La Brigada de intérpretes

Hace algo más de un mes tuve la oportunidad de charlar con Esther Navarro-Hall, intérprete, profesora y compañera que ya ha participado en el blog en el pasado.

Esther M. Navarro-Hall
Esther Navarro-Hall

Es profesora en el MIIS (Middlebury Institute of International Studies) y reside en Estados Unidos, donde trabaja también como intérprete. Imparte talleres de Sim-Consec y de interpretación en distintos países y es una de las voces más claras y sensatas de la profesión en muchos de los congresos internacionales. Además de todo esto, es mejicana y los desastres naturales que ha sufrido su país este año la han animado a crear la Brigada de intérpretes (Interpreters Brigade).

1- ¿Qué es la Brigada de intérpretes? ¿De dónde nace esta idea?

La Brigada de intérpretes es una iniciativa que se me ocurrió apenas ocurrió el primer terremoto en México, en los estados de Oaxaca y Chiapas. Si mal no recuerdo, el primero fue el día siete de septiembre y yo ya iba a participar en un evento en la capital, en Ciudad de México. En cuanto supe que había ocurrido esto pensé que ya que iba a estar allí, quizás podría hacer algo por los damnificados Muchas personas en ese momento se estaban preguntando lo mismo, no sabían si era mejor enviar donativos, ropa, comida, agua, etc. Pensé que se iba a necesitar sobre todo comunicación y no veía que se estuviera haciendo mucho al respecto, así que cuando tuvo lugar el segundo terremoto, el día 19, inicié una campaña en GoFundme para pedir donativos para los damnificados. Lo hice de una manera muy específica para la interpretación, dirigida sobre todo a nuestros colegas traductores e intérpretes, que respondieron de una manera magnífica. Empezaron a mandar donativos y yo quería saber cómo canalizarlos, porque estaba escuchando que tras los desastres naturales, la respuesta por parte de las entidades gubernamentales no era todo lo buena que se podía desear. Entonces, decidí que lo mejor era ir y ayudar en persona, para ver exactamente dónde iban a parar los donativos. Muchas veces, cuando estábamos allá nos preguntaban (hablo en plural dado que mi marido me acompañó) que si veníamos de algún grupo, asociación en particular o de algún grupo religioso y no, mi marido respondía (en inglés, porque no habla español): “We are two people trying to make a difference”.

22780452_1667048106680888_9066970147246077104_n

2- La comunicación en un caso de desastre marca una diferencia. ¿Cómo puede ayudar un intérprete tras un terremoto o un atentado terrorista como el de Barcelona de este año?

Efectivamente, cuando ha sucedido un desastre, de cualquier tipo, lo primero que pasa después del pánico inicial y el impulso por ayudar al prójimo, como tratamos de hacer la mayoría, es el caos y la desorganización total. Un caos que si no dura semanas, como mínimo dura bastantes días. Sin comunicación no existe nada, no se puede mover nada, no puede llegar la ayuda allí donde se necesita y las personas, sobre todo la parte de la población más marginada, no alcanzan a pedir ayuda como se debe.

Lo he visto con las lenguas indígenas, me daba cuenta de que muchas de las poblaciones más marginadas son precisamente las poblaciones indígenas y no podían comunicarse ni siquiera en español, mucho menos en otro idioma, para poder ser auxiliadas por las brigadas que venían de otros países. Algunas de esas brigadas habían ido a sacar escombros, rescatar a las personas atrapadas dentro de edificios o a llevar la ayuda necesaria.

22424662_1657384870980545_2439550365899182851_o

3- Si un intérprete está leyendo esta entrada ahora en España o en cualquier otro país y decide que quiere ayudar, que quiere hacer un donativo para México, ¿aún existe esa opción?

Sí, es algo importante. Tras la primera o segunda semana lo normal es que se nos olvide que estas personas van a tardar meses o años si quieren reconstruir sus vidas o volver a la normalidad. Nosotros terminamos nuestro trabajo en México más que nada porque yo tenía compromisos laborales y tenía que regresar a Estados Unidos a terminar unos talleres y después tenía este viaje a España, puesto que ya tenía el compromiso de impartir talleres aquí con una asociación. De lo contrario, habría continuado mi labor sin interrupción allá en México. Aún se necesitan los donativos porque las personas ya no necesitan tanto comida y agua, digamos que eso es lo primero que llega en una situación de emergencia, pero ahora se trata más bien de reconstruir. Eso requiere artículos grandes que necesitan comprar ellos y lo que tratamos de hacer, que me pareció clave, es que una vez que compramos esos artículos allá lo hicimos en los pueblitos o en las afueras de la ciudad para hacer un consumo local. Así ayudas de dos maneras, entregas el artículo a la persona que lo necesita y ayudas a la economía local.

Todavía aceptamos donativos porque tenemos pensado regresar a finales de noviembre y seguir trabajando varias semanas.

4- Cuando te pregunté por la Brigada de interpretes me comentaste que hay un antes y un después a nivel personal y profesional. Si tuvieras que resumir en una experiencia o sensación lo que ha sido colaborar con la gente que ha sufrido este terremoto, ¿cómo lo harías?

Llevo 32 años siendo intérprete profesional, primero de conferencias, después intérprete judicial, médico, etc. He pasado por muchas experiencias y, como sabes, en los trabajos que hacemos vemos cosas bastante fuertes. Sin embargo, creo que todo se resume en cómo puede una persona ayudar a que otra persona conserve la dignidad a través de la comunicación. Vimos situaciones tan difíciles, madres solteras con niños pequeños, que sentían que no podían proteger a sus hijos ante lo que estaba pasando, porque en primer lugar no eran capaces de comunicarse y, en segundo lugar, como se les había derrumbado la casa o lo habían perdido todo, esas madres sentían que estaban dejando a sus hijos desprotegidos. Vimos casos graves de ancianos, niños y cuando tú le entregas a una persona algo tan sencillo como una manta, no sé si lo llaman así en España, yo digo cobija en México, y esa persona te besa las manos solo porque le has dado una manta. No es el artículo, es más el hecho de que como humanos su dignidad queda intacta cuando les dan aquello que necesitan con tanta urgencia.

Como profesional, en todo lo que llevo de carrera, y como persona siento que me ha cambiado la vida. Ha sido una experiencia muy bonita, ves lo mejor y lo peor de los seres humanos. Es algo que me gustaría seguir haciendo. No he trabajado mucho en lo que ahora llamo interpretación humanitaria, pero es una cuestión tan apasionante y que de verdad me llena de orgullo poder ayudar con algo tan sencillo como es conversar con una persona, hacer que se sienta mejor, ayudar con las necesidades más básicas. Ojalá todos pudiéramos tener esta experiencia, no se necesita mucho y es muy gratificante.

22713616_1667057153346650_4792729026711954441_o

5- ¿Qué se puede hacer desde el punto de vista del formador de intérpretes para estos casos?

Creo que es importante que los formadores contemos nuestras experiencias , podemos ayudar en la docencia en cuestiones como las técnicas, las estrategias, metodologías y hasta en la pedagogía. Creo que es muy necesario conversar con los futuros intérpretes sobre este tipo de situaciones, porque es algo a lo que no nos vamos a enfrentar con frecuencia, pero sí que ocurre en todos los rincones del mundo. Pasa en todos los sitios: terremotos, atentados, huracanes, etc. Es algo que no se enseña. Es complicado llevar esto al aula a menos de que hayas vivido la experiencia en persona.

