trastero o en el primer hueco que encuentren. Una vez el intérprete de la moto y servidora sentimos la tentación de hacernos fotos con los caparazones de las tortugas ninja que se almacenaban en nuestra cabina.

Normalmente cuando pedimos visibilidad lo que realmente queremos no es fama y fortuna, es más bien poder ver al ponente.

También es justo decir que algunas cabinas son simplemente magníficas y es interesante ver en Twitter a muchos intérpretes presumiendo de cabina y de vistas con la etiqueta #boothwithaview. Aviso, eso sí, que la etiqueta #booth suele usarse más para la serie Bones.

Intérpretes por el mundo: Cardiff

Hoy  toca volver a Europa para ver cómo se trabaja en la capital de Gales. En Toledo tuve la suerte de poder conocer en persona a Trinidad Clares Flores, nos sentamos juntas en la comida y accedió muy amablemente a formar parte de esta serie de entradas,  por lo que hoy será nuestra guía y nos contará lo que hace una intérprete en esta ciudad.

– Intérprete nacida en España, miembro de Asetrad (además de CIoL e ITI), ¿Cómo es que has llegado a Cardiff?

Pues cosas que pasan en la vida. Había vivido antes en el Reino Unido, aunque siempre en Londres o alrededores pero mi marido nació allí y, después de trabajar durante nueve años como abogado en Gibraltar, decidimos volver a su tierra porque tenía oportunidades profesionales más interesantes. Y yo pude traerme mi trabajo de traducción a cuestas sin problemas, aunque en la interpretación he tenido que volver a empezar desde cero.

Trinidad en cabina
Trinidad en cabina

– ¿Podrías contarnos un poco sobre tu formación tanto en España como en otros países?

Me diplomé primero con la especialidad de traducción y después cursé la especialidad de interpretación para licenciarme en la FTI de Granada en 1994.

Cuando llegué a Cardiff en 2007, decidí prepararme para hacer el Diploma in Public Service Interpreting con la especialidad en derecho con varios cursos intensivos en la London Metropolitan University porque entonces no se ofrecían en Cardiff.

Después cursé el Máster en traducción institucional de la Universidad de Alicante a distancia, que también incluía una asignatura de interpretación judicial.

Además, en todo este tiempo sigo formándome asistiendo a cursos y talleres intensivos que organizan las asociaciones profesionales británicas (ITI e CIoL). Ahora mismo tengo puesto el ojo en realizar algún curso intensivo de actualización en técnicas de interpretación para conferencias.

– Dado que parte de tu formación se ha desarrollado en distintos países, ¿te has encontrado con consejos que te dieron en España y que no servían en Reino Unido? Muchas veces la cultura propia del país exige ciertas cosas o recomienda hacer el trabajo de una manera para adaptarse mejor al público y al cliente. 

La formación en cuanto a las técnicas es muy similar. Las diferencias se deben a los distintos entornos. Por ejemplo, en mi caso la interpretación se realiza para hispanoparlantes de diferentes países con lo que a veces tengo que lidiar con las variantes regionales de mi propio idioma y esto es algo que no formaba parte de ningún programa en la licenciatura, que estaba mucho más centrada en los distintos acentos del inglés.

En cuanto a las diferencias en el trato, se me ocurre el ejemplo del caso que se trató durante el taller de Diana Soliverdi en el Congreso X Aniversario de Asetrad, yo expliqué que aquí utilizamos mucho los gestos cuando queremos que la persona que habla lo haga más despacio o pare para dejarnos interpretar. A la ponente le pareció algo que no se haría en España porque se consideraría de mala educación y explicó que ella tocaría discretamente al ponente con la mano, algo que aquí es mucho más tabú.

– Cardiff es una ciudad moderna pero no es Londres, algunos se estarán preguntando: ¿hay trabajo como intérprete? ¿También trabajas en otras ciudades de Gales?

Hay trabajo incluso en plantilla para el galés y para otros idiomas con una gran población como el polaco, pero para el español no es suficiente, por eso no me limito a Cardiff, ni tampoco a un tipo de interpretación, algo bastante habitual entre los intérpretes que trabajamos en el Reino Unido.

En el tema judicial y policial, trabajo en todo Gales y suroeste de Inglaterra. En cuanto a las conferencias, trabajo en todo el Reino Unido aunque lógicamente tengo menos ofertas de Londres porque allí hay más competencia. Además, también traduzco y desde hace cuatro años imparto clases de traducción en el nuevo grado y máster de traducción de Cardiff University.

Esta semana, por ejemplo, he tenido que hacer una interpretación para una cita de ginecología en un hospital, otra para un testigo de una agresión durante un juicio en el juzgado de primera instancia de lo penal (contratada por la fiscalía directamente) y la última para una recepción celebrada en el Senedd (edificio del parlamento galés) con motivo de una exposición de músicas del mundo.

Cabina en el Senedd
Cabina en el Senedd

– ¿Qué temas son los que más te piden? ¿Consecutiva o simultánea? ¿Cuál es la más demandada?

Fuera del ámbito judicial o policial, en Gales suelen ser cuestiones institucionales y de idiomas minoritarios. Puesto que Cardiff es la capital del País de Gales, un pequeño país dentro de un estado más grande, tiene bastantes interacciones con otros estados pequeños de la UE.

