No me llames Dolores, llámame Lola, perdón, quería decir intérprete

Hay poder en los nombres. Andrea Brocanelli lo recordaba el otro día en Facebook y para eso los mitos nórdicos son muy ilustrativos. A Odín se le han llegado a adjudicar hasta 200 nombres, ahí es nada. El Padre de todos o dios cuervo tenía tantos nombres como algunos coleccionan posavasos de bares porque consideraba que si alguien los conocía todos, tendría poder sobre él. Las fantásticas novelas de Joanne Harris sobre la mitología escandinava aprovechan este detalle constantemente.
Hubo una época en la que me indignaba cada vez que me llamaban traductora u opciones más originales en lugar de intérprete. Echando la vista atrás, en la última década me han llamado todas las versiones de “traductora” existentes: traductora oral, traductora que habla, traductora inmediata, traductora simultánea, traductora rápida y hubo una vez en la que me preguntaron si yo podía traducir antes de que el ponente hablase o si lo hacía en diferido (lo primero habría tenido su mérito).

 

WhatsApp Image 2017-05-25 at 2.41.19 PM (2)
Tranquilidad, me comentan que el compañero Sentamans sigue vivo y traduciendo

 

Con el tiempo dejé de darle importancia, porque las verdaderas batallas que me preocupan son las condiciones de trabajo y las tarifas. Cuando llevas unas cuantas cabinas y consecutivas llegas a la conclusión de que eso da igual si cumplen con lo acordado en la fase previa. ¿Cuántas veces hemos llegado a un hotel o sala de conferencias y nos hemos encontrado con que la información que nos habían pasado era un sueño de Resines? Simultáneas sin cabina para una sala de 100 personas en las que esperan que interpretes sola al mismo tiempo que habla el ponente y que no subas mucho la voz que a los del fondo les molesta, ¿micrófono? ¿Para qué quieres eso? ¿No sabes impostar la voz? Que te quedas con las ganas de darte con un poste más bien para acabar con tu sufrimiento. Por no entrar en los temas ya mencionados en la entrada sobre “uberización” como lo de querer descontar el tiempo de los descansos de café o pensar que las jornadas de 12 horas seguidas son perfectamente normales.

Negociar las condiciones, explicar el motivo por el que pedimos lo que pedimos siempre me ha parecido una batalla necesaria y cuyo final aún no está cerca. Pero, después de darte muchas veces con paredes, muros y puertas, una empieza a preguntarse ¿Qué es lo falla? ¿Por qué cuando pido el material pasan de mi correo? ¿Piensan que voy a vender el power point de 50 diapositivas con letras blancas en Times New Roman 8 sobre fondo gris a las potencias extranjeras?

tenor
No veo un pimiento de lo pequeña que es la letra, pero esta presentación la vendo y saco para pipas

En el fondo creo que el principal problema al que nos enfrentamos es la falta de comunicación eficaz. Soy consciente de que esta no es más que mi opinión personal, pero tengo la sensación de que muchas veces la pelea por las tarifas, por una cabina desde la que pueda ver al ponente o el recibir el material para estudiar se deben a que el cliente que nos contrata no sabe qué se necesita para que el servicio funcione. No digo que la culpa sea del cliente, ni mucho menos. Cuando contratas el servicio de un fontanero no tienes ni idea de tuberías y después de pagarle sigues sin tener ni idea, para eso le contratas, pero haces un esfuerzo por no molestar y por aprender si te comenta algo. No es tarea del cliente aprender previamente lo que necesita un intérprete, pero sí podemos ir explicando de forma correcta y profesional cuáles son los requisitos mínimos para que salga adelante un proyecto con calidad, el motivo por el que pedimos las cosas y debemos intentar ser mejores a la hora de comunicarnos. Podemos evitar los malos entendidos y ser flexibles sin caer en malos hábitos que luego va a tener que sufrir el siguiente compañero al que contrate ese cliente.

Se nota cuando un organizador de eventos ha trabajado antes con intérpretes que han hecho bien su trabajo. Si el cliente recibe calidad, valora el servicio y entiende la tarifa. La mejor manera de explicar lo que costamos es ofrecer un servicio que lo valga. Cuesta menos pagar las cosas si consideramos que vamos a obtener algo bueno a cambio. En una ocasión un cliente nos comentó que nuestro presupuesto no era el más barato pero que era un evento demasiado importante como para dejarlo al azar y que prefería pagar más pero estar tranquilo. Aprovechó para preguntar un montón de dudas sobre el material: ¿Qué mando? ¿Cuándo lo mando? ¿Pongo fecha límite a los ponentes para que pasen las presentaciones? Este es un excelente modo de ver las opiniones de las dos partes y llegar a puntos de entendimiento. No es fácil, no siempre es posible, pero debemos intentarlo.

 

Sin embargo, los clientes no son los únicos que debe saber lo que hacemos, porque igual que podemos trabajar con cualquier tema, todo el mundo es un cliente potencial. Si uno sabe los beneficios que conlleva contratar a un intérprete profesional y la dificultad de la tarea en cuestión, no pensará en que esa reunión con los futuros clientes de Australia en la que se decidirá el futuro de su proyecto la puede “traducir” ese compañero que fue a Londres el verano pasado y se entendía de lujo con todo el mundo.

Todos los años por estas fechas hago jornadas enteras de consecutiva y hay momentos que nunca fallan:

  • Alguien me manda callar en una sala de exposición por interpretar en susurrada mientras habla el comisario.
  • Alguien interrumpe mi consecutiva porque necesita que me mueva para hacer mejor la foto, me echa la bronca por estar en medio cuando quiere pasar o apoya el micrófono/cámara/móvil en mi hombro para no cansarse (ha pasado más de una vez)
  • Alguien con la mejor de las intenciones se acerca al terminar la presentación para felicitarme por mi trabajo, me pregunta por las notas, se asombra de la memoria que se necesita para hacer una consecutiva y termina por preguntarme a qué me dedico.  La persona en cuestión suele sorprenderse cuando respondo que a ser intérprete y en algunas ocasiones se ha lanzado a preguntar si me pagan por eso.