Ya que he tenido esta experiencia, creo que voy a incluir esto dentro de lo que enseño en clase y me gustaría poder desarrollar un curso o taller en el futuro, incluso una charla, que hablase de este tipo de experiencia. Se aprende mucho y hay aspectos específicos en el desempeño diario de la labor del intérprete en estas situaciones. Tienes que ser ingenioso para lograr que las cosas se hagan bien, con calidad y, sobre todo, para garantizar que la comunicación exista como debe ser.

6- Existen charlas y talleres sobre intérpretes en zonas de conflicto, de hecho recomiendo asistir a esos talleres, aprendes cosas que de lo contrario no se te pasan por la cabeza. Uno de los aspectos que me interesa de la interpretación humanitaria tras un desastre o atentado es el hecho de que el intérprete ayuda a la coordinación de distintas brigadas internacionales, fuerzas de seguridad, servicios de atención médica, bomberos de otros países que vienen a ayudar. 

Son situaciones de urgencia, en las que la gente además de comunicación necesita un poco de calor humano, una forma de comunicarse con empatía. Surgen cosas interesantes como el trauma secundario*, que hay que aprender a tratar. También en el caso de las lenguas indígenas, la mayoría de los intérpretes no están acostumbrados a trabajar en relé en este tipo de situaciones. Son cuestiones que van surgiendo sobre la marcha, cuando ya estás sobre el terreno, y me parece que es algo que se podría practicar para poder desplegar una brigada, como hemos hecho esta vez, con un grupo de intérpretes que puedan trabajar al vuelo, que ya estén listos apenas pasa algo.

Allí también me tocó hacer otra labor. Muchos de los intérpretes de lenguas indígenas que trabajan en México no han recibido necesariamente la formación especializada, pero si es necesario conseguir una lengua que no es fácil de conseguir y tienes a una persona disponible aunque no cuente con esa formación, lo que hacía era darles yo una pequeña formación sobre el terreno. Era una formación de emergencia. No podías esperar a dar un taller de un fin de semana, tenía que ser allí, rápidamente, de un día para otro. Lo mínimo era ofrecer una orientación para trabajar bien con ellos y para que ellos pudieran trabajar en relé con nosotros.

22770599_1667062846679414_3813923464703522437_o

La Brigada de intérpretes tiene una página en Facebook, también podéis leer la entrada publicada en inglés por el MIIS sobre el trabajo de Esther Navarro-Hall en México y, para los interesados, el enlace a Go Fund Me está al inicio de la entrada.

 

  • Estrés traumático secundario: el concepto de Fatiga por compasión que hace referencia a la tensión traumática secundaria, o lo que es lo mismo, al “coste de preocuparse por los otros o por su dolor emocional” (Figley, 1982).

 

La chica del norte y la comunicación

¿Os acordáis del revuelo que se formó cuando le concedieron el Nobel de literatura a Bob Dylan? ¿Se puede considerar que las letras de las canciones son poemas? ¿Cuántas vidas han tenido que acompañar y cambiar para que así sea? ¿Se mide por “likes” en redes sociales? ¿La clave de este premio es que se venden más libros después de concederlo? ¿Se han vendido más discos de Dylan?

tumblr_n61x6sjj3f1qesy1io5_500
Mientras tanto él se ha mantenido al margen

A pesar de que a veces da la impresión de que el frenético mundo moderno piensa menos en el arte que algunos gobiernos en el cambio climático, lo cierto es que en cuanto se acaba el calor del verano y tocan los anuncios de los premios Nobel dos son los que se llevan la mayor parte del interés. Los países se enorgullecen de los premios a las ciencias, pero no nos engañemos, la verdadera polémica tiene nombre de Nobel de la paz y de literatura.

2016-12-10 16.25.37
Alfredo estaba más nervioso que Murakami por ver si Dylan venía a recoger el premio
2016-12-10 17.28.44.jpg
En cabina estábamos esperando que viniera a pesar de todo lo dicho, pero Patti Smith cantando una de sus canciones compensó la decepción de no poder interpretarle.

Polémicas aparte, si algo dejó claro el 2016 es que las letras de las canciones también son un medio de comunicación, transmiten un mensaje y si son buenas, nos narrarán una historia. Puede que nos gusten o no, pero su valor no disminuirá por culpa de nuestras preferencias personales.

Cuando vi anunciada la obra Girl from the North Country en el teatro Old Vic de Londres pensé que se estaban aprovechando del Nobel de Dylan para vender entradas, no me molesté en ir más allá y entender que es algo más que un homenaje, es una adaptación y como tal una respuesta a las preguntas que se plantearon a raiz del premio y que he resumido con más o menos maña al inicio de esta entrada. No nos extraña si una obra teatral se representa, si una obra se lleva al cine o a la televisión, nos parece de lo más normal si una novela o una película se adapta al escenario, o si un anuncio bebe de la riqueza de las palabras de Shakespeare.

Todo sigue igual incluso si se aprovecha toda la discografía de un grupo para hacer un musical. Pero, ¿Qué pasa si en lugar de venderlo como un musical te dicen que es una obra de teatro en la que se intercala música en vivo? Claro que los puristas pueden decir aquí que esa es precisamente la definición de un musical, pero una vez que lo vives entiendes que hay una sutil diferencia, muy sutil, pero que no es lo mismo.

 

 

 

 

 

La obra Girl from the North Country que aún se representa en Londres es una obra difícil de clasificar: en parte drama familiar clásico, que toca temas como la incapacidad de comunicarse entre generaciones dentro de una familia en la que todos se quieren pero nadie realmente se molesta en conectar con palabras. La incomprensión entre personas que comparten el mismo techo y que no son familia, las conexiones inexplicables entre desconocidos y las separaciones absurdas entre aquellos que deberían estar juntos porque se quieren pero no se permiten el lujo de decirlo. En fin, el drama de toda la vida basado en silencios no necesarios, en palabras lanzadas sin pensar y en los malos entendidos eternos que nadie resuelve al final.

399871_770_preview
Padre e hijo y una herencia de cosas importantes no dichas

Hasta ahí nada nuevo, aunque cabe destacar la excelente actuación de todo el reparto. Sin embargo, la magia viene de la mano de la música, con una banda en directo sobre el escenario (pero en la parte del fondo), con actores que además de tener un peso dramático, son capaces de cantar de tal forma que se te pone la piel de gallina con la fuerza de las letras/poemas/gritos de Dylan.

