Taller para hablar en público

Ayer se celebró en Madrid uno de los talleres para hablar en público impartido por Aline Casanova. Si sois lectores habituales del blog seguramente os suene el nombre. Aline nos habló el otoño pasado de InterpreTimeBank.

20170624_100732[1]
Aline en acción al inicio del taller
Fue una experiencia muy interesante. Hace aproximadamente 10 años fui profesora de Aline y ser su alumna me ha encantado. No me dedico a dar charlas, por lo que podría pensar que no necesito hablar bien en público, pero aunque el discurso no sea mío, cuando hago consecutiva hablo en público y en simultánea también tengo un público atento a lo que digo. Así que todo lo que me ayude a mejorar y cuidar la voz me viene bien. A muchos compañeros la idea de hacer consecutiva no les gusta precisamente porque el público les ve, este tipo de talleres les vendría de lujo para perder ese miedo escénico en un entorno positivo.

giphy2
La reacción de muchos ante la posibilidad de hablar en público

 

Antes del taller nos envío un cuestionario para saber cuáles eran las áreas que más nos interesaba mejorar. Como intérprete, me apetecía trabajar mucho el tema de la voz. Este año he tenido dos afonías, una de ellas durante más de 10 días y sin voz no puedo trabajar. Además de tener ahora un arsenal de tisanas, pastillas y sprays (tengo una parte de la cocina que parece propia de un druida), es muy importante mejorar la respiración para no forzar las cuerdas vocales.

La primera parte del taller de 4 horas de duración no defraudó en absoluto. Tocamos el tema de la respiración diafragmática, la proyección de voz sin sobrecargar las cuerdas vocales y practicamos varios ejercicios. Primero Aline comprobó si respirábamos de forma adecuada. Parece fácil pensar que sí lo hacemos (no nos hemos muerto), pero me dí cuenta de que podía mejorar para aprovechar la salida de aire para proyectar la voz sin que suponga un esfuerzo. Como eramos un grupo reducido, Aline estaba muy pendiente de cómo lo hacíamos cada uno. En los ejercicios con vocales estudió nuestros tonos graves y agudos, dando consejos y correcciones siempre que era necesario.

20170624_102630[1]
Aline explicando cómo funciona el diagragma

Nos recomendó que para proyectar bien la voz como ponente o en una consecutiva debíamos analizar la sala en la que íbamos a trabajar. Yo suelo llegar siempre con mucho tiempo y más si tengo que hacer consecutiva. En simultánea ya han colocado la cabina en el que sitio que han considerado más oportuno (que suele incluir una columna delante de las ventanas), pero en consecutiva es importante saber dónde se va a realizar el acto, si va a ser necesario moverse por la sala, si van a estar sentados, si hay micrófonos, etc. Aline nos recomienda analizar también el tipo de superficies y materiales que nos rodean si queremos proyectar la voz. Es mejor contar con superficies de vidrio, metal, básicamente es útil buscar superficies duras y evitar moquetas, entelados, etc.

Los ejercicios de vocalización también nos vinieron muy bien, así como los estiramientos y preparación de los músculos del rostro.

anigif_enhanced-4880-1426766418-21
Hay que prepararse como un deportista, un actor o un cantante

 

La segunda parte del taller se centraba en ejercicios de hablar en público. Cada uno tenía que llevar preparado un discurso que no superase los 5 minutos. No podías leerlo, ni apoyarte en ayudas visuales. Ya he hablado de los Power Points en el blog, esos elementos que a nosotros nos vienen tan bien para preparar la terminología, pero que pueden convertirse en un infierno si el ponente se limita a leer el texto que contienen a toda velocidad.

q39pz7r

 

Antes de arrancar, nos preguntó cuáles eran en nuestro opinión nuestros mayores miedos, dónde fallábamos, qué nos preocupaba más y qué era lo que necesitábamos para nuestro oficio. El grupo estaba compuesto por dos personas dedicadas a la política municipal, una psicóloga y otra intérprete que además también había sido alumna mía hace unos años. Fue una sorpresa estupenda volver a ver a Claudia. Por cierto, Claudia ya había pasado por el blog en su día 😉

En mi caso yo quería corregir un fallo que me habían identificado este año en las múltiples consecutivas que realizo durante la semana de inauguraciones de las exposiciones de Photoespaña. No me había dado cuenta, pero uno de los fotógrafos que acude todos los años me comentó que tiendo a cerrar los ojos durante la consecutiva para concentrarme mejor, sobre todo cuando el orador se ha olvidado de mi presencia y se ha tirado más de 5 minutos hablando de lo divino y lo humano a toda pastilla.