 

El día que quede más claro qué es un intérprete, qué necesita para hacer su trabajo, qué se esconde en el nombre, quizás sea todo un poco más fácil. Que me llamen traductora cuando pregunto por la cabina no me ofende, me enorgullezco de serlo, pero quizás indica que hay una falta de información de fondo que no nos beneficia y que está en nuestras manos remediar.

2p1q6_by_rainrivermusic-d6fyfjm

 

 

Hasta Julieta se preguntaba cuál era la importancia de un nombre, pero si uno estudia los nombres de la obra, muchos tienen un significado que encaja con la trama, por lo que no fueron elegidos sin motivo.

 

Ayer la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución que reconoce el papel que juegan los profesionales de nuestro sector a la hora de ayudar a las naciones a establecer vínculos de entendimiento y declaró el 30 de septiembre como el día internacional de la traducción. Un pequeño paso para la ONU pero un paso en la buena dirección para el sector.

23-breakfast-at-tiffanys-quotes

 

Nota: Gracias a @jsentamans_  por la foto.

El intérprete y la tecnología – Curso AICE

AICE, la Asociación de Intérpretes de conferencia de España, ha organizado un curso presencial de un día que tendrá lugar el próximo 20 de mayo de 2017 en Madrid. El curso Interpretación y tecnología  impartido por el intérprete y profesor de la Universidad de Granada, Óscar Jiménez Serrano, va a tocar algunos de los temas que más me interesan: el papel de las nuevas tecnologías en nuestro sector, la interpretación a distancia o remota que ya no es una posibilidad, más bien se trata de una realidad en el mercado, las CAIT (herramientas informáticas para el intérprete), el BYOD (“trae tu propio dispositivo”) que en algunos países empieza a ser bastante frecuente, etc. Para saber un poco, he hablado con la intérprete Marcella Bracco, miembro de AICE y del comité de formación de la asociación, para que nos aporte algunas pinceladas más.

  • Estamos acostumbrados a escuchar charlas y ver cursos sobre las herramientas CAT y modos de aprovechar la tecnología en la traducción. Daba la sensación de que la interpretación vivía aislada de los nuevos avances, más allá de las mejoras en las cabinas y los equipos de sonido. Sin embargo, cada vez se habla más de la tecnología en el ámbito de la interpretación y este es uno de los primeros cursos que se ofrecen en España sobre el tema. ¿Qué ha motivado a AICE a dar este paso? ¿Qué se va a ver en el curso? ¿Tendrá un enfoque más práctico o combinará información y práctica?

 

Para contestar a esta pregunta tomaré prestadas las palabras de nuestra anterior Presidenta, Ana Villa, quien en su informe de fin de presidencia, hace poco más de año y medio, dijo: “El tema lo merece; que luego no nos pille la ola, ¡mejor surfearla!”.

La actual Junta de AICE, con su Presidenta Inés González Zarza a la cabeza, está profundamente convencida de la importancia de la formación continua, y en especial creemos que debemos estar muy bien informados sobre las últimas tendencias y novedades tecnológicas, que de alguna manera pueden afectar a nuestro trabajo. Si bien estas innovaciones pueden parecer algo muy lejano, sabemos que la tecnología avanza con pasos de gigante y no podemos quedarnos rezagados.

Este curso nace precisamente de esta inquietud y de la necesidad de estar preparados para lo que nos depare el futuro. Como asociación profesional, AICE quiere que sus miembros estemos formados e informados para poder seguir ofreciendo la calidad y profesionalidad que nos caracterizan. Este curso será eminentemente informativo, aunque también habrá la posibilidad de compartir y debatir los conocimientos adquiridos y otros temas de actualidad con los compañeros de profesión y de hacer algunas pruebas con el material que nos proporcione del profesor.

 

  • En Bruselas recientemente se han organizado talleres para aprovechar mejor las tabletas en cabina y en consecutiva, sin embargo, de acuerdo con algunos estudios realizados por estudiantes e intérpretes, no todos los intérpretes se animan a dar el paso. ¿Qué ventajas y desventajas tienen las nuevas herramientas a la hora de interpretar? 
20160618_132313
Mini portátil o tableta en cabina para tener a mano glosario, presentaciones, acceso a internet

Yo creo que las ventajas y desventajas son las mismas que en la vida cotidiana: si manejas bien la tecnología, esta te facilita la vida; sino la manejas bien, puede entorpecer tu trabajo (igual que en tu vida privada). Creo que ahí está el quid de la cuestión: muchos intérpretes no se atreven a lanzarse a la piscina por puro desconocimiento. Supongo que en su día pasaría lo mismo en el campo de la traducción. Sin embargo, en la actualidad, creo que la gran mayoría de los traductores (exceptuando, tal vez, a los literarios) utilizan herramientas de traducción asistida, con sus memorias de traducción, sus herramientas para la creación de glosarios, etc. Los intérpretes simplemente tienen que dar ese salto y por ello decidimos proponer un curso enfocado a la aplicación de estas nuevas tecnologías a nuestro trabajo. Por citar algunos ejemplos, se hablará, entre otros, de Skype Translator, Pilot Speech Translator, gestores de glosarios, asistentes de toma de notas, bolígrafos inteligentes, etc….

 

  • El curso no solo va a hablar de lo bueno de la tecnología, también mencionará los riesgos que conlleva. En el blog he hablado sobre el peligro de la “uberización” de los servicios, de la posibilidad de que el cliente pida una disponibilidad en cualquier momento y de inmediato, sin prestar atención a lo que una buena interpretación necesita. ¿cómo podemos prepararnos para las posibles demandas de los clientes en un mundo que no duerme ni cesa? ¿Es posible (o recomendable) agilizar el proceso de preparación de un trabajo y mejorar la calidad de la interpretación si aprovechamos la tecnología? Quizás, igual que los movimientos de rechazo a la cultura low-cost y fast-fashion, podemos aprovechar las redes para que los clientes de interpretación sean más conscientes del valor del trabajo bien hecho o ¿acaso avanzamos hacia una era de “fast-interpreting”?

