Taller para hablar en público

Ayer se celebró en Madrid uno de los talleres para hablar en público impartido por Aline Casanova. Si sois lectores habituales del blog seguramente os suene el nombre. Aline nos habló el otoño pasado de InterpreTimeBank.

20170624_100732[1]
Aline en acción al inicio del taller
Fue una experiencia muy interesante. Hace aproximadamente 10 años fui profesora de Aline y ser su alumna me ha encantado. No me dedico a dar charlas, por lo que podría pensar que no necesito hablar bien en público, pero aunque el discurso no sea mío, cuando hago consecutiva hablo en público y en simultánea también tengo un público atento a lo que digo. Así que todo lo que me ayude a mejorar y cuidar la voz me viene bien. A muchos compañeros la idea de hacer consecutiva no les gusta precisamente porque el público les ve, este tipo de talleres les vendría de lujo para perder ese miedo escénico en un entorno positivo.

giphy2
La reacción de muchos ante la posibilidad de hablar en público

 

Antes del taller nos envío un cuestionario para saber cuáles eran las áreas que más nos interesaba mejorar. Como intérprete, me apetecía trabajar mucho el tema de la voz. Este año he tenido dos afonías, una de ellas durante más de 10 días y sin voz no puedo trabajar. Además de tener ahora un arsenal de tisanas, pastillas y sprays (tengo una parte de la cocina que parece propia de un druida), es muy importante mejorar la respiración para no forzar las cuerdas vocales.

La primera parte del taller de 4 horas de duración no defraudó en absoluto. Tocamos el tema de la respiración diafragmática, la proyección de voz sin sobrecargar las cuerdas vocales y practicamos varios ejercicios. Primero Aline comprobó si respirábamos de forma adecuada. Parece fácil pensar que sí lo hacemos (no nos hemos muerto), pero me dí cuenta de que podía mejorar para aprovechar la salida de aire para proyectar la voz sin que suponga un esfuerzo. Como eramos un grupo reducido, Aline estaba muy pendiente de cómo lo hacíamos cada uno. En los ejercicios con vocales estudió nuestros tonos graves y agudos, dando consejos y correcciones siempre que era necesario.

20170624_102630[1]
Aline explicando cómo funciona el diagragma

Nos recomendó que para proyectar bien la voz como ponente o en una consecutiva debíamos analizar la sala en la que íbamos a trabajar. Yo suelo llegar siempre con mucho tiempo y más si tengo que hacer consecutiva. En simultánea ya han colocado la cabina en el que sitio que han considerado más oportuno (que suele incluir una columna delante de las ventanas), pero en consecutiva es importante saber dónde se va a realizar el acto, si va a ser necesario moverse por la sala, si van a estar sentados, si hay micrófonos, etc. Aline nos recomienda analizar también el tipo de superficies y materiales que nos rodean si queremos proyectar la voz. Es mejor contar con superficies de vidrio, metal, básicamente es útil buscar superficies duras y evitar moquetas, entelados, etc.

Los ejercicios de vocalización también nos vinieron muy bien, así como los estiramientos y preparación de los músculos del rostro.

anigif_enhanced-4880-1426766418-21
Hay que prepararse como un deportista, un actor o un cantante

 

La segunda parte del taller se centraba en ejercicios de hablar en público. Cada uno tenía que llevar preparado un discurso que no superase los 5 minutos. No podías leerlo, ni apoyarte en ayudas visuales. Ya he hablado de los Power Points en el blog, esos elementos que a nosotros nos vienen tan bien para preparar la terminología, pero que pueden convertirse en un infierno si el ponente se limita a leer el texto que contienen a toda velocidad.

q39pz7r

 

Antes de arrancar, nos preguntó cuáles eran en nuestro opinión nuestros mayores miedos, dónde fallábamos, qué nos preocupaba más y qué era lo que necesitábamos para nuestro oficio. El grupo estaba compuesto por dos personas dedicadas a la política municipal, una psicóloga y otra intérprete que además también había sido alumna mía hace unos años. Fue una sorpresa estupenda volver a ver a Claudia. Por cierto, Claudia ya había pasado por el blog en su día 😉

En mi caso yo quería corregir un fallo que me habían identificado este año en las múltiples consecutivas que realizo durante la semana de inauguraciones de las exposiciones de Photoespaña. No me había dado cuenta, pero uno de los fotógrafos que acude todos los años me comentó que tiendo a cerrar los ojos durante la consecutiva para concentrarme mejor, sobre todo cuando el orador se ha olvidado de mi presencia y se ha tirado más de 5 minutos hablando de lo divino y lo humano a toda pastilla.