1_BXuoPX
Aquí interpretando (post-it en mano). Foto cortesía de Paco Posse

Ese tipo de comentarios vienen bien, muchas veces no te fijas en esos vicios que uno adquiere con el tiempo. Tendemos a centrarnos mucho en la velocidad, en la terminología, en no perder ni una idea, no cambiar el sentido. Todo eso es importante, pero el modo en el que luego transmitimos la información también desempeña un papel y puede ser lo que nos distinga de la competencia. El lenguaje corporal, saber usar las manos para hacer llegar el mensaje sin distraer la atención, el colocar bien las piernas y no balancearnos, mantener la espalda recta (aporta autoridad y la espalda es clave en la respiración y para la voz, como explicó Aline). Uno podría pensar que son muchas cosas, que es imposible estar pendiente de todo eso, pues hay que añadir además hacer contacto visual con el público. ¿A qué hora se entiende mejor el que un buen intérprete tenga unas buenas tarifas?

giphy3

 

Además de centrarme en lo que yo necesitaba, me resultó útil escuchar a los no-intérpretes. Tendemos a quejarnos mucho de los ponentes, pero es positivo ver que hay quien quiere mejorar y lo que les agobia es que las frases no suenen lógicas o bien enlazadas.

source

 

Y sobre todo, dejar que los nervios te puedan, porque en ese caso puedes acabar por ver al público como el enemigo y todo eso lo trasmitimos con el lenguaje corporal.

gif-sheldon-cooper-the-big-bang-theory-favim-com-370979

 

En consecutiva es fundamental transmitir seguridad, de lo contrario la interpretación no termina de funcionar del todo.

lorde-grammys
¿Se nota que estoy encantada de estar aquí?

Así que uno a uno nos tocó salir a dar nuestro discurso, con señales de colores para no pasarnos del tiempo. Años aplaudiendo cuando los organizadores usan luces rojas para que el ponente no se venga arriba y hable durante horas y al ver la luz amarilla casi se me sale el corazón por la boca. Metí una carrera al final para evitar la luz roja que me alegré de que nadie tuviera que interpretarme. Estar al otro lado ayuda a entender mejor a los ponentes.

20170624_125107[1]
Claudia a punto de empezar su discurso.
Cada uno tenía que enfrentarse a sus demonios particulares: hablar en un espacio muy abierto, mirar a los ojos al público, hablar desde un atril, hablar sentado en una mesa rodeado de otras personas, hablar sobre un tema controvertido pensando que van a atacarte. Tras el ejercicio, Aline y su magnífico equipo nos daban feedback y preguntaban al resto si teníamos comentarios sobre algo que nos había gustado o no. Curiosamente, Aline tenía razón en que todos pensábamos que eramos bastante peores hablando en público de lo que luego demostramos ser.

Van a celebrarse más talleres y si os interesa mejorar la respiración, el lenguaje corporal para consecutiva o sencillamente perder el miedo al público, esta puede ser una buena oportunidad para seguir avanzando. No perdáis de vista a Aline en Twitter (@CasanovaAline) o en InterpreTimeBank en Google+.

 

La cabina muda y el intérprete fantasma

¿Qué es una cabina muda?

Parece imposible que una cabina sea muda, su función es transmitir información en otra lengua para facilitar la comunicación en una sala de conferencias o a través de la televisión o la radio.

La cabina muda es básicamente hacer prácticas de interpretación en una cabina (normalmente a solas), con un discurso real que se desarrolla en la sala, pero sin que te escuche el público asistente. ¿Para qué sirve si no te escucha nadie? Cuando aún no has pisado la cabina profesionalmente, te ayuda a meterme en situación, no es lo mismo el aula de clase que una conferencia. También te permite familiarizarte con muchos de los detalles que solo se aprenden en el trabajo. Si está bien organizada, algún intérprete se ofrecerá a escucharte para poder darte luego feedback (el intérprete que no trabaja en ese momento en la cabina que sí está interpretando para el público) o simplemente te permitirán grabarte para luego repasar lo que has hecho bien y lo que has hecho mal. A veces viene bien incluso si ya llevas tiempo trabajando, porque te permite enfrentarte a temas que te producen cierta inseguridad, hacer más discursos para resolver problemas ya identificados, practicar combinaciones de idiomas que estás añadiendo o que usas poco, etc.

Se llama “muda” no porque no hable el intérprete, más bien porque nadie le escucha (o prácticamente nadie). Por lo que los ejercicios en casa son una especie de cabina muda cutre, en la que practicas en pijama pero te falta ese elemento del feedback (cosa que ahora está cambiando gracias a las iniciativas online sobre las que ya hemos hablado en el blog).

En inglés se llama dummy booth y siempre me acuerdo de los muñequitos a los que someten a accidentes de coches de esos que duele solo verlos.

giphy
Me ha dolido menos que un discurso de economía.

Hoy sin embargo voy a hablar de los intérpretes que pueden parecer mudos y no lo son. Lo sé, lo sé, no parece tener sentido, pero ya habéis visto que existen las cabinas mudas y que son muy útiles. Lo mismo pasa con los intérpretes a los que apenas escucha alguien.