 

arinze-kene-joe-scott-in-girl-from-the-north-country-at-the-old-vic-photo-by-manual-harlan-e1501000893851
Se pasa de las canciones más tristes a las alegres, de la calma a la tormenta como en la vida

 

 

No quiero destripar en exceso la trama pero la hija adoptada del posadero inicia la obra embarazada de un hombre misterioso que no hace acto de aparición sobre el escenario. En un momento ella canta a ese amor huído y creo que resume muy bien el ambiente que se respira en esa sala durante toda la representación.  A veces se necesita algo más que la palabra escrita para comunicarse:

 

La canción que da título a la obra nos habla de una mujer que una vez fue su amor verdadero. Escrita por Dylan en 1963 y grabada una segunda vez a duo con Johnny Cash, fue compuesta después del primer viaje del artista a Inglaterra, cuando fue en busca de su amor, a la que hacía en la pérfida Albión, cuando en realidad ya estaba de vuelta en Estados Unidos. Claramente otro fallo de comunicación.

Bueno, si vas a viajar a la feria del nórdico país,
Donde los vientos azotan la frontera,
Dale recuerdos a alguien que vive allí.
Ella una vez fue mi amor verdadero.

smd_126123_johnny_cash_girl_from_the_north_country_web

 

¿Cuál de las dos mujeres de la familia es la chica del país del norte? ¿La hija abandonada o la madre con demencia que quería ser libre pero no puede escapar de la trampa de la mente? Shirley Henderson borda el personaje de la madre, que es quizás el más complejo, primeros signos de demencia senil, momentos de lucidez acompañados de juegos infantiles y un sufrimiento que no logra expresar en palabras. Los afilados dardos emponzoñados de verdad que lanza cuando nadie se lo espera. Es el personaje del tonto o loco de Shakespeare, la voz de la razón en la obra y al final la que arropa al personaje principal y sobre todo al espectador con un breve resumen que nos da las claves que se nos han escapado, la que menos debería, es la que ayuda a que público y escena se entiendan. No toda comunicación tiene que seguir los canales a los que estamos acostumbrados, lo único que importa es que sea eficaz.

 

No soy fan de Dylan pero como iba a viajar al norte me pareció una obra adecuada y me encanta sentarme a comer helado en el descanso de la obra en el teatro. Pequeños placeres antes de ponerme a trabajar en una cabina en el norte para mejorar mi capacidad de comunicar las palabras de otros.

Taller para hablar en público

Ayer se celebró en Madrid uno de los talleres para hablar en público impartido por Aline Casanova. Si sois lectores habituales del blog seguramente os suene el nombre. Aline nos habló el otoño pasado de InterpreTimeBank.

20170624_100732[1]
Aline en acción al inicio del taller
Fue una experiencia muy interesante. Hace aproximadamente 10 años fui profesora de Aline y ser su alumna me ha encantado. No me dedico a dar charlas, por lo que podría pensar que no necesito hablar bien en público, pero aunque el discurso no sea mío, cuando hago consecutiva hablo en público y en simultánea también tengo un público atento a lo que digo. Así que todo lo que me ayude a mejorar y cuidar la voz me viene bien. A muchos compañeros la idea de hacer consecutiva no les gusta precisamente porque el público les ve, este tipo de talleres les vendría de lujo para perder ese miedo escénico en un entorno positivo.

giphy2
La reacción de muchos ante la posibilidad de hablar en público

 

Antes del taller nos envío un cuestionario para saber cuáles eran las áreas que más nos interesaba mejorar. Como intérprete, me apetecía trabajar mucho el tema de la voz. Este año he tenido dos afonías, una de ellas durante más de 10 días y sin voz no puedo trabajar. Además de tener ahora un arsenal de tisanas, pastillas y sprays (tengo una parte de la cocina que parece propia de un druida), es muy importante mejorar la respiración para no forzar las cuerdas vocales.

La primera parte del taller de 4 horas de duración no defraudó en absoluto. Tocamos el tema de la respiración diafragmática, la proyección de voz sin sobrecargar las cuerdas vocales y practicamos varios ejercicios. Primero Aline comprobó si respirábamos de forma adecuada. Parece fácil pensar que sí lo hacemos (no nos hemos muerto), pero me dí cuenta de que podía mejorar para aprovechar la salida de aire para proyectar la voz sin que suponga un esfuerzo. Como eramos un grupo reducido, Aline estaba muy pendiente de cómo lo hacíamos cada uno. En los ejercicios con vocales estudió nuestros tonos graves y agudos, dando consejos y correcciones siempre que era necesario.

20170624_102630[1]
Aline explicando cómo funciona el diagragma

Nos recomendó que para proyectar bien la voz como ponente o en una consecutiva debíamos analizar la sala en la que íbamos a trabajar. Yo suelo llegar siempre con mucho tiempo y más si tengo que hacer consecutiva. En simultánea ya han colocado la cabina en el que sitio que han considerado más oportuno (que suele incluir una columna delante de las ventanas), pero en consecutiva es importante saber dónde se va a realizar el acto, si va a ser necesario moverse por la sala, si van a estar sentados, si hay micrófonos, etc. Aline nos recomienda analizar también el tipo de superficies y materiales que nos rodean si queremos proyectar la voz. Es mejor contar con superficies de vidrio, metal, básicamente es útil buscar superficies duras y evitar moquetas, entelados, etc.

Los ejercicios de vocalización también nos vinieron muy bien, así como los estiramientos y preparación de los músculos del rostro.

anigif_enhanced-4880-1426766418-21
Hay que prepararse como un deportista, un actor o un cantante

 

La segunda parte del taller se centraba en ejercicios de hablar en público. Cada uno tenía que llevar preparado un discurso que no superase los 5 minutos. No podías leerlo, ni apoyarte en ayudas visuales. Ya he hablado de los Power Points en el blog, esos elementos que a nosotros nos vienen tan bien para preparar la terminología, pero que pueden convertirse en un infierno si el ponente se limita a leer el texto que contienen a toda velocidad.

q39pz7r

 

Antes de arrancar, nos preguntó cuáles eran en nuestro opinión nuestros mayores miedos, dónde fallábamos, qué nos preocupaba más y qué era lo que necesitábamos para nuestro oficio. El grupo estaba compuesto por dos personas dedicadas a la política municipal, una psicóloga y otra intérprete que además también había sido alumna mía hace unos años. Fue una sorpresa estupenda volver a ver a Claudia. Por cierto, Claudia ya había pasado por el blog en su día 😉

En mi caso yo quería corregir un fallo que me habían identificado este año en las múltiples consecutivas que realizo durante la semana de inauguraciones de las exposiciones de Photoespaña. No me había dado cuenta, pero uno de los fotógrafos que acude todos los años me comentó que tiendo a cerrar los ojos durante la consecutiva para concentrarme mejor, sobre todo cuando el orador se ha olvidado de mi presencia y se ha tirado más de 5 minutos hablando de lo divino y lo humano a toda pastilla.

