El intérprete y la tecnología – Curso AICE

AICE, la Asociación de Intérpretes de conferencia de España, ha organizado un curso presencial de un día que tendrá lugar el próximo 20 de mayo de 2017 en Madrid. El curso Interpretación y tecnología  impartido por el intérprete y profesor de la Universidad de Granada, Óscar Jiménez Serrano, va a tocar algunos de los temas que más me interesan: el papel de las nuevas tecnologías en nuestro sector, la interpretación a distancia o remota que ya no es una posibilidad, más bien se trata de una realidad en el mercado, las CAIT (herramientas informáticas para el intérprete), el BYOD (“trae tu propio dispositivo”) que en algunos países empieza a ser bastante frecuente, etc. Para saber un poco, he hablado con la intérprete Marcella Bracco, miembro de AICE y del comité de formación de la asociación, para que nos aporte algunas pinceladas más.

  • Estamos acostumbrados a escuchar charlas y ver cursos sobre las herramientas CAT y modos de aprovechar la tecnología en la traducción. Daba la sensación de que la interpretación vivía aislada de los nuevos avances, más allá de las mejoras en las cabinas y los equipos de sonido. Sin embargo, cada vez se habla más de la tecnología en el ámbito de la interpretación y este es uno de los primeros cursos que se ofrecen en España sobre el tema. ¿Qué ha motivado a AICE a dar este paso? ¿Qué se va a ver en el curso? ¿Tendrá un enfoque más práctico o combinará información y práctica?

 

Para contestar a esta pregunta tomaré prestadas las palabras de nuestra anterior Presidenta, Ana Villa, quien en su informe de fin de presidencia, hace poco más de año y medio, dijo: “El tema lo merece; que luego no nos pille la ola, ¡mejor surfearla!”.

La actual Junta de AICE, con su Presidenta Inés González Zarza a la cabeza, está profundamente convencida de la importancia de la formación continua, y en especial creemos que debemos estar muy bien informados sobre las últimas tendencias y novedades tecnológicas, que de alguna manera pueden afectar a nuestro trabajo. Si bien estas innovaciones pueden parecer algo muy lejano, sabemos que la tecnología avanza con pasos de gigante y no podemos quedarnos rezagados.

Este curso nace precisamente de esta inquietud y de la necesidad de estar preparados para lo que nos depare el futuro. Como asociación profesional, AICE quiere que sus miembros estemos formados e informados para poder seguir ofreciendo la calidad y profesionalidad que nos caracterizan. Este curso será eminentemente informativo, aunque también habrá la posibilidad de compartir y debatir los conocimientos adquiridos y otros temas de actualidad con los compañeros de profesión y de hacer algunas pruebas con el material que nos proporcione del profesor.

 

  • En Bruselas recientemente se han organizado talleres para aprovechar mejor las tabletas en cabina y en consecutiva, sin embargo, de acuerdo con algunos estudios realizados por estudiantes e intérpretes, no todos los intérpretes se animan a dar el paso. ¿Qué ventajas y desventajas tienen las nuevas herramientas a la hora de interpretar? 
20160618_132313
Mini portátil o tableta en cabina para tener a mano glosario, presentaciones, acceso a internet

Yo creo que las ventajas y desventajas son las mismas que en la vida cotidiana: si manejas bien la tecnología, esta te facilita la vida; sino la manejas bien, puede entorpecer tu trabajo (igual que en tu vida privada). Creo que ahí está el quid de la cuestión: muchos intérpretes no se atreven a lanzarse a la piscina por puro desconocimiento. Supongo que en su día pasaría lo mismo en el campo de la traducción. Sin embargo, en la actualidad, creo que la gran mayoría de los traductores (exceptuando, tal vez, a los literarios) utilizan herramientas de traducción asistida, con sus memorias de traducción, sus herramientas para la creación de glosarios, etc. Los intérpretes simplemente tienen que dar ese salto y por ello decidimos proponer un curso enfocado a la aplicación de estas nuevas tecnologías a nuestro trabajo. Por citar algunos ejemplos, se hablará, entre otros, de Skype Translator, Pilot Speech Translator, gestores de glosarios, asistentes de toma de notas, bolígrafos inteligentes, etc….

 

  • El curso no solo va a hablar de lo bueno de la tecnología, también mencionará los riesgos que conlleva. En el blog he hablado sobre el peligro de la “uberización” de los servicios, de la posibilidad de que el cliente pida una disponibilidad en cualquier momento y de inmediato, sin prestar atención a lo que una buena interpretación necesita. ¿cómo podemos prepararnos para las posibles demandas de los clientes en un mundo que no duerme ni cesa? ¿Es posible (o recomendable) agilizar el proceso de preparación de un trabajo y mejorar la calidad de la interpretación si aprovechamos la tecnología? Quizás, igual que los movimientos de rechazo a la cultura low-cost y fast-fashion, podemos aprovechar las redes para que los clientes de interpretación sean más conscientes del valor del trabajo bien hecho o ¿acaso avanzamos hacia una era de “fast-interpreting”?