A menudo en el blog he hablado de visibilidad pero, ¿qué es un intérprete fantasma?. En televisión puedes ver al periodista, a los entrevistados, te muestran vídeos, imágenes pero nunca ves al intérprete, solo escuchas una voz que sale de la nada, como el narrador de Gossip Girl o de una de esas películas de calidad sospechosa que ponen en el horario de sobremesa. Vale, no nos hace falta salir en antena (personalmente no es algo que me llame la atención), pero imaginad que si ni siquiera se escucha tu voz. En ese caso, da la impresión de que ni siquiera has estado ahí y, lo cierto, es que has sido una pieza tan necesaria como todas las demás para que esa entrevista salga adelante.

tumblr_lo41emmccb1qfi7i4o1_500
Oigo voces, ¿serán intérpretes?

¿A qué me refiero con esto? 

En las entrevistas en televisión normalmente (no siempre, por desgracia) hay dos intérpretes: uno interpreta al castellano lo que diga el invitado extranjero y el otro interpreta las preguntas y demás comentarios del castellano a la lengua del entrevistado.

¿Por qué necesitan dos intérpretes?

Muy sencillo, si queremos que todo fluya con la rapidez que exige la televisión, necesitas que un intérprete se centre en las preguntas y otro en las respuestas. Si solo tienes uno, lo más probable es que vaya escaso de tiempo y cuando vas muy acelerado cometes más errores, en ocasiones hasta olvidas cambiar las lenguas y haces magníficas interpretaciones del inglés al inglés, por lo que te la juegas si es una retransmisión en directo. Con dos intérpretes sale todo mucho mejor, hay menos estrés y encima se pueden ayudar el uno al otro. He probado las dos opciones y no hay color, en serio.

img-20160927-wa0010
Uno interpreta, el otro aprieta el botón MUTE y así no se cuela nada del otro micro en el directo

Cuando vemos la tele y escuchamos al intérprete no nos acordamos que hay otro compañero “en la sombra” que permite que el entrevistado entienda la pregunta. Esta labor que pasa tan desapercibida es clave para el ritmo del programa. No puedes eternizarte al interpretar preguntas, debes ser conciso, no añadir nada, no adornar en exceso pero, sobre todo, no cambiar en lo más mínimo el sentido de la pregunta o los posibles chistes. La respuesta debe encajar con la pregunta, de lo contrario dejas de ser un fantasma.

Si alargas mucho la interpretación de la pregunta el presentador se quedará esperando y el entrevistado pondrá cara de impaciencia, mientras en casa la gente se preguntará qué narices ha pasado. Eso por no hablar de los momentos en los que el entrevistador y el invitado deciden marcarse una charla entre amigos y hablan casi a la vez. Ese tipo de coloquios o charletas improvisadas le dan más dinamismo a las entrevistas y si surgen suelen demostrar que la interpretación va viento en popa, tanto que el extranjero sigue lo que se dice en plató como si pudiera hablar la lengua local. Ahí debes estar muy atento, algunos invitados te están escuchando y sienten la necesidad de interrumpir la pregunta, tu compañero debe entrar y tú debes dejar de hablar y empezar a presionar el botón MUTE de la consola para que tu micro no interfiera en el directo.

Puede parecer que si te llaman para ser el intérprete de las preguntas tu cometido va a ser más fácil y no es así necesariamente. Es verdad que será menos vistoso, ni siquiera tu abuela sabrá que has interpretado en ese programa, pero si no lo haces bien se va a notar, sin ti no funciona la entrevista. En ocasiones el intérprete que no se escucha en directo trabaja hasta más que el que sí se oye.

Visto desde otro punto de vista, si os agobia interpretar para la televisión por eso de que te va a escuchar media España, ofreceros para ser “el otro intérprete” y asunto resuelto.

Aquí os dejo un ejemplo de una entrevista reciente. Dado que el entrevistado era una hombre, la que no se oye es mi voz:

Entrevista a John Helliwell de Supertramp

Da la sensación de que soy la intérprete muda pero nada más lejos de la realidad. Una de las cosas que me gusta hacer cuando me toca ser fantasma es presentarme (I am the voice in your ear) y si es necesario, luego dedico los segundos antes de entrar en antena a explicar al entrevistado cómo va a funcionar todo el proceso, para que sepa que mi trabajo es hacer que no pierda nada de lo que se dice.

Cantando en cabina

En algunos seminarios sobre interpretación para principiantes suelen recomendar las sesiones de karaoke para superar la timidez natural de muchos de los que aspiran a ser habitantes de las cabinas. Si no mueres por dentro mientras una sala de personas ligeramente perjudicadas por el alcohol escucha tus gallos al intentar emular a los noruegos de A-ha cantando Take on me, es que estás preparado para todo. (Aviso: la canción parece fácil pero espera al momento falsete intenso).

 

Para el que tenga dudas, sí, esta es una entrada musical. ¿Entrada musical? ¿Qué tiene que ver la música con la interpretación además de esa sugerencia del karaoke? En las entrevistas durante el estreno de la película La intérprete (2005), el director de la cinta, Sydney Pollack, comentó que había hablado con una serie de intérpretes de las Naciones Unidas en Nueva York para poder elaborar un perfil más claro y entender qué es eso de ser intérprete. Una de las conclusiones que sacó es que la mayoría tenía cierto “talento” musical y tocaban instrumentos varios (de ahí que Nicole se pasase media película paseando una flauta en el bolso). Es cierto que tener un buen manejo de la voz es una de las claves de esta profesión y un ejercicio al que debemos dedicar tiempo a lo largo de nuestra carrera pero de ahí a pensar que puedo cantar como Mariah Carey hay un paso.

