¿Corremos el riesgo de ser uberizados?

Uberización: 

  • Por representar un símbolo de un nuevo modelo económico, el nombre de la firma Uber se prestó para crear esta expresión. Esta expresión se usa para definir los nuevos modelos de negocios en los cuales particulares pueden efectuar transacciones económicas vía plataformas accesibles desde aplicaciones que se encuentran en sus celulares inteligentes o en sus computadores. Además de Uber, los últimos años han experimentado una explosión de oferta de plataformas que van desde el alojamiento con AirBnB hasta plataformas de intermediación financiera, otras dedicadas a los servicios domésticos, a los servicios jurídicos, etc. [¿Qué significa la “uberización” de la economía? – Foco Económico]

 

Hemos leído noticias sobre Uber y la uberización de ciertos servicios, aunque cada vez se habla más de la posibilidad de contratar servicios a través de aplicaciones, de sitios web, en los que nada más entrar planteas lo que necesitas, te aparece un presupuesto en cuestión de segundos y se te asigna un “profesional” anónimo que prestará dicho servicio en el momento que se necesite y sin dar una sola pega, siendo al mismo tiempo amable y agradable. Hasta ahí todo es de color de rosa pero, ¿es oro todo lo que reluce en la “uberización” de servicios? ¿Se van a uberizar los servicios de traducción e interpretación?

De forma imparable, aunque las actividades económicas tradicionales se resistan, se está produciendo una drástica transformación en la mayoría de los sectores que acabará con lo que hoy conocemos. La banca, las eléctricas y otras industrias están llamadas a transformarse con rapidez o a desaparecer. No importa lo grandes y potentes que sean, o se transforman, o antes de que se den cuenta estarán en la puerta de salida. – Eduardo Olier en El Economista.es

Esta fue una de las preguntas que nos planteó ayer en Madrid Henry Liu, el presidente de la FIT, la Federación Internacional de Traductores, en el encuentro de asociaciones de la Red Vértice organizado por Asetrad en su flamante nueva sede.

No es la primera vez que se escuchan los gritos de pavor de la multitud del sector:

  • Las máquinas van a quitarnos el trabajo.
tumblr_ogh49vcqti1uqrdeoo1_500
Me encanta el olor a traductor chamuscado antes del amanecer
  • La uberización va a hacer que se desplomen las tarifas.
  • El intrusismo, el intrusismo (perdón, es marzo y este grito suele sonar más fuerte en temporada baja).
giphy1
Corred insensatos

Volviendo al tema que nos atañe hoy, ¿son las máquinas el final de la profesión? ¿Son el malo de la película ellas solitas? ¿Tienen secuaces? Quizás nos estamos equivocando y en realidad son el Clark Kent que aún no sabemos que puede salvarnos.

Lo que sí tenemos que aceptar es que están aquí, la tecnología ya no es algo nuevo y el hecho de que los consumidores quieren una homogeneidad en el modo en el que contratan servicios también. Se ha hablado mucho del efecto Ryanair y los productos “low-cost” y a eso ahora tenemos que añadir la urgencia de una sociedad que exige servicios las 24 horas, los siete días de la semana y los 365 días del año.

20170310_110122
La idea es buena y la tecnología lo permite, pero ¿qué significa para nosotros?

En lugar de decir sencillamente que NO, no quiero saber nada de eso o SÍ, es el futuro, aprovechemos las oportunidades que ofrece, tendríamos que plantearnos algunas preguntas.

¿Qué supone uberizar el servicio de traducción e interpretación? En traducción ya llevamos tiempo viendo agencias que lanzan aplicaciones que ofrecen básicamente ese servicio a los interesados. ¿Qué quiere traducir? ¿Para cuándo lo quiere? Esto es lo que cuesta. Para poder ofrecer esto tienen que contar con una base de datos de traductores que permita sacar el trabajo independientemente de la hora y además necesitas unos precios muy competitivos. La gente que opta por contratar traducciones de este modo quiere rapidez y que salga lo más barato posible. ¿Dónde queda aquí la calidad? ¿Es siquiera parte de la ecuación?

20170309_165311
Nadie contrata un traductor para conocer gente guay, pero si puede optar por un servicio uberizado de traducción para ahorrar tiempo y dinero.

Si somos sinceros, todos hemos tenido clientes que necesitan la traducción para ayer y que te saltan sin el más mínimo atisbo de vergüenza que tampoco la quieren perfecta, “con entender un poco lo que dice me vale”. Ahí te plantean un conflicto profesional serio. ¿Sabemos hacer las traducciones personalizando el nivel de calidad en: mal pero no se nota mucho / medio bien / pasable / excelente / si Hemingway levantara la cabeza me invitaría a una copa? ¿Nos interesa incluir la moda de la personalización o “customizar” nuestro trabajo hasta ese punto? ¿Es rentable hacerlo? 

Muchas preguntas, pero es necesario planteárselas en un mercado en el que tienes dos opciones: trabajar a destajo con tarifas bajas o ofrecer un nivel de calidad acorde a las tarifas que planteas. Si vamos más allá, la siguiente pregunta es: ¿Qué es lo que entendemos por calidad? ¿Es lo mismo que lo que entienden los clientes que nos contratan?

20170310_110446
Una cosa está clara, si prometes un servicio de calidad, lo tienes que dar.

La calidad no puede ser una promesa vacía que usemos para defender nuestras tarifas y que luego se quede en nada.  Si quiero cobrar tarifas altas tengo que diferenciarme del resto siendo bueno en lo que hago, esforzándome más en la preparación de los proyectos, formándome cada poco para mantenerme actualizado y seguir ofreciendo valor añadido a los clientes. Tampoco nos vendría mal escuchar más a los clientes, descubrir qué necesitan y de qué se quejan de servicios previos que han tenido.

Esa teoría es buena y ciertamente funciona pero, ¿qué hacer cuándo el cliente prefiere algo barato incluso si no es tan bueno?

20170309_165827
Existen distintos tipos de clientes igual que hay distintos tipos de servicios de traducción

El cliente debería conocer más el servicio, para saber así qué tipo de traductor o intérprete está contratando y qué calidad es la que puede esperar. No es lo mismo un traductor literario que traduce todas las novelas de un autor, un traductor autónomo que quiere ganarse a ese cliente, uno que trabaja para la agencia X y no tiene clientes asignados fijos, un traductor en plantilla que trabaja solo para una empresa, una agencia que mima a sus traductores por ser valiosos activos o un aplicación de móvil que te promete la traducción de 10.000 palabras en dos días.

20170310_110626
¿Quién traduce o interpreta tus contenidos?

La autoría, el que se sepa quién hace qué, es uno de los temas más complicados de nuestro sector. Quizás en la traducción editorial o literaria las cosas sean algo más fáciles (tampoco tanto, consultad la campaña Acredítame – Cita al traductor para ver de qué hablo). Pero en otros campos, por ejemplo el de la interpretación, la cosa es mucho más compleja. Durante años nos hemos enorgullecido de ser invisibles, si no se nota la presencia del intérprete es que estamos haciendo bien nuestro trabajo de facilitar la comunicación (cierto), pero esta invisibilidad nos perjudica a la hora de poder vender nuestros servicios. La clave es encontrar un modo de mantener la confidencialidad que piden muchos clientes y nuestra capacidad para vender nuestra experiencia profesional. Parece fácil y a veces no lo es tanto. Henry Liu comentó aquí el caso de una delegación china que visitó Nueva Zelanda (su país de origen) con unas 800 personas en total, de las que 9 eran intérpretes. Tenían un intérprete para las ruedas de prensa, otro para la negociaciones, etc. Nuevamente, la idea no es mala, si te juegas millones y necesitas que tu mensaje llegue tal y como tú quieres, ¿por qué no invertir en conocer los activos que te pueden dar los mejores resultados dependiendo de la situación? No hay un intérprete que sea bueno en todo, pero todos sabemos en qué somos mejores y dónde realmente destacamos. ¿Por qué no aprovechar eso? Aquí, Natalia González de AICE, Asociación de Intérpretes de Conferencia de España, apuntó con acierto que uno de nuestro principales fallos a la hora de ofrecer nuestros servicios es saber vendernos. No hablamos aquí de los colores que tenemos que elegir como fondo de la web, ni del grosor de las tarjetas de visita, sino de nuestra capacidad para expresar de forma clara, profesional y atractiva en qué somos realmente buenos, en qué somos mejores que otros que ofrecen el mismo precio o tarifas más bajas.

Las máquinas nos dan mucho miedo, no es nada nuevo: Google Translate nos va a quitar el trabajo, los nuevos auriculares que interpretan mientras caminan nos van a quitar el trabajo y encima son bonitos. Todos tenemos un familiar angustiado que nos manda artículos al WhatsApp con estos inventos que nos dejarán viviendo bajo un puente.

real-time-translator-ear-waverly-labs-fb
Bonitos son

Llevamos años escuchando esto, quizás sea hora de ver lo que ha pasado en ese período.

20170309_170852
En 2014 ya hablaban de este tema en el congreso de la FIT

La traducción automática o MT es una realidad, hay una inundación de datos que requieren traducción, hay comunicados internos, manuales de instrucciones, etc. Henry Liu lo ha comentado: no existe una crisis de material a traducir e interpretar. Ese no es el problema, hoy por hoy se traduce más que nunca antes.

20170310_110359

No se trata de una crisis de palabras, en la actualidad ni siquiera hay una escasez de profesionales preparados (hay quien dice que incluso somos demasiados) pero sí que existe una crisis de percepción del valor de nuestro trabajo que da como una resultado una crisis de tarifas. Si no percibo que contar con un profesional preparado y serio tiene un valor añadido, voy a estar encantado de contratar a alguien por cuatro duros. Lógicamente, las futuras generaciones verán que esta no es una profesión suficientemente rentable y estudiarán otra cosa y en un futuro sí que tendremos una crisis de escasez de traductores e intérpretes que no beneficia al sector.