1_BXuoPX
Aquí interpretando (post-it en mano). Foto cortesía de Paco Posse

Ese tipo de comentarios vienen bien, muchas veces no te fijas en esos vicios que uno adquiere con el tiempo. Tendemos a centrarnos mucho en la velocidad, en la terminología, en no perder ni una idea, no cambiar el sentido. Todo eso es importante, pero el modo en el que luego transmitimos la información también desempeña un papel y puede ser lo que nos distinga de la competencia. El lenguaje corporal, saber usar las manos para hacer llegar el mensaje sin distraer la atención, el colocar bien las piernas y no balancearnos, mantener la espalda recta (aporta autoridad y la espalda es clave en la respiración y para la voz, como explicó Aline). Uno podría pensar que son muchas cosas, que es imposible estar pendiente de todo eso, pues hay que añadir además hacer contacto visual con el público. ¿A qué hora se entiende mejor el que un buen intérprete tenga unas buenas tarifas?

giphy3

 

Además de centrarme en lo que yo necesitaba, me resultó útil escuchar a los no-intérpretes. Tendemos a quejarnos mucho de los ponentes, pero es positivo ver que hay quien quiere mejorar y lo que les agobia es que las frases no suenen lógicas o bien enlazadas.

source

 

Y sobre todo, dejar que los nervios te puedan, porque en ese caso puedes acabar por ver al público como el enemigo y todo eso lo trasmitimos con el lenguaje corporal.

gif-sheldon-cooper-the-big-bang-theory-favim-com-370979

 

En consecutiva es fundamental transmitir seguridad, de lo contrario la interpretación no termina de funcionar del todo.

lorde-grammys
¿Se nota que estoy encantada de estar aquí?

Así que uno a uno nos tocó salir a dar nuestro discurso, con señales de colores para no pasarnos del tiempo. Años aplaudiendo cuando los organizadores usan luces rojas para que el ponente no se venga arriba y hable durante horas y al ver la luz amarilla casi se me sale el corazón por la boca. Metí una carrera al final para evitar la luz roja que me alegré de que nadie tuviera que interpretarme. Estar al otro lado ayuda a entender mejor a los ponentes.

20170624_125107[1]
Claudia a punto de empezar su discurso.
Cada uno tenía que enfrentarse a sus demonios particulares: hablar en un espacio muy abierto, mirar a los ojos al público, hablar desde un atril, hablar sentado en una mesa rodeado de otras personas, hablar sobre un tema controvertido pensando que van a atacarte. Tras el ejercicio, Aline y su magnífico equipo nos daban feedback y preguntaban al resto si teníamos comentarios sobre algo que nos había gustado o no. Curiosamente, Aline tenía razón en que todos pensábamos que eramos bastante peores hablando en público de lo que luego demostramos ser.

Van a celebrarse más talleres y si os interesa mejorar la respiración, el lenguaje corporal para consecutiva o sencillamente perder el miedo al público, esta puede ser una buena oportunidad para seguir avanzando. No perdáis de vista a Aline en Twitter (@CasanovaAline) o en InterpreTimeBank en Google+.

 

No me llames Dolores, llámame Lola, perdón, quería decir intérprete

Hay poder en los nombres. Andrea Brocanelli lo recordaba el otro día en Facebook y para eso los mitos nórdicos son muy ilustrativos. A Odín se le han llegado a adjudicar hasta 200 nombres, ahí es nada. El Padre de todos o dios cuervo tenía tantos nombres como algunos coleccionan posavasos de bares porque consideraba que si alguien los conocía todos, tendría poder sobre él. Las fantásticas novelas de Joanne Harris sobre la mitología escandinava aprovechan este detalle constantemente.
Hubo una época en la que me indignaba cada vez que me llamaban traductora u opciones más originales en lugar de intérprete. Echando la vista atrás, en la última década me han llamado todas las versiones de “traductora” existentes: traductora oral, traductora que habla, traductora inmediata, traductora simultánea, traductora rápida y hubo una vez en la que me preguntaron si yo podía traducir antes de que el ponente hablase o si lo hacía en diferido (lo primero habría tenido su mérito).

 

WhatsApp Image 2017-05-25 at 2.41.19 PM (2)
Tranquilidad, me comentan que el compañero Sentamans sigue vivo y traduciendo

 

Con el tiempo dejé de darle importancia, porque las verdaderas batallas que me preocupan son las condiciones de trabajo y las tarifas. Cuando llevas unas cuantas cabinas y consecutivas llegas a la conclusión de que eso da igual si cumplen con lo acordado en la fase previa. ¿Cuántas veces hemos llegado a un hotel o sala de conferencias y nos hemos encontrado con que la información que nos habían pasado era un sueño de Resines? Simultáneas sin cabina para una sala de 100 personas en las que esperan que interpretes sola al mismo tiempo que habla el ponente y que no subas mucho la voz que a los del fondo les molesta, ¿micrófono? ¿Para qué quieres eso? ¿No sabes impostar la voz? Que te quedas con las ganas de darte con un poste más bien para acabar con tu sufrimiento. Por no entrar en los temas ya mencionados en la entrada sobre “uberización” como lo de querer descontar el tiempo de los descansos de café o pensar que las jornadas de 12 horas seguidas son perfectamente normales.