En mi caso el talento musical (de existir) es escaso. Aún así, me he enfrentado a esos momentos únicos en los que un ponente decide crear ambiente y poner una canción y solicitar por el micrófono que la cabina interprete la letra: “es tan bonita”. Si te toca Imagine de John Lennon no parece que la cosa sea para tanto pero y si al hombre le motiva algo más en línea del Work Work Work de Rihanna o Shakira con su tigre la cosa se pone interesante.

 

En algunos casos uno siempre puede optar por responder: “Las canciones no se traducen”. Es cierto, algunas canciones es mejor no traducirlas, pierden toda su gracia en otro idioma (más que nada porque descubres que tampoco tenían tanta gracia cuando finalmente entiendes lo que dicen).

Sin embargo, hay ocasiones en las que el uso de canciones es algo más complicado, porque no son mero acompañamiento musical, son parte del mensaje y eso sí que nos compete. En el pasado las canciones de las películas musicales se doblaban precisamente para que la gente no perdiese parte del diálogo que se cantaba y bailaba. También ayudaba a vender más bandas sonoras pero esa es otra cuestión. ¿Cómo olvidar al tío en América en West Side Story?

1- La escena original con subtítulos en inglés.

 

2- No he encontrado la escena de la película doblada en YouTube (la tengo en DVD) pero la canción doblada sí y nos permite ver que no se trata de traducir literalmente, si vas a cantar tiene que encajar en el ritmo.

 

Ahora en las películas musicales para evitar tener que modificar la letra para que rime o simplemente para que entre en tiempo, la subtitulan y así se pueden escuchar las voces originales y seguir los subtítulos para saber qué se cuentan.

Pero en la interpretación no hay opción de subtitulado, ni de nota del intérprete. Si te lanzas a interpretar una canción en plena ponencia o durante la retransmisión de un programa tienes que seguir adelante. No vale empezar, pensando que no va a ser tan difícil y luego parar cuando te das cuentas de que te has metido en un jardín y no ves la hora de salir de allí. Aquí ya entra en juego la habilidad musical de cada uno, si se ve capacitado, adelante, pero si va a quedar mal y la opción es decir que no, pues yo no me lanzaría de cabeza sin pensarlo.

Este año me he encontrado con 2 proyectos en los que curiosamente había un rap y el cliente en cada caso se debatía si se debería interpretar o no. El primero tenía mucha miga, se iban a perder bastantes bromas pero a la velocidad a la que iba a ir podía acabar siendo un desastre, por lo que fue el propio cliente el que decidió que no se interpretaba (imaginad la cara de felicidad de la abajo firmante).

Aviso a navegantes: esta es la versión sin censura publicada por MTV, no se ve la actuación pero se entiende muy bien lo que le pasó a Leo con el oso. Aquí no habría sufrido demasiado porque solo interviene una chica pero era Rebel Wilson y esa mujer me hace sudar mucho con sus intervenciones.

 

En la segunda ocasión nos preguntaron si sería posible interpretar el rap al inglés para los extranjeros en la sala. Os dejo el vídeo (sólo se escucha el audio original) para que tengáis algo de práctica curiosa. #Rarrr

 

Parece fácil cuando lo escuchas pero interpretar una canción tiene varios niveles de complicación. En primer lugar tienes que plantearte si vas a limitarte a interpretar la letra o si ya que te pones, te animas y sigues el ritmo o incluso cantas. En mi caso, desafino más que la secretaria del Ministerio del Tiempo y hago un enorme favor a la humanidad cuando no canto (a pesar de lo que opine el señor Pollack, no todos los intérpretes tenemos habilidades musicales).

Vale, pues solo interpreto la letra, nada más. Parece fácil, ¿no? Pero no lo es, a veces va muy rápido, en otras ocasiones son juegos de palabras, hay letras que no tienen ni el más mínimo sentido y, también, hay casos en los te dejas llevar por el ritmo como una alumna más de la academia Fama (sí, soy así de mayor). En clase solía usar el siguiente vídeo como ejemplo. Es el típico discurso de apertura, el presentador abre una gala de premios, habla, canta, baila y entretiene. Todo lo que dice es “información” y la gente quiere enterarse. Les decía a los alumnos que tenían que elegir y ser coherentes, tenían 3 opciones y no podían cambiar una vez empezaba:

  • No interpretar nada
  • Interpretar solo la letra, como si fuera un discurso normal (no vale ponerse a cantar a ratos)
  • Seguir el ritmo y cantar con el ponente

¿Os atrevéis?