En cuanto a la modalidad más solicitada, diría que no hay una clara ganadora. En un juicio, el 90 % del trabajo es de simultánea susurrada excepto cuando el acusado o testigo tiene que declarar, entonces es bilateral (que aquí llaman consecutiva corta), mientras que en la policía o los hospitales casi todo el trabajo es de consecutiva. Lógicamente en una conferencia suelo trabajar en cabina con simultánea, que es mi favorita porque creo que es el entorno en el que se dan las condiciones más adecuadas para hacer bien nuestro trabajo (sonido, espacio para trabajar, materiales de consulta, información previa, etc.) pero también he tenido ocasión de trabajar con el maletín infoport.

– ¿Qué tal es la relación con los clientes? ¿Saben lo que es un intérprete y lo valoran?

También depende del entorno. Los abogados y la policía en general suelen ser conscientes de la importancia de nuestro trabajo y lo valoran mucho porque ven lo necesario que es para realizar su propio trabajo. Además, los jueces en concreto suelen tener un trato exquisito con los intérpretes, ¡incluso alguno que tiene mala fama entre los abogados! En otros entornos como los hospitales es menos evidente y algunos empleados suelen tener una actitud bastante negativa porque piensan que los intérpretes ganamos unos fortuna —en los servicios públicos, ¡imagínate!

Desgraciadamente, últimamente tengo la sensación de que, por lo menos en Gales, no saben distinguir entre los distintos tipos de interpretación y la formación que se necesita para cada una porque muchos clientes esperan que trabajes en cabina y cobres a precio de servicios públicos y las agencias tampoco contribuyen a cambiar esta idea.

– Háblanos de la ciudad, ¿es agradable vivir y trabajar en Cardiff? ¿Tiene ofertas de formación para gente del sector?

En mi opinión, Cardiff es una de las ciudades más agradables del Reino Unido para vivir. Si dejamos a un lado el clima que desgraciadamente es nefasto —por lo menos para una almeriense acostumbrada a tener el mayor número de horas del sol de toda Europa—, la ciudad en sí es cómoda, todo está más o menos cerca y tiene una oferta cultural buena. La conozco desde hace 20 años y diría que ha mejorado mucho desde entonces, es mucho más cosmopolita e internacional. Además, los galeses son bastante más abiertos que los ingleses y resulta más fácil hacer amistades.

En cuanto a la oferta de formación en TeI, como ya he mencionado, Cardiff University ofrece un máster en traducción que lleva funcionando cuatro años y el año pasado empezó también a ofrecer un grado en traducción.

La oferta de formación en interpretación es más limitada y el único curso oficial que se puede hacer en Cardiff es el de preparación para el Diploma in Public Service Interpreting, tanto en la especialidad de derecho como sanitaria. También tengo entendido que hay un posgrado en interpretación para inglés-galés en Lampeter (University of Wales Trinity Saint David) que acaba de empezar a funcionar pero para encontrar formación en interpretación de conferencias, ya hay que desplazarse a Inglaterra donde se puede encontrar el máster en traducción e interpretación de Bath University, además de otros cursos intensivos cortos.

Además de los cursos oficiales a nivel universitario, ITI tiene una red galesa que creamos otra compañera y yo hace un par de años y mediante la cual organizamos charlas y talleres de distintos temas. Por ejemplo, gracias a la interpretación que hice en el Senedd esta semana, tengo previsto organizar una visita al edificio para ver las cabinas de los intérpretes de galés y que nos cuenten cómo trabajan.

El Senedd de noche
El Senedd de noche

– ¿Qué te gustaría hacer y aún no has tenido la oportunidad de probar?

Puesto que ya trabajé en plantilla como traductora durante cinco años, me gustaría tener la posibilidad de hacerlo como intérprete en algún organismo internacional para poder disfrutar de una práctica continua y del feedback de los compañeros para seguir aprendiendo y mejorando. También me encantaría tener la oportunidad de viajar más y no solo dentro del Reino Unido.

– ¿Podrías hablarnos de los intérpretes de galés y de la situación de los idiomas en Cardiff?

La situación de los intérpretes de galés es un poco especial porque los hablantes de galés tienen reconocido su derecho a utilizar este idioma en sus relaciones con el estado a través de la ley sobre el idioma galés de 1993 (Welsh Language Act 1993) que reconoce el derecho al uso de intérpretes en los procesos judiciales. Aunque los hablantes de otros idiomas también tienen reconocido el derecho a un intérprete durante un juicio en la ley sobre derechos humanos de 1998 (Human Rights Act 1998), la diferencia estriba en que, en el caso del galés, es el propio servicio dependiente de los juzgados (Welsh Language Service for Magistrates Courts and Tribunals) el que gestiona su formación y contratación. En consecuencia, solo pueden trabajar para los organismos públicos (incluyendo los tribunales) aquellos intérpretes que hayan aprobado un examen gestionado por la asociación de traductores e intérpretes de galés (Cymdeithas Cyfieithwyr Cymru). Además, sus condiciones son diferentes a las de los intérpretes de otros idiomas: normalmente trabajan solo hacia su lengua materna (tienen que hacer exámenes por separado para cada dirección), trabajan en pareja en lugar de hacerlo solos como los intérpretes de otros idiomas y tienen derecho a tener acceso a la documentación relativa al proceso con antelación. En la mayoría de los casos, el juicio se lleva a cabo en galés y la interpretación está disponible para aquellos que no lo hablen (el jurado o el abogado de alguna de las partes) por lo que se utiliza un sistema portátil con micrófono y auriculares, lo que significa que los intérpretes de galés no tienen problemas de sonido, algo muy habitual en el resto de los juzgados.

Y, por si esto fuera poco, tampoco se han visto afectados por la subcontratación de los servicios de interpretación en los juzgados a una empresa privada, que ha hecho que las tarifas hayan quedado reducidas a una cantidad miserable y que muchos intérpretes de otros idiomas hayan abandonado la profesión.