Negociar las condiciones, explicar el motivo por el que pedimos lo que pedimos siempre me ha parecido una batalla necesaria y cuyo final aún no está cerca. Pero, después de darte muchas veces con paredes, muros y puertas, una empieza a preguntarse ¿Qué es lo falla? ¿Por qué cuando pido el material pasan de mi correo? ¿Piensan que voy a vender el power point de 50 diapositivas con letras blancas en Times New Roman 8 sobre fondo gris a las potencias extranjeras?

tenor
No veo un pimiento de lo pequeña que es la letra, pero esta presentación la vendo y saco para pipas

En el fondo creo que el principal problema al que nos enfrentamos es la falta de comunicación eficaz. Soy consciente de que esta no es más que mi opinión personal, pero tengo la sensación de que muchas veces la pelea por las tarifas, por una cabina desde la que pueda ver al ponente o el recibir el material para estudiar se deben a que el cliente que nos contrata no sabe qué se necesita para que el servicio funcione. No digo que la culpa sea del cliente, ni mucho menos. Cuando contratas el servicio de un fontanero no tienes ni idea de tuberías y después de pagarle sigues sin tener ni idea, para eso le contratas, pero haces un esfuerzo por no molestar y por aprender si te comenta algo. No es tarea del cliente aprender previamente lo que necesita un intérprete, pero sí podemos ir explicando de forma correcta y profesional cuáles son los requisitos mínimos para que salga adelante un proyecto con calidad, el motivo por el que pedimos las cosas y debemos intentar ser mejores a la hora de comunicarnos. Podemos evitar los malos entendidos y ser flexibles sin caer en malos hábitos que luego va a tener que sufrir el siguiente compañero al que contrate ese cliente.

Se nota cuando un organizador de eventos ha trabajado antes con intérpretes que han hecho bien su trabajo. Si el cliente recibe calidad, valora el servicio y entiende la tarifa. La mejor manera de explicar lo que costamos es ofrecer un servicio que lo valga. Cuesta menos pagar las cosas si consideramos que vamos a obtener algo bueno a cambio. En una ocasión un cliente nos comentó que nuestro presupuesto no era el más barato pero que era un evento demasiado importante como para dejarlo al azar y que prefería pagar más pero estar tranquilo. Aprovechó para preguntar un montón de dudas sobre el material: ¿Qué mando? ¿Cuándo lo mando? ¿Pongo fecha límite a los ponentes para que pasen las presentaciones? Este es un excelente modo de ver las opiniones de las dos partes y llegar a puntos de entendimiento. No es fácil, no siempre es posible, pero debemos intentarlo.

 

Sin embargo, los clientes no son los únicos que debe saber lo que hacemos, porque igual que podemos trabajar con cualquier tema, todo el mundo es un cliente potencial. Si uno sabe los beneficios que conlleva contratar a un intérprete profesional y la dificultad de la tarea en cuestión, no pensará en que esa reunión con los futuros clientes de Australia en la que se decidirá el futuro de su proyecto la puede “traducir” ese compañero que fue a Londres el verano pasado y se entendía de lujo con todo el mundo.

Todos los años por estas fechas hago jornadas enteras de consecutiva y hay momentos que nunca fallan:

  • Alguien me manda callar en una sala de exposición por interpretar en susurrada mientras habla el comisario.
  • Alguien interrumpe mi consecutiva porque necesita que me mueva para hacer mejor la foto, me echa la bronca por estar en medio cuando quiere pasar o apoya el micrófono/cámara/móvil en mi hombro para no cansarse (ha pasado más de una vez)
  • Alguien con la mejor de las intenciones se acerca al terminar la presentación para felicitarme por mi trabajo, me pregunta por las notas, se asombra de la memoria que se necesita para hacer una consecutiva y termina por preguntarme a qué me dedico.  La persona en cuestión suele sorprenderse cuando respondo que a ser intérprete y en algunas ocasiones se ha lanzado a preguntar si me pagan por eso.

 

El día que quede más claro qué es un intérprete, qué necesita para hacer su trabajo, qué se esconde en el nombre, quizás sea todo un poco más fácil. Que me llamen traductora cuando pregunto por la cabina no me ofende, me enorgullezco de serlo, pero quizás indica que hay una falta de información de fondo que no nos beneficia y que está en nuestras manos remediar.

2p1q6_by_rainrivermusic-d6fyfjm

 

 

Hasta Julieta se preguntaba cuál era la importancia de un nombre, pero si uno estudia los nombres de la obra, muchos tienen un significado que encaja con la trama, por lo que no fueron elegidos sin motivo.