 

Murphy, los festivales y los intérpretes

Si uno decide (por algún motivo) seguir a un intérprete en redes sociales se encontrará con menciones al señor Murphy y su ley cada poco tiempo. Suelen ser comentarios sobre lo que le haríamos si le tuviéramos a mano, promesas de sacrificios de cabras si se porta bien y no nos fastidia un trabajo y en escasas ocasiones son agradecimientos o palabras de afecto.

¿Cómo no tenerle manía a esa especie de ley no escrita que se encarga de que nos coincidan los mejores trabajos en el mismo día? La ley de Murphy, en el apartado intérpretes, garantiza que si una semana no tienes trabajo y te quejas de esa amarga situación, recibirás a continuación la llamada de dos o tres agencias para ofrecerte cabinas pero todas para el jueves por la mañana. Uno ante esta coincidencia cósmica se pregunta: ¿no podían pasar una de esas cabinas al viernes que lo tengo bastante libre? Pues no, hacer eso le quitaría toda la gracia al asunto. Así que una vez que el intérprete ha aceptado la primera cabina que ha llamado a su puerta para ese jueves ya sabe que todas las solicitudes de presupuesto que tendrán a bien colarse en su correo serán precisamente para ese jueves y no otro, ni para ningún otro día de todo el año.

El cosmos, los poderes superiores, Murphy o la viejula de la escobula (como diría Snoopy) son unos cachondos. Sin embargo, también juegan a nuestro favor de vez en cuando si nos molestamos en estar atentos.

Las coincidencias no siempre son negativas. Hace un tiempo publiqué la historia de Katrine Switzer y la curiosidad necesaria, en la que narraba un hecho similar pero el año pasado al finalizar WISE Valencia, los organizadores nos invitaron a una paella en la playa. Mi compañera de piso y servidora nos fuimos para allá sin mirar un mapa, total, no puede ser tan difícil encontrar el mar desde la parada de metro. Al llegar al final de trayecto una chica se nos acercó y se ofreció a llevarnos si a cambio podía ir con nosotras. Tenía terror a las manadas de machos ibéricos que aparentemente se lanzan al ataque en cualquier momento si eres rubia (o eso decía ella. Al no ser rubia y ser autóctona no he tenido que sufrir dicho acoso pero no era por dudar de su palabra). La muchacha en cuestión se pasó todo el camino hablando de un festival de música electrónica que tenía una pinta estupenda. Habló sin descanso sobre el Tomorrowland Bélgica, la decoración de los escenarios, la música, las pulseras que te entregan con la entrada para que hagas amigos en Facebook, las tiendas de camping que son más caras que algunas habitaciones de hotel, etc. Fue un repaso de lo más completo.

Muchos lectores a estas alturas se preguntarán a cuento de qué viene todo esto. Al despedirnos de la chica yo tenía claro que quería saber más sobre el festival y, a ser posible, quería ir alguna vez para vivir la experiencia más de cerca.

 

 

Aquí Murphy decidió ser amable y pensó que después del sacrificio que fue ir de acompañante-escolta, me había ganado una solicitud de presupuesto a los seis meses para trabajar en un festival llamado Tomorrowland como intérprete durante las entrevistas en su edición en Brasil y en Bélgica. A esas alturas ya me había estudiado el festival de arriba a abajo y estaba preparada para hacer frente al nuevo reto. Aquí el señor de la ley ingrata me había hecho un favor, dado que la mayor parte de la investigación ya la tenía hecha y solo tenía que centrarme en la parte fundamental de ese proyecto que era la voz.

Ya lo he dicho unas cuantas veces, cuando interpretas para televisión tienes que mimar la voz más que nunca. No vale con saberte toda la terminología, en este caso, tienes que ser un poco más “intérprete”. ¿Qué quiero decir con eso? Pues que hay que adaptarse, no puedes poner el mismo tono de voz cuando interpretas a Obama en una rueda de prensa que a una de las hermanas de Nervo en plena sesión de DJ ante una multitud enloquecida. Es cierto que la terminología no es especialmente complicada y que lo más importante es ir rápido (aquí nadie habla con calma y de forma pausada), intentar que encaje lo más posible la interpretación con el audio original (sin llegar a ser un doblaje) y encontrar el tono adecuado para transmitir el subidón y la alegría pero sin caer en el error de parecer una loca desfasada porque no es lo mismo que te escuchen en persona que a través de la televisión, la percepción cambia.

Las herramientas no cambian
Las mismas herramientas

 

Una de las curiosidades a la hora de interpretar un festival es que tienes muchos ratos de espera, momentos en los que hay actuaciones y puedes escuchar la música entre turno y turno de interpretación. Eso está genial si te gusta el tipo de música y encima en un festival siempre hay una atmósfera única que hace que todo suene diferente, pero al mismo tiempo puede convertirse en una fuente de distracción. Uno llega concentrado al trabajo, arranca la primera fase de interpretación, le toca esperar una o dos canciones, se acaba rindiendo a la música, al buen rollo y luego tiene que volver a ser un profesional y centrarse.