 

Me gusta mucho tu manera de explicarlo, creo que has hecho un análisis muy correcto. Muchos intérpretes temen precisamente eso: si me apunto a un curso de tecnología aplicada a la interpretación, acabaré entrando en el peligroso y oscuro mundo del “fast-interpreting”. ¡Nada más lejos de nuestra intención! A mí me gusta decir que hay que conocer al enemigo para poder derribarlo . En el curso veremos hasta qué punto estamos hablando de un “enemigo” o, más bien, de un potencial “aliado”. Aprender e informarnos sobre las nuevas tecnologías nos servirá para responder mejor a las peticiones absurdas de algunos clientes, quienes, por desconocimiento o por atrevimiento, a veces nos proponen trabajar en condiciones inaceptables (y por tarifas irrisorias, no lo olvidemos). Ahí es donde el intérprete profesional (y bien formado e informado), tiene que saber asesorar y aconsejar al cliente sobre cuál es la mejor solución para una interpretación, dependiendo del tipo de evento.

real-time-translator-ear-waverly-labs-fb
“Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos”

 

  • Por desgracia, no puedo asistir al curso por motivos de trabajo pero, ¿se va a repetir el curso? ¿Se va a grabar para aquellos que quieren ir pero no pueden? Creo que es un acierto y que no hay suficientes talleres y cursos especializados para intérpretes ya en activo, por lo que este tipo de iniciativas nos benefician. ¿Cuán importante consideras que es la formación continuada para los intérpretes? Muchos pueden pensar que con tener el título y el máster ya basta pero, ¿qué se puede aprender al acudir a este tipo de cursos de un día? ¿Por qué se opta por la formación presencial?

 

La grabación no está prevista en esta ocasión. Sin embargo, el curso se repetirá en la medida en que veamos que hay un interés por parte de nuestros miembros (más de un intérprete de AICE nos ha dicho que en esta ocasión no podrá asistir pero que estaría interesado en una segunda convocatoria del curso).

Y para contestar a tu última pregunta, como te decía antes, para AICE y su actual Junta la formación a lo largo de la vida esvital para los intérpretes. Tanto es así que este no es el primer curso que organizamos (hemos organizado, por ejemplo, un curso sobre cuidados de la voz y otro sobre gestión de la identidad digital) y pensamos seguir ofreciendo actividades formativas porque , efectivamente, escasean iniciativas de este tipo para intérpretes en activo. El hecho de que los cursos sean presenciales favorece además la posibilidad de compartir conocimientos y experiencias con compañeros de profesión.

 

  • Nos podrías adelantar de qué van a ir los próximos cursos. Dejo el espacio de comentarios abierto para que los lectores aporten sugerencias, ¿qué nos gustaría ver en un curso en un futuro no muy lejano? Personalmente me encantaría ver más talleres sobre nuevas tecnologías. 

 

La verdad es que AICE tiene varias ideas para futuros cursos, entre los que se incluyen cursos especializados en terminología médica, financiera y jurídica, cursos de actualización en las técnicas de interpretación, sobre todo la toma de notas para la consecutiva, o un curso sobre el uso y aprovechamiento profesional de las redes sociales, etc.

Sobre Marcella Bracco:
Intérprete de conferencias y traductora de italiano, español, inglés, francés y catalán. Trabaja como autónoma en España desde 2001, compaginando su profesión de intérprete y traductora con la enseñanza del italiano. Su trabajo de intérprete la lleva a todos los rincones de Europa, donde suele saborear las maravillas de ciudades como París, Praga o Bruselas desde las ventanillas de un taxi. Marcella es miembro de Asetrad y de AICE, aunque en su otra vida maña estuvo también militando en ASATI. Actualmente vive en Tarragona, donde disfruta como una enana del Mare Nostrum.

 

InterpretimeBank – Una comunidad pensada por y para intérpretes

Si tenéis cuenta en Twitter es posible que ya os suene la iniciativa de interpretación colaborativa que han lanzado un grupo de intérpretes este año: InterpretimeBank. Lourdes de Rioja también una entrada con uno de sus fantásticos vídeos

Por si no os suena o no tenéis claro qué es, hoy tenemos la suerte de poder entrevistar a una de sus fundadoras, Aline Casanova. Conozco a Aline desde hace muchos años y es todo un placer añadir su voz a este blog.

aline

 

 

Aline tiene un máster en interpretación de conferencias de la Universidad de La Laguna, es intérprete autónoma acreditada por la ONU de Ginebra y le apasionan las nuevas tecnologías y la economía colaborativa.

¿Qué es InterpretimeBank?

Si consultamos el grupo de Google+ vemos que se trata de una comunidad online para intérpretes profesionales y estudiantes de máster de interpretación, creada con el objetivo común de mejorar las destrezas y las lenguas pasivas o activas durante las semanas de calma entre temporada alta y temporada alta. Eso está genial y se inscribe dentro de esta corriente tan positiva de interpretación colaborativa que está aumentado en los últimos años. Sin embargo, aún quedan tantas dudas por resolver.

– Aline, ¿Cómo definirías InterpretimeBank para alguien que no sepa nada sobre este proyecto? ¿Para quién está pensado? ¿Cómo funciona? ¿De dónde surgió la idea?

Lo primero que hay que saber es que InterpretimeBank es una herramienta que nos facilita conectar con otros intérpretes dispuestos a practicar y a ayudar a otros. Lo segundo es que funciona como un banco del tiempo, es decir, yo le cedo mi tiempo a un miembro de la comunidad (le escucho interpretar un discurso y le hago comentarios), para después poder pedir que alguien me escuche a mí, aunque no sea necesariamente la misma persona. Está pensado para estudiantes de máster de interpretación o para intérpretes profesionales con distintos niveles de experiencia que necesiten practicar por diferentes motivos. También está pensado para intérpretes que ya tienen un cierto volumen de trabajo y experiencia, pero que quieren añadir otro idioma a su combinación lingüística.

Al finalizar el máster de interpretación de conferencias, tenía la necesidad de seguir practicando y así fue como se me ocurrió esta idea. Al comentarlo con otros compañeros, estábamos de acuerdo en que no podíamos dejar de practicar, si queríamos estar en las mejores condiciones posibles para entrar en el mercado laboral como intérpretes. Sin embargo, al intentarlo, nos encontramos con varios obstáculos.

En primer lugar, a veces es difícil reunirse con compañeros con los que poder practicar, debido a la distancia física, las distintas zonas horarias y los ritmos de vida diferentes. En nuestro caso, todos nos fuimos de Tenerife al acabar el curso y estábamos repartidos entre México, Reino Unido, Colombia, Marruecos, España y unos cuantos países más.