 

Ayer la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución que reconoce el papel que juegan los profesionales de nuestro sector a la hora de ayudar a las naciones a establecer vínculos de entendimiento y declaró el 30 de septiembre como el día internacional de la traducción. Un pequeño paso para la ONU pero un paso en la buena dirección para el sector.

23-breakfast-at-tiffanys-quotes

 

Nota: Gracias a @jsentamans_  por la foto.

El intérprete y la tecnología – Curso AICE

AICE, la Asociación de Intérpretes de conferencia de España, ha organizado un curso presencial de un día que tendrá lugar el próximo 20 de mayo de 2017 en Madrid. El curso Interpretación y tecnología  impartido por el intérprete y profesor de la Universidad de Granada, Óscar Jiménez Serrano, va a tocar algunos de los temas que más me interesan: el papel de las nuevas tecnologías en nuestro sector, la interpretación a distancia o remota que ya no es una posibilidad, más bien se trata de una realidad en el mercado, las CAIT (herramientas informáticas para el intérprete), el BYOD (“trae tu propio dispositivo”) que en algunos países empieza a ser bastante frecuente, etc. Para saber un poco, he hablado con la intérprete Marcella Bracco, miembro de AICE y del comité de formación de la asociación, para que nos aporte algunas pinceladas más.

  • Estamos acostumbrados a escuchar charlas y ver cursos sobre las herramientas CAT y modos de aprovechar la tecnología en la traducción. Daba la sensación de que la interpretación vivía aislada de los nuevos avances, más allá de las mejoras en las cabinas y los equipos de sonido. Sin embargo, cada vez se habla más de la tecnología en el ámbito de la interpretación y este es uno de los primeros cursos que se ofrecen en España sobre el tema. ¿Qué ha motivado a AICE a dar este paso? ¿Qué se va a ver en el curso? ¿Tendrá un enfoque más práctico o combinará información y práctica?

 

Para contestar a esta pregunta tomaré prestadas las palabras de nuestra anterior Presidenta, Ana Villa, quien en su informe de fin de presidencia, hace poco más de año y medio, dijo: “El tema lo merece; que luego no nos pille la ola, ¡mejor surfearla!”.

La actual Junta de AICE, con su Presidenta Inés González Zarza a la cabeza, está profundamente convencida de la importancia de la formación continua, y en especial creemos que debemos estar muy bien informados sobre las últimas tendencias y novedades tecnológicas, que de alguna manera pueden afectar a nuestro trabajo. Si bien estas innovaciones pueden parecer algo muy lejano, sabemos que la tecnología avanza con pasos de gigante y no podemos quedarnos rezagados.

Este curso nace precisamente de esta inquietud y de la necesidad de estar preparados para lo que nos depare el futuro. Como asociación profesional, AICE quiere que sus miembros estemos formados e informados para poder seguir ofreciendo la calidad y profesionalidad que nos caracterizan. Este curso será eminentemente informativo, aunque también habrá la posibilidad de compartir y debatir los conocimientos adquiridos y otros temas de actualidad con los compañeros de profesión y de hacer algunas pruebas con el material que nos proporcione del profesor.

 

  • En Bruselas recientemente se han organizado talleres para aprovechar mejor las tabletas en cabina y en consecutiva, sin embargo, de acuerdo con algunos estudios realizados por estudiantes e intérpretes, no todos los intérpretes se animan a dar el paso. ¿Qué ventajas y desventajas tienen las nuevas herramientas a la hora de interpretar? 
20160618_132313
Mini portátil o tableta en cabina para tener a mano glosario, presentaciones, acceso a internet

Yo creo que las ventajas y desventajas son las mismas que en la vida cotidiana: si manejas bien la tecnología, esta te facilita la vida; sino la manejas bien, puede entorpecer tu trabajo (igual que en tu vida privada). Creo que ahí está el quid de la cuestión: muchos intérpretes no se atreven a lanzarse a la piscina por puro desconocimiento. Supongo que en su día pasaría lo mismo en el campo de la traducción. Sin embargo, en la actualidad, creo que la gran mayoría de los traductores (exceptuando, tal vez, a los literarios) utilizan herramientas de traducción asistida, con sus memorias de traducción, sus herramientas para la creación de glosarios, etc. Los intérpretes simplemente tienen que dar ese salto y por ello decidimos proponer un curso enfocado a la aplicación de estas nuevas tecnologías a nuestro trabajo. Por citar algunos ejemplos, se hablará, entre otros, de Skype Translator, Pilot Speech Translator, gestores de glosarios, asistentes de toma de notas, bolígrafos inteligentes, etc….