1_BXuoPX
Aquí interpretando (post-it en mano). Foto cortesía de Paco Posse

Ese tipo de comentarios vienen bien, muchas veces no te fijas en esos vicios que uno adquiere con el tiempo. Tendemos a centrarnos mucho en la velocidad, en la terminología, en no perder ni una idea, no cambiar el sentido. Todo eso es importante, pero el modo en el que luego transmitimos la información también desempeña un papel y puede ser lo que nos distinga de la competencia. El lenguaje corporal, saber usar las manos para hacer llegar el mensaje sin distraer la atención, el colocar bien las piernas y no balancearnos, mantener la espalda recta (aporta autoridad y la espalda es clave en la respiración y para la voz, como explicó Aline). Uno podría pensar que son muchas cosas, que es imposible estar pendiente de todo eso, pues hay que añadir además hacer contacto visual con el público. ¿A qué hora se entiende mejor el que un buen intérprete tenga unas buenas tarifas?

giphy3

 

Además de centrarme en lo que yo necesitaba, me resultó útil escuchar a los no-intérpretes. Tendemos a quejarnos mucho de los ponentes, pero es positivo ver que hay quien quiere mejorar y lo que les agobia es que las frases no suenen lógicas o bien enlazadas.

source

 

Y sobre todo, dejar que los nervios te puedan, porque en ese caso puedes acabar por ver al público como el enemigo y todo eso lo trasmitimos con el lenguaje corporal.

gif-sheldon-cooper-the-big-bang-theory-favim-com-370979

 

En consecutiva es fundamental transmitir seguridad, de lo contrario la interpretación no termina de funcionar del todo.

lorde-grammys
¿Se nota que estoy encantada de estar aquí?

Así que uno a uno nos tocó salir a dar nuestro discurso, con señales de colores para no pasarnos del tiempo. Años aplaudiendo cuando los organizadores usan luces rojas para que el ponente no se venga arriba y hable durante horas y al ver la luz amarilla casi se me sale el corazón por la boca. Metí una carrera al final para evitar la luz roja que me alegré de que nadie tuviera que interpretarme. Estar al otro lado ayuda a entender mejor a los ponentes.

20170624_125107[1]
Claudia a punto de empezar su discurso.
Cada uno tenía que enfrentarse a sus demonios particulares: hablar en un espacio muy abierto, mirar a los ojos al público, hablar desde un atril, hablar sentado en una mesa rodeado de otras personas, hablar sobre un tema controvertido pensando que van a atacarte. Tras el ejercicio, Aline y su magnífico equipo nos daban feedback y preguntaban al resto si teníamos comentarios sobre algo que nos había gustado o no. Curiosamente, Aline tenía razón en que todos pensábamos que eramos bastante peores hablando en público de lo que luego demostramos ser.

Van a celebrarse más talleres y si os interesa mejorar la respiración, el lenguaje corporal para consecutiva o sencillamente perder el miedo al público, esta puede ser una buena oportunidad para seguir avanzando. No perdáis de vista a Aline en Twitter (@CasanovaAline) o en InterpreTimeBank en Google+.

 

No me llames Dolores, llámame Lola, perdón, quería decir intérprete

Hay poder en los nombres. Andrea Brocanelli lo recordaba el otro día en Facebook y para eso los mitos nórdicos son muy ilustrativos. A Odín se le han llegado a adjudicar hasta 200 nombres, ahí es nada. El Padre de todos o dios cuervo tenía tantos nombres como algunos coleccionan posavasos de bares porque consideraba que si alguien los conocía todos, tendría poder sobre él. Las fantásticas novelas de Joanne Harris sobre la mitología escandinava aprovechan este detalle constantemente.
Hubo una época en la que me indignaba cada vez que me llamaban traductora u opciones más originales en lugar de intérprete. Echando la vista atrás, en la última década me han llamado todas las versiones de “traductora” existentes: traductora oral, traductora que habla, traductora inmediata, traductora simultánea, traductora rápida y hubo una vez en la que me preguntaron si yo podía traducir antes de que el ponente hablase o si lo hacía en diferido (lo primero habría tenido su mérito).

 

WhatsApp Image 2017-05-25 at 2.41.19 PM (2)
Tranquilidad, me comentan que el compañero Sentamans sigue vivo y traduciendo

 

Con el tiempo dejé de darle importancia, porque las verdaderas batallas que me preocupan son las condiciones de trabajo y las tarifas. Cuando llevas unas cuantas cabinas y consecutivas llegas a la conclusión de que eso da igual si cumplen con lo acordado en la fase previa. ¿Cuántas veces hemos llegado a un hotel o sala de conferencias y nos hemos encontrado con que la información que nos habían pasado era un sueño de Resines? Simultáneas sin cabina para una sala de 100 personas en las que esperan que interpretes sola al mismo tiempo que habla el ponente y que no subas mucho la voz que a los del fondo les molesta, ¿micrófono? ¿Para qué quieres eso? ¿No sabes impostar la voz? Que te quedas con las ganas de darte con un poste más bien para acabar con tu sufrimiento. Por no entrar en los temas ya mencionados en la entrada sobre “uberización” como lo de querer descontar el tiempo de los descansos de café o pensar que las jornadas de 12 horas seguidas son perfectamente normales.

Negociar las condiciones, explicar el motivo por el que pedimos lo que pedimos siempre me ha parecido una batalla necesaria y cuyo final aún no está cerca. Pero, después de darte muchas veces con paredes, muros y puertas, una empieza a preguntarse ¿Qué es lo falla? ¿Por qué cuando pido el material pasan de mi correo? ¿Piensan que voy a vender el power point de 50 diapositivas con letras blancas en Times New Roman 8 sobre fondo gris a las potencias extranjeras?

tenor
No veo un pimiento de lo pequeña que es la letra, pero esta presentación la vendo y saco para pipas

En el fondo creo que el principal problema al que nos enfrentamos es la falta de comunicación eficaz. Soy consciente de que esta no es más que mi opinión personal, pero tengo la sensación de que muchas veces la pelea por las tarifas, por una cabina desde la que pueda ver al ponente o el recibir el material para estudiar se deben a que el cliente que nos contrata no sabe qué se necesita para que el servicio funcione. No digo que la culpa sea del cliente, ni mucho menos. Cuando contratas el servicio de un fontanero no tienes ni idea de tuberías y después de pagarle sigues sin tener ni idea, para eso le contratas, pero haces un esfuerzo por no molestar y por aprender si te comenta algo. No es tarea del cliente aprender previamente lo que necesita un intérprete, pero sí podemos ir explicando de forma correcta y profesional cuáles son los requisitos mínimos para que salga adelante un proyecto con calidad, el motivo por el que pedimos las cosas y debemos intentar ser mejores a la hora de comunicarnos. Podemos evitar los malos entendidos y ser flexibles sin caer en malos hábitos que luego va a tener que sufrir el siguiente compañero al que contrate ese cliente.

Se nota cuando un organizador de eventos ha trabajado antes con intérpretes que han hecho bien su trabajo. Si el cliente recibe calidad, valora el servicio y entiende la tarifa. La mejor manera de explicar lo que costamos es ofrecer un servicio que lo valga. Cuesta menos pagar las cosas si consideramos que vamos a obtener algo bueno a cambio. En una ocasión un cliente nos comentó que nuestro presupuesto no era el más barato pero que era un evento demasiado importante como para dejarlo al azar y que prefería pagar más pero estar tranquilo. Aprovechó para preguntar un montón de dudas sobre el material: ¿Qué mando? ¿Cuándo lo mando? ¿Pongo fecha límite a los ponentes para que pasen las presentaciones? Este es un excelente modo de ver las opiniones de las dos partes y llegar a puntos de entendimiento. No es fácil, no siempre es posible, pero debemos intentarlo.