Una de las cosas que me encantó de este trabajo, será por deformación profesional, fue cotillear los cascos de los diferentes DJs. Los más famosos tenían cascos personalizados, casi todos optaban por la opción de poder girar uno de los auriculares para dejar una oreja descubierta y había una marca que se veía mucho más que el resto. Si os interesan los cascos os recuerdo que hay una entrada en el blog al respecto.

Avicii y sus cascos
Avicii y sus cascos

 

Nota 1: Sé que la Fundeu recomienda “disyóquey” pero me pasa como con “pósit”, espero que no os moleste.

Nota 2: ¡Los del fondo! ¡Si os ha gustado esta entrada, quiero ver esas manos arriba!

 

Nuevos medios, nuevos retos

Lo normal cuando uno lleva varios años trabajando en lo mismo es que la tarea se vuelva más o menos repetitiva. Lo bueno de ser intérprete es que no te puedes aburrir, los temas cambian con cada proyecto y en ocasiones hasta el modo en el que se realiza la interpretación. Esto mantiene a raya a la monotonía pero también te obliga a no bajar la guardia y a estar siempre formándote, nunca lo sabes todo.

Recientemente he tenido la oportunidad de interpretar en la radio y en la televisión. Había trabajado antes como intérprete en una entrevista que tuvo lugar durante la emisión de un programa en directo, pero apenas duró una media hora. En cuanto a la radio, lo que había hecho principalmente habían sido entrevistas breves a algunos de los ponentes de las conferencias en las que he trabajado, que se grababan en la misma sala de conferencias, en los descansos del congreso bien con un equipo portátil o incluso utilizando los móviles para grabar las preguntas y respuestas.

Esta vez he podido entrar en la sala de grabación de un programa de radio semanal, Un Lugar Llamado Mundo, que se emite los sábados por la tarde en Europa FM y que se puede seguir también por internet y ver en su canal en Youtube. Soy la intérprete durante las entrevistas de Javier Limón a artistas extranjeros desde hace poco. La experiencia por el momento es muy interesante, me obliga a ser muy rápida a la hora de tomar decisiones, las entrevistas apenas duran unos 40 minutos y tengo que llevar el tema muy bien preparado de casa para evitar que me pillen en un renuncio como el nombre de ese compañero que abandonó el grupo, el nombre en España de esa serie para la que compuso una canción o ese festival al que siempre quiso ir pero no pudo. Además los micrófonos en la radio son aún más sensibles que los de cabina, lo captan todo y aunque el equipo de sonido es fantástico siempre es bueno tenerlo en cuenta para evitar ruidos de papel o carraspeos tontos que puedan ensuciar la interpretación. Si transmitir seguridad con la voz en cabina o en consecutiva es fundamental, no os quiero decir en este caso.

Aparte del reto que supone un medio nuevo, el poder interpretar a músicos es una oportunidad única, porque me permite romper un poco con la “rutina” de conferencias sobre temas médicos y empresariales para disfrutar de gente como el primer entrevistado con el que trabajé, Robert Kraft, el padre de las bandas sonoras de casi todas las series que me gustan, incluyendo la mítica Expediente X.

En la sala de espera se respira el buen ambiente
En la sala de espera se respira el buen ambiente

 

Por si os interesa saber más sobre la música que ha compuesto este hombre y cotillear mi trabajo en la radio, os dejo el enlace a la entrevista a Robert Kraft. No se escucha mi voz hasta pasado el minuto 3 pero la música seguro que os suena.

 

ULLM5

 

También podéis buscar entre los archivos del programa la entrevista a Rinôçérôse, de hace un par de semanas más o menos. Esa fue todo un reto porque los entrevistados hablaban en una mezcla constante de español, francés e inglés.

Como decía al principio de la entrada, ya había trabajado en televisión pero nunca antes había tenido la oportunidad de hacer algo tan divertido y a la vez tan exigente como una gala de premios en directo. He trabajado como intérprete en galas de premios en Madrid y he visto todas las ceremonias de premios de cine y música que he podido pero ha sido de lo más emocionante pasarme una noche en vela para interpretar en directo la gala MTV Movie Awards 2014 con un compañero de lujo: Alberto Cartier.

 

Alberto nos contó en una entrevista en septiembre de 2013 un poco sobre este tipo de galas y ahora que lo he vivido en primera persona, le doy completamente la razón.

En cabina a las dos de la madrugada
En cabina a las dos de la madrugada

 

Cuando me ofrecieron el trabajo pensé primero en todas las cosas que iba a necesitar:

– Aprenderme absolutamente todas las películas nominadas, sus actores, directores, etc.

– Cotillear a todos los presentadores porque en las galas MTV siempre hacen comentarios sobre sus proyectos futuros.

– Prepararme para trabajar toda la noche. No soy una persona nocturna, no suelo trasnochar y pensé que me iba a superar el sueño. Al fin y al cabo al interpretar necesitas tener la cabeza muy despierta para tomar decisiones a toda velocidad.