 

  • El curso no solo va a hablar de lo bueno de la tecnología, también mencionará los riesgos que conlleva. En el blog he hablado sobre el peligro de la “uberización” de los servicios, de la posibilidad de que el cliente pida una disponibilidad en cualquier momento y de inmediato, sin prestar atención a lo que una buena interpretación necesita. ¿cómo podemos prepararnos para las posibles demandas de los clientes en un mundo que no duerme ni cesa? ¿Es posible (o recomendable) agilizar el proceso de preparación de un trabajo y mejorar la calidad de la interpretación si aprovechamos la tecnología? Quizás, igual que los movimientos de rechazo a la cultura low-cost y fast-fashion, podemos aprovechar las redes para que los clientes de interpretación sean más conscientes del valor del trabajo bien hecho o ¿acaso avanzamos hacia una era de “fast-interpreting”?

 

Me gusta mucho tu manera de explicarlo, creo que has hecho un análisis muy correcto. Muchos intérpretes temen precisamente eso: si me apunto a un curso de tecnología aplicada a la interpretación, acabaré entrando en el peligroso y oscuro mundo del “fast-interpreting”. ¡Nada más lejos de nuestra intención! A mí me gusta decir que hay que conocer al enemigo para poder derribarlo . En el curso veremos hasta qué punto estamos hablando de un “enemigo” o, más bien, de un potencial “aliado”. Aprender e informarnos sobre las nuevas tecnologías nos servirá para responder mejor a las peticiones absurdas de algunos clientes, quienes, por desconocimiento o por atrevimiento, a veces nos proponen trabajar en condiciones inaceptables (y por tarifas irrisorias, no lo olvidemos). Ahí es donde el intérprete profesional (y bien formado e informado), tiene que saber asesorar y aconsejar al cliente sobre cuál es la mejor solución para una interpretación, dependiendo del tipo de evento.

real-time-translator-ear-waverly-labs-fb
“Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos”

 

  • Por desgracia, no puedo asistir al curso por motivos de trabajo pero, ¿se va a repetir el curso? ¿Se va a grabar para aquellos que quieren ir pero no pueden? Creo que es un acierto y que no hay suficientes talleres y cursos especializados para intérpretes ya en activo, por lo que este tipo de iniciativas nos benefician. ¿Cuán importante consideras que es la formación continuada para los intérpretes? Muchos pueden pensar que con tener el título y el máster ya basta pero, ¿qué se puede aprender al acudir a este tipo de cursos de un día? ¿Por qué se opta por la formación presencial?

 

La grabación no está prevista en esta ocasión. Sin embargo, el curso se repetirá en la medida en que veamos que hay un interés por parte de nuestros miembros (más de un intérprete de AICE nos ha dicho que en esta ocasión no podrá asistir pero que estaría interesado en una segunda convocatoria del curso).

Y para contestar a tu última pregunta, como te decía antes, para AICE y su actual Junta la formación a lo largo de la vida esvital para los intérpretes. Tanto es así que este no es el primer curso que organizamos (hemos organizado, por ejemplo, un curso sobre cuidados de la voz y otro sobre gestión de la identidad digital) y pensamos seguir ofreciendo actividades formativas porque , efectivamente, escasean iniciativas de este tipo para intérpretes en activo. El hecho de que los cursos sean presenciales favorece además la posibilidad de compartir conocimientos y experiencias con compañeros de profesión.

 

  • Nos podrías adelantar de qué van a ir los próximos cursos. Dejo el espacio de comentarios abierto para que los lectores aporten sugerencias, ¿qué nos gustaría ver en un curso en un futuro no muy lejano? Personalmente me encantaría ver más talleres sobre nuevas tecnologías. 

 

La verdad es que AICE tiene varias ideas para futuros cursos, entre los que se incluyen cursos especializados en terminología médica, financiera y jurídica, cursos de actualización en las técnicas de interpretación, sobre todo la toma de notas para la consecutiva, o un curso sobre el uso y aprovechamiento profesional de las redes sociales, etc.

Sobre Marcella Bracco:
Intérprete de conferencias y traductora de italiano, español, inglés, francés y catalán. Trabaja como autónoma en España desde 2001, compaginando su profesión de intérprete y traductora con la enseñanza del italiano. Su trabajo de intérprete la lleva a todos los rincones de Europa, donde suele saborear las maravillas de ciudades como París, Praga o Bruselas desde las ventanillas de un taxi. Marcella es miembro de Asetrad y de AICE, aunque en su otra vida maña estuvo también militando en ASATI. Actualmente vive en Tarragona, donde disfruta como una enana del Mare Nostrum.

 

La pausa y la inmediatez

Esta entrada bien podría titularse “el fotógrafo, la fotógrafa-poetisa, el traductor-poeta y su intérprete”, pero tuitea tú semejante culebra.