 

Sin embargo, los clientes no son los únicos que debe saber lo que hacemos, porque igual que podemos trabajar con cualquier tema, todo el mundo es un cliente potencial. Si uno sabe los beneficios que conlleva contratar a un intérprete profesional y la dificultad de la tarea en cuestión, no pensará en que esa reunión con los futuros clientes de Australia en la que se decidirá el futuro de su proyecto la puede “traducir” ese compañero que fue a Londres el verano pasado y se entendía de lujo con todo el mundo.

Todos los años por estas fechas hago jornadas enteras de consecutiva y hay momentos que nunca fallan:

  • Alguien me manda callar en una sala de exposición por interpretar en susurrada mientras habla el comisario.
  • Alguien interrumpe mi consecutiva porque necesita que me mueva para hacer mejor la foto, me echa la bronca por estar en medio cuando quiere pasar o apoya el micrófono/cámara/móvil en mi hombro para no cansarse (ha pasado más de una vez)
  • Alguien con la mejor de las intenciones se acerca al terminar la presentación para felicitarme por mi trabajo, me pregunta por las notas, se asombra de la memoria que se necesita para hacer una consecutiva y termina por preguntarme a qué me dedico.  La persona en cuestión suele sorprenderse cuando respondo que a ser intérprete y en algunas ocasiones se ha lanzado a preguntar si me pagan por eso.

 

El día que quede más claro qué es un intérprete, qué necesita para hacer su trabajo, qué se esconde en el nombre, quizás sea todo un poco más fácil. Que me llamen traductora cuando pregunto por la cabina no me ofende, me enorgullezco de serlo, pero quizás indica que hay una falta de información de fondo que no nos beneficia y que está en nuestras manos remediar.

2p1q6_by_rainrivermusic-d6fyfjm

 

 

Hasta Julieta se preguntaba cuál era la importancia de un nombre, pero si uno estudia los nombres de la obra, muchos tienen un significado que encaja con la trama, por lo que no fueron elegidos sin motivo.

 

Ayer la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución que reconoce el papel que juegan los profesionales de nuestro sector a la hora de ayudar a las naciones a establecer vínculos de entendimiento y declaró el 30 de septiembre como el día internacional de la traducción. Un pequeño paso para la ONU pero un paso en la buena dirección para el sector.

23-breakfast-at-tiffanys-quotes

 

Nota: Gracias a @jsentamans_  por la foto.

El fantasma literario

El fantasma es una figura muy socorrida en muchos libros y en las obras de Shakespeare. ¿Qué habría sido de Hamlet sin el fantasma de su padre que vagabundeaba a horas indignas por sitios en los que debía hacer un frío considerable? Probablemente habría sido una obra mucho más insulsa y más parecida a Dawson Crece con todos su conflictos adolescentes. ¿Cómo habría sido posible arrancar el dramón entre generaciones y saltos en el tiempo de Cumbres Borrascosas sin el supuesto fantasma de Catherine saludando desde la ventana? ¿Sería posible Harry Potter sin fantasmas? En los primeros libros eran divertidos pero al mismo tiempo eran más útiles que Wikipedia, gracias a todos los años de secretos que atesoraban.

Tranquilos, no voy a mentar cada fantasma que ha pasado por las páginas de un libro, pero hay muchos y además de esos que sí reciben nombre o cierto protagonismo, hay muchos más, invisibles, pero no por ello menos necesarios: los traductores.

ghostbuster-marco-una-generacion-y-estos-gifs-prueban-el-porque-9
¿Para cuándo dice que quiere la entrega de los primeros capítulos?

Los lectores más fieles del blog me dirán aquí que esto les suena y no andan desencaminados. Hace ya unos años, tres para ser exactos, publiqué una entrada sobre la presentación de un libro escrito por varios traductores y que intenta explicar el oficio: los traductores fantasmas. Entonces ya hablaba de la traducción utilizando imágenes de Los Cazafantasmas para ilustrarla. Bueno, han pasado tres años y tenemos una nueva película y un nuevo libro entre manos.

2016-03-22 20.56.19

El pasado martes 22 de marzo se presentó en La Central de Madrid el libro El fantasma en el libro de Javier Calvo, publicado por Seix Barral, con un coloquio sobre la traducción literaria que contaba con la presencia del autor (también traductor), Pilar Adón (traductora y editora), Mercedes Cebrían (traductora) y Javier Lucini (traductor y editor).

 

Por si leer toda la entrada os parece demasiado compromiso en plena Semana Santa pero os interesa el tema, os dejo el enlace a la entrevista que le han hecho a Javier Calvo en la radio: El ojo crítico.

Dicho esto, ¿de qué se habló en el coloquio? De muchas cosas. Vamos por partes.

Se trató bastante el tema de las editoriales, no hay que olvidar que entre los presentes había dos traductores que también son editores. Se mencionó la relación entre escritor-traductor-editor. De lo necesario que es dejar de mirarse el ombligo y aprender sobre el resto de pasos del proceso que es sacar un libro al mercado. Se aprende sobre la distribución, el papel de los libreros, las cifras (siempre importantes) y cómo los posicionamientos justifican cada actuación.

Uno de los fenómenos editoriales más relevantes en opinión de algunos de los presentes era la proliferación en los últimos años de nuevas editoriales, más pequeñas, más independientes y sobre todo, más arriesgadas. Pilar Adón nos habló de Impedimenta. Que es una editorial que cuida mucho a sus traductores, hasta el punto de que se incluye una pequeña biografía de los mismos en el propio libro tras las del escritor. Esto despertó un debate sobre si eso era o no realmente necesario. Primero por la necesidad de mantener al traductor como un fantasma invisible, que no altere con su voz la del autor, y en segundo lugar, por un motivo mucho más práctico. Si incluyes la biografía del escritor y del traductor, ¿qué pasa con la del corrector/editor/maquetador/ilustrador/revisor, etc.? ¿Acaso no son ellos también padres o al menos comadronas durante el parto de la criatura? Pero si metemos todas las biografías, la cosa se nos podría ir de las manos y parecer las etiquetas de la ropa de Zara o los interminables créditos de Blade Runner. Claro que visto lo visto, si la cosa va de ahorrar páginas y espacio, acabamos en la preocupante tendencia en la que las obras ni siquiera mentan a sus traductores y sus nombres se pierden en el olvido.

tumblr_m725nbjsjc1qeevc3o4_250
Traductores que se pierden en el tiempo

 

Desde luego si uno consulta la web de Impedimenta (enlace en el párrafo anterior), verá que el nombre del traductor figura en la ficha del libro de una manera visible y adecuada.

Pilar también comentó que en los grandes grupos todo lo que se hace en torno al lanzamiento de un libro está enfocado a la venta y que las nuevas editoriales, que también quieren vivir de su trabajo (lógicamente), se permiten tener catálogos más cuidados, en el sentido que el editor puede permitirse un catálogo poblado por autores que realmente le gustan. Algunas veces estas son misiones suicidas si sus gustos no coinciden con los del público.