Ahorrar costes solo pone en peligro la sostenibilidad del sector.

Ahora bien, ese es nuestro trabajo, dejar claro qué hacemos y, para ser expertos en comunicación, se nos da fatal comunicarnos con el mundo exterior, ese que puede convertirse en un cliente potencial. Invertimos mucho en herramientas de software, actualizamos los programas de traducción asistida, intentamos ser cada vez más eficientes, llenamos las cabinas de tabletas, diccionarios electrónicos, cascos con mejor sonido, etc. Todo eso es aprovechar la tecnología para mejorar el servicio y es bueno. Pero en traducción estamos viendo que a veces eso juega en nuestra contra a pesar del tiempo y dinero invertido.

Henry Liu puso un par de ejemplos excelentes para ver lo absurdo que llega a ser:

20170309_172913
Si en las pruebas no me detecta nada nuevo no pago, hay una concordancia del 100% con la radiografía anterior
  • El ejemplo del médico está muy trillado pero vamos a verlo desde el punto de vista de la interpretación. Si eres el intérprete de la rueda de prensa del inicio de las reuniones del G7 o G8  en los últimos años te han tocado los mismo temas: la guerra de Siria, la crisis económica, Grecia, Brexit, el populismo, el calentamiento global. Muy bien, pues cada vez que salga un tema que ya se haya interpretado el intérprete cobra un 10% menos de la tarifa o no lo interpreta. Si nos parece ridículo en un servicio, ¿por qué dejamos que nos impongan ciertas cosas en otro? A ver que la interpretación no se libra de las peticiones desquiciadas. No creo que sea la primera a la que el cliente le quiere descontar (sin éxito) de la tarifa total los 15 minutos de la pausa del café o los 45 minutos de la pausa comida.
200
No soy una máquina, no me desenchufo en la pausa café (que además rara vez dura 15 minutos). Ni soy un parking y no cobro por minutos

Nos reímos mucho de las “supuestas” traducciones hechas con programas gratuitos o baratos y las subimos a todas las redes sociales como modo de defensa contra el ataque de las máquinas, pero, ¿estamos seguros de quién ha sido el que ha traducido eso? A ver, en este caso, ¿quién ha sido?

20170310_110551
Se trata de una traducción literal del chino: resbale y caiga con cuidado
  • A) Esto ha sido G* Translate
  • B) Ese primo del director que pasó un verano estudiando chino y que hace traducciones de vez en cuando para sacarse unos eurillos
  •  C) Un traductor con inglés como lengua D o incluso F que había recibido pocas ofertas ese mes y total, es un montón de señales de advertencia, no puede ser tan difícil.
  • D) ¿Vamos a pagar a un traductor para esto? Trae para acá, que esto lo saco yo en un rato libre que hablo un inglés de Oxford nivel bilingüe.
  • E) Un traductor con buen dominio de chino e inglés con dos copas de más o un gripazo brutal de esos que no te dejan ver bien ni la pantalla.

¿Podéis acusar sin dudar a la máquina?

Lo que queda claro es que la tecnología ha llegado para quedarse, tenemos que aprender a aprovecharla, que el mercado demanda cosas de forma diferente, que tenemos que ser flexibles pero no por ello renunciar a una tarifas que nos permitan vivir de nuestro trabajo y sobre todo, no renunciar a tener vida. Las máquinas pueden trabajar las 24 horas, yo no y tampoco quiero hacerlo. Por lo que si quiero que me contraten, tendré que especializarme, venderme bien y ofrecerle al cliente lo que le prometo. ¿Corro el riesgo de ser uberizada?

giphy

 

Muchas gracias a Asetrad por permitirme acudir, ha sido un placer escuchar a Henry Liu que habla de la realidad del sector sin dramatismo, con los pies en la tierra y con conocimiento de causa, dado que recorre el mundo visitando las asociaciones locales para ver qué podemos aprender unos de otros.

 

Traducción, interpretación y ciencia en Barcelona

Vamos a hablar sobre el primer congreso de APTIC (Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes de Cataluña), las Jornadas de comunicación, traducción e interpretación que se celebrarán los días 8 y 9 de abril de 2016. Aunque se trata del primer congreso, APTIC lleva mucho tiempo organizando talleres y jornadas de formación especializada presencial y en streaming. Han preparado charlas sobre traducción especializada, blogs, interpretación, herramientas de traducción, etc. La primera pregunta lógica es: ¿por qué se ha animado la asociación a dar el paso de organizar el primer congreso APTIC? Para responder a esta pregunta y para contarnos muchos más detalles sobre el programa, contamos con la fantástica intérprete, traductora y socia fundadora de APTIC, Maya Busqué.

web_cartel-ES-212x300

 

– (M.B.) Hicimos una encuesta a los socios hace unos años. Después de cada actividad siempre hacemos encuestas. Hace año y medio aproximadamente, hicimos una más exhaustiva sobre el planteamiento de APTIC para saber qué querían los socios, qué echaban de menos, en qué podíamos mejorar. Una de las peticiones que más se repetía era la de contar con un congreso o una actividad de varios días, pensada sobre todo para los socios que no viven en Barcelona, para que tuviera sentido invertir el tiempo y venir a pasar un fin de semana aquí. Ya teníamos la experiencia de organizar un congreso, pero en esa ocasión no lo montamos solos, sino que lo hicimos entre tres: fueron las jornadas de traducción médica que organizamos entre Tremédica y APTIC, con la colaboración de la UPF, en 2012. Fue una experiencia muy buena, asistieron casi 200 personas en el Auditorio de la universidad Pompeu Fabra. Como esa primera experiencia salió muy bien, queríamos hacer algo, el primer congreso de la asociación; nos hemos lanzado llenos de ilusión por ofrecer algo diferente parar los socios. Es un congreso piloto, por ahora no está previsto que se repita cada año; es el primero, seguramente habrá más pero no sabemos cuándo ni cómo. Nuestra asociación se basa en la formación continua en pequeñas píldoras y volveremos a ese modelo cuando termine el congreso.

El motivo por el que nos decidimos a dar el paso fue poner a prueba el modelo de una formación intensa y más concentrada en un fin de semana, con temas variados y, sobre todo, porque era una petición muy clara de los socios.

 

– Si uno echa un vistazo al programa, verá que hay un poco de todo. Hay una parte clara de formación, también hay divulgación. Pero antes de entrar en los nombres de los ponentes (muy, muy interesantes), también nos fijamos que esta no es una actividad pensada únicamente para los socios APTIC. Tienen cabida los miembros de otras asociaciones dentro de la red Vértice, los estudiantes de la carrera, intérpretes y traductores no asociados pero interesados en los temas e incluso público en general, aquí todos son bienvenidos. Solo hay 150 plazas, pero hay sillas para todos.

– Desde luego. Entendemos que los más interesados van a ser los traductores e intérpretes, pero también esperamos que interese a los estudiantes, porque para ellos puede ser una buena ocasión de entrar en un foro de estas características y conocer a gente del sector, entrar en contacto con la asociación y con temas muy relevantes. Los profesionales, asociados o no, van a encontrar temas que les interesen. Sin embargo, en este caso, también creemos que algunas de las actividades que se han planteado pueden llamar la atención del público general, aquellas personas que quieren saber qué hacen los traductores: hay actividades muy variadas y algunas tienen más que ver con la comunicación científica. Es una disciplina que rara vez se incluye en los congresos de traducción, pero que nos parece muy interesante.

Tenemos además una actividad paralela llamada The Spectacular Translation Machine que puede gustar mucho al público en general, los de CCCB y Kosmopolis han mostrado gran interés en verlo (van a venir como invitados) y ellos no son parte del sector de traducción.

 

– Para los que no hayan consultado el programa, la actividad The Spectacular Translation Machine, una iniciativa de Daniel Hahn y Sarah Ardizzone que ahora APTIC trae a Barcelona, se realizará durante todo el congreso. La presentación tiene lugar el viernes 8 de 9:30 a 10:00. ¿Nos puedes adelantar un poco de qué se trata y si habrá interpretación para Daniel Hahn?

– Esta actividad se presenta el viernes, en efecto, y va a discurrir en paralelo durante todo el congreso. Va a estar ubicada en una sala aparte donde entre todos traduciremos un libro al castellano, al catalán, al inglés o a otros idiomas. Pero aquí hay muchos elementos que son secreto y no voy a desvelar demasiado.

– Nada de spoilers

– No puedo hacer spoilers, pero se trata de un proyecto lúdico de traducción colaborativa en el acto. Daniel Hahn es muy conocido en el mundo anglosajón, ha sido presidente de la Asociación de Traductores del Reino Unido y presidente de la Sociedad de Autores del Reino Unido. Su nombre le puede sonar a cualquier traductor literario que trabaje con el inglés. ¡Acaban de anunciar que A General Theory of Oblivion, su traducción de José Eduardo Agualusa, es candidata al Man Booker International, donde las 50.000 libras del galardón se dividen a partes iguales entre el autor y el traductor de la obra! Esta actividad puede parecer algo curiosa, pero la gente que ya la ha visto en directo alucina. Es muy interesante… y ya no debería desvelar más porque la Comisión Editorial de APTIC, que es la que lo organiza, se podría enfadar. Vale la pena verla en directo.

En el formulario de inscripción indicamos que se podía pedir interpretación, pero de momento no la han solicitado. Si hubiera un número mínimo que la necesitase, se ofrecería.

El viernes se darán las instrucciones para que durante todo el congreso y en paralelo, la gente tenga oportunidad de probarla en los descansos, en las comidas o cuando le apetezca. Es un congreso muy amplio, esperamos que a la gente le interese todo pero puede haber alguien que decida que una charla no le llama y aproveche ese momento para visitar la sala alternativa.

 

– El primer día el inicio es potente: después de presentar la actividad alternativa, la ponencia inaugural a cargo de Xurxo Mariño se adentra en el cerebro y el lenguaje. ¿Qué nos puedes adelantar?