– A diferencia de una interpretación simultánea normal, aquí yo iba a interpretar a todas las chicas y a la voz en off (porque el presentador era chico y mi compañero iba a tener más carga de trabajo). Por lo que me tocó hacer prácticas en casa para acostumbrarme. El trabajo no se divide por minutos como en una cabina tradicional, aquí no trabajas 30-40 minutos y luego descansas, aquí estás pendiente todo el rato, por si sale una chica o arranca la voz en off para anunciar la siguiente sección de la gala o el paso a anuncios.

La verdad es que después de practicar y estudiarme las fichas de las películas todo resultó más fácil de lo que podía parecer. Para mi fue un placer “tener” que estudiarme películas que he visto en el cine. ¿Quién me iba a decir que tendría en mis notas el título de la segunda entrega de Thor? Y además, pude cumplir con un deseo expuesto en este blog en una entrada en honor al día de los inocentes porque me dejaron decir el nombre de Michael Fassbender en la televisión.

Esto es lo bueno de ser la voz en off
Esto es lo bueno de ser la voz en off

 

No voy ni a comentar lo del apellido del señor Benedict
No voy ni a comentar lo del apellido del señor Benedict

La gala va tan rápido (el tiempo es oro en televisión) pero es tan entretenido interpretarla que no te das cuenta de la hora. No tuve nada de sueño, es más, confieso que me dio pena cuando me di cuenta de que apenas quedaba media hora más de programa. No todos los días interpretas a Rita Ora animando a Zac Efron a que se quite la camisa para recibir un premio.

Take it off!
Take it off!

 

Ha sido una experiencia única y muy divertida. Como todo, la preparación es la clave y ayuda tener la suerte de contar con un compañero que confía en tu interpretación y con el que es fácil trabajar. La voz es fundamental para este tipo de trabajos, hay que saber modularla, vocalizar bien, cuidar la entonación y tratar de transmitir seguridad sin caer en un tono más propio de los documentales. Cada programa necesita un tipo de voz específico pero en general, la voz sigue siendo la herramienta de trabajo por excelencia de un intérprete.
Teníamos que tener cuidado porque todo se graba (no hay botón “mute“) y a ratos la alfombra roja nos ponía a prueba, pero hemos aprendido muchas cosas sobre moda y los escotes corazón.

 

La alfombra roja es todo un reto
La alfombra roja es todo un reto

La voz y Cristina Bandin

El pasado fin de semana se celebró la segunda edición de Lenguando Madrid y si habéis leído las dos últimas entradas estaréis al tanto de lo que pasó en algunos de los talleres. Uno de los que más me gustó fue el taller sobre el cuidado de la voz de Cristina Bandin de Eduvoz.

Le he pedido que nos cuente más en una entrevista para el blog y hoy os traigo más información sobre cómo cuidar una de las herramientas fundamentales para un intérprete: la voz.

 

Cristina Bandin
Cristina Bandin

 

1. ¿Podrías contarnos que es una voz a prueba de bomba en tu opinión? 
 
Tenemos una “voz a prueba de bomba” cuando podemos utilizarla en cualquier circunstancia o ambiente, sin que nos plantee problemas, como cansancio al hablar o ronquera. También debe ser clara, sonora y estar proyectada con un volumen suficiente, una articulación abierta y una buena vocalización para que se nos oiga y entienda bien. ¡Ah! y no debe resultar monótona para no aburrir al interlocutor, “casi na”.
El taller Una voz a prueba de bomba
El taller Una voz a prueba de bomba

 

2. Seguro que los lectores quieren saber más sobre el tema pero antes, háblanos un poco más sobre ti. ¿Qué es exactamente lo que haces en el ámbito del cuidado de la voz y dónde lo haces? ¿Impartes talleres y cursos o trabajas de forma individual con los interesados? ¿Has trabajado alguna vez con intérpretes de conferencia?
Mi trabajo consiste en educar voces, tanto en rehabilitación como en formación.
En la parte de rehabilitación, trabajo patologías (nódulos, pólipos, hiatos…) y en la parte de formación educo la voz a distintos profesionales del mundo de la comunicación, abogados, cantantes, profesores, actores, opositores, políticos… para los que su voz es una herramienta fundamental.
Desarrollo mi actividad en Eduvoz, donde se trabaja de manera individual. Cada persona tiene un ritmo de trabajo y una evolución. Se hace una valoración inicial y a partir de ahí se empieza a trabajar lo necesario para conseguir los objetivos propuestos.
También imparto cursos en grupo en distintas universidades, ayuntamientos, cadenas de televisión, partidos políticos, másteres…
Nunca he trabajado con intérpretes de conferencia. Es un mundo que desconozco porque nunca se me ha presentado ningún caso y desconocía por completo que pudieran necesitar mi ayuda. Gracias a Lenguando he descubierto un sector que puede necesitar mis servicios.
En Lenguando conoció a muchos  traductores e intérpretes
En Lenguando conoció a muchos
traductores e intérpretes

 