También se habló de las nuevas traducciones de los grandes clásicos. ¿Es realmente necesario volver a traducir Ana Karénina (1877) si ya está traducida desde hace años? Aparentemente sí. Nos contó la anécdota sobre una escena en el libro en el que los personajes toman un aperitivo con caviar y vodka que curiosamente no figura en la traducción española original, quizás porque la idea de un aperitivo antes de la cena no encajaba con la cultura local de ese tiempo, quizás porque la adaptación más lógica habría sido decir que se tomaron unas tapas antes de cenar (cosa que habría rechinado de mala manera) o quizás todo se debía a que el anterior traductor se la había merendado sin compasión. Porque hay que tener en cuenta que en esa época muchas de las traducciones que nos llegaron del ruso eran más un ejercicio de relé en traducción que otra cosa. Para los que evitan las entradas sobre interpretación en el blog, el relé es cuando no puedes interpretar directamente de sala porque desconoces el idioma y tienes que utilizar el audio de otra de las cabinas para poder volcar el mensaje a tu lengua de trabajo o como la define el SCIC:

Interpretación de un idioma a otro a través de un tercero

Pues lo mismo pasó a la hora de traducir las novelas rusas, que en muchos casos se traducían usando las traducciones de otros al francés o inglés. Peor era el caso de las obras en lenguas como el polaco, que podían pasar por el francés y de ahí al inglés antes de ser traducidas al español. Vamos, un teléfono escacharrado decimonónico.

tumblr_nrcpaddgve1tk2heto1_540
¿Cómo es eso de que no hay caviar y vodka?

En otras ocasiones las omisiones en las traducciones se debían a elecciones propias y absolutamente subjetivas del traductor. No existía el mismo sistema de controles que hay hoy en día y además el conocimiento de lenguas extranjeras en general era bastante más bajo, por lo que muchas veces los editores no tenían herramientas a su disposición para confirmar si estaba todo en orden y en algunos casos, eran los propios traductores los que no entendían del todo un giro cultural o lingüístico, no estaban de acuerdo con una idea o sencillamente no sabían cómo resolver un entuerto y elegían la opción de esconder ese párrafo (escena, página y por lo comentado, incluso capítulo) bajo la alfombra.

Tengo una edición de la Divina Comedia que perteneció a mi abuelo, que publica la carta del traductor al inicio y que es una joya a la hora de explicar la situación de la profesión en un pasado no tan lejano:

Mi querido amigo: Después de concluido mi penoso trabajo de interpretar y traducir verso por verso la Comedia de Dante, toda entera, aquí me tienes perplejo sobre su publicación en las presentes circunstancias. Un hombre de mis creencias religiosas y de mis opiniones políticas, naturalmente no ha de querer dar pábulo al espíritu irreligioso y revolucionario de Europa en los días en que tan sañudo se presenta contra el poder temporal del Papa. Pero la explicación del pensamiento del gran Poeta, generalmente mal interpretado por los que no son buenos, ¿puede contribuir a extraviar los espíritus, o, por el contrario, impedirá que se hagan de él citas falsas o equivocadas…

Si crees útil que vea la luz pública, pon a continuación de esta carta e Prólogo que te dicte la conciencia, y vaya todo al impresor.

Javier Calvo comentó que las prácticas de control de calidad y la profesionalización seria de nuestra labor arranca a mediados de la década de los 80 para evitar errores como los antes mencionados.

También se habló de la figura de los escritores-traductores. Si antes hemos dicho que el traductor ha de ser un fantasma (si bien no anónimo), que facilite la transmisión del mensaje sin aportar en exceso el sonido de su propia voz, la cosa se complica cuando es un escritor el que firma la traducción. Por una parte está la defensa lógica: un buen traductor literario (o no literario) tiene que saber redactar en su lengua de llegada y hacerlo bien. Nadie mejor que un buen escritor para eso, pero el ego de un escritor es más complejo que el de un traductor acostumbrado a las sombras. Si alguien ha leído la traducción del Orlando de Virginia Woolf a manos de Borges puede comentar si tiene o no un cierto sabor argentino.

 

9788435008990

 

En ese momento se abrió un nuevo debate: Si bien es cierto que ahora los traductores contamos con un mejor nivel en los idiomas de trabajo, tenemos internet con todos sus recursos y viajamos más para empaparnos de las culturas con las que convivimos en los textos, ¿no es cierto que los traductores del pasado fallaban en documentación pero nos daban sopas con ondas en la calidad de la redacción?

Aquí se manifestaron opiniones de todo tipo. Se culpó a la cultura audiovisual y a la influencia del inglés. Se mencionó que también puede deberse a que el material no es tan bueno, es decir, que los propios escritores cada vez redactan peor, por los motivos que sean. Quizás la propia industrialización del proceso de traducción que garantiza los niveles de control ha mecanizado en exceso el oficio, acentuando su parte industrial y aplanando los textos. La literatura siempre se ha alimentado de otros textos y expresiones culturales y como ahora parece que la cultura se hace en inglés o se traduce desde el inglés, su influencia es algo con lo que hay que lidiar en un mundo que tiende a ser demasiado monocromático.

Eso por no hablar de la corrección política que no solo afecta a las cabinas de interpretación o a los discursos oficiales. Muchos traductores se enfrentan a dudas ante ciertos textos. Si dejas lo que está puesto te arriesgas a ofender a parte del público lector pero si tomas la decisión de rebajar insultos o ideas, estás traicionando al autor. Esa eterna tentación de enmendar al autor y sus cojeras que es ahora una carga mucho más pesada de lo que pudiéramos pensar (y vuelvo a la cita del traductor de Dante para ver que las cosas cambian tanto que a veces damos toda la vuelta y regresamos al mismo punto).

2016-03-22 19.47.36
La sala llena

Como era de esperar, si hablamos de adaptar textos, no se podía pasar por alto el rompecabezas favorito de los traductores literarios: el español neutro. Ese anhelo de todo editor que tiene que vender libros a los dos lados del charco y que pide algo que es más un unicornio que un fantasma.

Javier aquí entró en detalles y me temo que si me extiendo más esta entrada va a ser peor que la tradición de ver Lo que el viento se llevo en Semana Santa (que empiezas el jueves y el domingo con un poco de suerte logras levantarte del sofá). Pero lo que me pareció super curioso y desconocía fue una de las cosas que dijo sobre este problema. Se habla mucho sobre este “español neutro”, porque los libros que suenan muy españoles molestan a algunos lectores en países latinoaméricanos, acostumbrados a las traducciones realizadas en Argentina o México (principalmente) y lo mismo pasa en la otra dirección (aunque las quejas las he visto más en doblaje y subtitulado). La pregunta ante esto era de esperar, ¿pasa lo mismo con el inglés? ¿Se piden traducciones de inglés neutro? Tengamos en cuenta la cantidad de países diferentes y muy separados geográficamente que usan la lengua de Shakespeare como idioma oficial. Javier Calvo nos explicó que en este caso los angosajones son mucho más prácticos y cuentan con un paso intermedio. Es decir, que un libro traducido por un inglés que se vaya a publicar en Estados Unidos pasará antes por un intermediario que adaptará el texto al inglés americano y viceversa. Bromeó diciendo que siempre se imagina a ese paso intermedio con su ordenador flotando por encima del Atlántico.