Ayer me tocó el enorme placer de trabajar como intérprete de una pareja de grandes fotógrafos que presentaban su nuevo libro y exposición en Madrid. Si os gusta la fotografía en color seguro que os suena el nombre de Alex Webb, miembro de Magnum. Su mujer, Rebecca Norris Webb, también es fotógrafa pero antes de dedicarse a experimentar con el mundo cámara en mano, inició su camino profesional como poeta y sigue comunicándose a ritmo de versos. Son dos artistas profesionales, carismáticos, cercanos, amables, dispuestos a trabajar con su intérprete para que la velada sea un éxito, pues si la comunicación no funciona, el libro no se vende.

 

c7n4sojxgaan8jy
Los dos en plena presentación en una sala llena.

En las entrevistas individuales ya habían comentado que estaban encantados con la traducción del libro, conocen al traductor y han mantenido una comunicación fluida con él para que los textos que se entrelazan con las fotografías en el libro transmitan lo mismo en los dos idiomas. Una conversación que cruzó un océano, pero que, sobre todo, ha permitido plasmar la poesía de Rebecca en español con gran acierto.

Tal es la buena relación con el traductor, que se unió a la presentación y participó activamente en la misma. Alex Webb y su mujer Rebecca Norris Webb nos explicaron el origen de este proyecto colaborativo titulado Rimas de reojo en español y Slanted Rhymes en inglés.

Brooklyn. Slant Rhymes covers

¿Qué es lo que significa este título? Tal y como explica el libro, lo que se plantea en sus páginas (y en las paredes de la sala de exposiciones de La Fábrica en Madrid) es una conversación entre fotografías (una de cada fotógrafo) o entre imagen y texto, o entre texto y texto. Son conversaciones que riman pero no con una rima pura y clásica, se trata de ese tipo de rima que no es obvia, que no se deja ver a primera vista, es la que se percibe al leer palabras en voz alta y ver que, aunque no lo parezca, sí que riman y se comunican. Como es el caso en inglés de “blue” y “moon”.

defc
Dos imágenes de Cuba, distintos temas, misma paleta de colores.

Aquí, cuando Rebecca explicó este concepto en inglés, el traductor, Ignacio Fernández Rocafort, me miró y antes de que yo empezase a interpretar me lanzó el guante del reto: ¿Qué vas a hacer con eso?

Como todo, lo bueno de la preparación previa es que ya había leído un poco sobre el motivo por el que habían elegido el título en su cuenta de Instagram (sí, uno también puede usar las redes sociales para documentarse, incluso Snapchat en ocasiones es útil). Además, aprendes a identificar las palabras clave que pueden dar problemas, esas que van a salir sí o sí y buscas soluciones antes de salir de casa. Para tener material lo ideal es tener a mano las definiciones de los términos en los dos idiomas.

Definition of slant

  1. intransitive verb
  2. 1:  to take a diagonal course, direction, or path

  3. 2:  to turn or incline from a right line or a level :

reojo

mirar de reojo

1. loc. verb. Mirar disimuladamente dirigiendo la vista por encima del hombro, ohacia un lado y sin volver la cabeza.

2. loc. verb. Mirar con prevención hostil o enfado.

sesgado, da

De sesgar.

1. adj. oblicuo (‖ que se desvía de la horizontal o vertical).

2. adj. Desviado, tendencioso.

3. adj. quieto (‖ pacífico, sosegado).

Pero hablamos de poesía, las definiciones frías de diccionarios no bastan, por eso leer las palabras de Rebecca previamente me dio un poco más de munición para no pillarme y poder jugar.

Tras la presentación de cada elemento que daba vida a la conversación entre las imágenes que adornaban las paredes le tocaba el turno a las rimas de las palabras y para eso nada mejor que dejar a Rebecca leer extractos del libro en inglés, tras lo que Ignacio leía su traducción. Dos autores en un diálogo en dos lenguas que dejaba claro que la poesía sí se puede traducir.

2017-03-23 19.41.48
Alex, Rebecca y su libro. De gris y micrófono en mano el traductor

La exposición estará abierta al público en la librería de La Fábrica hasta el 22 de mayo (C/ Alameda 9) en Madrid, aunque solo se pueden ver 21 de las 82 fotografías que hay en el libro.

2017-03-23 18.39.42
Diálogos basados en relaciones formales, paletas cromáticas similares, etc.

Al inicio de la exposición nos encontramos con uno de los textos de Rebecca que habla de su relación indirectamente, inspirado por un paseo de noche que dieron al volver del cine a su casa en Brooklyn. Encima de sus palabras una imagen de Alex rompe con el tono árido de su proyecto sobre la frontera entre México y Estados Unidos dejándonos ver un atisbo de romanticismo. Es una fotografía que tomó cuando acababa de empezar a salir con la que hoy es su mujer. Lo que vivimos nos influye y se transmite en nuestro trabajo.