En segundo lugar, los grupos de prácticas de las distintas ciudades no siempre se ajustan a nuestras necesidades: están presentes en muy pocas ciudades y algunos no tienen acceso a cabinas. Lo mismo ocurre con los cursos. A mí, por ejemplo, me encanta apuntarme a cursos presenciales, pero no es fácil encontrar un curso específico para mis necesidades en una época del año que me venga bien y que además tenga un precio que me pueda permitir. Practicar con compañeros puede ayudar a seguir avanzando hasta encontrar el curso ideal o hasta tener suficiente seguridad para empezar a trabajar con una nueva combinación.

En tercer lugar, a veces no resulta fácil encontrar compañeros con combinaciones lingüísticas compatibles que puedan darnos feedback. Hay idiomas que la mayoría de intérpretes tienen en su combinación en Europa, pero basta con tener una lengua que no sea tan común, para que sea imposible encontrar a compañeros que estén dispuesto a practicar.

Ante esta coyuntura, decidimos ponernos manos a la obra e intentar sacar todo el provecho posible de lo que la tecnología tenía para ofrecernos. Al principio éramos un grupo más extenso, pero finalmente nos hemos quedado en un equipo de 5 personas que desde hace varios meses trabajamos de forma incansable para desarrollar la comunidad y para que la nueva plataforma sea una realidad: Lia Giralt, Anna Svalova, Nuria Campoy y Mónica Díaz.

 

– ¿En qué plataformas está presente?

Llevamos desde 2014 en una comunidad de Google+, pero hace unos meses nos dimos cuenta de que esta red social ya no satisfacía nuestras necesidades (nos lleva mucho tiempo verificar la identidad de los nuevos miembros, es difìcil publicar eventos para organizar intercambios y contabilizar el tiempo que duran, etc.), por lo que tomamos la decisión de migrar a una nueva plataforma hecha a medida, que está actualmente en construcción.

La nueva plataforma incluirá todas las herramientas necesarias para facilitar los intercambios entre usuarios y garantizar el buen funcionamiento del banco de tiempo. Hemos pensado en todas los obstáculos que teníamos en Google+ y hemos intentado dar con una manera de resolverlos. Entre las nuevas características se pueden encontrar como el cronómetro integrado, la cuenta automática del tiempo, el calendario o el chat entre usuarios. Pero las dos características que creemos que van a mejorar muchísimo la experiencia del usuario son el filtrado por lenguas que hará que de forma automática, los mensajes lleguen solo a usuarios con combinaciones similares. La otra característica importante, son los filtros. Al registrarse, cada usuario puede definirse como intérprete de conferencias o de servicios públicos y como estudiante o intérprete en activo. Asimismo, se podrá escoger con cuál de todos estos grupos se quiere practicar o también se puede elegir practicar con todos ellos.

Otra novedad es que tendremos un sistema de evaluación con estrellas. Una vez finalizado un intercambio, el receptor del feedback podrá evaluar la calidad de los comentarios recibidos, pero también se tomarán en cuenta otros criterios como la cortesía o la puntualidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

– Hay una campaña de Kickstarter en marcha para mejorar la plataforma, para mejorar el servicio y me imagino que muchos habrán visto los tuits o la información en FB pero se estarán preguntando: ¿Qué es lo que obtengo si participo? ¿Qué pasará si no sale adelante? ¿La suscripción será anual si todo sale?

Cuando alguien apoya nuestra campaña de crowdfunding obtiene a cambio una recompensa acorde con la aportación que haya hecho. Además, hemos pensado en mecenas con perfiles muy diferentes: intérpretes, no intérpretes, estudiantes, profesionales, etc. Así que hay recompensas para todo el mundo.

Se pueden aportar desde 2$ hasta la cantidad que decida el mecenas, que a cambio podrá desde ver su nombre en la sección de agradecimientos de nuestra página web, hasta recibir un taller de oratoria de cinco horas, una suscripción premium en la plataforma de InterpretimeBank, una vez esté activa, o un set de toma de notas para interpretación consecutiva, entre otras recompensas.

Para que esto ocurra, tenemos que llegar al objetivo de 8000$ que hemos fijado para el 2 de noviembre. En caso contrario, no se retirará ni un dólar de las cuentas de los mecenas y, por supuesto, no habrá recompensas ni se lanzará la nueva plataforma de InterpretimeBank. Pero confiamos plenamente en nuestro proyecto y estamos seguras de que va a salir adelante.

Una vez hayamos llegado al objetivo, comenzaremos a ponernos en contacto con los mecenas para hacerles llegar sus recompensas y lanzaremos la nueva plataforma, en la que los intérpretes profesionales o estudiantes de interpretación interesados podrán crear perfiles y obtener suscripciones anuales.

– Es un proyecto ambicioso e interesante, ¿cómo está siendo la recepción? 

En general la idea ha sido muy bien recibida, especialmente cuando quien te escucha se identifica perfectamente con las necesidades que le dieron origen, es decir, intérpretes que son conscientes de que no pueden dormirse en los laureles, para decirlo en pocas palabras. Algunos intérpretes se han cuestionado si el feedback que van a obtener será de la misma calidad que el que van a dar y es una preocupación lógica cuando estamos hablando de emplear nuestro preciado tiempo. Durante el proceso de creación de la plataforma esta fue una de nuestras principales preocupaciones y por ello diseñamos los filtros y el sistema de evaluación.

Con la campaña de Kickstarter hemos comprobado que hemos llegado a muchos intérpretes que no son conocidos directos y eso nos hace mucha ilusión porque confirma que la idea llega a solucionar una necesidad compartida. Otra parte importante de nuestros mecenas son amigos y familiares y entre el grupo de amigos nos encontramos con que a muchos les interesa el taller de oratoria. Como intérprete y como Toastmaster eso me hace inmensamente feliz, porque a mejores oradores, mejores interpretaciones. Sin embargo, a la campaña le quedan muy pocos días y, aunque hemos sobrepasado ya la fase crítica de viabilidad del proyecto, animamos a los indecisos a que nos visiten en Kickstarter y a que nos apoyen. Además de que hacer una aportación crea un sentido de pertenencia que creemos que después se verá reflejado en el nivel de uso de la comunidad.