81jckm7wb1l

 

Por supuesto se preguntó por tarifas y estuvimos a punto de entrar en lo que Javier denominó el “bucle infinito” en el que entramos todos los traductores-intérpretes cuando nos encontramos con otros compañeros. Se preguntó por G++gle Translate (no hace falta que añada la respuesta) y se habló mucho de literatura, traductores y del amor por este oficio. Si os habéis quedado con ganas de más, ya sabéis, toca darse un paseo a la librería más cercana.

slimer-0
Traductores, traductores por todas partes

 

 

 

 

 

 

Traducción, interpretación y ciencia en Barcelona

Vamos a hablar sobre el primer congreso de APTIC (Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes de Cataluña), las Jornadas de comunicación, traducción e interpretación que se celebrarán los días 8 y 9 de abril de 2016. Aunque se trata del primer congreso, APTIC lleva mucho tiempo organizando talleres y jornadas de formación especializada presencial y en streaming. Han preparado charlas sobre traducción especializada, blogs, interpretación, herramientas de traducción, etc. La primera pregunta lógica es: ¿por qué se ha animado la asociación a dar el paso de organizar el primer congreso APTIC? Para responder a esta pregunta y para contarnos muchos más detalles sobre el programa, contamos con la fantástica intérprete, traductora y socia fundadora de APTIC, Maya Busqué.

web_cartel-ES-212x300

 

– (M.B.) Hicimos una encuesta a los socios hace unos años. Después de cada actividad siempre hacemos encuestas. Hace año y medio aproximadamente, hicimos una más exhaustiva sobre el planteamiento de APTIC para saber qué querían los socios, qué echaban de menos, en qué podíamos mejorar. Una de las peticiones que más se repetía era la de contar con un congreso o una actividad de varios días, pensada sobre todo para los socios que no viven en Barcelona, para que tuviera sentido invertir el tiempo y venir a pasar un fin de semana aquí. Ya teníamos la experiencia de organizar un congreso, pero en esa ocasión no lo montamos solos, sino que lo hicimos entre tres: fueron las jornadas de traducción médica que organizamos entre Tremédica y APTIC, con la colaboración de la UPF, en 2012. Fue una experiencia muy buena, asistieron casi 200 personas en el Auditorio de la universidad Pompeu Fabra. Como esa primera experiencia salió muy bien, queríamos hacer algo, el primer congreso de la asociación; nos hemos lanzado llenos de ilusión por ofrecer algo diferente parar los socios. Es un congreso piloto, por ahora no está previsto que se repita cada año; es el primero, seguramente habrá más pero no sabemos cuándo ni cómo. Nuestra asociación se basa en la formación continua en pequeñas píldoras y volveremos a ese modelo cuando termine el congreso.

El motivo por el que nos decidimos a dar el paso fue poner a prueba el modelo de una formación intensa y más concentrada en un fin de semana, con temas variados y, sobre todo, porque era una petición muy clara de los socios.

 

– Si uno echa un vistazo al programa, verá que hay un poco de todo. Hay una parte clara de formación, también hay divulgación. Pero antes de entrar en los nombres de los ponentes (muy, muy interesantes), también nos fijamos que esta no es una actividad pensada únicamente para los socios APTIC. Tienen cabida los miembros de otras asociaciones dentro de la red Vértice, los estudiantes de la carrera, intérpretes y traductores no asociados pero interesados en los temas e incluso público en general, aquí todos son bienvenidos. Solo hay 150 plazas, pero hay sillas para todos.

– Desde luego. Entendemos que los más interesados van a ser los traductores e intérpretes, pero también esperamos que interese a los estudiantes, porque para ellos puede ser una buena ocasión de entrar en un foro de estas características y conocer a gente del sector, entrar en contacto con la asociación y con temas muy relevantes. Los profesionales, asociados o no, van a encontrar temas que les interesen. Sin embargo, en este caso, también creemos que algunas de las actividades que se han planteado pueden llamar la atención del público general, aquellas personas que quieren saber qué hacen los traductores: hay actividades muy variadas y algunas tienen más que ver con la comunicación científica. Es una disciplina que rara vez se incluye en los congresos de traducción, pero que nos parece muy interesante.

Tenemos además una actividad paralela llamada The Spectacular Translation Machine que puede gustar mucho al público en general, los de CCCB y Kosmopolis han mostrado gran interés en verlo (van a venir como invitados) y ellos no son parte del sector de traducción.

 

– Para los que no hayan consultado el programa, la actividad The Spectacular Translation Machine, una iniciativa de Daniel Hahn y Sarah Ardizzone que ahora APTIC trae a Barcelona, se realizará durante todo el congreso. La presentación tiene lugar el viernes 8 de 9:30 a 10:00. ¿Nos puedes adelantar un poco de qué se trata y si habrá interpretación para Daniel Hahn?

– Esta actividad se presenta el viernes, en efecto, y va a discurrir en paralelo durante todo el congreso. Va a estar ubicada en una sala aparte donde entre todos traduciremos un libro al castellano, al catalán, al inglés o a otros idiomas. Pero aquí hay muchos elementos que son secreto y no voy a desvelar demasiado.

– Nada de spoilers

– No puedo hacer spoilers, pero se trata de un proyecto lúdico de traducción colaborativa en el acto. Daniel Hahn es muy conocido en el mundo anglosajón, ha sido presidente de la Asociación de Traductores del Reino Unido y presidente de la Sociedad de Autores del Reino Unido. Su nombre le puede sonar a cualquier traductor literario que trabaje con el inglés. ¡Acaban de anunciar que A General Theory of Oblivion, su traducción de José Eduardo Agualusa, es candidata al Man Booker International, donde las 50.000 libras del galardón se dividen a partes iguales entre el autor y el traductor de la obra! Esta actividad puede parecer algo curiosa, pero la gente que ya la ha visto en directo alucina. Es muy interesante… y ya no debería desvelar más porque la Comisión Editorial de APTIC, que es la que lo organiza, se podría enfadar. Vale la pena verla en directo.

En el formulario de inscripción indicamos que se podía pedir interpretación, pero de momento no la han solicitado. Si hubiera un número mínimo que la necesitase, se ofrecería.

El viernes se darán las instrucciones para que durante todo el congreso y en paralelo, la gente tenga oportunidad de probarla en los descansos, en las comidas o cuando le apetezca. Es un congreso muy amplio, esperamos que a la gente le interese todo pero puede haber alguien que decida que una charla no le llama y aproveche ese momento para visitar la sala alternativa.

 

– El primer día el inicio es potente: después de presentar la actividad alternativa, la ponencia inaugural a cargo de Xurxo Mariño se adentra en el cerebro y el lenguaje. ¿Qué nos puedes adelantar?

– Esta conferencia va a ser una de las perlas del congreso, una de las que no me perdería. Se trata de un ponente de lo más interesante. Trabaja en neurociencia, ha estudiado el cerebro pero también el lenguaje, le interesan los puentes entre las ciencias y las letras, que existen y deberíamos fomentar. Creo que es perfecta para arrancar las jornadas, puesto que nos permite abrirnos a otros temas, para evitar el vicio de hablar nosotros para nosotros y no salir nunca de ese círculo cerrado. Aquí contamos con un profesional de otro campo, interesado en el nuestro pero con una perspectiva distinta. Es en los cruces entre disciplinas donde se hacen las cosas más importantes. Muchas veces, para revolucionar una disciplina no hay nada mejor que venir de otra y cruzar conocimientos para aportar novedad (¡recordemos que Pompeu Fabra era ingeniero!). Esta era la idea que teníamos cuando invitamos a Xurxo Mariño. Hablar de lengua y de ciencia desde el punto de vista de los científicos.