– Esta conferencia va a ser una de las perlas del congreso, una de las que no me perdería. Se trata de un ponente de lo más interesante. Trabaja en neurociencia, ha estudiado el cerebro pero también el lenguaje, le interesan los puentes entre las ciencias y las letras, que existen y deberíamos fomentar. Creo que es perfecta para arrancar las jornadas, puesto que nos permite abrirnos a otros temas, para evitar el vicio de hablar nosotros para nosotros y no salir nunca de ese círculo cerrado. Aquí contamos con un profesional de otro campo, interesado en el nuestro pero con una perspectiva distinta. Es en los cruces entre disciplinas donde se hacen las cosas más importantes. Muchas veces, para revolucionar una disciplina no hay nada mejor que venir de otra y cruzar conocimientos para aportar novedad (¡recordemos que Pompeu Fabra era ingeniero!). Esta era la idea que teníamos cuando invitamos a Xurxo Mariño. Hablar de lengua y de ciencia desde el punto de vista de los científicos.

 

– A continuación habrá una mesa redonda de comunicación científica con periodistas muy conocidos (que participan en programas de televisión y en la prensa escrita) y con la presidenta de la Asociación Catalana de Comunicación Científica. Cuando sale una novedad científica: ¿cúal es el proceso? ¿Dónde entra la traducción en juego?

– A veces basta con llamar a un traductor pero, en ocasiones, los comunicadores científicos escriben directamente en castellano tras leer algo en inglés y son los que hacen una primera traducción (de un modo informal). Queremos saber más sobre todos estos temas. Queremos hablar de ciencia de un modo diferente.

 

– El programa es muy amplio, con nombres muy interesantes y con presencia de diversas asociaciones además de APTIC, vemos a ASETRAD, Eizie, AIIC y AGPTI. Da la impresión de que el viernes se centra más en el lenguaje científico, la investigación y la traducción técnica, con presencia de la literaria y el sábado es el turno de la interpretación, nuevamente acompañada de la traducción literaria. Temas distintos. ¿La gente se puede apuntar solo a uno de los días?

– No hemos previsto módulos, la organización ya requiere demasiado tiempo por lo que hay un precio unitario muy ajustado por todo el bloque. Entendemos que con el mercado como está, se trata de una inversión en formación. Hay un precio total y, si alguien no está interesado en una charla, tiene actividad paralela.

 

 

– La traducción científica no suele tener tanto protagonismo en los congresos del sector y, además, no vemos en la lista de ponentes los nombres habituales, pero no por ellos son menos importantes. Son voces con experiencia como la de Alicia Martorell, David Paradela, Gemma Rovira, Lorenzo Gallego, que va a hablar sobre investigación clínica y traducción y también está Chris Durban. ¿Podemos pedir un spoiler de esta charla?

– En la web tenemos una cruz al lado de cada nombre con información adicional. Nos hace mucha ilusión que Chris Durban esté en el congreso. Es una traductora de mucho prestigio y que no suele prodigarse demasiado en congresos de traducción. Desde hace un tiempo queríamos que viniera a dar un curso a APTIC y finalmente hemos conseguido que participe en el congreso. Viene por dos motivos. Ella es sobre todo traductora pero también escribió una guía sobre cómo se encarga una traducción, publicada en la FIT (Federación Internacional de Traductores), con una versión inglesa que corre a cargo de la ATA y la francesa de la SFT. En el marco de la FIT se ha traducido a prácticamente todos los idiomas. ASETRAD se ocupó de la traducción al castellano y APTIC al catalán. Esta vez Chris ha publicado una guía sobre interpretación. Está pensada para el público en general, para los clientes que van a solicitar intérpretes. Consiste en una serie de consejos sobre lo que debe de tener en cuenta el cliente a la hora de pedir servicios de interpretación. Nos parece muy interesante y desde hace tiempo teníamos previsto traducirla. Lo que se ha hecho diferente en esta ocasión es que se ha traducido de un modo coordinado entre los diferentes idiomas cooficiales del estado. APTIC se ocupa del catalán, ASETRAD del castellano, AGPTI se encarga del gallego y EIZIE del euskera. Además, contamos con el asesoramiento de AIIC, de la FILSE, y el apoyo de la Red Vértice.

Por eso le propusimos venir a la presentación de la guía y ella aceptó encantada. Como ya la tenemos con nosotros el sábado, después de la presentación impartirá un curso en inglés de dos horas de duración llamado «Working the room». Este curso se centrará en identificar, prepararse para crear nuevos clientes. Cómo buscar clientes pero de una manera seria de la mano de una profesional que lleva muchos años en el sector, que no acaba de subirse al carro del marketing.

 

– Si alguien se dedica o quiere dedicarse a la traducción literaria o científica, este es su congreso. Tendrá la ocasión de escuchar a muchos profesionales con experiencia compartiendo conocimientos. Ahora bien, si uno lo que busca es un congreso en el que se trate la interpretación de forma seria este año en España, este parece ser uno de los programas que más promete. Además de la guía, el curso de Chris Durban no nos viene mal. Que nos aconsejen cómo podemos mejorar la identificación de nuevos clientes ahora mismo es bastante útil. También vemos dos mesas redondas, una centrada en la traducción y otra para la interpretación.

– Muchos congresos de traducción e interpretación se centran demasiado (o por entero) en la traducción. Hemos intentado ser equilibrados, en nuestra asociación hay más traductores que intérpretes, pero queríamos hablar sobre interpretación, buenas prácticas, etc. Yo no soy nada objetiva, soy intérprete y me interesaba que esto fuera así. Por supuesto, se han quedado ámbitos fuera, no ha sido posible cubrirlo todo. Apenas se toca la jurídica o económica o la técnica. La traducción médica, científica, literaria y la interpretación están representadas, pero hay especializaciones que no han entrado en este congreso. Tomamos nota para el próximo, no había espacio ni tiempo para verlo todo.

 

– Hay que dejar a la gente con ganas de más y espero que podamos hablar sobre la segunda edición del congreso APTIC en un futuro cercano. Volviendo a las mesas redondas. ¿Por qué hay dos sobre buenas prácticas profesionales? El viernes la mesa redonda trata sobre traducción y la del sábado es la que ya hemos mencionado antes y que versa sobre interpretación. Mucho énfasis en los aspectos profesionales, ¿no te parece?

– Sí, realmente era algo que queríamos que estuviera muy presente en el congreso, por varios motivos. Pensamos que las asociaciones tienen la misión de velar por la profesionalidad de nuestro sector. Tenemos que luchar por unas condiciones de trabajo dignas. Queremos debatirlo en profundidad y lo hemos separado en dos mesas porque creemos que las problemáticas y la ética de la traducción y la interpretación tienen sus peculiaridades y nos gustaría tener suficiente tiempo para hablar de todo.

Si te fijas en el nombre de la mesa redonda de traducción, «De lo que no se puede hablar es mejor NO callar», el caso es que tenemos el problema de que no es posible hablar de tarifas en las listas, por motivos legales. Como asociaciones no podemos y no lo hacemos, pero abrir un debate en el marco de un encuentro presencial no es una mala idea. No se podrá tuitear durante las mesas redondas, la idea es centrarse en los temas que nos preocupan a todos.

– ¿Y los blogs tendrán que jurar silencio sobre el manual del Trados?

– Así es, la idea es poder hablar, generar un debate bien entendido. Queremos que se traten aspectos complejos, en los que los debates a distancia no funcionan. Twitter no es el foro para esto, debido al límite de caracteres, pero por muchos otros motivos. Se echa en falta un diálogo calmado, mesurado y que llegue al fondo de las cuestiones. Un debate interesante, sano y que no se deje nada en el tintero.

Enlace del I Congreso de APTIC.

 

 

Intérpretes por el mundo: Brasil

Brasil es un país que ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años. Hoy en día, nos encontramos con ponentes brasileños de todos los sectores: negocios, académicos, política y científicos. No es de extrañar entonces que Brasil y China sean los dos países que más se han mencionado en la mayoría de proyectos de interpretación en los que he trabajado estos últimos tres años.

Además, cuando pienso en los grandes eventos internacionales que ya han tenido lugar en Brasil o en los que se celebrarán en este país en un futuro cercano, lo primero que me viene a la mente es la palabra mágica: intérpretes.

 

Ahora mismo tengo miles de preguntas sobre el mercado, las nuevas oportunidades y las opciones de formación disponibles, pero sé muy poco sobre Brasil. Por ese motivo, cuando uno quiere respuestas, lo mejor que puede hacer es preguntar a los expertos.

 

El blog cuenta con la ayuda de dos intérpretes profesionales: Richard Laver (PT y EN A; ES C) y Raquel Schaitza (PT A; EN B). Los dos llevan interpretando más de 20 años y en los últimos tres años se han centrado también mucho en la formación. Ellos, van a dar respuesta a nuestras preguntas y además compartirán información sobre buenas oportunidades de formación para los compañeros que ya trabajan con portugués o los que aún necesitan un poco más de ayuda (los que tienen portugués como lengua “D”), así como opciones para los intérpretes brasileños que tienen ganas de mejorar sus destrezas.

You can read the English version of this interview here: English

– Primera pregunta: ¿Nos podéis contar el motivo por el que tomasteis la decisión de convertiros en intérpretes? ¿Dónde recibisteis la formación? ¿Cómo era el mercado en Brasil cuando empezasteis?