– ¿Consideras que este va a ser un proyecto a largo plazo o no os ha dado tiempo todavía a plantearos esa pregunta?

Sí, lo hemos hablado en varias ocasiones y creemos que será un proyecto a largo plazo porque es un proyecto con potencial de crecimiento y además nos ya ha costado cantidades considerables de tiempo, dinero y esfuerzo. Queremos ver qué frutos puede dar y sabemos que eso va a llevar su tiempo.

– Sé que eres WISEra y que valoras el trabajo en equipo de la comunidad, ¿hay algún otro tipo de iniciativas (formación, colaboración) que te gustaría en los próximos años? ¿Qué le hace falta al sector?

Yo creo que nos hace falta hablar más. Una de las cosas que me encantó del WISE fue precisamente la oportunidad de compartir experiencias con intérpretes de mercados diferentes. A mí me ayudó a sentirme menos sola y a perfilar hacia dónde quiero dirigir mi carrera. Con InterpretimeBank me ha ocurrido algo similar. Muchas de las personas con las que he hecho intercambios, con el tiempo acaban llamándome para hablar de temas que les preocupan o para pedir mi opinión y creo que al final se van tendiendo puentes que nos enriquecen en el ámbito profesional y en el personal.

– Sé de primera mano que te gusta lo que haces, que te apasiona la interpretación y como esta entrada también está pensada para estudiantes, ¿qué es lo más te gusta de esta profesión?

¡La adrenalina! Hablando con más seriedad, me gusta mucho el acto de facilitar la comunicación y de meterme en el universo de la reunión aunque solo sea por unas horas. También me gusta saber que estoy aportando valor de alguna manera. Hace poco me ocurrió que una cliente que entendía los tres idiomas de la reunión me dijo que había escuchado a la cabina española casi todo el tiempo porque le pareció que mi voz era muy agradable. Quizás en contenido no le aportamos nada que ella no hubiera podido obtener por sí misma, pero el hecho de que prefiriera escuchar la interpretación me alegró el día. También me gusta mucho la preparación de las reuniones. Aunque en el mercado privado es un proceso totalmente diferente al del institucional, me encanta leer, resaltar y alimentar glosarios. Es casi una manía.

 

Enlaces:

Kickstarter: https://www.kickstarter.com/projects/437730141/interpretimebank?ref=nav_search

Twitter: https://twitter.com/InterpreTime

Facebook: https://www.facebook.com/InterpretimeBank/

G+: https://plus.google.com/communities/103516280524690960825

 

#LeedsENIT o la interpretación colaborativa

Todos los veranos intento incluir en este blog algo de información sobre cursos u opciones de prácticas de interpretación. Es una época de menos trabajo, que nos permite invertir tiempo, dinero y esfuerzo en seguir mejorando y puliendo destrezas.

¿Hay que hacer cursos constantemente? Si tan solo el dinero y el tiempo nos lo permitiese, en ese caso diría que sí. Sin embargo, si la situación no es tan favorable, al menos deberíamos hacerlo cada cierto tiempo. El mercado es cada vez más competitivo y los clientes más exigentes. Quizás sea cosa mía, pero me parece más interesante destacar por calidad que por “mejores” precios y para poder destacar no queda otra que formarse y trabajar.

 

Además, no todas las opciones son necesariamente caras, hay un poco de todo y el abanico de posibilidades aumenta en los últimos años gracias a la generosidad y visión de compañeros de profesión. Ya hemos hablado aquí de WISE y de la labor de Joe y José, este verano repito por tercera vez y ya os contaré qué tal, pero esta entrada va a tratar de otra opción de prácticas con feedback y espíritu de colaboración que ha creado un Wisero e intérprete en activo, Andrea Alvisi, para los interesados en trabajar con la combinación italiano-inglés. Iba a explicar un poco de qué es, pero Clara Guelbenzu de Bootheando lo ha hecho de lujo en su blog, así que os dejo el enlace y así podemos pasar a la entrevista.

Paola Casati es una intérprete – traductora italiana que trabaja con inglés (es una romana que vive en Inglaterra), español (con un acento madrileño que ya querrían muchos) y francés. Nos conocimos en otro curso de mejora en Edimburgo y ha sido Wisera en Valencia.

Leeds
Paola Casati

– WISE, curso de Edimburgo, años en activo. ¿Por qué te decides a hacer una semana de prácticas en Leeds con otros intérpretes?

Creo que en esta profesión la formación continua es algo imprescindible y siempre hay que seguir aprendiendo y mejorando. Practicar con otros intérpretes es una buena manera de entrenar en un entorno relajado, creo que se aprende muchísimo de la forma de trabajar de los demás. Personalmente, intento aprovechar cualquiera oportunidad que se presente para reciclarme, mejorar y reforzar el retour al inglés; por eso, cuando se presentó la oportunidad de participar en una nueva opción de prácticas EN<>IT organizada por Andrea Alvisi en la Universidad de Leeds me apunté sin dudarlo. El espíritu de colaboración que está adquiriendo fuerza en el sector es algo verdaderamente positivo. Siempre viene bien conocer a nuevos compañeros, hacer red (networking) e intercambiar conocimientos. ¡Es la nueva era de la interpretación colaborativa!

1150880_10201712411152759_312433625_n
Foto de Paola de nuestros días de concabinear en Escocia

 

 

– ¿Puedes contarnos un poco cómo era la dinámica de las prácticas? En plan, un resumen de cómo era una jornada en Leeds paso a paso para aquellos que se estén planteando ahora si les interesa para futuras ediciones.