 

– A continuación habrá una mesa redonda de comunicación científica con periodistas muy conocidos (que participan en programas de televisión y en la prensa escrita) y con la presidenta de la Asociación Catalana de Comunicación Científica. Cuando sale una novedad científica: ¿cúal es el proceso? ¿Dónde entra la traducción en juego?

– A veces basta con llamar a un traductor pero, en ocasiones, los comunicadores científicos escriben directamente en castellano tras leer algo en inglés y son los que hacen una primera traducción (de un modo informal). Queremos saber más sobre todos estos temas. Queremos hablar de ciencia de un modo diferente.

 

– El programa es muy amplio, con nombres muy interesantes y con presencia de diversas asociaciones además de APTIC, vemos a ASETRAD, Eizie, AIIC y AGPTI. Da la impresión de que el viernes se centra más en el lenguaje científico, la investigación y la traducción técnica, con presencia de la literaria y el sábado es el turno de la interpretación, nuevamente acompañada de la traducción literaria. Temas distintos. ¿La gente se puede apuntar solo a uno de los días?

– No hemos previsto módulos, la organización ya requiere demasiado tiempo por lo que hay un precio unitario muy ajustado por todo el bloque. Entendemos que con el mercado como está, se trata de una inversión en formación. Hay un precio total y, si alguien no está interesado en una charla, tiene actividad paralela.

 

 

– La traducción científica no suele tener tanto protagonismo en los congresos del sector y, además, no vemos en la lista de ponentes los nombres habituales, pero no por ellos son menos importantes. Son voces con experiencia como la de Alicia Martorell, David Paradela, Gemma Rovira, Lorenzo Gallego, que va a hablar sobre investigación clínica y traducción y también está Chris Durban. ¿Podemos pedir un spoiler de esta charla?

– En la web tenemos una cruz al lado de cada nombre con información adicional. Nos hace mucha ilusión que Chris Durban esté en el congreso. Es una traductora de mucho prestigio y que no suele prodigarse demasiado en congresos de traducción. Desde hace un tiempo queríamos que viniera a dar un curso a APTIC y finalmente hemos conseguido que participe en el congreso. Viene por dos motivos. Ella es sobre todo traductora pero también escribió una guía sobre cómo se encarga una traducción, publicada en la FIT (Federación Internacional de Traductores), con una versión inglesa que corre a cargo de la ATA y la francesa de la SFT. En el marco de la FIT se ha traducido a prácticamente todos los idiomas. ASETRAD se ocupó de la traducción al castellano y APTIC al catalán. Esta vez Chris ha publicado una guía sobre interpretación. Está pensada para el público en general, para los clientes que van a solicitar intérpretes. Consiste en una serie de consejos sobre lo que debe de tener en cuenta el cliente a la hora de pedir servicios de interpretación. Nos parece muy interesante y desde hace tiempo teníamos previsto traducirla. Lo que se ha hecho diferente en esta ocasión es que se ha traducido de un modo coordinado entre los diferentes idiomas cooficiales del estado. APTIC se ocupa del catalán, ASETRAD del castellano, AGPTI se encarga del gallego y EIZIE del euskera. Además, contamos con el asesoramiento de AIIC, de la FILSE, y el apoyo de la Red Vértice.

Por eso le propusimos venir a la presentación de la guía y ella aceptó encantada. Como ya la tenemos con nosotros el sábado, después de la presentación impartirá un curso en inglés de dos horas de duración llamado «Working the room». Este curso se centrará en identificar, prepararse para crear nuevos clientes. Cómo buscar clientes pero de una manera seria de la mano de una profesional que lleva muchos años en el sector, que no acaba de subirse al carro del marketing.

 

– Si alguien se dedica o quiere dedicarse a la traducción literaria o científica, este es su congreso. Tendrá la ocasión de escuchar a muchos profesionales con experiencia compartiendo conocimientos. Ahora bien, si uno lo que busca es un congreso en el que se trate la interpretación de forma seria este año en España, este parece ser uno de los programas que más promete. Además de la guía, el curso de Chris Durban no nos viene mal. Que nos aconsejen cómo podemos mejorar la identificación de nuevos clientes ahora mismo es bastante útil. También vemos dos mesas redondas, una centrada en la traducción y otra para la interpretación.

– Muchos congresos de traducción e interpretación se centran demasiado (o por entero) en la traducción. Hemos intentado ser equilibrados, en nuestra asociación hay más traductores que intérpretes, pero queríamos hablar sobre interpretación, buenas prácticas, etc. Yo no soy nada objetiva, soy intérprete y me interesaba que esto fuera así. Por supuesto, se han quedado ámbitos fuera, no ha sido posible cubrirlo todo. Apenas se toca la jurídica o económica o la técnica. La traducción médica, científica, literaria y la interpretación están representadas, pero hay especializaciones que no han entrado en este congreso. Tomamos nota para el próximo, no había espacio ni tiempo para verlo todo.

 

– Hay que dejar a la gente con ganas de más y espero que podamos hablar sobre la segunda edición del congreso APTIC en un futuro cercano. Volviendo a las mesas redondas. ¿Por qué hay dos sobre buenas prácticas profesionales? El viernes la mesa redonda trata sobre traducción y la del sábado es la que ya hemos mencionado antes y que versa sobre interpretación. Mucho énfasis en los aspectos profesionales, ¿no te parece?

– Sí, realmente era algo que queríamos que estuviera muy presente en el congreso, por varios motivos. Pensamos que las asociaciones tienen la misión de velar por la profesionalidad de nuestro sector. Tenemos que luchar por unas condiciones de trabajo dignas. Queremos debatirlo en profundidad y lo hemos separado en dos mesas porque creemos que las problemáticas y la ética de la traducción y la interpretación tienen sus peculiaridades y nos gustaría tener suficiente tiempo para hablar de todo.

Si te fijas en el nombre de la mesa redonda de traducción, «De lo que no se puede hablar es mejor NO callar», el caso es que tenemos el problema de que no es posible hablar de tarifas en las listas, por motivos legales. Como asociaciones no podemos y no lo hacemos, pero abrir un debate en el marco de un encuentro presencial no es una mala idea. No se podrá tuitear durante las mesas redondas, la idea es centrarse en los temas que nos preocupan a todos.

– ¿Y los blogs tendrán que jurar silencio sobre el manual del Trados?

– Así es, la idea es poder hablar, generar un debate bien entendido. Queremos que se traten aspectos complejos, en los que los debates a distancia no funcionan. Twitter no es el foro para esto, debido al límite de caracteres, pero por muchos otros motivos. Se echa en falta un diálogo calmado, mesurado y que llegue al fondo de las cuestiones. Un debate interesante, sano y que no se deje nada en el tintero.

Enlace del I Congreso de APTIC.