 

Me gusta mucho tu manera de explicarlo, creo que has hecho un análisis muy correcto. Muchos intérpretes temen precisamente eso: si me apunto a un curso de tecnología aplicada a la interpretación, acabaré entrando en el peligroso y oscuro mundo del “fast-interpreting”. ¡Nada más lejos de nuestra intención! A mí me gusta decir que hay que conocer al enemigo para poder derribarlo . En el curso veremos hasta qué punto estamos hablando de un “enemigo” o, más bien, de un potencial “aliado”. Aprender e informarnos sobre las nuevas tecnologías nos servirá para responder mejor a las peticiones absurdas de algunos clientes, quienes, por desconocimiento o por atrevimiento, a veces nos proponen trabajar en condiciones inaceptables (y por tarifas irrisorias, no lo olvidemos). Ahí es donde el intérprete profesional (y bien formado e informado), tiene que saber asesorar y aconsejar al cliente sobre cuál es la mejor solución para una interpretación, dependiendo del tipo de evento.

real-time-translator-ear-waverly-labs-fb
“Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos”

 

  • Por desgracia, no puedo asistir al curso por motivos de trabajo pero, ¿se va a repetir el curso? ¿Se va a grabar para aquellos que quieren ir pero no pueden? Creo que es un acierto y que no hay suficientes talleres y cursos especializados para intérpretes ya en activo, por lo que este tipo de iniciativas nos benefician. ¿Cuán importante consideras que es la formación continuada para los intérpretes? Muchos pueden pensar que con tener el título y el máster ya basta pero, ¿qué se puede aprender al acudir a este tipo de cursos de un día? ¿Por qué se opta por la formación presencial?

 

La grabación no está prevista en esta ocasión. Sin embargo, el curso se repetirá en la medida en que veamos que hay un interés por parte de nuestros miembros (más de un intérprete de AICE nos ha dicho que en esta ocasión no podrá asistir pero que estaría interesado en una segunda convocatoria del curso).

Y para contestar a tu última pregunta, como te decía antes, para AICE y su actual Junta la formación a lo largo de la vida esvital para los intérpretes. Tanto es así que este no es el primer curso que organizamos (hemos organizado, por ejemplo, un curso sobre cuidados de la voz y otro sobre gestión de la identidad digital) y pensamos seguir ofreciendo actividades formativas porque , efectivamente, escasean iniciativas de este tipo para intérpretes en activo. El hecho de que los cursos sean presenciales favorece además la posibilidad de compartir conocimientos y experiencias con compañeros de profesión.

 

  • Nos podrías adelantar de qué van a ir los próximos cursos. Dejo el espacio de comentarios abierto para que los lectores aporten sugerencias, ¿qué nos gustaría ver en un curso en un futuro no muy lejano? Personalmente me encantaría ver más talleres sobre nuevas tecnologías. 

 

La verdad es que AICE tiene varias ideas para futuros cursos, entre los que se incluyen cursos especializados en terminología médica, financiera y jurídica, cursos de actualización en las técnicas de interpretación, sobre todo la toma de notas para la consecutiva, o un curso sobre el uso y aprovechamiento profesional de las redes sociales, etc.

Sobre Marcella Bracco:
Intérprete de conferencias y traductora de italiano, español, inglés, francés y catalán. Trabaja como autónoma en España desde 2001, compaginando su profesión de intérprete y traductora con la enseñanza del italiano. Su trabajo de intérprete la lleva a todos los rincones de Europa, donde suele saborear las maravillas de ciudades como París, Praga o Bruselas desde las ventanillas de un taxi. Marcella es miembro de Asetrad y de AICE, aunque en su otra vida maña estuvo también militando en ASATI. Actualmente vive en Tarragona, donde disfruta como una enana del Mare Nostrum.

 

Debates e intérpretes: el moderador

Después de 3 debates electorales y 2 entradas en las que hemos visto cómo es interpretar a Hillary Clinton y a Donald Trump, le ha llegado el turno a la voz de la moderación: Alberto Cartier.

2016-10-20-03-53-20
Alberto atento y sin soltar el MUTE mientras hablan los candidatos

– En el primer debate el moderador fue Lester Holt y el formato le permitió plantear preguntas enmarcadas en 3 grandes temas. ¿Cuáles fueron las principales dificultades que encontraste? A Lester le llovieron críticas por no poner suficiente orden en los turnos de intervención.

sep-26-2016-21-04-51
Lester Holt en el primer debate

Para mí el principal problema en los tres debates fue que el vocabulario me tocaba primero, después ya lo organizábamos, pero los “palabros” aparecían primero de boca del moderador.