Las prácticas se desarrollaron a lo largo de 2 semanas, de las 10 de la mañana a las 5 de la tarde, de lunes a viernes. En mi caso, participé durante la segunda semana. Se habían fijado algunos temas para preparar discursos en consecutiva y simultánea, entre otros: alimentación, economía y finanzas, economía colaborativa, energía nuclear, etc. Los participantes, un grupo de 10-11 profesionales y estudiantes, teníamos que indicar en una hoja de Google compartida y dividida día por día el tema del discurso que íbamos a dar. Normalmente a cada participante le tocaba preparar 3-4 discursos (6-8 minutos en consecutiva y 10-15 minutos en simultánea) alternando discursos en inglés e italiano. Para practicar en los discursos en simultánea, uno entraba en una cabina mientras los demás se quedaban de público para escuchar la interpretación y dar feedback at terminar. Durante los discursos en consecutiva, interpretábamos por turnos y recibíamos feedback individual al acabar. El miércoles por la mañana también hicimos una mock conference (conferencia simulada) con tres ponentes que desarrollaron un debate de manera espontánea y otros tres compañeros que se ocuparon de interpretar en simultánea. Fue muy entretenido y probablemente lo más cercano a una situación real de trabajo.

– ¿Este tipo de prácticas te permite conocer mejor tus puntos fuertes o se centra más en ver dónde falta seguir trabajando? 

Creo que permite las dos cosas: te permite conocer tus puntos fuertes y tus debilidades. Es un verdadero intercambio de opiniones sincero y constructivo. En la escucha se apunta de todo un poco: ritmo, desfase, terminología, self-monitoring (cuando no te escuchas), calcos, omisiones, errores de interpretación, etc. El feedback que he recibido ha sido verdaderamente útil para entender dónde tengo que seguir trabajando.

Leeds 3
Se aprende con la práctica

– ¿Qué es lo mejor de este tipo de iniciativas y qué se podría mejorar? ¿Qué te llevas de la experiencia?

Lo mejor de iniciativas como esta es la posibilidad de aprender los unos de los otros en un entorno neutral y sin pretensiones de competir. Me llevo el aprendizaje, el feedback constructivo y la suerte de haber conocido a grandes personas y profesionales. Es más, es posible utilizar unas estructuras muy avanzadas: la universidad de Leeds es impresionante (el campus tiene un supermercado, tiendas, biblioteca, cafetería y una terraza o roof-bar). El aula de interpretación tiene un sistema moderno, con consolas individuales para mantener debates y practicar con conferencias simuladas y cuenta con 7 cabinas insonorizadas.

Leeds 4
En cabina

– Confiesa, ¿era todo trabajo o había tiempo para beer o’ clock?

Bueno considerando que durante mi semana en Leeds hubo una verdadera ola de calor y que los mismos ingleses se sentían como en Benidorm, los intérpretes estábamos más sedientos que nunca, así que alguna (ginger) beer o’clock sí que cayó y aprovechamos para estar un poco al aire libre y tomar un poco el sol ente una sesión y otra. En algunos descansos, Andrea nos mimó con sus divinas tentaciones de chocolate. Siempre se interpreta mejor con un poco de chocolate en el cuerpo 🙂

Leeds 2
La terraza en el techo.

 

– La idea de que se aprovechen las aulas de interpretación durante las vacaciones de verano me parece brillante. ¿Te gustaría que alguien se lanzase en más países y con más combinaciones? ¿Qué tipo de curso te gustaría hacer el año que viene? ¿Existe ya o alguien tendría que inventarlo?

No podría estar más de acuerdo, una idea verdaderamente brillante. Teniendo en cuenta lo importante que es seguir formándose al acabar la carrera, no estaría mal crear una red de ‘interpretación colaborativa’ internacional y que las universidades pusieran sus estructuras a disposición de los grupos de prácticas. ¿Un curso me gustaría hacer el año que viene? No sé, tal vez un curso que me permita practicar todas mis combinaciones en un sector especializado, como el médico o jurídico. Lo importante es avanzar.

 

Intérpretes con piernas

Esta entrada tenía que llegar. Siempre estoy hablando de la calidad en la interpretación, de la formación para mejorar la vocalización, la pronunciación, el dominio del idioma y la curiosidad necesaria para conocer de todo un poco pero nunca me había parado a pensar que quizás debería invertir en tonificar las piernas, que tengo los tobillos como una matrona de las novelas de Jane Austen.

Todo esto viene por un anuncio que ha quemado las redes sociales esta mañana y no es para menos:

piernas (2)

En plena guerra de tarifas, en la que tienes que decidir si vas a batallar con la calidad de tu trabajo o lo bajo de tus tarifas en el campo de los presupuestos, nos encontramos con esto. De los productores de “si es un tema general muy sencillo”, los guionistas de “tengo un amigo que pasó un verano en Dublín y me lo hace gratis” y los actores de “interpreta como puedas” llega la última tendencia que nunca quisimos ver en nuestras pantallas de ordenador: el intérprete con piernas.

Corremos el riesgo de ser llamados intrusos por los acompañantes profesionales con años de experiencia en el sector y buen dominio de los idiomas. (Pun totally intended!). Sin embargo, esto no es nada nuevo en el mundo del marketing de servicios. Ya en Chile nos encontramos con los famosos cafés con piernas. Locales que a simple vista pueden parecer una cafetería normal y corriente, en los que te puedes tomar una Coca-Cola, un cortado o pedir unos servicios sexuales (no obligatorio).

piernascafe (2)
La clave está en las piernas

Si es que hasta en Brighton, que son unos adelantados, se han dado cuenta de que todo con piernas es mejor, incluso el cine.

 

No penséis cosas raras, estas piernas son publicidad engañosa, solo ponen películas y venden palomitas.

Por si alguien a estas alturas no lo ha pillado, esta nueva obsesión con las piernas que he desarrollado hoy es puro y duro:

h183gqq
Sarcasmo: empleo de la ironía con fines expresivos.

Siempre me pregunto si hemos sido buenos a la hora de explicar lo que sí hacemos y para qué servimos (si hacemos nuestro trabajo bien). Una conversación que he mantenido más de una vez me plantea esta duda con frecuencia:

Final de una consecutiva, una persona se acerca con la mejor de las intenciones:

– Hola, me ha encantado lo que has hecho, qué difícil.

– Gracias, he preparado bien el tema y ha sido muy interesante.

– Se nota, ya te digo, felicidades.

– Gracias.

– ¿A qué te dedicas?

– A esto (ojos como platos).

– ¿En serio? ¿Todo el tiempo ¿Te pagan por esto? ¿Da para comer?