2017-03-23 18.40.12
Saturno, te vemos

La consecutiva en las exposiciones de arte es siempre un ejercicio de concentración, hay mucha gente a tu alrededor, algunos hablando en voz baja, otros con móviles pero sin saber cómo silenciar los mensajes de Whatsapp, los hay con cámaras que hacen más o menos ruido, con bolsas de todos los tamaños existentes, bebés muy críticos con la exposición, etc. Siempre hay un factor sorpresa, en este caso hubo varios: eramos tantos que parecía una sauna y como había nevado esa tarde llevaba más ropa de la necesaria (capas, el gran aliado del intérprete). También hay cosas que ya te esperas, como que el artista se mueva por la sala para explicar mejor su obra. En ocasiones se queda sentado y te facilita la vida pero, como no suele pasar, un cuaderno con tapas duras, un bolso que no abulte y agilidad y mucha diplomacia para dejar claro desde el inicio que para que puedas tomar notas se tienen que quedar quietos de vez en cuando.

ed99d7597c5a05c3a53ae4bcef418bfe
Maravilloso primer plano de mi nuca mientras tomo notas.

Al terminar la presentación, el traductor me aseguró que había resuelto bien las rimas de reojo y hablamos sobre lo diferentes y hermanadas que estaban nuestras funciones a la hora de acercar una obra compuesta y explicada originalmente en inglés al público español. Me encantó lo que me dijo: Tú eres la inmediatez de lo oral, sin tiempo que perder, yo funciono con la pausa, dejando reposar las palabras escritas para poder volver a ellas y ver si al leerlas, el lenguaje funciona, el texto fluye.

2017-03-23 18.11.48
Me encanta cuando los libros que he ayudado a presentar se conocen. Max Pam te presento al matrimonio Webb. (El cuaderno de notas es de servidora).

El cuervo, el editor, el traductor y el intérprete

Me encantan los títulos de las entradas que parecen el inicio de un chiste: “Un cuervo,  un editor, un traductor, un periodista y un intérprete entraron en un bar a hacer una consecutiva…”

En este caso no había bar pero sí una serie de entrevistas con interpretación consecutiva a un escritor que también es editor en Londres, en la editorial Granta, y que vino a Madrid a presentar su primera novela. La que a su vez se puede describir como un libro de ficción que es un poco poema, un poco prosa, que es serio, divertido, contiene bromas, un amplio abanico de lo mejor del humor escatológico británico, duelo (mucho dolor),  funerales, cuervos, cero bodas, una escena de sexo que da todo menos gustirrinín y un par de niños que son una entidad sin nombre. ¿A qué apetece?

9780571327232
Portada en inglés

El titulo del primer libro de Max Porter se ha traducido en español como “El duelo es esa cosa con alas”. Antes de que nadie empiece con los debates sin final sobre la traducción de los títulos, vamos a lo interesante. ¿De dónde viene este nombre tan poético para una “novela”?

Pues de un poema de Emily Dickinson, una de las fuentes de inspiración de las que se alimenta Porter y que arranca el libro en varios sentidos. El poema original en inglés es el 314 y dice algo así como “Hope is the thing with feathers…”

hope-is-the-thing-with-feathers

 

En español he encontrado varias traducciones, en muchas la esperanza es la cosa con plumas o ese algo con plumas o la cosa con alas. Claramente esa ha sido la versión que ha gustado más al traductor y a la editorial :Rata. 

Emily Dickinson (poema nº 314)

“Esperanza” es la cosa con plumas –

Que se posa en el alma –

Y canta la melodía sin las palabras –

Y no cesa – jamás –

Pero Emily no nos abandona tan pronto, otro de sus poemas nos presenta nada más arrancar a una de las tres voces (cuervo) que nos van a narrar una historia de duelo, de dolor ante la perdida de un ser querido, de cómo la vida sigue y no sigue del mismo modo tras una muerte, de la fuerza que tiene el humor, que no desaparece ni cuando se han apagado todas las luces. 

20161217_144904
Homenaje, respeto pero también vandalismo

Max Porter tiene a Emily Dickinson en un altar y es un apasionado de la poesía, pero el respeto no impide jugar con los héroes literarios, aprovechar sus ideas, darles la vuelta, dejar que cobren vida y soltarlas a volar. La esperanza es una cosa con alas porque vuela, crece, no se detiene con frecuencia. El duelo actúa de forma similar y la labor de aquellos que trabajamos con el lenguaje salta y grazna lo mismo que el cuervo que visita a la familia del libro, que en medio de un proceso doloroso, necesita más esa versión híbrida y posmoderna de niñera, médico, psicólogo y despertador que la invasión de tuppers de lasagna compasivos que le llueve desde el entierro.