En el caso de Lester, es cierto que intervino menos, sin embargo leía las preguntas, por lo que su parte era más rápida que cuando los dos candidatos se paraban a pensar (que tampoco era siempre pues muchas de sus respuestas eran las de toda la campaña)

– En el segundo debate las cosas se complicaron ligeramente. Dos moderadores, Anderson Cooper y Martha. Cada uno con un estilo diferente pero ambos muy directos. ¿Notaste diferencias entre uno y otro o con la velocidad a la que va un debate ni te dio tiempo a percibirlas? ¿Mejor o peor que Lester?

161010_pol_moderators-crop-promo-xlarge2
Dos moderadores y un intérprete

En el segundo debate efectivamente la presencia de dos moderadores hizo la interpretación más divertida, además a mí me gusta cambiar el tono de voz cuando habla uno u otro para poder dar al oyente por lo menos la sensación de es otra persona la que habla y hacer así más fácil la comprensión.

Estos moderadores fueron más activos y participaron más, lo que hizo que tuviera que estar más pendiente para intervenir y eso hizo que nos tuviéramos que coordinar más en cabina, pues no podía intervenir la interpretación del moderador cuando empezaban a hablar los moderadores, sino cuando el intérprete o la intérprete que estaba en ese momento terminaba su parte, para que tuviera sentido para el público. Eso hizo que tuviéramos que coordinarnos más.

– Al no haber anunciado previamente los temas que iba a salir, ¿te resultó más complicado este segundo debate? 

Sí, ya lo había notado en el primer debate a pesar de que habían anunciado las preguntas, aquí efectivamente el nivel de dificultad se complicó y la única preparación fue haber seguido, más o menos, las campañas en los medios.

– Además de dos moderadores, las preguntas llegaban desde el público y redes sociales ¿Prefieres preguntas de un mismo moderador o de distintas fuentes?

giphy2
¿Cómo no iba a sacar a Ken en esta entrada?

Idealmente de un único moderador y a una velocidad adecuada sería lo mejor. Al ser del público había que considerar a cada una de las personas que preguntaba, lo nerviosos que estaban o dejaban de estar y sus correspondientes acentos. A mí me divierte más, pero hace la interpretación más difícil.

– A pocos días del final del tercer debate, el final y definitivo, con solo un moderador, ¿Qué esperabas de ese debate y qué te ha gustado o no te ha gustado del moderador, Chris Wallace? La prensa lo ha calificado como uno de los mejores moderadores de estos debates. ¿Has notado diferencias reales a la hora de interpretarlos a todos?

200_s5
Chris Wallace

A mí también me ha parecido el mejor moderador, el más imparcial y el que más orden ha puesto de una forma más civilizada. Aunque al principio parecía que favorecía a Trump, luego daba caña a los dos por igual. Además iba interviniendo y mantuvo al público semi callado casi todo el debate.

A nivel de interpretación me pareció el más sencillo, pero ya contaba con la experiencia de los dos debates anteriores, así que no sabría decir si fue por él mismo o por las tablas.

– Finalmente, ¿cómo se vive el debate desde la silla del intérprete del moderador? ¿Mayor tensión, menor? ¿Qué haces mientras hablan los candidatos? (La respuesta a esa última pregunta la sé pero seguro que los lectores del blog se la han planteado)

2016-10-20-03-53-42

Desde la silla del moderador la tensión de interpretar es menor, porque el tiempo de intervención también es menor.

Sin embargo, contábamos con una cabina de lujo, mientras que Aida traía todo preparado a la perfección con sus cuadernos de colores y demás, que nos hicieron la vida más fácil a Dani y a mí, Dani tenía al que yo considero más difícil de interpretar (a Trump), porque al decir barbaridades sin contexto más de una vez nos hizo pensar si lo que habíamos entendido era lo que había dicho realmente o no.

La tensión, creo que para los tres, fue constante, pues todos consideramos que lo importante es que la interpretación en su conjunto salga bien, y no solo la parte individual de cada uno, así que todo el tiempo que estaba hablando otro estábamos viendo como apoyar y atentos como si nos tocara a nosotros para facilitar la palabra, término o número que hiciera falta si veíamos que el compañero o la compañera dudaba.

En este sentido también vi que la experiencia es la madre de la ciencia y que ya para el tercer debate nos coordinábamos mejor en cabina.

Ha sido un lujo el trabajo con Aida González y con Daniel Sánchez, no solo a nivel de compañeros de interpretación sino también a nivel humano. El tercer debate terminamos con un café con churros y porras en la tele.

walkup-debate-2
Tal y como ha dicho Alberto: Ha sido un placer ser parte del equipo 😉

InterpretimeBank – Una comunidad pensada por y para intérpretes

Si tenéis cuenta en Twitter es posible que ya os suene la iniciativa de interpretación colaborativa que han lanzado un grupo de intérpretes este año: InterpretimeBank. Lourdes de Rioja también una entrada con uno de sus fantásticos vídeos

Por si no os suena o no tenéis claro qué es, hoy tenemos la suerte de poder entrevistar a una de sus fundadoras, Aline Casanova. Conozco a Aline desde hace muchos años y es todo un placer añadir su voz a este blog.

aline

 

 

Aline tiene un máster en interpretación de conferencias de la Universidad de La Laguna, es intérprete autónoma acreditada por la ONU de Ginebra y le apasionan las nuevas tecnologías y la economía colaborativa.