 

Por suerte por ahora nadie ha terminado esa conversación mirando furtivamente mis tobillos, pero ese es otro cantar…

 

 

El fantasma literario

El fantasma es una figura muy socorrida en muchos libros y en las obras de Shakespeare. ¿Qué habría sido de Hamlet sin el fantasma de su padre que vagabundeaba a horas indignas por sitios en los que debía hacer un frío considerable? Probablemente habría sido una obra mucho más insulsa y más parecida a Dawson Crece con todos su conflictos adolescentes. ¿Cómo habría sido posible arrancar el dramón entre generaciones y saltos en el tiempo de Cumbres Borrascosas sin el supuesto fantasma de Catherine saludando desde la ventana? ¿Sería posible Harry Potter sin fantasmas? En los primeros libros eran divertidos pero al mismo tiempo eran más útiles que Wikipedia, gracias a todos los años de secretos que atesoraban.

Tranquilos, no voy a mentar cada fantasma que ha pasado por las páginas de un libro, pero hay muchos y además de esos que sí reciben nombre o cierto protagonismo, hay muchos más, invisibles, pero no por ello menos necesarios: los traductores.

ghostbuster-marco-una-generacion-y-estos-gifs-prueban-el-porque-9
¿Para cuándo dice que quiere la entrega de los primeros capítulos?

Los lectores más fieles del blog me dirán aquí que esto les suena y no andan desencaminados. Hace ya unos años, tres para ser exactos, publiqué una entrada sobre la presentación de un libro escrito por varios traductores y que intenta explicar el oficio: los traductores fantasmas. Entonces ya hablaba de la traducción utilizando imágenes de Los Cazafantasmas para ilustrarla. Bueno, han pasado tres años y tenemos una nueva película y un nuevo libro entre manos.

2016-03-22 20.56.19

El pasado martes 22 de marzo se presentó en La Central de Madrid el libro El fantasma en el libro de Javier Calvo, publicado por Seix Barral, con un coloquio sobre la traducción literaria que contaba con la presencia del autor (también traductor), Pilar Adón (traductora y editora), Mercedes Cebrían (traductora) y Javier Lucini (traductor y editor).

 

Por si leer toda la entrada os parece demasiado compromiso en plena Semana Santa pero os interesa el tema, os dejo el enlace a la entrevista que le han hecho a Javier Calvo en la radio: El ojo crítico.

Dicho esto, ¿de qué se habló en el coloquio? De muchas cosas. Vamos por partes.

Se trató bastante el tema de las editoriales, no hay que olvidar que entre los presentes había dos traductores que también son editores. Se mencionó la relación entre escritor-traductor-editor. De lo necesario que es dejar de mirarse el ombligo y aprender sobre el resto de pasos del proceso que es sacar un libro al mercado. Se aprende sobre la distribución, el papel de los libreros, las cifras (siempre importantes) y cómo los posicionamientos justifican cada actuación.

Uno de los fenómenos editoriales más relevantes en opinión de algunos de los presentes era la proliferación en los últimos años de nuevas editoriales, más pequeñas, más independientes y sobre todo, más arriesgadas. Pilar Adón nos habló de Impedimenta. Que es una editorial que cuida mucho a sus traductores, hasta el punto de que se incluye una pequeña biografía de los mismos en el propio libro tras las del escritor. Esto despertó un debate sobre si eso era o no realmente necesario. Primero por la necesidad de mantener al traductor como un fantasma invisible, que no altere con su voz la del autor, y en segundo lugar, por un motivo mucho más práctico. Si incluyes la biografía del escritor y del traductor, ¿qué pasa con la del corrector/editor/maquetador/ilustrador/revisor, etc.? ¿Acaso no son ellos también padres o al menos comadronas durante el parto de la criatura? Pero si metemos todas las biografías, la cosa se nos podría ir de las manos y parecer las etiquetas de la ropa de Zara o los interminables créditos de Blade Runner. Claro que visto lo visto, si la cosa va de ahorrar páginas y espacio, acabamos en la preocupante tendencia en la que las obras ni siquiera mentan a sus traductores y sus nombres se pierden en el olvido.

tumblr_m725nbjsjc1qeevc3o4_250
Traductores que se pierden en el tiempo

 

Desde luego si uno consulta la web de Impedimenta (enlace en el párrafo anterior), verá que el nombre del traductor figura en la ficha del libro de una manera visible y adecuada.

Pilar también comentó que en los grandes grupos todo lo que se hace en torno al lanzamiento de un libro está enfocado a la venta y que las nuevas editoriales, que también quieren vivir de su trabajo (lógicamente), se permiten tener catálogos más cuidados, en el sentido que el editor puede permitirse un catálogo poblado por autores que realmente le gustan. Algunas veces estas son misiones suicidas si sus gustos no coinciden con los del público.

También se habló de las nuevas traducciones de los grandes clásicos. ¿Es realmente necesario volver a traducir Ana Karénina (1877) si ya está traducida desde hace años? Aparentemente sí. Nos contó la anécdota sobre una escena en el libro en el que los personajes toman un aperitivo con caviar y vodka que curiosamente no figura en la traducción española original, quizás porque la idea de un aperitivo antes de la cena no encajaba con la cultura local de ese tiempo, quizás porque la adaptación más lógica habría sido decir que se tomaron unas tapas antes de cenar (cosa que habría rechinado de mala manera) o quizás todo se debía a que el anterior traductor se la había merendado sin compasión. Porque hay que tener en cuenta que en esa época muchas de las traducciones que nos llegaron del ruso eran más un ejercicio de relé en traducción que otra cosa. Para los que evitan las entradas sobre interpretación en el blog, el relé es cuando no puedes interpretar directamente de sala porque desconoces el idioma y tienes que utilizar el audio de otra de las cabinas para poder volcar el mensaje a tu lengua de trabajo o como la define el SCIC:

Interpretación de un idioma a otro a través de un tercero

Pues lo mismo pasó a la hora de traducir las novelas rusas, que en muchos casos se traducían usando las traducciones de otros al francés o inglés. Peor era el caso de las obras en lenguas como el polaco, que podían pasar por el francés y de ahí al inglés antes de ser traducidas al español. Vamos, un teléfono escacharrado decimonónico.

tumblr_nrcpaddgve1tk2heto1_540
¿Cómo es eso de que no hay caviar y vodka?