Raquel:

Si ahora apenas hay algunas oportunidades de formación en un país como el Brasil actual, imaginad lo complicado que era hace 27 años en Curitiba, que es donde yo vivo. Diría que empecé a trabajar al estilo Nuremberg, en una conferencia sobre ciencia forestal debido a que mi marido trabaja en el sector y los organizadores sabían que yo era traductora, por lo que llegaron a la conclusión de que también podría hacer interpretación simultánea. Aunque les avisé que ese no era el caso, insistieron en que tenían poco presupuesto y no podían pagar los vuelos necesarios para traer profesionales de Rio o São Paulo (el presupuesto era tan limitado que la transmisión se hizo a través de una estación de radio pirata). Estaban dispuestos a contratar a  cualquiera interesado en enfrentarse al reto. Bueno, encontré a otro intérprete cualquiera, mi gran amiga Patricia Tate, que ahora es una intérprete AIIC y reside en Rio. Juntas nos estrenamos cabina y por lo menos nadie nos abucheó. Al principio no trabajaba más de 10 días al año, pero esto fue mejorando de manera gradual. Abrí mi propia empresa de interpretación y fuimos los únicos intérpretes en nuestro mercado durante varios años. Mientras tanto y hasta la fecha, siempre he buscado oportunidades de formación para compensar mi falta de inicial de estudios formales. Es más, esta es la razón por la que empecé a formar intérpretes: quería que aprendiesen en el aula lo que yo tardé años en aprender sobre la marcha. Me habría sentido mucho más segura si hubiera podido recibir formación universitaria. Eso por no mencionar el hecho de que los intérpretes con una formación adecuada suelen entender la profesión de forma más seria y esto no solo les beneficia a ellos, sino que es positivo también para los compañeros, los clientes y el mercado en general.  

 

Richard:

Mi madre es intérprete y en parte por eso nunca quisé ser dedicarme a la interpretación. Cuando empecé, el mercado estaba en un excelente momento dado que muchas de las empresas públicas estaban siendo privatizadas y la mayoría habían sido adquiridas por empresas extranjeras. Esas adquisiciones dieron lugar a muchos días de cabina. No contaba con formación universitaria pero gracias a que trabajé con grandes intérpretes al inicio y durante muchos días seguidos, puedo decir que obtuve lo que se conoce como una formación en el puesto de trabajo.

 

– Ahora que os conocemos un poco mejor, ¿qué podéis contarnos sobre la evolución del mercado para los profesionales autónomos en el país estos años? Los negocios entre Brasil y el resto del mundo no han hecho más que crecer en estos cinco años, eso ha tenido que dejar marca en nuestro sector.

 

Raquel:

Sí, en realidad el 99% del mercado es autónomo. Richard y yo trabajamos en distintos entornos, pero en mi caso, en el sur de Brasil, el mercado ha crecido mucho, aunque los clientes saben muy poco sobre la interpretación profesional. Casi todos son como mi primer cliente hace casi 30 años, es decir que están dispuestos a contratar a cualquier que hable dos idiomas. Por supuesto, quieren pagar lo menos posible. Por lo que tenemos que trabajar mucho en educar a los clientes y el problema no se centra tanto en las condiciones de trabajo, porque normalmente no hay que pelear por las cabinas, los horarios o la necesidad de tener dos intérpretes. El problema es que encuentran con facilidad a alguien que habla dos idiomas y se ofrece a hacer lo mismo (o eso se supone) por un 30% menos de lo que cobra un profesional. Es complicado convencer al cliente que NO es lo mismo. Así que tenemos que competir tanto con profesionales como con amateurs y esto nos obliga a tener habilidad para negociar y ciertas destrezas de negocios que no siempre tenemos. Una cosa interesante en la que me he fijado a lo largo de los años, es que antes trabajábamos principalmente para conferencias internacionales de alto nivel, pero ahora hay muchas reuniones pequeñas que contratan intérpretes. Estas son empresas que, por ejemplo, en el pasado no habrían traído nunca a un extranjero a impartir formación a los empleados pero que ahora lo hacen. Me encanta este tipo de trabajos en los que realmente nos necesitan y valoran nuestra labor.

 

Richard:

Brasil ha crecido mucho en los últimos años y esto se ve en el mercado y, por tanto, en el número de intérpretes. El número total de días de trabajo está aumentando para un mayor grupo de intérpretes. Creo que tenemos los mismos problemas que se ven en casi todos los mercados del mundo, en los que los clientes pueden encontrar servicios más baratos ofrecidos por intérpretes no profesionales que hablan idiomas, pero carecen de formación y a veces tienen muy poca experiencia. Un número importante de brasileños no son bilingües y creo que nuestro trabajo se valora, pero no vendría mal que clientes y el público en general comprendiera la diferencia entre un intérprete que es profesional y uno que no lo es.

 

– Ya hemos mencionado los eventos internacionales, la Copa del Mundo tuvo lugar este verano y los Juegos Olímpicos se celebrarán en Río en 2016. ¿Qué nos podéis contar sobre esto?

Raquel:

Voy a dejar que Richard responda esta pregunta, él vive en Río, trabajó para la FIFA durante la Copa del Mundo en julio y ya está trabajando en los eventos que se están organizando para los Juegos Olímpicos de 2016.  Mi papel es intentar ofrecer oportunidades de formación para que tengamos más intérpretes profesionales, en lugar de «hablantes de lenguas extranjeras», preparados para trabajar no solo para las olimpiadas, sino para cualquier cliente que necesite interpretación en Brasil.  

 

Richard:

 Un año antes de la Copa del Mundo, me entrevistó uno de los principales periódicos de Brasil y mencioné que no pensaba que este tipo de eventos nos fuera a dar más trabajo. Muy pocos intérpretes trabajaron durante o para la Copa del Mundo porque muchos de los hoteles y los organizadores estaban tan ocupados que apenas se dedicaron a organizar otros congresos durante ese periodo de tiempo.

Creo que la situación será muy parecida, salvo quizás en otras zonas de Brasil, donde las Olimpiadas no tengan el mismo impacto que en Río. Así que, a diferencia del mundial de fútbol, quizás si se celebren otras conferencias.  

 

– Vamos a volver a uno de mis temas favoritos: la formación de intérpretes. ¿Qué podéis contarle a los lectores sobre la formación en Brasil en estos momentos?

Los programas más tradicionales en Brasil los imparten las Universidad Católicas en Río  y en São Paulo. Los dos programas figuran en el directorio AIIC. Otro programa de formación lo ofrece una escuela privada,  Associação Alumni. Aparte de esto, hay varios programas como los de la Universidade Estácio de Sá y programas cortos de formación como los nuestros.

Raquel imparte un curso de Introducción básica a la interpretación de conferencias en Curitiba, los datos sobre el curso de 2015 se anunciarán en breve en esta web:  www.versaobrasileira.com.

Richard y Raquel impartirán la segunda edición de Curitiba HITs, dos programas de formación de intérpretes muy intensivos. Uno está dirigido a intérpretes brasileños con portugués A y escasa experiencia, pero con muchas ganas de hacer más prácticas y recibir buenas correcciones.  (http://www.versaobrasileira.com/inscricao-modulo-5/).

El otro es un curso pensado para intérpretes extranjeros con portugués C, que se ven expuestos cada vez más al portugués de Brasil en cabina. Aquí podéis encontrar más información: http://aiic.net/events/172/aiic-professional-development-course-portuguese-c-workshop-09-feb-2015.

Además de todo esto, vamos a ofrecer otro HIT de corta duración justo antes de la Asamblea AIIC que se celebrará en Addis Ababa. Así que si alguien tiene pensado asistir, esta podría ser una oportunidad excelente: http://aiic.net/events/173/aiic-professional-development-course-hit-your-portuguese-c-target-13-jan-2015.

 

Algunos estudiantes de intérpretación en acción en la cabina durante un taller intensivo de portugués A mientras el resto se prepara para dar feedback
Algunos estudiantes de interpretación en acción en la cabina durante un taller intensivo de portugués A mientras el resto se prepara para dar feedback

 

Compañeras con experiencia trabajando con portugués C mientras una intérprete novata de Portugués A observan. Una intérprete que aprende de su experiencia y rellena el formulario utilizado en las sesiones de feedback
Compañeras con experiencia trabajando con portugués C mientras una intérprete novata de Portugués A observa, aprende y rellena el formulario utilizado en las sesiones de feedback

 

 

 

– Suelo pedir a los entrevistados que nos cuenten qué tipo de interpretación es la que más hacen (consecutiva o simultánea) y que combinación de lenguas es la que más demandan los clientes en su ciudad.

 

Raquel:

Personalmente, me gusta más la simultanea y solo trabajo con inglés< >portugués. Así que esa es la combinación que más hago. Somos un mercado con retour, por lo que solemos trabajar tanto inversa como directa. La consecutiva es un reto dado que nunca he recibido la formación adecuada, por lo que acaba convirtiéndose en interpretación intermitente o de «diálogos» más que una consecutiva comme il faut. Junto con Daniele Fonseca, una compañera en São Paulo, Richard y yo hemos realizado una encuesta informal sobre la interpretación en Brasil utilizando las redes sociales y los resultados muestran que, con diferencia, los clientes demandan sobre todo PT/EN en todo el país.

Richard:

Se supone que la combinación PT/EN representa el 90% del mercado y casi todo es en simultánea. Vivimos en un mundo dinámico que se mueve a toda velocidad, esa es una de las razones por las que los clientes optan por la simultánea. En mi caso no prefiero un tipo de interpretación más que otro y hago consecutiva con bastante frecuencia puesto que interpreto entrevistas en directo para la televisión.

 

– Richard y Raquel son miembros de AIIC.  Richard es el miembro del consejo AIIC para Brasil y además trabajar con los nuevos intérpretes en las actividades VEGA.

 

Richard:

Brasil es un país enorme y la encuesta que antes hemos mencionado nos lleva a pensar que hay aproximadamente 500 intérpretes y que la mayoría no ha tenido acceso a cursos formales de interpretación. Por lo tanto, decidimos que teníamos que crear actividades que nos permitieran ponernos en contacto con estos intérpretes para hablar con ellos sobre AIIC, condiciones de trabajo, etc. A las charlas VEGA, que se han organizado en muchas regiones de Brasil, han acudido más de 500 estudiantes, intérpretes que están empezando y profesionales de la interpretación en general. El interés creciente en estas charlas durante los últimos años muestra que la gente deseaba tener más información.  