¿Qué es InterpretimeBank?

Si consultamos el grupo de Google+ vemos que se trata de una comunidad online para intérpretes profesionales y estudiantes de máster de interpretación, creada con el objetivo común de mejorar las destrezas y las lenguas pasivas o activas durante las semanas de calma entre temporada alta y temporada alta. Eso está genial y se inscribe dentro de esta corriente tan positiva de interpretación colaborativa que está aumentado en los últimos años. Sin embargo, aún quedan tantas dudas por resolver.

– Aline, ¿Cómo definirías InterpretimeBank para alguien que no sepa nada sobre este proyecto? ¿Para quién está pensado? ¿Cómo funciona? ¿De dónde surgió la idea?

Lo primero que hay que saber es que InterpretimeBank es una herramienta que nos facilita conectar con otros intérpretes dispuestos a practicar y a ayudar a otros. Lo segundo es que funciona como un banco del tiempo, es decir, yo le cedo mi tiempo a un miembro de la comunidad (le escucho interpretar un discurso y le hago comentarios), para después poder pedir que alguien me escuche a mí, aunque no sea necesariamente la misma persona. Está pensado para estudiantes de máster de interpretación o para intérpretes profesionales con distintos niveles de experiencia que necesiten practicar por diferentes motivos. También está pensado para intérpretes que ya tienen un cierto volumen de trabajo y experiencia, pero que quieren añadir otro idioma a su combinación lingüística.

Al finalizar el máster de interpretación de conferencias, tenía la necesidad de seguir practicando y así fue como se me ocurrió esta idea. Al comentarlo con otros compañeros, estábamos de acuerdo en que no podíamos dejar de practicar, si queríamos estar en las mejores condiciones posibles para entrar en el mercado laboral como intérpretes. Sin embargo, al intentarlo, nos encontramos con varios obstáculos.

En primer lugar, a veces es difícil reunirse con compañeros con los que poder practicar, debido a la distancia física, las distintas zonas horarias y los ritmos de vida diferentes. En nuestro caso, todos nos fuimos de Tenerife al acabar el curso y estábamos repartidos entre México, Reino Unido, Colombia, Marruecos, España y unos cuantos países más.

En segundo lugar, los grupos de prácticas de las distintas ciudades no siempre se ajustan a nuestras necesidades: están presentes en muy pocas ciudades y algunos no tienen acceso a cabinas. Lo mismo ocurre con los cursos. A mí, por ejemplo, me encanta apuntarme a cursos presenciales, pero no es fácil encontrar un curso específico para mis necesidades en una época del año que me venga bien y que además tenga un precio que me pueda permitir. Practicar con compañeros puede ayudar a seguir avanzando hasta encontrar el curso ideal o hasta tener suficiente seguridad para empezar a trabajar con una nueva combinación.

En tercer lugar, a veces no resulta fácil encontrar compañeros con combinaciones lingüísticas compatibles que puedan darnos feedback. Hay idiomas que la mayoría de intérpretes tienen en su combinación en Europa, pero basta con tener una lengua que no sea tan común, para que sea imposible encontrar a compañeros que estén dispuesto a practicar.

Ante esta coyuntura, decidimos ponernos manos a la obra e intentar sacar todo el provecho posible de lo que la tecnología tenía para ofrecernos. Al principio éramos un grupo más extenso, pero finalmente nos hemos quedado en un equipo de 5 personas que desde hace varios meses trabajamos de forma incansable para desarrollar la comunidad y para que la nueva plataforma sea una realidad: Lia Giralt, Anna Svalova, Nuria Campoy y Mónica Díaz.

 

– ¿En qué plataformas está presente?

Llevamos desde 2014 en una comunidad de Google+, pero hace unos meses nos dimos cuenta de que esta red social ya no satisfacía nuestras necesidades (nos lleva mucho tiempo verificar la identidad de los nuevos miembros, es difìcil publicar eventos para organizar intercambios y contabilizar el tiempo que duran, etc.), por lo que tomamos la decisión de migrar a una nueva plataforma hecha a medida, que está actualmente en construcción.

La nueva plataforma incluirá todas las herramientas necesarias para facilitar los intercambios entre usuarios y garantizar el buen funcionamiento del banco de tiempo. Hemos pensado en todas los obstáculos que teníamos en Google+ y hemos intentado dar con una manera de resolverlos. Entre las nuevas características se pueden encontrar como el cronómetro integrado, la cuenta automática del tiempo, el calendario o el chat entre usuarios. Pero las dos características que creemos que van a mejorar muchísimo la experiencia del usuario son el filtrado por lenguas que hará que de forma automática, los mensajes lleguen solo a usuarios con combinaciones similares. La otra característica importante, son los filtros. Al registrarse, cada usuario puede definirse como intérprete de conferencias o de servicios públicos y como estudiante o intérprete en activo. Asimismo, se podrá escoger con cuál de todos estos grupos se quiere practicar o también se puede elegir practicar con todos ellos.