En otras ocasiones las omisiones en las traducciones se debían a elecciones propias y absolutamente subjetivas del traductor. No existía el mismo sistema de controles que hay hoy en día y además el conocimiento de lenguas extranjeras en general era bastante más bajo, por lo que muchas veces los editores no tenían herramientas a su disposición para confirmar si estaba todo en orden y en algunos casos, eran los propios traductores los que no entendían del todo un giro cultural o lingüístico, no estaban de acuerdo con una idea o sencillamente no sabían cómo resolver un entuerto y elegían la opción de esconder ese párrafo (escena, página y por lo comentado, incluso capítulo) bajo la alfombra.

Tengo una edición de la Divina Comedia que perteneció a mi abuelo, que publica la carta del traductor al inicio y que es una joya a la hora de explicar la situación de la profesión en un pasado no tan lejano:

Mi querido amigo: Después de concluido mi penoso trabajo de interpretar y traducir verso por verso la Comedia de Dante, toda entera, aquí me tienes perplejo sobre su publicación en las presentes circunstancias. Un hombre de mis creencias religiosas y de mis opiniones políticas, naturalmente no ha de querer dar pábulo al espíritu irreligioso y revolucionario de Europa en los días en que tan sañudo se presenta contra el poder temporal del Papa. Pero la explicación del pensamiento del gran Poeta, generalmente mal interpretado por los que no son buenos, ¿puede contribuir a extraviar los espíritus, o, por el contrario, impedirá que se hagan de él citas falsas o equivocadas…

Si crees útil que vea la luz pública, pon a continuación de esta carta e Prólogo que te dicte la conciencia, y vaya todo al impresor.

Javier Calvo comentó que las prácticas de control de calidad y la profesionalización seria de nuestra labor arranca a mediados de la década de los 80 para evitar errores como los antes mencionados.

También se habló de la figura de los escritores-traductores. Si antes hemos dicho que el traductor ha de ser un fantasma (si bien no anónimo), que facilite la transmisión del mensaje sin aportar en exceso el sonido de su propia voz, la cosa se complica cuando es un escritor el que firma la traducción. Por una parte está la defensa lógica: un buen traductor literario (o no literario) tiene que saber redactar en su lengua de llegada y hacerlo bien. Nadie mejor que un buen escritor para eso, pero el ego de un escritor es más complejo que el de un traductor acostumbrado a las sombras. Si alguien ha leído la traducción del Orlando de Virginia Woolf a manos de Borges puede comentar si tiene o no un cierto sabor argentino.

 

9788435008990

 

En ese momento se abrió un nuevo debate: Si bien es cierto que ahora los traductores contamos con un mejor nivel en los idiomas de trabajo, tenemos internet con todos sus recursos y viajamos más para empaparnos de las culturas con las que convivimos en los textos, ¿no es cierto que los traductores del pasado fallaban en documentación pero nos daban sopas con ondas en la calidad de la redacción?

Aquí se manifestaron opiniones de todo tipo. Se culpó a la cultura audiovisual y a la influencia del inglés. Se mencionó que también puede deberse a que el material no es tan bueno, es decir, que los propios escritores cada vez redactan peor, por los motivos que sean. Quizás la propia industrialización del proceso de traducción que garantiza los niveles de control ha mecanizado en exceso el oficio, acentuando su parte industrial y aplanando los textos. La literatura siempre se ha alimentado de otros textos y expresiones culturales y como ahora parece que la cultura se hace en inglés o se traduce desde el inglés, su influencia es algo con lo que hay que lidiar en un mundo que tiende a ser demasiado monocromático.

Eso por no hablar de la corrección política que no solo afecta a las cabinas de interpretación o a los discursos oficiales. Muchos traductores se enfrentan a dudas ante ciertos textos. Si dejas lo que está puesto te arriesgas a ofender a parte del público lector pero si tomas la decisión de rebajar insultos o ideas, estás traicionando al autor. Esa eterna tentación de enmendar al autor y sus cojeras que es ahora una carga mucho más pesada de lo que pudiéramos pensar (y vuelvo a la cita del traductor de Dante para ver que las cosas cambian tanto que a veces damos toda la vuelta y regresamos al mismo punto).

2016-03-22 19.47.36
La sala llena

Como era de esperar, si hablamos de adaptar textos, no se podía pasar por alto el rompecabezas favorito de los traductores literarios: el español neutro. Ese anhelo de todo editor que tiene que vender libros a los dos lados del charco y que pide algo que es más un unicornio que un fantasma.

Javier aquí entró en detalles y me temo que si me extiendo más esta entrada va a ser peor que la tradición de ver Lo que el viento se llevo en Semana Santa (que empiezas el jueves y el domingo con un poco de suerte logras levantarte del sofá). Pero lo que me pareció super curioso y desconocía fue una de las cosas que dijo sobre este problema. Se habla mucho sobre este “español neutro”, porque los libros que suenan muy españoles molestan a algunos lectores en países latinoaméricanos, acostumbrados a las traducciones realizadas en Argentina o México (principalmente) y lo mismo pasa en la otra dirección (aunque las quejas las he visto más en doblaje y subtitulado). La pregunta ante esto era de esperar, ¿pasa lo mismo con el inglés? ¿Se piden traducciones de inglés neutro? Tengamos en cuenta la cantidad de países diferentes y muy separados geográficamente que usan la lengua de Shakespeare como idioma oficial. Javier Calvo nos explicó que en este caso los angosajones son mucho más prácticos y cuentan con un paso intermedio. Es decir, que un libro traducido por un inglés que se vaya a publicar en Estados Unidos pasará antes por un intermediario que adaptará el texto al inglés americano y viceversa. Bromeó diciendo que siempre se imagina a ese paso intermedio con su ordenador flotando por encima del Atlántico.

81jckm7wb1l

 

Por supuesto se preguntó por tarifas y estuvimos a punto de entrar en lo que Javier denominó el “bucle infinito” en el que entramos todos los traductores-intérpretes cuando nos encontramos con otros compañeros. Se preguntó por G++gle Translate (no hace falta que añada la respuesta) y se habló mucho de literatura, traductores y del amor por este oficio. Si os habéis quedado con ganas de más, ya sabéis, toca darse un paseo a la librería más cercana.

slimer-0
Traductores, traductores por todas partes