 

Richard da una charla VEGA
Richard da una charla VEGA

 

– Hemos mencionado AIIC pero, ¿hay otras asociaciones profesionales en Brasil?

 

Otra de las asociaciones que tenemos en Brasil es APIC, la Asociación de intérpretes de conferencia profesionales. Dado que la fundaron intérpretes que residían en São Paulo, al principio la «P» hacía referencia a «paulista», que significa «del estado de São Paulo» en portugués. A medida que la asociación creció y los compañeros de todo el país empezaron a interactuar más, decidieron cambiar el nombre para dar cabida a los intérpretes de todos los estados. Muchos compañeros son miembros de AIIC y APIC, pero hay algunos intérpretes que solo son miembros de una asociación.

 

También existe otra asociación de traductores e intérpretes llamada ABRATES.

 

El ponente invitado en el taller de portugués C hablando sobre arte brasileño
El ponente invitado en el taller de portugués C hablando sobre arte brasileño

 

– ¿Queréis compartir una anécdota o historia con los lectores?

 

Raquel:

Siempre cuento la misma historia puesto que si fui capaz de sobrevivir a esa experiencia, los intérpretes que empiezan ya saben que pueden superar cualquier obstáculo. La ponente dijo que el primer proyecto social que había financiado Rotaract era la construcción de unos aseos públicos en Nueva York. No me preguntéis cómo es posible, pero en lugar de aseos (restrooms en inglés) escuché restaurantes. Recuerdo que durante un segundo incluso pensé «¿Qué quiere decir con eso? Hasta donde yo sé todos los restaurantes están abiertos al público», pero llegué a decir «restaurante» en portugués justo antes de darme cuenta de que en realidad hablaba de «aseos» . Mi compañera de cabina no podía creer lo que oía. Por supuesto, tuve que corregir lo que había dicho y algunas personas del público se echaron a  reír. La ponente se detuvo y preguntó qué era lo que encontraban tan gracioso sobre los proyectos sociales de Rotaract. Le pedí a los que me escuchaban que uno le comentase (por favor) en inglés a la ponente que había sido un error ya corregido por el que el que la intérprete se había disculpado. Lo que quería era pasar página lo antes posible.  La ponente siguió con la charla, pero los brasileños que seguían la intérpretación se fueron de la sala pensando que estaba algo loca, dado que cuando aprendemos inglés normalmente nos enseñan las palabras bathroom o toilet para decir aseo pero rara vez la palabra restroom. Así que muchos se fueron a casa preguntándose cómo narices había podido confundir toilet con restaurante.

 

Richard:

Una vez me llamaron para que fuera a interpretar a la estación de la policía federal en el aeropuerto internacional de Río, habían arrestado a unos extranjeros por tráfico de drogas. Los interrogatorios iban bien, se llegaron a los detenidos y todos los agentes de policía se marcharon a hacer otras cosas. En ese momento, un agente que había estado de servicio en otro lugar, pero que se había enterado de que habían detenido a unos extranjeros, entró y me vio sentado solo y sin esposas, por lo que se puso a gritar que me tumbase en el suelo. Nada de lo que yo le decía le convencía de que yo no era más que el intérprete hasta que regresó otro de los agentes y le explicó, entre preocupado y muerto de risa, que yo «solo» era el intérprete. El agente se disculpó y todo terminó bien pero aún hoy me parece divertido, aunque esos 2-3 minutos se me hicieron eternos.

 

Estudiantes, observadores y formadores disfrutan de una caipirinha tras el curso (Raquel en primera fila a la derecha)
Estudiantes, observadores y formadores disfrutan de una caipirinha tras el curso (Raquel en primera fila a la derecha)

Intérpretes por el mundo: Quito

La entrevista de hoy nos acerca a un país maravilloso: Ecuador.

 

 

Rocío Amorozo Coba, intérprete y traductora nos cuenta un poco su día a día en Quito y los pasos que la han llevado a ser intérprete de conferencias.

– ¿Cómo decidiste ser intérprete? ¿Cuál ha sido tu formación y el camino que has tenido que seguir para llegar a la cabina?

Me encanta esta pregunta, Aida, empecé a trabajar como intérprete en el 2006, año en el que me uní al grupo de traductores voluntarios, Babels, en el Foro Social Mundial en Caracas. Me llamó mucho la atención esta oportunidad de viajar como voluntaria para ayudar a otros a entenderse rompiendo las fronteras de las lenguas. Fue esta experiencia la que detonó todo este enamoramiento con la interpretación. A pesar de que ya trabajaba como traductora desde hacía algún tiempo, no me había animado a entrar en cabina.

Antes de esto, para contarte algo sobre mis antecedentes, realicé mis estudios universitarios en la Universidad Católica de Quito en la Facultad de Comunicación, Lingüística y Literatura, seguí una Licenciatura en Lenguas Aplicadas a los Intercambios Internacionales, hoy en día la carrera dio un giro y cambió su nombre a Licenciatura Multilingüe en Negocios e Intercambios Internacionales. Una de las ramas de la Licenciatura es la traducción y la interpretación de conferencias, a pesar de que la carrera abarca también otros ámbitos relacionados a las relaciones internacionales.

Al terminar la Licenciatura viajé a Bélgica y obtuve una Maestría en Estudios de Desarrollo en la Universidad Católica de Lovaina. En Bruselas viví 4 años y trabajé en una ONG que agrupa a varias organizaciones sociales de Europa cuya principal labor es la de hacer cabildeo frente a la Comisión Europea en busca de mejores políticas públicas a nivel social.

Cuando regresé a Ecuador, me enrolé en la misma universidad de la que me gradué, durante seis años tuve la suerte de impartir clases a estudiantes de la que había sido mi carrera, fui profesora de Políticas de Desarrollo Social y de Literatura Francesa.

He tenido la oportunidad de participar en varios talleres de interpretación en Buenos Aires, Bogotá y Quito. Hoy en día trabajo como freelance.

– Los idiomas son parte fundamental de nuestro trabajo, ¿cuáles son tus idiomas de trabajo?

Trabajo en inglés, francés y español. He tenido suerte con el aprendizaje de los idiomas, el inglés lo aprendí durante asignaciones de trabajo de mi papá a los Estados Unidos donde asistí a la escuela primaria. El francés lo aprendí en la Alianza Francesa de Quito, después durante un año de intercambio al sur de Francia al terminar mis estudios del colegio, y después lo pude perfeccionar durante los años que viví en Bélgica por estudios y trabajo.

– ¿Trabajas con todos estos idiomas? ¿Qué combinación te piden más?

Lastimosamente trabajo un 80% en inglés y solamente un 20% en francés. El inglés, como sabemos, es un idioma más universal, y muchas veces he visto que en reuniones dónde, por ejemplo hay participantes de Haití, (para quienes sería ideal tener una cabina francesa), los delegados se adaptan y usan el poco o mucho conocimiento de inglés que tengan.

Disfruto mucho el trabajo en inglés, pero cuando me convocan a una cabina en francés me entusiasmo mucho, le tengo un cariño muy especial a la lengua y a la cultura francesa, a veces siento que por falta de uso voy perdiendo un poquito de práctica.

– Ya que estamos en el tema, háblanos de tu trabajo, ¿qué tipo de temas interpretas? ¿Estás especializada en algún área? ¿Hay algo que se pida más?

Bueno, la verdad es que disfruto mucho de los temas sociales, son parte de mi formación y también me interesa mucho todo lo relativo al desarrollo social. Por mis estudios me encanta interpretar temas de cooperación internacional, comercio justo, educación, derechos humanos y salud pública. Pero también disfruto mucho de otros temas de los que puedo aprender como tecnología, hidrocarburos, manejo de aguas residuales, arquitectura o cine. Ya sabemos que como interpretes tenemos que mantener una mente amplia y conocer mucho de todo.

Con mi colega Pamela Vintimilla en un evento  sobre la Universidad del Futuro
Con mi colega Pamela Vintimilla en un evento
sobre la Universidad del Futuro

 

– ¿Consecutiva o simultánea o las dos? ¿Qué es lo que más te piden?

Simultánea, definitivamente. En mi experiencia la consecutiva responde por lo general a una falta de presupuesto. La última consecutiva que hice fue frente a un auditorio de estudiantes universitarios escuchando a John Waters, el periodista irlandés. Un hombre fascinante, con una historia de vida muy interesante. Me gustó porque contaba sus anécdotas y experiencias y pude ponerle mi toque. Sin embargo, la consecutiva implica todo un conjunto de capacidades, concentración, toma de notas y memoria, en lo personal, a pesar de que es un reto interesante, siempre voy a preferir la simultánea.

– Cada vez veo más opciones de talleres de interpretación (de AIIC sobre todo) que se ofertan en distintos países de Latinoamérica, ¿crees que la oferta de formación actual es suficiente? ¿Qué crees que se podría hacer para mejorar esta formación?

Si no me equivoco, en mayo tuvimos en Quito el primer taller de interpretación AIIC de la historia, no creo que hayamos tenido una oportunidad como esta antes. Tuvo gran acogida entre los intérpretes e incluso dejó a varios colegas en lista de espera. Considero que es una gran oportunidad de proyectarnos y de aprender cómo funciona el mundo de la interpretación a nivel global. Por mi parte, me encantaría tener más talleres con formadores de intérpretes que tengan una experiencia a nivel de organismos internacionales en distintos ámbitos y continentes. Tomando en cuenta que en Ecuador no existe, por ahora una carrera de interpretación simultánea en ningún centro universitario, estas oportunidades de formación son muy bien recibidas. Espero que a ti, Aida, o a algunos de tus lectores expertos en formar intérpretes les resulte interesante esta opción de venir a nuestro país.