Otra novedad es que tendremos un sistema de evaluación con estrellas. Una vez finalizado un intercambio, el receptor del feedback podrá evaluar la calidad de los comentarios recibidos, pero también se tomarán en cuenta otros criterios como la cortesía o la puntualidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

– Hay una campaña de Kickstarter en marcha para mejorar la plataforma, para mejorar el servicio y me imagino que muchos habrán visto los tuits o la información en FB pero se estarán preguntando: ¿Qué es lo que obtengo si participo? ¿Qué pasará si no sale adelante? ¿La suscripción será anual si todo sale?

Cuando alguien apoya nuestra campaña de crowdfunding obtiene a cambio una recompensa acorde con la aportación que haya hecho. Además, hemos pensado en mecenas con perfiles muy diferentes: intérpretes, no intérpretes, estudiantes, profesionales, etc. Así que hay recompensas para todo el mundo.

Se pueden aportar desde 2$ hasta la cantidad que decida el mecenas, que a cambio podrá desde ver su nombre en la sección de agradecimientos de nuestra página web, hasta recibir un taller de oratoria de cinco horas, una suscripción premium en la plataforma de InterpretimeBank, una vez esté activa, o un set de toma de notas para interpretación consecutiva, entre otras recompensas.

Para que esto ocurra, tenemos que llegar al objetivo de 8000$ que hemos fijado para el 2 de noviembre. En caso contrario, no se retirará ni un dólar de las cuentas de los mecenas y, por supuesto, no habrá recompensas ni se lanzará la nueva plataforma de InterpretimeBank. Pero confiamos plenamente en nuestro proyecto y estamos seguras de que va a salir adelante.

Una vez hayamos llegado al objetivo, comenzaremos a ponernos en contacto con los mecenas para hacerles llegar sus recompensas y lanzaremos la nueva plataforma, en la que los intérpretes profesionales o estudiantes de interpretación interesados podrán crear perfiles y obtener suscripciones anuales.

– Es un proyecto ambicioso e interesante, ¿cómo está siendo la recepción? 

En general la idea ha sido muy bien recibida, especialmente cuando quien te escucha se identifica perfectamente con las necesidades que le dieron origen, es decir, intérpretes que son conscientes de que no pueden dormirse en los laureles, para decirlo en pocas palabras. Algunos intérpretes se han cuestionado si el feedback que van a obtener será de la misma calidad que el que van a dar y es una preocupación lógica cuando estamos hablando de emplear nuestro preciado tiempo. Durante el proceso de creación de la plataforma esta fue una de nuestras principales preocupaciones y por ello diseñamos los filtros y el sistema de evaluación.

Con la campaña de Kickstarter hemos comprobado que hemos llegado a muchos intérpretes que no son conocidos directos y eso nos hace mucha ilusión porque confirma que la idea llega a solucionar una necesidad compartida. Otra parte importante de nuestros mecenas son amigos y familiares y entre el grupo de amigos nos encontramos con que a muchos les interesa el taller de oratoria. Como intérprete y como Toastmaster eso me hace inmensamente feliz, porque a mejores oradores, mejores interpretaciones. Sin embargo, a la campaña le quedan muy pocos días y, aunque hemos sobrepasado ya la fase crítica de viabilidad del proyecto, animamos a los indecisos a que nos visiten en Kickstarter y a que nos apoyen. Además de que hacer una aportación crea un sentido de pertenencia que creemos que después se verá reflejado en el nivel de uso de la comunidad.

– ¿Consideras que este va a ser un proyecto a largo plazo o no os ha dado tiempo todavía a plantearos esa pregunta?

Sí, lo hemos hablado en varias ocasiones y creemos que será un proyecto a largo plazo porque es un proyecto con potencial de crecimiento y además nos ya ha costado cantidades considerables de tiempo, dinero y esfuerzo. Queremos ver qué frutos puede dar y sabemos que eso va a llevar su tiempo.

– Sé que eres WISEra y que valoras el trabajo en equipo de la comunidad, ¿hay algún otro tipo de iniciativas (formación, colaboración) que te gustaría en los próximos años? ¿Qué le hace falta al sector?

Yo creo que nos hace falta hablar más. Una de las cosas que me encantó del WISE fue precisamente la oportunidad de compartir experiencias con intérpretes de mercados diferentes. A mí me ayudó a sentirme menos sola y a perfilar hacia dónde quiero dirigir mi carrera. Con InterpretimeBank me ha ocurrido algo similar. Muchas de las personas con las que he hecho intercambios, con el tiempo acaban llamándome para hablar de temas que les preocupan o para pedir mi opinión y creo que al final se van tendiendo puentes que nos enriquecen en el ámbito profesional y en el personal.