Cuervo es un personaje, un narrador, un tramposo, un pájaro que vuela, destroza, insulta, bromea, cuida, protege como una madre a un par de niños de huérfanos y le da las bofetadas necesarias al padre para que pase por el trance.

Y es que el lenguaje de cada una de las tres voces narrativas exponen el duelo desde distintos prismas y juegan con las palabras y el tono de las mismas sin descanso, como un pájaro en vuelo. De ahí que la labor del traductor de este libro me parezca impresionante. Cuervo grazna (literalmente), canta, insulta como un hooligan en día de partido, recita poemas, lee cuentos infantiles, es una Mary Poppins con un pico que más valdría lavar con jabón lagarto de tanto en tanto.

20161217_1443341

La editorial :Rata ha cuidado cada detalle, desde la elección de un traductor que da voz a este híbrido de prosa poética en español con gran acierto, hasta la carta manuscrita en inglés del escritor y el sonido del cuervo que nos saluda desde antes de que arranquemos la lectura (detalle que ha encantado al autor).

20161217_144354
Craaa, craaa

El cuervo entiende el poder de las palabras, las escoge con mimo, pero juega con ellas sin parar, lo mismo que hace el autor con el lenguaje, que apenas le da reposo. El traductor lógicamente no tiene más remedio que ir con ellos en esa búsqueda loca de cachivaches que recoge el cuervo en forma de onomatopeyas, tacos y poemas que atesora para luego mostrárselos a la familia rota.

El cuervo ha sido siempre una figura cargada de significado, hay cuervos en todas las mitologías. El cuervo de Max Porter es hijo o sobrino del de Ted Hughes. Aunque no es familia de Sylvia Plath, pero conoce su historia.

ted-hughes-and-sylvia-plath
Ted y Sylvia en 1956

Ya sabía que en las entrevistas saldrían muchos primos corvinos que sobrevolarían mis notas. Si hablas de pajarracos negros es imposible que Poe no salude, o que los cuervos de Odín no te recuerden que uno representaba el espíritu (Hugi) y el otro la memoria (Munnin). Hay cuervos entrelazados en mitos de creación en los cuentos de los nativos estadounidenses, que crean los vientos y los truenos (que no se enteren Odín y Thor). Hay cuervos que combaten los hechizos malignos, otros capaces de congelar el sol, hay cuervos con tres ojos o tres patas. Para muchas civilizaciones eran algo negativo, dado que son aves carroñeras, se alimentan de la muerte y eso no puede traer nada bueno. Otros los veían como mensajeros entre el mundo de los vivos y los muertos por el mismo motivo. Hay muchos cuervos mensajeros, algunos hasta adivinan el futuro de las batallas y entregan mensajes de los dioses a los humanos. Quizás por eso Atenea pensó que era mejor tener un buho (inteligencia) que un cuervo (cotilla), que luego ya se sabe.

apoloyelcuervo
Apolo y el cuervo

Un intérprete es un mensajero, uno que salta de un tema a otro, que vuela entre las palabras y discursos ajenos para asegurarse de que todos se informan de lo que se ha dicho, un cotilla, puesto que se entera de todo, el encargado de jugar con las palabras para que signifiquen lo mismo al pasar del mundo de una lengua al de otra.

Por supuesto, al terminar la temporada alta nos parecemos mucho más al cuervo de Brandon Lee que al mensajero con alas de los dioses.

the-crow-700x300
¿Quiere que hagamos esta entrevista en susurrada?

Cuando te preparas para una interpretación como esta sabes que te van a salir juegos de palabras, sobre todo con “alas” y “plumas”. Por eso buscas soluciones a cosas como “ruffle some feathers”, “scavenger” o “time flies”.

Lo mejor de tener un autor que también es editor es que te encuentras con que en muchas de las entrevistas se habla de la traducción, en primer lugar del libro en cuestión, pero también en general. Como el mercado de libros traducidos crece en Reino Unido, el trabajo del editor con el traductor y la relación del autor con sus traductores.

Max Porter contó que su libro se ha traducido a más de 20 idiomas y que ha podido responder preguntas de sus traductores. Ese proceso no solo le ha gustado, sino que le ha tranquilizado, pues veía por las preguntas que los traductores iban bien encaminados. Además, me comentó que en las entrevistas que ha dado en medio mundo ha visto enseguida si las traducciones eran buenas o no. Si al llegar a un país todos los periodistas preguntaban cosas que no encajaban o no habían entendido el mensaje del libro empezaba a temblar, pero si las preguntas iban bien, entonces la traducción había obrado su magia.

La editorial :Rata ha incluido el nombre del traductor en la cubierta y, aún mejor, ha publicado una entrevista del traductor al escritor al final del libro. Nada como una conversación entre el cuervo escritor y el cuervo traductor, con el cuervo intérprete saltando cerca, esperando su turno.

 

20161217_144459