 

Recibiendo nuestros diplomas después del  curso AIIC con Hans Werner Muhle, Mayo 2014
Recibiendo nuestros diplomas después del
curso AIIC con Hans Werner Muhle, Mayo 2014

 

-¿Podrías contarnos un poco cómo es el intérprete en Quito? ¿Hay mucho trabajo? ¿Es un tipo de trabajo bien considerado y reconocido? ¿Eres una luchadora de tarifas como nos pasa al otro lado del charco?

Bueno, en Ecuador y particularmente en las ciudades de Quito y Guayaquil, hay bastante trabajo. El gobierno de nuestro país está emprendiendo muchos cambios a nivel económico, productivo y educativo, lo cual ha generado una gran demanda para nuestra profesión. Interpretamos a una gran cantidad de expertos que vienen a realizar consultorías, asesorar en grandes proyectos, a dictar charlas, llevar a cabo investigaciones, en fin. En estos proceso jugamos un rol muy importante cuando de comunicación efectiva se trata. El público en general empieza a conocer cada vez mejor nuestra profesión y a reconocerla.

En cuánto a los estándares y tarifas, en Ecuador tenemos a la ATIEC, la Asociación de Traductores e Intérpretes del Ecuador, de la cual he sido miembro desde el 2009, somos una asociación de profesionales de nuestra rama que ha agrupado a los traductores e intérpretes de nuestro país. Nuestro directorio ha aunado esfuerzos para mantener estándares de calidad, compromiso con la profesión, capacitación constante, y reglas claras del juego. A pesar de que dentro de la Asociación no regulamos el tema de tarifas, sí trabajamos para mantener estándares de calidad, saber que nuestras tarifas reflejan la seriedad de nuestro trabajo, nuestra formación y así evitar así el dumping profesional.

– Ahora, cuéntanos un poco sobre ti, una intérprete no solo se centra en el trabajo.

En mi vida personal, soy una feliz esposa y madre de cuatro lindos hijos de 13, 9, 5 y 2 años. Quienes llenan mi vida por completo. Es toda una aventura vivir con ellos, me encanta dedicarme a ayudarles a llevar a cabo sus actividades, cuidarlos y consentirlos.

El trabajar freelance me ofrece la maravillosa posibilidad de equilibrar mi vida personal y profesional. Disfruto mucho de mi trabajo tengo la maravillosa posibilidad de tener un par de días libres a la semana para organizar un paseo en bicicleta, hacer las compras del super con tranquilidad y sin apuro, ofrecerme como voluntaria para dar una charla en el colegio de los niños o tomar un café con mis amigas. También disfruto el poder dedicarme una temporada sólo a la traducción escrita para pasar más horas sin salir de mi casa. Así mismo me encantan las semanas intensas y muy ocupadas con horarios exigentes que me obligan a pasar horas frente al computador preparando glosarios y leyendo el material que usarán los presentadores. En este momento de mi vida, y aunque después de esas intensas jornadas llegue a mi casa y el trabajo continúe con los chicos, no me puedo quejar, esta es una combinación perfecta.


– ¿Consideras que las redes sociales pueden ser un aliado en nuestra profesión o no tienen un peso muy relevante?

Definitivamente sí. Pueden ser un aliado si las manejamos correctamente. Para nombrar un ejemplo Twitter o Facebook nos pueden informar sobre distintos eventos en los que podemos participar, o también un medio para promocionar nuestro trabajo o recibir recomendaciones. LinkedIn es otra gran herramienta para crear redes de profesionales y dar a conocer nuestra profesión y puede a su vez servirnos como una bolsa de trabajo.

– ¿Qué tema te ha gustado más interpretar o el proyecto del que te sientes más orgullosa?

Disfruto mucho de poder trabajar proyectos en los cuales nos podemos involucrar con la gente, me gusta mucho el trabajo de campo, el salir de la cabina y acompañar a visitar los lugares o personas de los que hemos estado hablando en los salones de conferencias. Me he sentido realizada de ver que una buena comunicación ha dado frutos para concretar un negocio o mejorar algún servicio. Hay muchos eventos en mi lista de preferidos, pero si podría mencionar dos serían: el trabajo que hice con Jean Houston, una pensadora y filósofa estadounidense que visitó nuestro país y se entrevistó con grupos de mujeres, indígenas y jóvenes. Y el acompañar a la cooperación japonesa a explorar posibilidades de cooperar en sectores de nuestra economía.

 

El arte de la traducción y la traducción del arte

¿Cuántas veces hemos leído que la traducción es un arte? Incontables y, sin embargo, aún cuesta hacer ver que traducir un texto de arte no es traducir un tema “general”, si es que ese animal mitológico del tema general existe.

Para tratar esto en detalle, nada mejor que hablar con una experta en la materia, que sabe lo que significa traducir textos de arte y los retos que conlleva este tipo de traducción:  Joanna Martinez, que traduce del español y el catalán al inglés. Aprovechando que va a impartir un taller el 21 de febrero sobre este tema le he pedido que hiciera una entrevista para el blog para aquellos que no tengan la oportunidad de estar esa fecha en Madrid. El taller se enmarca dentro de la jornada de talleres organizada por la asociación de traductores y editores del Mediterráneo (MET) y al final de la entrevista incluiré el enlace al programa y algo más de información.

Joanna Martinez

– Has mencionado que el arte suele considerarse un tema general en la traducción. Aunque no creo que exista un “tema general”, es cierto que generalmente no es incluido en la misma categoría que las traducciones técnicas. Quizás, ahora que los traductores de documentos técnicos de arquitectura están luchando para obtener cierto reconocimiento, este sea el momento de explicar a la gente y dar a conocer el motivo por el que el arte no es un tema tan general. ¿Qué puedes decir a los lectores sobre el arte como área de especialización?

Sí, en el sentido estricto de la palabra tienes razón, no existe un tema general, aunque creo que estarás de acuerdo en que algunos temas sí se consideran más “fáciles” que otros. El arte es un campo muy amplio y abarca la pintura, la escultura, el grabado, la arquitectura, la fotografía y las artes decorativas, y cada una de estas áreas cuenta con su propia terminología técnica. Por otra parte, la crítica de arte, es decir, escribir sobre arte, no es especialmente técnica pero sí toca un amplio abanico de temas y, con frecuencia, incluye referencias poco conocidas y un discurso inescrutable, lo que puede requerir de una investigación interminable y darle muchas vueltas a la frase para sacar el significado. La tendencia a favor de lo que se ha llamado “el inglés internacional del arte ” facilita algo las cosas porque permite una traducción más literal.

– ¿Tienes una tarifa concreta para este tema? Muchos traductores tienen una tarifa para los textos generales y otra para los documentos técnicos o más difíciles, ¿tienes diferentes tarifas? Si es así, ¿las agencias y los clientes comprenden el motivo?

Siempre he facturado la misma tarifa al mismo cliente, sea cual sea el tipo de texto. No basaría nunca la tarifa en la dificultad del texto porque es un criterio muy subjetivo: un texto muy técnico puede resultar sencillo para un traductor especializado en ese tema y, a menudo, los textos que en apariencia son sencillos pueden terminar siendo los más complejos al final. Cuando le digo a la gente que estoy especializada en arte y jurídica, siempre me dicen: “La traducción jurídica debe ser muy difícil”. Yo siempre respondo que no, que en realidad el arte es bastante más complicado y lleva el doble y hasta el triple de tiempo.

– Has hablado sobre la “textos turísticos” como algo diferente a la traducción de arte, ¿podrías explicarnos esto un poco más?

A lo que me refiero al hablar de “textos turísticos” es a las guías de viajes, folletos publicitarios, etc. que tratan sobre las ciudades y las zonas rurales, los monumentos, acontecimientos, costumbres, platos típicos, alojamiento… y que son textos mucho más amplios en cuanto a su ámbito y que están dirigidos al lector/viajero medio. Sin embargo, no quiero decir con esto que sea fácil traducir este tipo de textos; de hecho, cuando un traductor se pone en contacto conmigo para trabajar, siempre le doy un fragmento de estos textos a modo de prueba. En cambio, cuando hablo de traducción de “arte” estoy haciendo referencia básicamente al material de los museos y las galerías y los libros de gran formato.

– ¿Cuáles son los principales tipos de textos y formatos (vídeo, archivo de texto, archivos de audio) que suele recibir un traductor de arte? ¿Cuál es tu favorito?

Los únicos formatos con los que he trabajado son los archivos de textos (normalmente necesitas programas y equipos especiales para trabajar con archivos de audio y vídeo para el doblaje/subtitulación e incluso para la transcripción/traducción). Los principales tipos de textos serían libros, ensayos, artículos para prensa, críticas o reseñas, catálogos de exposiciones, paneles, pies de foto, etc.

Mis favoritas son las audioguías, que traduces desde el guión escrito, porque hablas directamente con alguien que quiere escuchar; mientras que estoy segura de que nadie lee muchas de las traducciones que he hecho de catálogos de exposiciones, a pesar del esfuerzo que han supuesto.

– ¿Trabajas más para clientes directos o agencias?

Siempre he trabajado para clientes directos: editoriales, galerías y museos. Las agencias se ponen en contacto conmigo de vez en cuando pero mis tarifas les parecen muy altas y seguramente lo sean, porque se parecen bastante a lo que cobra la agencia al cliente final.

– ¿Cuál ha sido el proyecto relacionado con el arte que ha supuesto tu mayor reto? ¿Cuáles eran las dificultades y cómo pudiste solucionarlas?

Sin lugar a dudas fue el primer libro que hice para una editorial británica , sobre Marcel Duchamp, que no es el artista más fácil ni en la mejor de las ocasiones. Imaginad la vida antes de internet, sin disponer de libros de arte en inglés para consultar en las bibliotecas y las librerías de Barcelona; tan solo contaba con mis limitados libros de referencia. Fue un trabajo muy complicado. Por supuesto, ahora uno tiene recursos ilimitados con tan solo hacer click en el ratón o deslizar un dedo.