– Sé de primera mano que te gusta lo que haces, que te apasiona la interpretación y como esta entrada también está pensada para estudiantes, ¿qué es lo más te gusta de esta profesión?

¡La adrenalina! Hablando con más seriedad, me gusta mucho el acto de facilitar la comunicación y de meterme en el universo de la reunión aunque solo sea por unas horas. También me gusta saber que estoy aportando valor de alguna manera. Hace poco me ocurrió que una cliente que entendía los tres idiomas de la reunión me dijo que había escuchado a la cabina española casi todo el tiempo porque le pareció que mi voz era muy agradable. Quizás en contenido no le aportamos nada que ella no hubiera podido obtener por sí misma, pero el hecho de que prefiriera escuchar la interpretación me alegró el día. También me gusta mucho la preparación de las reuniones. Aunque en el mercado privado es un proceso totalmente diferente al del institucional, me encanta leer, resaltar y alimentar glosarios. Es casi una manía.

 

Enlaces:

Kickstarter: https://www.kickstarter.com/projects/437730141/interpretimebank?ref=nav_search

Twitter: https://twitter.com/InterpreTime

Facebook: https://www.facebook.com/InterpretimeBank/

G+: https://plus.google.com/communities/103516280524690960825

 

En la variedad está la magia

A menudo la gente se piensa que los intérpretes solo trabajamos en eventos oficiales, en ministerios, reuniones financieras y con diplomáticos. Eso es parte del trabajo y para algunos intérpretes es una de las principales porciones del pastel. Si uno trabaja para un organismo internacional (tanto en plantilla o como autónomo) se centrará más en discursos dentro de ese área. Sin embargo, si uno trabaja para el mercado privado se puede encontrar prácticamente con cualquier cosa. Siempre estoy dando la brasa con la curiosidad necesaria para sacar adelante esta profesión y la variedad de temas que podemos llegar a tratar es el motivo por el que lo hago.

Al echar la vista atrás, como suele pasar el último día del año, me encuentro con unos meses llenos de nuevos retos, clientes que han decidido repetir experiencia y temas de lo más curiosos. No puedo decir que haya sido aburrido, quizás un poco estresante por momentos, pero siempre aprendes algo.

– Premios:

Los pobres que me sufrieron en su día como profesora de interpretación saben lo mucho que me gustan las galas y los discursos de agradecimiento. No sabría explicarlo pero es el riesgo de interpretar un mensaje que no suele durar más de unos minutos pero en los que todo puede pasar. Aquí te lanzas al vacío sin red. El afortunado de turno puede agradecer el premio a sus padres y poco más o empezar a gritar maldiciones en klingon.

El 2015 me ha regalado una de las mejores experiencias que he tenido en esta profesión, la gala de los BAFTA en directo y a pesar de las sorpresas que amenizaron la noche, el subidón de adrenalina es de los que no se olvidan. Además, interpreté a la madre de los Weasley (eso suma puntos).

bafta-ralph--z
Hola, muggles

En una de las últimas entradas ya he hablado de la interpretación del anuncio de los premios Nobel pero lo que no sabéis es que a los pocos días me permitieron interpretar también el discurso de los ganadores del Nobel de la paz de este año y fue aún más impresionante. Interpretación en directo y a través de relé, porque no hablaban en inglés, como es lógico.

Si el relé os pone de los nervios a veces, imaginad la sensación cuando están en directo en la televisión nacional y la intérprete de la que dependes se queda en blanco unos segundos o se va el audio por un problema técnico. Un bloqueo rápido se hace eterno mientras esperas pero fue solo un pequeño instante que nuevamente me hizo pensar en este tipo de interpretación y en cómo debemos siempre esforzarnos por no dejar a nadie sin información, ya sea el público o el compañero en una cabina muy, muy lejana.
2015-12-10 14.10.40
Con la sala a reventar y la gente con el móvil en la mano
– Festivales de música:

Otra novedad de este año ha sido descubrir que se interpretan muchas más cosas de las que imaginaba. También hay una entrada sobre esto por lo que no me extenderé pero es uno de los proyectos más divertidos y curiosos en los que he participado. Es verdad que las entrevistas van a una velocidad nunca antes vista y que acabas con la cabeza como si te hubieras pasado el fin de semana de resacón en Las Vegas pero el momento en el que el técnico de sonido es incapaz de contenerse y se pone a cantar en playback Titanium de David Guetta ante tu mirada atónita no tiene precio. Eso por no mencionar el deseo de cambiar de cascos que se apodera de tu persona después de ver las maravillas que usan estos profesionales (algunos personalizados).
2015-05-04 13.02.19
David en pleno fin de fiesta, antes de las entrevistas
– Arte: 
Para que luego digan que el sector de la cultura no tiene futuro. Todos los años trabajo durante la inauguración de varias exposiciones y es una de las cosas que más me gusta de mi trabajo. Ese primer paseo por las salas con el artista o el comisario y algunos afortunados de la prensa. Escuchar a los que saben te hace apreciar mucho más todo el trabajo que lleva montar una exposición y las ideas que esconden cada uno de los pequeños detalles que normalmente pasamos por alto. La última ha sido la fantástica exposición de la obra del arquitecto David Chipperfield en el Museo ICO, en pleno centro de Madrid, con maquetas de algunas de sus mejoras obras (se puede visitar hasta el 24 de enero de 2016). El libro que acompaña la exposición es una maravilla y un buen regalo de reyes para los amantes de la arquitectura.
2015-09-30 09.43.53
Este año he repetido con Photoespaña un año más y estaré encantada de seguir esta tradición todas las primaveras porque siempre aprendo algo y nunca me aburro. Este año hemos repasado la fotografía en Latinoamérica y he comentado en el blog mis exposiciones favoritas.
20150601_165749
Korda y sus mujeres revolucionarias
– Medicina:
Mi compañera en estas cabinas, Esther Moreno, puede contar las mil y un historias que nos han pasado este año mientras recorríamos el centro del país de congreso en congreso. Hemos estudiado como si no hubiera un mañana y la recompensa es tener clientes que repiten año tras año y público que vienen a preguntarnos si hemos estudiado la carrera de medicina por lo bien que se han interpretado las ideas y los términos. Si el público no nota las horas de estudio pero se entera de todo y queda satisfecho, es que hemos cumplido el objetivo: hacer que parezca fácil algo que requiere esfuerzo.
– Gamificación:
Ya sé que más de uno estará pensando “ludificación” o cualquier otra opción más castellana pero lo cierto es que este es el tercer año consecutivo que Esther y servidora gamificamos con uno de los equipos más trabajadores que hay. Gente de medio mundo se reúne en Barcelona para hablar de cómo hacer la vida, la educación, la sanidad y el trabajo más interesante y eficaz. Lo bueno de repetir cliente es que ya conoces muy bien el famoso contexto y la terminología guarda pocos secretos, por lo que puedes dedicar todo tu tiempo de preparación a los pequeños detalles que hacen que el resultado final sea aún mejor. Ya estamos listas para el #GWC16
17-11-2015 12-41-07
En el stand de uno de los ponentes que interpreté en el GWC15
Y además de todo esto, el 2015 ha seleccionado temas nuevos para las cabinas que he compartido y los cuadernos de notas que he destrozado: congresos de coctelería, presentaciones de líneas de maquillaje, lanzamientos de vodkas (y no es que lanzásemos la botella a ver hasta dónde llegaba), presentación de colecciones de moda, películas y documentales, psicología, ortodoncia, etc.
2015-10-05 13.12.31
El teatro en el que interpreté a Kat von D en Madrid

Una de las cosas de las que más he aprendido tiene que ver con una experiencia nueva. En primavera me invitaron a dar una charla en una mesa de interpretación en Alicante y por primera vez me interpretaron. Técnicamente me han interpretado antes los compañeros cuando hacemos relé, pero en este caso yo era la ponente y me temo que cometí todos los errores típicos de los ponentes: hablar demasiado rápido, meter chistes locales y chascarrillos y torturar al intérprete hasta el agotamiento. Menos mal que eran gente muy maja y en el descanso me perdonaron con un vaso de horchata en la mano.

Lo que intento con esta entrada es dar las gracias al 2015 por darme tantos proyectos interesantes que me han obligado a ponerme las pilas y currar para sacarlo todo adelante. Ha sido genial, a pesar del cansancio en días puntuales. De todos modos, aunque no hayan salido todos los proyectos que quería ni haya sido capaz de cumplir todos los objetivos de mi lista para el año, tal y como dice Murakami cada vez que anuncian el Nobel de literatura:

 

IMG-20151009-WA0003

 

Mucha suerte con el 2016, que nos traiga muchas cabinas, algunas en sitios con ventilación y visibilidad (y todo), que nos permita probar cosas nuevas, repetir clientes, aprender y mejorar. Gracias por leer este blog en 2015 y espero tener más historias que os puedan interesar el año que viene.

 

¿Quién se queda con el micrófono? o la relación entre ponente e intérprete

Cuando empecé a estudiar para ser intérprete recuerdo que me preocupaban los acentos de los ponentes, los términos técnicos, la complejidad de los temas a tratar. Nunca me paré a pensar en el ponente en sí. En teoría y tal y como exponen libros, cursos para ser ponente y algunos profesionales, el ponente y el intérprete deberían trabajar como un equipo, casi podría decirse que nuestra relación debería ser como la de las integrantes de un equipo de natación sincronizada. Nosotros confiamos en el ponente y él o ella no duda ni por un instante de nuestra capacidad para transmitir su mensaje en otro idioma.