3. En el taller del pasado sábado hablaste de la relajación del cuello y la postura como elementos claves de una buena voz. Los intérpretes a menudo trabajamos con sillas que son de todo menos cómodas. ¿Una mala postura o una mala silla pueden afectar a la voz?
Una mala postura sí que puede afectar a la voz. La postura es muy importante ya que si no estamos en la posición correcta los pulmones estarán un poco oprimidos y no podremos coger la cantidad de aire necesaria para hablar. La voz es aire que adquiere sonido al pasar a través de las cuerdas vocales y si no hacemos una toma correcta no tendremos una buena calidad de voz. A veces también tenemos tendencia a subir un poco la barbilla, y lo que ocurre es que nuestra laringe se desplaza hacia adelante, con lo cual no está relajada.
Lo que tenemos que hacer es tratar de tener una postura correcta aunque tengamos una mala silla.
4.  ¿Cuál sería el mejor consejo que le darías a una persona que va a trabajar con la voz durante unas ocho horas? Ten en cuenta que en nuestro caso nos toca lidiar con ponentes que hablan a toda pastilla, tanto que a veces ellos mismos se quedan sin aire.
Hay muchos consejos que podría dar pero lo más importante es conocer cómo funciona nuestra voz para tratar de utilizarla lo mejor posible y que no se resienta después de un intenso día de trabajo.
Como recomendación podría decir que es muy importante un buen descanso, ya que las cuerdas vocales son músculos que se relajan durante el sueño.Y también beber agua a lo largo de toda la jornada para hidratar el aparato vocal.
Ejercicios de respiración
Ejercicios de respiración

 

5. Se dice que la cabina solo tiene dos microclimas posibles: horno infernal o congelador industrial. ¿Qué es peor para la voz? ¿Algún consejo para proteger o reparar la voz en estos casos?
Los extremos nunca son buenos. En un sitio donde hace mucho calor las cuerdas se resecan con mucha facilidad, así que es importante beber agua para hidratarlas. El frío también les afecta negativamente, por lo que debemos procurar no estar demasiado desabrigados Pero si tienes una voz a prueba de bomba estos factores te afectaran menos.
6. Empieza la primavera y la temporada alta en el sector. No nos vendrían mal algunas ideas para cuidar nuestra herramienta principal de trabajo estas semanas en las que podemos tener hasta cuatro interpretaciones de ocho horas cada una. ¿Recomiendas tener una rutina diaria y continua de cuidado de la voz o prestar especial atención cuando lleguen las semanas de más trabajo?
 
Lo más importante es una rutina diaria para tener la voz a punto en las semanas más duras. Hacer ejercicios de respiración para ampliar nuestra capacidad pulmonar. Relajar el cuello y la mandíbula con frecuencia ya que lo tensamos por las duras jornadas de trabajo. Hacer ejercicios logocinéticos (Gimnasia para los órganos fono articuladores) para mejorar nuestra articulación. Esto ayuda pero si realmente tu voz se resiente es importante acudir a un especialista para que te enseñe como coordinarlo y puedas sacar más partido a la voz.
Lenguando 2
7.Los intérpretes de consecutiva han oído hablar mucho sobre la necesidad de impostar la voz pero a pocos nos han enseñado a hacerlo. ¿Es posible que nos comentes algunas instrucciones básicas para mejorar la voz en salas con ruido y en las que no disponemos de micrófono?
 
Impostar o resonar la voz requiere de unos conocimientos previos, como aprender a respirar, tener el cuello relajado, una buena postura y una buena articulación. Una vez aprendido esto y coordinandolo, conseguimos impostarla, que es colocarla en la caja de resonancia o tracto vocal.
Para mejorar la voz en una sala con ruido es muy importante una buena articulación para que ésta resuene bien y proyectarla bien.
Un dato: como la voz depende en gran medida del aire, si sacamos más cantidad de aire el volumen sube.
8. La vocalización corre peligro cuando interpretas un discurso muy rápido. ¿Alguna sugerencia para mejorar o al menos no estropear la vocalización en situaciones extremas?
 
Hay una serie de ejercicios que son muy buenos para mejorar la vocalizacion. Se llaman ejercicios logocinéticos, Consiste en hacer gimnasia para trabajar los diferentes grupos musculares que intervienen en la fonación, como la mandíbula, la lengua, los labios y los mofletes. Es muy importante hacerlos con asiduidad para que nuestros músculos sean ágiles y rápidos y así en situaciones extremas tengamos una vocalización correcta.
 
9. Finalmente, imagino que trabajas con muchos profesionales de la voz, ¿qué sector es el que más demanda tu ayuda? ¿Sabemos cuidar de la voz o sólo nos acordamos de ella cuando nos quedamos afónicos?
A Eduvoz acuden muchos periodistas a trabajar la voz, la locución y la presentación ante la cámara.
En los sectores en los que la voz es su herramienta principal de trabajo SÍ es habitual que la cuiden.Aunque en general no le damos demasiada importancia. Mucha gente acude ya con una patología, pero no antes. La mayoría de las veces nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena.
Es necesario preparar la voz
Es necesario preparar la voz