– ¿Existen buenos recursos para la investigación (diccionarios especializados, glosarios, sitios web, foros) o has creado tus propios materiales de referencia? Sé que es uno de los puntos que se va a tocar en el taller, pero es solo para tener una idea.

Los recursos que sigo usando mucho son libros impresos, principalmente porque ya los tengo y no se han quedado anticuados; pero además porque creo que se presta más cuidado a la hora de publicar un libro de referencia que a la de generar un sitio web. Dicho esto, las páginas de los museos pueden ser una mina de información. También tengo amplios glosarios propios creados en herramientas TAO, que simplifican y agilizan el proceso de traducción.

– ¿De qué manera ha afectado la crisis a este sector del mercado de la traducción?

Probablemente del mismo modo que a cualquier otro sector. Los clientes reducen gastos, buscan traductores más baratos en otros países, a menudo las traducciones de textos cortos las realiza personal que habla inglés y, en un caso, incluso usaron Google Translator y luego me enviaron el documento para que lo revisase.

– Ahora, vamos a centrarnos en el taller, ¿qué nos puedes contar sobre el público para el que está pensado? ¿Puedes adelantarnos algo sobre lo que vas a mostrar/enseñar?

Básicamente está pensado para traductores que ya han trabajado en este campo y para aquellos que se están planteando hacerlo. Voy a decirles qué es lo que pueden esperar, los problemas que hay que tener en cuenta y el modo en el que pueden resolverlos, sobre todo cuando trabajen para clientes españoles, que no suelen tener correctores con inglés como primera lengua.

DSC_0386 Joanna

– ¿Por qué arte? ¿Por qué no otras áreas?

El arte es lo que podríamos llamar un “tema universal”, igual que la ciencia y a diferencia de la jurídica, en la que hay sistemas nacionales diferentes basados en el derecho romano, el derecho consuetudinario o common law, etc. La traducción jurídica del español al inglés puede ser un campo minado y, seguramente, sea imposible que dos traductores jurídicos se pongan de acuerdo en la traducción de cualquier término concreto.

Pero no es lo único que los talleres organizados por MET nos van a ofrecer en Madrid. Ahora le toca el turno a Oliver Shaw, que nos cuenta un poco lo que podemos aprender si nos apuntamos:

– Me gustaría saber un poco sobre la segunda parte de la jornada, la sección mixta que se ofrecerá entre los dos talleres: ¿Qué es? ¿Qué puede esperar la gente sobre esta sesión y qué temas se van a tratar?

Dado que esta es la primera jornada de talleres organizada por MET fuera de Barcelona, que es donde tiene su sede la asociación, hemos querido dar a los participantes una idea del tipo de temas que interesan a los miembros de MET. Por eso, hemos decidido organizar una sesión mixta que incluye varias presentaciones de 10 minutos de miembros de la asociación y hacer que sea una sesión libre y abierta al público. Esta sesión empezará con una breve presentación del presidente de MET, Alan Lounds, sobre los puntos fuertes y los retos a los que se enfrenta una asociación que fomenta la formación entre compañeros de profesión como es la nuestra. Después, será el turno de presentaciones más específicas en el sector sobre los cambios de los algoritmos de búsqueda de Google y el motivo por el que es importante para los profesionales del lenguaje conocer estos cambios, así como las alternativas a Google para editores y traductores, el amplio campo que es el mercado actual de la traducción médica para los que trabajan con inglés, las expectativas existentes en relación con los traductores de inglés en plantilla, una charla sobre arte y los mercados relacionados y, finalmente, los planes del MET para su décimo congreso anual este otoño . Creo que los participantes podrán disfrutar de enfoques nuevos que aportarán valor añadido a su trabajo diario y además obtendrán una imagen de conjunto más amplia sobre los nichos de mercado que existe para los profesionales que trabajan de o al inglés.

– ¿Algún dato más que los lectores deberían saber sobre la jornada del 21 de febreo o sobre la organización de la misma?

Sí, nos encantaría ver muchos rostros nuevos en el Instituto Internacional, pero las plazas para el taller de Joanna son limitadas y la gente tiene que registrarse a través de la página del taller.  Aunque la sesión mixta está abierta a todo el mundo, sí pedimos que los participantes se registren en el formulario en línea para poder organizar mejor la sesión. La gente que esté interesada en saber lo que hacemos puede visitar nuestra web, seguirnos en Twitter, o a través de nuestra página de Facebook.


Intérpretes por el mundo: Suiza – Berna

No me había olvidado de las entrevistas a intérpretes en otras partes del mundo, sencillamente ha sido imposible publicar en las últimas semanas debido a la carga de trabajo pero ya tenemos la nueva entrega lista y en esta ocasión viajamos a Suiza de la mano de Scilla Di Donato.

En cabina, lista para trabajar en 3,2,1...
En cabina, lista para trabajar en 3,2,1…

– Durante dos años y medio has trabajado como intérprete pero tienes más años de experiencia profesional como traductora, ¿Por qué decidiste empezar a trabajar como intérprete? ¿Qué fue lo que te motivo a dar el paso? ¿Podrías contarnos un poco sobre la formación que recibiste en interpretación? 

Esta es la historia que cuenta como el fútbol y la policía me llevaron a ser intérprete…

Llevo más años de los que puedo recordar trabajando como traductora, de manera autónoma y en plantilla para varias empresas. A partir del año 2005 empecé a trabajar a tiempo parcial como traductora en plantilla para la policía de Berna en Suiza. Un día, me pidieron que fuese la “traductora” durante una sesión centrada en la revisión de la seguridad y organización de la Eurocopa del año 2008 (oficialmente, Campeonato Europeo de Fútbol de la UEFA o UEFA EURO 2008™), dado que Berna era una de las ciudades que iba a albergar el campeonato. En aquel momento no tenía ni idea de lo que suponía interpretar. Me pidieron que hiciera la “traducción” directa e inversa del inglés, alemán, francés y neerlandés, dado que eran los idiomas que hablaban los miembros del equipo de revisión. Menos mal que domino esos 4 idiomas…pero, como todos ya sabréis, el saber el idioma no te convierte en intérprete. De todos modos, la cosa salió (demasiado) bien y de repente yo era  *la* “traductora” para todas las reuniones sobre seguridad que iban a tener lugar en Berna con motivo del campeonato. La policía de la ciudad anfitriona contaba con la colaboración de agentes de policía y especialistas en hooligans  que venían de Francia, Italia, los Países Bajos y Rumania.

Cuando terminé este proyecto tan complicado pero al mismo tiempo tan interesante, tuve claro que necesitaba formarme para estar preparada en caso de que me volviese a encontrar en esa situación.

Buscar clases de interpretación por la tarde en Suiza fue imposible. De modo que opté por la mejor alternativa disponible: un curso de introducción a la interpretación judicial en tribunales en  ZHAW (más información en este enlace: http://www.linguistik.zhaw.ch/en/applied-linguistics/institutes-centres/institute-of-translation-and-interpreting/continuing-education.html).

El curso fue muy interesante y pensé que me encontraba preparada en caso de tener la oportunidad de interpretar de nuevo.

Mientras tanto, nuestra profesora (siempre le estaré agradecida por esto) pensó que yo tenía algo de talento y me sugirió que me convirtiese en intérprete de conferencia. Esto suponía tener que hacer el examen de admisión e iniciar un máster a tiempo completo a la edad de 38 años, además de dedicar 4 horas tres días a la semana para ir y venir a clase, sin dejar de lado mi trabajo con la policía.

Realizar el curso en el ZHAW en Winterthur (cerca de Zurich) fue obviamente una excelente decisión. Me ofrecieron un curso hecho a medida para mi combinación de idiomas (tan solo eramos 3 estudiantes con francés como lengua A y era la única que trabajaba con la combinación de neerlandés-francés, por lo que mis profesores tenían que venir en un vuelo desde Paris y Bruselas dos veces al mes). Además estaba la ventaja de tener instalaciones de última tecnología a nuestra disposición y trabajar en grupos pequeños, lo que hizo que el aprendizaje fuera eficaz y de gran calidad.

Sinceramente, nunca me he arrepentido del esfuerzo y el sacrificio que supuso estudiar (tuve que dejar de lado la vida social durante dos años). Descubrí mi vocación (algo tarde). Sigo trabajando como traductora y me parece que las dos profesiones se complementan. Estoy segura de que ser traductora me ayudó al prepararme para ser intérprete y que mi trabajo en la interpretación me ha convertido en una traductora más rápida y segura de mis decisiones.

– Has trabajado a tiempo parcial con la policía de Berna y ahora has decidido ser autónoma a tiempo completo, es un cambio interesante. ¿Qué puedes contarnos sobre el mercado de la interpretación en Suiza (desde el punto de vista de una autónoma)? ¿Dónde sueles trabajar más: en tu ciudad, en todo el país/ Europa? ¿Cuáles son en tu opinión los temas más habituales en los proyectos de interpretación? ¿Cuáles son tus áreas de especialización?

El mercado de la interpretación en Suiza es bastante interesante, dado que existe un sector privado y las instituciones, nacionales e internacionales (la ONU entre otras).

Trabajo principalmente para el sector privado y, en ocasiones, para el sector público con algún encargo para el parlamento suizo (como se puede ver en la foto) en Berna, lo que es bastante emocionante y también representa un reto.

La mayoría de mis proyectos tienen lugar en Berna, Zurich y las ciudades y salas de conferencia que existen a medio camnio entre las dos, ocasionalmente también trabajo en Montreux y Lausanne.

La mayor parte de los clientes me contrata para congresos de empresa, que suelen realizarse en 2 o 3 idiomas en Suiza. También trabajo para las federaciones deportivas, los sindicatos y las ONG. Por lo que los temas son muy variados y diversos (seguros, deportes, medio ambiente, educación, marketing, gastronomía y el sector del automóvil…). Esta amplía gama de temas es el motivo por el que me encanta este trabajo. Puedes ver desde dentro todo tipo de entornos laborales, conocer a personas de todas las profesiones y, durante un día, eres la experta en un tema sobre el que no sabías nada la semana pasada…

En el parlamento suizo
En el parlamento suizo

– ¿Haces tanto consecutiva como simultánea? ¿Qué piden los clientes? 