En ocasiones es así. Como buen intérprete llegas antes de la conferencia, realizas la prueba de sonido con el técnico en la cabina y luego, cuaderno en mano, vas a la caza y captura de ponentes para que te cuenten cosas y así identifiques su acento, faciliten ponencias en Power Point o te aclaren dudas concretas. Algunos ponentes son encantadores, te ayudan, explican cosas, te preguntan cómo te llamas y acuerdan contigo señales para que les indiques si van muy deprisa (esto suele pasar más en consecutiva). He tenido ponentes con los que he podido hablar semanas antes por correo electrónico y en un caso, los ponentes de una conferencia internacional se pusieron en contacto con todos los intérpretes un mes antes a través de Internet en una sesión online de lo más productiva.
Este es el modo de trabajar con un intérprete, facilitándole la información que va a necesitar para que así pueda desempeñar su trabajo y transmitir el mensaje que el ponente desea.

Ahora bien, la realidad en ocasiones (no siempre) no es tan de color de rosa. Sé que hay gente que opinará que soy muy tajante en mi crítica pero los peores ponentes que he tenido por el momento han sido todos españoles y puedo explicar en qué baso mi comentario. En primer lugar, muchos no estaban acostumbrados a hablar en público por lo que su ponencia es en realidad la lectura (a toda velocidad) de un documento escrito que realmente no estaba pensado para ser usado en un discurso ante un público. Algunos de estos documentos sufren de un terrible ataque de “amor por las citas” o hipercultismo que suele acarrear problemas serios para el intérprete. Por mucho que lea un intérprete nunca estará del todo preparado para esos discursos en los que el ponente estima oportuno incluir media docena de citas de Esquilo y Sócrates en su ponencia sobre las medidas contra el cambio climático. Otra opción menos habitual es la del ponente que dado que no tenía una copia de las obras de Esquilo a mano en casa, se dedica a contar chistes o a saludar a los amigos que tiene en la sala y contar anécdotas que solo entienden ellos.
Dado que los ponentes de este tipo no suelen hablar en público con frecuencia, se sienten incómodos haciéndolo y tienden a hablar muy rápido (para que la cosa termine pronto) y vocalizar lo menos posible.
Por otra parte, muchos ponentes no saben muy bien qué hacer con el intérprete (al que siguen llamando traductor incluso después de que el susodicho les explique siete veces que no son traductores de cabina) y la idea de enviarle las ponencias con un par de días de anterioridad les resulta extraña y en ocasiones inviable. Otros tienen miedo de que vendas a los espías rusos los datos de sus empresas y se niegan a entregarte nada. En esas ocasiones yo suelo proponer la opción de firmar un documento para garantizar la privacidad de sus datos (cosa que por  lo general se da por supuesta, un intérprete no puede ir contando todo lo que oye en las cabinas).
Ahora bien, pasando ya a los casos extremos, esta semana me he enfrentado a dos de los ponentes más complicados con los que he tenido que luchar últimamente. Estos ponentes no colaboraron con nosotras, de hecho, daba la impresión de que nos consideraban sus enemigas en lugar de las personas que iban a ayudarles a transmitir información. Uno de ellos sufría una especie de fobia al micrófono. Era un micrófono de mano pero realmente no lo usaba como tal, puesto que en ningún momento lo dejó quieto o cerca de la boca. Gesticulaba mucho al hablar y el pobre micrófono no paraba de moverse, subiendo y bajando. El técnico de sonido, preocupado por esto, subió el volumen al máximo con lo que podíamos oír a la perfección el ruido que generaba el micrófono al volar en el aire en todas las direcciones. Basta decir que era molesto a más no poder y resultaba muy difícil entender lo que decía y concentrarse en la ponencia.
Después de este señor tan inquieto nos tocó uno que hizo que se me helase la sangre con su primera frase y cito textualmente: “Los traductores suelen decirme que hablo muy rápido, que les mato. A ver cuánto tardo en matar a estas dos chicas que me han puesto hoy”. No hay nada peor en este mundo que un ponente que arranca su discurso comentando que con anterioridad algún compañero le ha avisado de que habla demasiado deprisa, porque sabes que a pesar de ese aviso, el ponente va a seguir hablando igual de rápido o incluso más sin importarle un pepino si el intérprete sufre convulsiones en la cabina. No es por quejarme, pero buen hombre, si se lo han dicho es por algo, no por criticar, sino para que la próxima vez todo salga mejor.
Fue peor de lo que parecía, de hecho, ocasionalmente, algunos de los presentes en la sala echaban un vistazo en nuestra dirección para ver si seguíamos respirando y al terminar nos aplaudieron a nosotras y no a él.
Es una anécdota que parece divertida pero la verdad es que nuestro trabajo tendría mucha más calidad si los ponentes comprendiesen que estamos ahí para ayudarles, para que su mensaje llegue bien y de forma precisa. Echarnos un cable (enviando documentación y hablando a velocidades normales) les beneficia a ellos tanto o más que a nosotros. Claro que si lo hicieran, nos quedaríamos sin estas historias que contarnos pero ahora mismo, después de la jornada de esta semana, voto a favor de no tener historias que contar.