Casi todos los proyectos que recibo son de interpretación simultánea. Tengo suerte porque en Suiza hay muchas salas equipadas con cabinas bastante modernas. Por supuesto, en ocasiones nos toca usar el infoport portátil ( o bidule, que es como lo llamamos aquí) para los trabajos con menos asistentes.

Las únicas veces en las que hago consecutiva es en las interpretaciones para la policía. Ahora hago menos de esos encargos, pero cada cierto tiempo me llaman mis antiguos compañeros, puesto que les gusta poder confiar en una profesional a la hora de interrogar a los testigos, víctimas o acusados. Creo que a menudo no se valora este área de trabajo como debería, dado que exige mucho al intérprete y no cuenta con ese aire de prestigio que sí tiene la interpretación de conferencias. Además, con frecuencia te encuentras que los que llevan a cabo la interpretación para la policía no son profesionales, por eso suele tener mala reputación.

De hecho, estamos intentando solucionar el problema con un programa de formación para profesionalizar la interpretación judicial y para la policia en Berna. Estoy preparando un curso ahora con otro compañero. Lo primero que vamos a hacer es ofrecer un curso de formación intensiva de un día de duración para los que no sean profesionales pero que ya estén trabajando como intérpretes para la policía o en los juzgados. El objetivo es proporcionarles una formación básica en consecutiva y darles las pautas esenciales sobre la ética de la profesión y ayudarles a comprender el papel que desempeñan.

Soy consciente de que no es más que un grano de arena pero tenemos que empezar por algún sitio. Dentro de un año veremos si los resultados son satisfactorios y podemos dar el siguiente paso con este programa…

– Suiza tiene cuatro idiomas nacionales, de los que tres son idiomas oficiales. Esto debe representar un reto y crear un entorno interesante para los intérpretes. ¿Podrías explicarnos un poco cómo es la situación? ¿Es necesario trabajar con los tres idiomas oficiales o tan solo es una buena idea hacerlo? ¿Qué idiomas son en general los más demandados por los clientes? 

Suiza, que tiene el alemán, el francés y el italiano como lenguas oficiales, ofrece el terreno perfecto para que el intérprete pueda jugar. Por supuesto, muchos suizos son bilingües o al menos tienen unas nociones básicas de una segunda lengua. El cuarto idioma nacional es el retorrománico (también llamado rético o romanche), que habla una pequeña minoría de ciudadanos bilingües y que, por ese motivo, es irrelevante para los intérpretes desde un punto de vista objetivo. Por otra parte, el inglés cada vez ocupa un lugar más importante en la sociedad suiza, puesto que la población que habla francés y alemán lo emplean como lengua franca si no dominan la otra lengua oficial. Por ahora, el impacto de este idioma en la interpretación es reducido, muchos son consciente de que sus conocimientos del idioma son demasiado limitados para poder comunicarse de manera adecuada y sin restricciones.

En el sector privado, la mayor parte de los congresos se celebra en alemán o francés, el italiano lamentablemente queda relegado, porque la mayoría de los que hablan italiano también domina otra de las lenguas nacionales. En jornadas corporativas suelen poner una cabina de francés/alemán (con inversa) y a menudo incluyen también una cabina de inglés si el cliente es una empresa multinacional.

En el parlamento suizo, los debates del consejo nacional se llevan a cabo en varias lenguas y se interpretan de forma simultánea en todos los idiomas oficiales. Así que tenemos cabina de italiano, francés y alemán. Es posible seguir los debates en directo a través del streaming en internet en los tres idiomas usando este enlace: http://www.parlament.ch/E/SESSIONEN/WEBTVLIVE/Pages/default.aspx.

– Al hablar de Suiza resulta imposible no pensar en las Naciones Unidas. ¿La ONU ha ayudado a que la gente (el cliente) sepa y comprenda mejor lo que es un intérprete? 

Está claro que tener en Suiza organizaciones internacionales como la ONU, FIFA, UEFA, el COI y muchas otras ONG ha contribuido a dar visibilidad a la profesión. Aún así, igual que pasa en el resto del mundo, la interpretación sigue siendo un misterio para la mayoría. Por eso, es importante explicar a los clientes el motivo por el que trabajamos en pareja, la utilidad que supone tener la documentación y obtener tanta información como sea posible antes un proyecto, etc.

– ¿Qué puedes contarnos sobre las condiciones de trabajo en Suiza? ¿Cómo se acuerdan los términos de pago y detalles del proyecto? ¿Os facilitan material? ¿Es necesario ser miembro de alguna asociación específica? 

Prácticamente todos los profesionales trabajan de acuerdo con las normas marcadas por AIIC, incluso si no son miembros de la asociación. Así que tenemos un contrato por escrito con el cliente y, si todo va bien, nos pagan en un plazo máximo de 30 días.

En cuanto al material de investigación, eso depende del cliente. Algunos nos envían las presentaciones en Power Point o los discursos días antes, pero lo más frecuente es que te llegue todo la noche antes de la interpretación o que no llegue nada.  A mi me parece que ayuda hablar con el cliente después del proyecto, para recalcar lo útil que ha sido tener acceso al material de estudio antes del congreso y explicar que eso ha mejorado la calidad del trabajo.

En Suiza hay varias asociaciones para traductores e intérpretes. Soy miembro de DÜV – Interpreters’ and Translators’ Association, que también tiene agencia propia.

– El networking parece ser el santo grial del sector, ¿estás de acuerdo? ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Claro, ser miembro de una asociación o pertenecer a una agencia no te garantiza trabajo. Aquí pasa lo mismo, el networking es la receta del éxito. Mientras estudiaba tuve la suerte de tener profesores que además eran profesionales en activo y me ayudaron a entrar en el mercado, fui compañera de cabina en sus proyectos y algunos me contrataron en varias ocasiones hasta que nos convertimos en compañeros habituales. Es de gran ayuda contar con este tipo de apoyo cuando empiezas. Luego, por supuesto, la calidad de tu trabajo es tu mejor activo. Suiza es un país pequeño y todo se sabe en poco tiempo. Cuando un cliente está satisfecho con el trabajo volverá a llamarte y te recomendará a otras personas. Es cierto que esta es un arma de doble filo: si un día no aciertas, todo el mundo se enterará…

Aún no he diseñado una estrategia de networking. Ni siquiera estoy en las páginas amarillas. Hasta ahora, el contacto directo con clientes y con otros compañeros de profesión ha dado sus frutos.

 

– ¿Qué es lo más curioso (raro) que te ha pasado en el trabajo?

Siempre escuchó las anécdotas divertidas de los compañeros y parece que tienen un montón. Es verdad que debido al estrés que pasamos en cabina, a veces ocurren situaciones extrañas y graciosas, pero son casi “bromas privadas” y pueden no ser tan divertidas para los lectores.

En lugar de eso, déjame que te hable de un trabajo que me emocionó mucho y además fue todo un reto:

Después de dar un discurso sobre la motivación, los deportes y el equilibrio entre vida laboral y personal, el ponente, que había sido político en Suiza, empezó a responder las preguntas del público. Era mi último turno de la jornada, mi compañera de cabina ya estaba recogiendo sus cosas y preparándose para irse. Todo iba bien hasta que una pregunta del público generó una respuesta inesperada y muy personal. El ponente, que acababa de publicar su autobiografía, empezó a contar la muerte reciente e inesperada de su hijo y el modo en el que esto estaba afectando su vida y la de su mujer. Fue tan sincero al hablar de esta tragedia conmovedora que todo el mundo en la sala empezó a llorar. La cabina estaba situada de tal modo que podía ver tanto al público como al ponente. En ese momento, al ver a todas esas personas emocionadas y al darme cuenta de lo que estaba diciendo, tuve que hacer un esfuerzo para no llorar y me costó mucho que no me fallase la voz. Pulsé el botón Mute, cerré los ojos, respiré hondo y volví a empezar, en un tono de voz más bajo, más cerca del micrófono y concentrada en la respiración. Eso fue lo que me permitió terminar esa intervención. Después, me di cuenta de que probablemente esa era la única situación para la que no me habían preparado durante el curso de formación.

– ¿La crisis económica ha afectado el mercado en Suiza? Si es así, ¿de qué manera? 

No puedo hablar sobre todo el mercado suizo, pero en mi zona, las cosas parecen estar bastante estables ahora mismo. De vez en cuando un cliente rechaza un presupuesto porque le parece muy caro. Pero no puedo saber si está relacionado con la crisis o si se trata únicamente de un intento de negociar tarifas. De todos modos, nunca bajo las tarifas para conseguir un trabajo; eso generaría un impacto negativo en la profesión. Nunca le pedimos al dentista o al cirujano que baje los precios, porque esperamos que nos ofrezca un servicio profesional. No veo ningún motivo por el que este razonamiento no se pueda aplicar también a los intérpretes y traductores.

– Ultima pregunta, una un poco más personal: ¿Por qué eres la “intérprete escurridiza”? 😉

Creo que los intérpretes son escurrizos por definición. Somos fantasmas, tan solo una voz en los oídos de la gente, generalmente somos invisibles…y aún así fundamentales. Es un tipo de trabajo perfecto para mi personalidad extrovertida y tímida. Me encanta estar dentro de la cabina, lejos de los ojos del público y, a la vez, saber que me prestan toda su atención.

Igual que los actores, nos convertimos en la voz del ponente, así que lo que hacemos es relevante, pero quiénes somos no tiene la menor importancia.

Otra contraducción que hace que este trabajo sea tan fascinante…

eaKJ29Ph
Una cabina con vistas (muy apetecibles)